Los secretos de Ignea Follow story

u15548474691554847469 Saray Cortés

AMOR... Todos creemos que el amor solamente representa lo bueno. Al amor lo asociamos con Creación, Libertad y Pasión, todos creemos que el Amor es algo bueno, pero nadie conoce realmente el lado MALO del AMOR...Nadie habla cuando el amor es Destructivo, Traicionero, Engañoso y mucho menos cuando es Peligroso. Por culpa del amor ellos Traicionaron. Por culpa del amor ellos Engañaron. Y por culpa del amor a todos nosotros nos Condenaron. ¿Qué pasa cuando la Luz y la Oscuridad se enamoran? y más cuando estos tienen un bebé... Lucille Madoc es una adolescente de18 años, ella lleva una vida normal, aunque ella sabe que no lo es y como lo sabe...solo mira sus ojos violeta.


Drama For over 18 only. © todos los derechos reservados

#otro-mundo #oscuridad #luz #mentiras #familia #traicion #batallas #poderes #equilibrio #secretos
1
3.7k VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

Capítulo 1

Mi nombre es Lucille Madoc pero todos me llaman Lucy, si ya sé como la canción de The Beattles, Lucy in the sky with diamons, tengo 18 años y mi vida es un asco, literalmente es un asco, mis padres reales me abandonaron y los adoptivos ni se preocupan si estoy viva o muerta, en la secundaria no soy MISS POPULARIDAD por que no tengo amigos, soy muy diferente a todas las chicas de mi escuela, es por eso que no les agrado, o sea literalmente soy un bicho raro por que no visto a la moda como las demás chicas y es por eso que todas me gritan ¡FENÓMENO!. Mi pelo es negro azabache, mis ojos son violetas con pequeñas motas plateadas la señorita Jessica (la bibliotecaria) siempre me ha dicho que mis ojos son como un cielo estrellado pero siempre le respondo que para que eso suceda mis ojos deberían ser negros NO violetas, no tengo un cuerpo para envidiar porque un "cuerpo con curvas" es lo que veo siempre en el espejo, tengo una marca de nacimiento con una forma rarísima es como una A y una V juntas justo en el centro del pecho, realmente todos en la secundaria me ignoran, todos excepto la señorita Jessica ella es la bibliotecaria del lugar y prácticamente vivo allí, supongamos que tengo una pequeña obsesión con la lectura digo pequeña por que en realidad es gigantísima, la biblioteca tiene 3 plantas y yo ya he leído casi todos los libros que hay, no han sentido que su vida es una mala película o un mal libro que termina con un final trágico pues así es mi vida, para mi todo termina mal.

Hoy es mi décimo-noveno cumpleaños y mis "padres" me han regalado un diario de vida...como los que tienen las princesas, bueno ellos literalmente no me lo entregaron en persona, sino Samantha la "asistente personal" de mi padre me lo entregó, al levantarme la encontré con mi padre trabajando en su estudio, y me entregó un pequeño cuaderno que tiene una cerradura rarísima, es idéntica a mi marca de nacimiento, lo raro en todo esto es que me dijo:"solamente tú puedes abrirlo, tienes que encontrar la llave." me costo bastante abrirlo pero lo conseguí, la llave es un pequeño dije que poseo desde que tengo uso de razón y tiene la misma forma que mi marca de nacimiento, pero en los bordes tiene escrita unas palabras en latín "Licht und Dunkelheit" lo que significa "luz y oscuridad", para mi no tiene mucho sentido, pero que le voy hacer, es lo que me tocó y con tal de que abra el cuaderno es todo lo que necesito. al salir de mi casa busco las llaves de mi moto, pero no las encuentro por ningún lado, busco nuevamente dentro de mi mochila y no están, estoy por girarme para buscarlas dentro de mi casa, pero algo llama mi atención, una pequeña bruma negra se asoma en la parte de atrás del jardín de la casa, siento como la curiosidad me va carcomiendo por dentro, caminando hacia la bruma la sensación de curiosidad se ve reemplazada por miedo, un escalofrío recorre mi columna y la sensación de estar vigilada se hace más fuerte cada vez que me acerco a la bruma, una leve canción en el aire se puede escuchar.

