Lowlands Follow story

O


El rey Ren despierta en el bosque Galloway después de haber transcurrido 200 años. Lo que se dice de su desaparición fue que entró en crisis y huyó. A esto, su reino adversario: Highlands, tomó posesión de su único reino: Lowlands, y en su lugar, creó cuatro reinos: Arshire (con el símbolo del Cordero) , Fife ( con el símbolo del Moustro Ness), Moray (con el símbolo del Toro) y East Lothian (con el símbolo original, Unicornio). El rey Ren está seguro de que la razón de su desaparición fue otra y no renunciará hasta descubrir la verdad. ¿Qué es lo que realmente quiere hacer el rey Ren?, ¿Proteger, recuperar o salvar Lowlands? Dedicada a: Fatima Aguilar Torres. Portada hecha por: @ValeFaMaEditorial


Thriller/Mistery All public.
0
1.1k VIEWS
In progress - New chapter Every Thursday
reading time
AA Share

El libro y un inicio

+ Entrada la tarde nos sumergimos en el bosque Galloway. En donde los árboles se elevan a lo alto y los animales van de un lado a otro realizando sus instintivas actividades.


En una circunferencia los rayos tocan las hojas y se posan en medio de una superficie verdosa. Es en esta superficie donde despierta el Rey Ren después de haber permanecido dormido durante 200 años.


Parecía ahora que la tierra tuviera habilidades para congelar y descongelar.


Los pájaros vuelan en diferentes direcciones al ver cómo se repone el cuerpo de Ren de una forma estrepitosa, como si hubiese tenido una pesadilla. Había estado enterrado en esa parte del bosque durante mucho, mucho tiempo.


Lo primero que hace Ren es mirarse las manos. Cubiertas con la tierra que tiene ese olor tan perfumado. Se toca la cara. Revisa su cuerpo.


Todo parece en orden.


Mira hacia arriba. Los rayos lo alcanzan y reflejan en sus ojos un brillo distante. Posa la vista en las aves que lo vigilan desde las ramas.


—¿En dónde estoy?— se pregunta en voz alta. "No puedo recordar nada" "¿qué a pasado conmigo?".


Se queda sentado, con las rodillas dobladas. Se toca la cabeza y trata de recordar.


— ¿Vine aquí a hacer algo importante? ¿tendrá que ver con mi reino?— Ahoga un suspiro al decir la última frase—. ¡Mi reino!—se levanta con rapidez, al parecer el tiempo no le había quitado la capacidad para moverse con libertad— ¡Mi reino está en peligro!—. Al decir la última frase, se asusta, pues ha escuchado un ruido. Salta al volverse. Busca sus espadas pero se da cuenta de que no las trae consigo—¿quién está ahí?—pregunta con miedo.


Un hombre se asoma tras un arbusto. Mira hacia Ren.


—¿Hola?


—¿Quién eres tú?—. El hombre lo observa. Le parece un poco raro que un chico tan joven se encuentre en medio del bosque. Lo aprecia muy asustado. Sin pertenencias, sin nada consigo más que sus ropas extrañas y viejas.


—Mi nombre es Muirfinn, soy un simple habitante del bosque. ¿Qué haces tú aquí?


—Soy el Rey Ren.


—No te pregunte quien eras, te pregunte qué haces aquí.


—Yo...no lo se—. Muirfinn lo miró sin creerle.


—¿Así que te llamas Rey Ren?


—Mi nombre es Ren y soy un Rey. No hay tiempo para hablar sobre quien es quien. Tengo que regresar a mi reino. Esta en peligro y tengo que ayudarlo. Necesito encontrarlo. ¿Está muy lejos de aquí?


—¿De qué hablas? Estas confundido. ¿Bebiste algún té extraño?


—¡No! ¡tengo que ir a mi reino!


—¿Cuál de todos?


Ren se sorprendió con esa pregunta. Lo miro con el entrecejo fruncido.


—¿Cómo que cuál de todos?


—Si, esta el reino de Arshire, Fife, Moray y East Lothian.


—Eso no es verdad. Solo existe un reino y ese es el mio: Lowlands.


—Lowlands ya no existe.


