4
3.8k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

1

Desperté con un ligero agotamiento de un largo sueño que no logro recordar. Pérdida de memoria ocasionada por la intromisión de palabras incomprensibles que irrumpían en la historia de mis sueños, como ladrones con medias en la cara susurrándose uno al otro lo que debían de hurtar. Un olor a carne fresca se introdujo en mis orificios circulares que me invitaba a pasar con un salto pequeño del plano onírico al plano "real". Sus dedos invisibles tocaron a mi ventana de cortinas rizadas, y de pronto mis oídos junto con la comadre chismosa: la comprensión verbal, abrieron sus puertas y en mi ventana entró el amanecer.

Escuché la voz de mi padre clavándose en mis oídos como un alfiler y de pronto aparecieron una torta y un jugo ante mis ojos. Mis manos sostuvieron la comida y mis ojos tenían un signo de interrogación respondiendo al extraño gesto que mi padre tenía en su rostro.

—Murió tu tía. —Dijo mi padre. Y aquella torta cambió su olor y su sabor desde ese momento.

La tía Magaly era una buena persona, me compraba muñecas cuando era pequeña y también me regaló mi primer disco de The Beatles. No la recuerdo mucho, pero era una anciana amable que tenía un toque exquisito para la comida. Hacía de los platillos más simples una gran cena. Jamás olvidaré el sabor de sus comidas, aún recuerdo los olores y la textura de aquellos panes abrazados de un dorado perfecto. Yo tenía once años cuando probé la última quesadilla hecha por sus manos de hechicera. Desde ese entonces, yo veía en sus ojos un reflejo de vida y una sombra de muerte. Yo era pequeña, pero siempre tuve aquellos presentimientos que extrañamente se hacían realidad con el paso del tiempo.

Mi tía era una persona muy trabajadora, era siempre amable con todos y no faltaban las reuniones familiares en su casa. Pero, la tía Magaly tenía un defecto: la avaricia. La tía no podía vivir sin lujos, tenía la casa en la mejor ubicación, el automóvil último modelo y portaba las más finas ropas y las más caras joyas. Pobre tía Magaly, un día perdió su fortuna y tuvo que salir con un mafioso al que le pagaban por matar árabes. Todo para poder seguir frecuentando aquellos lugares que tanto le agradaban. Sin embargo, su relación tuvo poca duración porque Magaly no podía soportar sus malos tratos y la cosa terminó muy mal, pero esa es otra historia.

Nadie sabe que fue lo que le sucedió a mi tía. No sabemos cómo murió; si le dio un infarto, si alguien la mandó matar o si ya no quiso vivir más por el cáncer (sabemos por fuentes fiables que los doctores le habían dado siete años más de vida). No hay pistas que nos lleven a la verdad. No obstante, parte de esa verdad es que todo estaba resuelto. La tía había muerto y no iba a regresar a este mundo nunca más.

Mi padre y yo vestimos de negro y fuimos de camino al velorio. (Cuando entramos al panteón francés y estacionamos el carro, yo iba muy contenta...). Entramos al cuarto. Mi tía se encontraba en aquella caja que ocultaba sus últimos gestos y mi sonrisa se desvaneció para difuminarse entre la niebla. Cuando giré la cabeza mis ojos vieron todas esas lágrimas brotando de tantos rostros que por más que intenté no perturbarme con aquel asunto, finalmente, fui invadida por todas esas energías y de pronto yo también quería llorar. La verdad es que no comprendía cómo toda esa atmósfera me afectaba tanto.

May 24, 2019, 6:12 p.m. 0 Report Embed Follow story
2
Read next chapter 2

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!