-"Blut aus meinem Herzen, Schutz ist schwach,

Leben meines Lebens, deins nehmen, meins nehmen. ,

Körper meines Körpers, Fleisch und Geist,

Seele meiner Seele, q."-

Realmente nunca me ha interesado el Alemán, como para querer aprenderlo, es por eso que me sorprendí cuando la letra de la canción fue tomando sentido en mi cabeza-.

"sangre de mi corazón, la protección es débil,

vida de mi vida, tomando la tuya, tomando la mía,

cuerpo de mi cuerpo, carne y mente,

alma de mi alma, que a nuestro espíritu ata,

sangre de mi corazón, mi marea mi luna.

sangre de mi corazón, mi salvación mi condena.-

La melodía es tan envolvente, que me olvido de mis llaves perdidas y que tengo que llegar temprano a la secundaria, lo único en que puedo pensar en este momento es la calidez que emana la bruma, esa calidez me hace sentir segura y en paz, no se como hace unos segundos atrás esa bruma me hacía sentir temerosa, cada vez que me acerco la bruma, esta se aleja más y más de mi, hasta que de pronto me encuentro caminando por el viejo muelle que da a un lago profundo y peligroso, el collar en mi cuello empieza arder, como si estuviera al rojo vivo sobre mi piel, la dulce melodía se ve interrumpida por una voz en mi cabeza, que cada vez se va haciendo más y más fuerte, hasta que es insoportable y estridente.

-"komm raus ins Licht."-"sal a la luz"-.

Al poco rato me encuentro de rodillas en el muelle cubriéndome los oídos con mis manos y gritando que parara, no se cuanto tiempo habré estado gritando pero siento unas fuertes manos al rededor de mis hombros y la estrepitosa voz de mi padre gritando.

-Lucille basta, que ha pasado, te ordeno que te detengas Lucille.

Poco a poco voy calmándome, pero lo último que alcanzo a vislumbrar es la mano alzada de mi padre viniendo directamente a mi cara.

No se cuanto tiempo estuve inconsciente, pero lo que me volvió a despertar fue un gran vaso de agua fría por parte de Samantha, instintivamente salté fuera de la cama.

-Qué cara...- Samantha fulminando con la mirada a Lucy le responde

-Esas son maneras de hablarme Lucy Lu, levántate, llegarás mas tarde de lo que vas.

Mirando a Samantha de arriba a bajo, me dirijo al baño y siento un gran escozor en mi mejilla derecha, al ver mi reflejo el aire se escapa completamente de mis pulmones, tengo una mano marcada en mi rostro, cerrando los ojos trato de recordar que fue lo que sucedió, pero lo últimos recuerdos que tengo es de mi enfrente de mi moto buscando mis llaves y luego estar parada en el muelle, después de eso nada. todo es negrura para mi, al mirar el reloj noto que son las 7:45,-demonios llegaré tarde.-corriendo escaleras abajo cojo mi mochila y busco mis llaves, cuando mis dedos rozan el frio metal nuevos recuerdos vienen a mi, la mano de mi padre estrellándose en mi cara y yo viendo una mancha negra, sacudo la cabeza para que los recuerdos se alejen, subo a mi moto y conduzco lo más rápido posible a la secundaria, normalmente me toma 20 minutos llegar, pero hoy rebasé varios límites de velocidad y llegué en 10.