A Ren se le puso fría la sangre. Pensaba en que no podía ser posible. Se llevó una mano a la frente. Comenzó a sudar. Se dejó caer en el lugar. Desorientado miraba de un lado a otro. No lograba recordar cómo había llegado hasta ese lugar. "¡¿Por qué?!".


Muirfinn no era un mal hombre. Se compadeció de él al verlo tan confundido y temeroso. Su apariencia inocente lo conmovía. Se aproximaba la noche. No podía dejarlo ahí. Se acercó para darle una mano. Ren no respondió, seguía aturdido. Muirfinn lo tomo por la espalda, pasó el brazo por su cuello y lo ayudó a ponerse de pie.


—Te llevaré a mi cabaña para que descanses. Debes estar mareado, seguramente tampoco has comido.


La cabaña de Muirfinn era pequeña pero acogedora.


Dejo que Ren descansará en su cama de paja cubierta de lino, pero Ren no quería descansar, no dejaba de pensar en su reino.


—Toma esto— le entregó a Ren un té caliente— este té, si te hará bien—. Ren lo recibió con mucha seriedad. Ahora solo se mantenía sentado sobre la cama con las rodillas dobladas, como en el bosque, cuando despertó.


Muirfinn le había pedido sus ropas para lavarlas, quedando Ren solo con un pantalón prestado de Muirfinn, y el pecho descubierto. Sentado miraba con seriedad como Muirfinn sostenía sus ropas y se asombraba por lo inusuales que eran. Era el traje de Rey que Ren utilizó la última vez hace doscientos años. Al verlo detenidamente con el traje en las manos pudo recordar algo.


—Y...¿De dónde vienes Ren?—. Muirfinn había sacado a Ren de su trance.


—Ya te lo dije, de Lowlands.


—Ahora Lowlands es conocido como East Lothian.


—Eso no es verdad. Te contaré lo que recuerdo para que puedas entender de dónde vengo exactamente:


Era primavera cuando Highlands intento invadirnos. Luche con todas mis fuerzas para impedirlo, pero nada estaba dando resultado. Me recuerdo corriendo hacia el bosque con algo en las manos. Era de noche y estaba desesperado. Ahora, no se que hago aquí y no se por que he hablado como si lo hubiese vivido hace tiempo, siento como si fueran años y no solo una noche. Lo único de lo que estoy seguro es de que amo a mi reino, amo Lowlands y haré todo para protegerlo.


Muirfinn escuchaba con atención, luego suspiro.


—Me parece que te falta información—. Muirfinn fue hasta un estante viejo y tomo un libro, soplo el polvo que había llevado encima un gran rato, lo llevo hasta la mesa. Ren no tuvo intención de pararse de la cama para ir a ver, lo miraba desde su lugar.


—Escocia, o mejor dicho, aquí en Scotland, se a recolectado una variada información de los sucesos más importantes que han ido ocurriendo a través del tiempo. Todo esta en este libro— Muirfinn señaló el libro con un dedo. Ren observó—. El hecho del que hablas ocurrió hace doscientos años—Muirfinn comienza a hojear el libro—. Scotland (con el Cardo como símbolo) efectivamente tuvo un enfrentamiento entre Highlands y Lowlands. Highlands atacó a Lowlands para intentar apoderarse del único reino. Aprovecharon de que el Rey fuera a penas coronado, siendo muy joven, no tenía la suficiente experiencia para controlar la situación, pero no esperaban que el Rey Ren, que por cierto comparte nombre contigo— Ren lo miró con seriedad absoluta "¿Me pregunto por que sera?" dijo Ren con sarcasmo en su mente, pero no se lo dijo por no querer interrumpirlo—, fuera muy valiente. Se levantó en armas con solo dos espadas y se enfrentó a los invasores. Algunos dicen que tenía una simpleza minuciosa y casi perfecta al momento de manejar las espadas. Todos quedaban admirados y espantados con las increíbles habilidades del chico, y no solo por eso, si no por su gran habilidad al momento de pelar. Acabo con muchos sin casi tener un rasguño. Vaya que era fuerte— Ren sonrió por primera vez, desde su despertar, al escuchar tal relato de su hazaña y el halago de Muirfinn—. Se dice que la razón de su fuerza y valentía surgió a partir de la muerte de su amado padre—Ren perdió en ese momento la sonrisa. La muerte de su padre le había causado un gran dolor—...y como más tarde se descubrió que fue Highlands quien lo asesino...