Llegando a la secundaria camino por los pasillos y todo el mundo me ignora, como si eso fuera alguna novedad para mi, mientras me acerco a mi casillero algo capta mi atención, al mirar detenidamente se puede ver una sombra que se esconde al lado de mi casillero, miro a mi alrededor, pero ya todos están en clases, me digo a mi misma que no tengo por que tener miedo de esa sombra, debe haber cualquier explicación lógica, al acercarme esa sombra toma forma de una persona, me doy cuenta de que es un chico y prefiero no darle importancia, decido avanzar hacia mi casillero, pero cuando este chico se une junto a mi un escalofrío me recorre todo el cuerpo, trato de ignorarlo, pero la presencia intimidante hace que me sienta pequeña e incómoda, cuando tengo todo lo que necesito estoy por dirigirme a mi clase de biología, cuando una voz ronca, sexy y con un acento extraño me detiene.

-Hey chica.- girándome lentamente y mirando el suelo le respondo.

-Sí, que necesitas.-el chico se recuesta en los casilleros y observa la incomodidad de Lucy y se siente importante por ello, al ver que no dice nada lucy de voltea para ir a clases, pero el la sostiene del brazo y la gira nuevamente.

-No he dicho que puedes marcharte...por lo que he leído en los folletos, esta secundaria se destaca por la solidaridad y la buena voluntad de sus estudiantes.- al escuchar esto Lucy trata de liberar el agarre que tiene el chico con su brazo, pero cada vez que se mueve, el agarre se hace cada vez más firme.

- Puedes soltarme, me lastimas- al soltarla el chico la mira con curiosidad, y enarca una ceja

-Perdón por lastimarte, solo quería saber donde queda la clase de biología- Lucy lo mira boquiabierta, pero baja la mirada en seguida

-Eh...buen-n-no, sígueme...y-y-yo tengo la misma clase.- al decir esto Lucy da media vuelta y se dirige a la sala, mientras caminan ambos en silencio el chico mira detenidamente a Lucy mientras piensa -no es alta, no tiene el cuerpo de una de esas chicas que salen en revistas, ¿se supone que ella es una de "LAS GRANDES"?, por todo lo sagrado esto será más fácil de lo que pensé... diablos, pero ¿que lleva puesto?- la mirada penetrante de el chico pone a Lucy muy incómoda todo el transcurso hasta la sala, al llegar el chico le abre la puerta sin decir una palabra, Lucy entra como alma que lleva el diablo y se sienta en el último asiento de el fondo, al momento de comenzar la clase el Señor Wates les informa

-Jóvenes hoy tenemos entre nosotros a un nuevo miembro...por favor ¿señor?-el chico alza la mirada y le responde- Collins...Nicolas Collins- Por favor señor Collins, tenga el agrado de presentarse a sus nuevos compañeros por usted mismo- el chico se levanta de su asiento y comienza a caminar al frente de toda la clase.

-Mi nombre es Nicolas Collins, tengo 19 años, vengo de Berlín. Rusia a estudiar aquí en Bahía Ángel, mis padres trabajan mucho fuera de la ciudad, por lo que soy solo yo, no he decidido quiero estudiar, pero de algo estoy seguro... no me quiero quedar aquí.-

Mientras dice todo esto Nicolas busca la mirada de Lucy, pero ella está fijamente mirando hacia su cuaderno, mientras lleva puesto los auriculares y está sonando Bring me to life, mientras Lucy mueve su pie al ritmo de la música, no sabe cuanto tiempo pasó, pero der-repente se encuentra sola debajo de un árbol con una pluma y una hoja y comienza a escribir.

-"ImTodliegt

im Leben weint er.

Bring mich nach Hause.

um sich zu erinnern

und erinnert werden."-

-"en la muerte yace.

en la la vida, llora.

llévame a casa

para recordar

y ser recordado"-

Lucy dobla el papel y lo guarda dentro del collar, luego se levanta y ve que el cielo es de un color rojizo, como si el mundo se fuese a quemar, al caminar alrededor del árbol se da cuenta que no muy lejos hay un gran acantilado, Lucy está caminando al precipicio y al llegar se da cuenta de la violencia de las olas al chocar con las rocas, un escalofrío recorre su cuerpo, la piel se le pone de gallina cuando siente una presencia detrás suyo, intenta voltearse, pero algo se lo impide, el escalofrío se hace más intenso cuando siente que susurran en su oído.

- Solo hazlo...salta, será rápido, no tienes por que preocuparte no eres nadie... ¿crees que podrás restaurar el equilibrio?, los 3 grandes ya no existen y la 4 está desaparecida, si crees que puedes ser tú te equivocas pequeña Onyx...ninguno de los "grandes" se mezclan con gente Opalix... pronto el cielo estará abierto...hoy mi mundo está cayendo...al igual que tú.-unas manos frías la sujetan de los hombros y la lanzan por el precipicio, mientras estoy cayendo a una muerte segura, lo único que puedo hacer es gritar mientras me imagino lo que se debe sentir morir ahogada por la fuerzas de estas olas, mi collar comienza a zumbar y una voz dentro de mi grita

-" Las leyendas, mis espíritus, mis guías

quiebren el puente

que lleva a estas sombras de su mundo

al mundo siguiente"-

Despierto con un sobresalto cuando el Señor Wates golpea el libro que trae entre manos contra mi mesa, sus ojos son como dos canicas negras carentes de alguna emoción o brillo, su boca se tuerce en una risa desagradable que hace estremecer a todos desde la punta de los pies hasta la cabeza, su mirada busca la mía, pero trato de mirar a cualquier otra parte, el Señor Wates acerca cada vez más a mi rostro.

-Señorita Madoc, ¿podría ser tan amable de mirarme a los ojos mientras le hablo?- Lucy al levantar la mirada nota una pequeña chispa de reconocimiento, pero no sabe de donde -l-lo si-siento señor Wates...¿po-podria rep-petirme su pre-pregunta?-

-Como no señorita Lucy...¿las células somáticas se desarrollan a través la mitosis y esta tiene cuatro fases, podría ser tan amable de decirme el nombre de estas fases?-

-S-si claro-

-Lucy usted no es tartamuda, por favor dígalo sin trabarse y delante de todos sus compañeros- una pequeña sonrisa depredadora jugueteaba con asomarse en los labios del maestro Wates, mientras Lucy caminaba entre sus compañeros escuchaba los murmullos que se producían alrededor de ella, por más que intentaba ignorarlos, sentía como las lagrimas amenazaban con salir, tomando una larga y profunda respiración me detengo enfrente de todos mis compañeros y trato de mantener mi vista fija en un lugar neutro, pero me encuentro mirando fijamente a los ojos de mi profesor de biología.

-las células somáticas se producen mediante la mitosis, y de ahí vienen las cuatro fases Prometa Anatelo.

-¿Prometa Anatelo?-

una gran sonrisa se planta en mi cara y recuerdo como fue que aprendí a memorizar-me las cosas.

-Puede sonar similar al nombre de una chica, pero hace referencia a la- levanto mi mano y comienzo a enumerar cada fase con uno de mis dedos - Profase, Metafase, Anafase, Telofase...¿entiende profesor? Prometa Anatelo.

La sonrisa del señor Wates se ve interrumpida por un aplauso de Nicolas, todo el salón apoya a Nicolas y Lucy se sonroja fuertemente, cuando camino de regreso a mi asiento miro a nicolas directamente a los ojos y siento como el mundo deja de girar por un instante y todo a mi alrededor se desvanece, al mirar a Nicolas sus ojos son de un gris semejante a la plata con motas doradas igual que los míos, ahora entiendo cuando la bibliotecaria me dice que son como un cielo estrellado, podría mirarlos todo el maldito día, siento como el profesor carraspea detrás mio y me obligo a salir de mi trance y a mirarlo directamente a sus ojos.

-Lo siento profesor Wates, ¿dije algo mal?, ¿he cometido algún error?.