—¡¿Qué?!—Ren ahogó el grito. Esto no lo sabía. Creía que su padre había muerto a causa de una enfermedad de corazón.


—Si, seguramente el Rey Ren lo sospechaba y por eso destruyó gran parte de la armada—. "No sospechaba nada" pensó Ren con un inmenso coraje. No arrepintiéndose de haber matado y enfrentado a los invasores de Highlands de la forma en como lo hizo. "Ahora tengo una razón más para defender mi reino".


—¿Qué sucedió después?— preguntó Ren con gran enojo. Muirfinn dio vuelta a la página.


—Tranquilízate...Después el Rey Ren desapareció. Se dice que entró en crisis por saber que estaba perdiendo la guerra y se fue. El hecho de que desapareciera fue lo que hizo que Highlands ganara— Ren no podía creerlo, no soportaba el enfado—. Entonces comenzó a escribirse una nueva historia. Highlands al tomar posesión de Lowlands ya tenía en sus planes crear cuatro reinos: Arshire (con el símbolo del Cordero) , Fife ( con el símbolo del Moustro Ness), Moray (con el símbolo del Toro) y East Lothian (con el símbolo original, Unicornio). Highlands considero que era un desperdicio destruir el reino de Lowlands por lo que le cambió el nombre a East Lothian y su símbolo permaneció, sin dejar de "pertenecerle" a Highlands.


—No le pertenece. Jamás lo hará— Ren se puso de pie en la cama, como si retara a la historia—. Lowlands es un solo reino, unido y en conjunto con el pueblo. Me parece una aberración que se haya dividido al antojo del maldito reino de Highlands. No se por que se me ha ido volando el tiempo de esta manera, pero si pierdo mi tiempo negándome a los hechos, no lograré vencer a los reinos de ahora. Así que confiare en lo que me dices, Muirfinn.


Muirfinn, lo observaba con incredulidad.


—No me malentiendas. Mi intención no es darte alas. Si te conté esto es por que creo que fue de esta información de donde te salio la locura por querer convertirte en un Rey. Debiste haber consumido algo que te provocó alucinaciones, y al saber parte de esta historia, te nació las ganas de ser Ren— Decía Muirfinn, cerrando el libro y dejándolo en el estante, en donde posiblemente pasaría otro rato llenándose de polvo—. No te culpo. Admiro a Ren, es mi ídolo, hubiese dado todo por conocerle.


Ren aun no entendía cómo era que él no entendía que era él, Ren, el rey verdadero. Se volvió a sentar en la cama, sin hacer caso a su comentario.


—Quiero saber más. Quiero conocer los reinos y hablar con mi adver... digo, con el rey de Highlands—"le cortaré la cabeza en cuanto lo tenga enfrente" planeaba Ren. Muirfinn se rió.


—En serio estas muy loco. ¿Cómo puedes hablar con alguien que murió decapitado hace un poco más de 170 años?


—...¿Por qué murió decapitado?


—Por robo y fraudes—. "Me hubiera gustado haber estado ahí".


—Entonces...¿Quién gobierna los reinos?


—Sus hijos. Ya son muy viejos pero aún conservan su puesto en los reinos dejados por su padre. Se supone que fue por eso que los dividió.


—Tengo que ir, ¡ya!


Muirfinn, viendo su "apasionante interés" por la historia, y su estado de locura, creyó que podría ser divertido seguirle la corriente.


—Veo que estas muy obsesionado, si de algo te sirve... los reinos de Highlands están a un kilómetro. Yo podría llevarte, si quieres hablar con los reyes.


—¿En serio? gracias— Ren y Muirfinn se miraron a los ojos. Ambos se sonrieron.


—Ya duérmete—le dijo Muirfinn, lanzandole una camisa limpia. Ren se la puso y luego se acostó de lado en la cama.


—Oye—pronunció Ren sin voltear a verlo—. ¿Alguna vez has visto la cara de tu ídolo, el rey Ren?


—No. Desapareció antes de que pudieran hacerle un retrato.


—...Cierto.


*******************************


Gracias por leer


[Actualización todos los Jueves]



Sept. 20, 2019, 1:01 a.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter Meribeth

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 9 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!