-No señorita Lucy, todo lo contrario, nos ha deslumbrado con su "peculiar" manera de almacenar la información dentro de su cerebro, ahora si es tan amable de dirigirse a su lugar y tratar de no dormirse en mi clase, se que para usted que es la mejor alumna en esta materia y en todas las demás esperar a sus compañeros para que alcancen su nivel ¿no es así Lucy?.

Todos los ojos de la sala giraron a verme y Addison Carpenter la capitana del equipo de porristas-novia de Jackson Smith y la zorra más grande de esta secundaria me observa de pies a cabeza cuando dice:

-Claro señor Wates, para este fenómeno debe ser extremadamente difícil estar sola con su cerebro aquí.

Lucy aprieta sus puños con toda su fuerza y se esfuerza por no golpear a Addison y romperle la nariz que tanto le costó a su padre, el señor Wates observa la actitud de Lucy e interrumpe en el duelo de miradas de ambas.

-¿Algo que acotar Lucy?...

-No señor Wates- una voz en su cabeza le dice -defiéndete, no te dejes humillar por ellos, tienes el poder dentro de ti, dejalo salir- tanto como usted y Addison tienen razón, me es muy difícil esperar a que todos estos idiotas puedan aprenderse las cuatro fases más importantes de la mitosis, como si eso tuviera una gran ciencia -ruedo los ojos al ver como la cara de Addison se torna un color rojo enfermizo- y tú también tienes razón para mi y mi cerebro es extremadamente difícil permanecer cerca de ti, hasta aquí me llega tu olor de zorra barata- dejo que Addison cambie de color una vez más y camino directo a mi silla, no se de donde vino todo eso, pero se sintió muy bien volver a ser quien era antes.

Al momento de entrar a la biblioteca la señora Jessica viene hacia mi con sus brazos extendidos.

-Feliz Cumpleaños pequeña, espero que se te cumplan todos tus deseos.

-Lo único que deseo es conocer a mis padres biológicos...no mucho mejor que eso deseo estar muerta- pienso para mis adentros mientras esbozo un leve intento de sonrisa, pero la bibliotecaria nota que algo anda mal y pregunta.

-¿Todo bien cielo?...¿Necesitas algo?.

-No...no...está todo bien Jessica, solo me duele la cabeza- miento, si ella se enterara que Jack Madoc "mi padre" me ah golpeado estaría vuelta loca en este mismo instante.

-Oh esta bien...pero, ¿Qué tienes allí Lucy...te has puesto base?.

-Oh no, no, no, debe de ser el reflejo de la luz o que tú no estés usando tus anteojos y estás viendo mal Jess.

-Sí, debe de ser eso...ah se me olvidaba te tengo un pequeño regalo...no es mucho, pero espero que te guste- saca una pequeña caja de su bolsillo y me lo entrega, al abrirla me encuentro un anillo con mi marca de nacimiento y la misma frase de mi collar se encuentra grabado en este.

-Muchísimas gracias Jess...es... increíble- le doy un fuerte abrazo y ella me lo devuelve.

-Por cierto, han llegado nuevos libros, deberías de ir a ver si te gusta alguno, ya sabes lo que tienes que hacer ¿no?.

-Sip...las papeletas y ficheros, ingresarlos a la base de datos y verificar el código de barra de cada uno...pero Jess...¿puedo convertir el código de barra en un QR?.

-Sí, eso estaría bien para mi.

Al caminar por entre las estanterías paso mis dedos por cada libro y me detengo para ordenar los que se encuentran fuera de lugar. Los libros son mi mundo, puedo viajar a cualquier parte de este mundo y de otros, puedo tener gente que se preocupe de mi, pero lo más importante de todo... puedo ser quién yo quiera ser.

Enfrente de mi me encuentro con una mesa llena de libros esparcidos por todos lados, debajo de la mesa también hay 5 cajas más de libros

-Pfff...a clasificar se a dicho.

Mientras Lucy termina de ordenar los libros alfabéticamente una caja le llama demasiado la atención, tiene una cerradura con forma de serpiente y en medio tiene una gema roja, Lucy lo lleva hasta donde la señora Jessica y le pregunta

-¿Jess esto de donde salio?...no está dentro del inventario que te han dado, y he revisado al menos 3 veces cada libro...ya sabes por protocolo.

-Déjame ver Lucy...- mientras Jessica inspecciona la caja Lucy ve a Nicolas buscando algo entre los estantes.

-Jess vuelvo en un minuto- mientras camino a donde se encuentra Nicolas oigo que está sosteniendo una conversación y prefiero esconderme y escucha.

-Tienes que destruirla...todo depende de que ella esté muerta en este mundo y en los demás, nadie sabe lo que es realmente, ni siquiera ella sabe su origen, si ella es una de las grandes...debe morir a toda costa...

-Lo he intentado...es más fuerte de lo que aparenta...algo la está ayudando...ya la tenía en...

-No me importa donde la tenías tienes que acabar con ella todo depende de ti Zahar...no falles.

Lucy trata de alejarse, pero un libro se cae y Nicolas se dirige donde provino el ruido, Lucy se escabulle por una repisa vacía y llega al otro lado del pasillo, mira a ver si hay algún rastro de Nicolas, pero no lo ve por ningún lado, al acercarme nuevamente donde Jessica algo llama mi atención, Jess se encuentra hablando con Nicolas, se ve embelesada por el, es como una de esas plantas carnívoras que tiene el sr. Wates en su escritorio.

-Jess, volví...¿haz encontrado alguna referencia sobre lo que te di?.

-En realidad no Lucy, pero lo puedes llevar- Nicolas mira interesado la caja que Jessica le entrega y mirando a Jess le pregunta.

-¿Qué hay allí dentro?.

-Nadie sabe... no está dentro de la base de datos, aunque quizás...no lo creo, olviden-lo.

No puedo soportar el ardor en mi pecho, siento como si me estuviese quemando.

-L-lo siento Jess, me tengo que ir...olvidaba que Jack...ams...tiene algo para mi...no vemos.

Antes de que pueda decir algo me encuentro caminando hacia la salida, siento como si su mirada estuviese perforando la parte posterior de mi cabeza, prefiero ignorarlo y concentrarme en el ardor de mi pecho. al llegar al estacionamiento me encuentro con Addison y Owen besándose en el capo de su auto, trato de caminar sin que me noten, pero su auto se encuentra estacionado junto a mi moto, Owen rompe el beso y al darse cuenta de que estoy mirando levanta una ceja y me dice:

-¿Por qué no tomas una foto?...así el recuerdo dura más.

-No gracias...si quisiera ver porno buscaría a cualquier otros actores para que representen el papel de "zorra e imbécil"...aunque a ustedes les queda el papel, pero no saben de calidad.

Antes de que puedan decir algo estoy arriba de mi moto y acelero lo que más puedo, mi moto es el amor de mi vida, tengo una MTT Turbine Superbike Y2K, me la compré cuando tenía 16 y participaba en las carreras ilegales, siempre me encuentro en el límite de todo y esos límites siempre significan problemas, Macom (el ex abogado de Jack) siempre está para mi, bueno, al menos lo estaba, todavía recuerdo que se siente que tu vida sea desmembrada.

flashback

No lo hagas Lu...sabes que si lo necesitas yo puedo...- fulmino con la mirada a Macom.

-Sabes que no es dinero lo que necesito...Jack está forrado en pasta y yo tengo mi propia cuenta bancaria y tienen bastantes ceros...necesito la adrenalina, la emoción de sentir mi cabello al aire...quiero sentir que alguien se preocupe por mi...- Macom toma mi rostro entre sus manos- yo siempre me preocuparé por ti- deposita un suave beso en la punta de mi nariz, estos momentos son los que me hacen pensar que la edad no importa, a lo lejos se escucha a Adam por el megáfono llamando a todos los competidores, me alejo y le sonrío.

-Me están llamando, deséame suerte- Macom rueda sus ojos azules

-No necesitas suerte Lu- me abraza y mira su reloj y sonrie, me aleja solo unos centímetros para darme un beso en mis labios y después decirme al oído.

-Felices 17 Lucy Lu...

fin del flashback

Me detengo bruscamente ante un auto que viene de mi lado derecho.

-Oye imbécil que te pasa.

Le levanto el dedo del corazón y me alejo lo más rápido posible de allí, por ser hoy mi cumpleaños no debo estar en casa con Jack ni mucho menos con Suzane, solo me queda un lugar a donde ir aparte de la biblioteca, conduzco por 15 minutos más y encuentro mi pequeño sendero, es casi imperceptibles para todos, yo lo distingo por un gran árbol que se encuentra a un lado de este, este camino me lleva directo a una pequeña choza, que se puede venir abajo en cualquier momento, pero es como mi casa del árbol, pero sin el árbol, al entrar el olor a moho y humedad me golpea y tengo que tomar varias respiraciones profundas para controlar las náuseas, todo sigue igual que la última vez que estuve aquí, al igual que los recuerdos que rodean esta choza.

flashback

-Macom no quiero...estás ebrio, deberías dormir- trato de alejar las manos de Macom de mi falda, pero el me aprieta más fuerte y me besa, siento la bilis subir por mi garganta, su sabor a whisky y cigarrillos es asqueroso, lo alejo y me mira de pies a cabeza y escupe en mi dirección.

-Vamos Lucy...no seas tímida conmigo amor...sabes que quieres esto- se toca la entrepierna- y yo quiero eso- señala mi cuerpo, un escalofrío recorre todo mi cuerpo y me alejo un paso más.

-No Mac, estas ebrio...no te acordarás de nada mañana...

Macom me mira con sus ojos inyectados en sangre.

-Tonterías Lucy, te he querido en mi cama desde que entraste a la adolescencia... como crees que me sentía yo cuando te paseabas frente mio con esos bikinis diminutos, tu me torturabas, pero ahora te toca acabar con este tormento.

Macom se acerca tambaleándose y yo me alejo hacia la puerta, busco las llaves en el colgante, pero siento un pequeño tintineo y me giro para ver a Macom guardarse las llaves dentro de su pantalón.

-Por favor...Mac...dame las llaves...no hagas esto...

Macom se encuentra frente mio y me acorrala contra la pared y se empieza a frotar contra mi.

-No sabes cuanto esperé esto pequeña Lucy, debes estar muy apretada, no sabes cuantas noches soñé con hacerte mía, sabes como de fácil fue manipularte...-cada vez se empuja más cerca de mi- te puedo jurar amor eterno...y que la edad no importa...de verdad creías que me iría contigo...sabes por que Jack no te dirige la palabra y Suzane te ignora- las lágrimas caen y niego la cabeza levemente- tengo una esposa en Pensilvania con un hijo y medio y soy muy feliz con ella, por que cuando acabe contigo ya no tendre que imaginarme lo que te haría mientras se lo hago a ella... tu vas a ser mía y todos en este sucio pueblo se enterarán.

-Ellos no te creerán...Jack...no...

-¡Ja! no me creerán, quién eres tú comparado conmigo, soy un abogado, en cambio tú...solo eres la niña mimada y rebelde de este pueblucho, tu crees que Jack y Suzanne vieron algo bueno en ti...pfff, por favor, pensé que eras más lista Lucy Lu...nadie de este pueblo te quiere...ni si quiera yo.

Las lágrimas caen con fuerza por el rostro de Lucy, Macom la arrastra por el pelo hasta el cuarto sucio que sirve como dormitorio, Lucy trata de liberarse de su agarre, pero él la agarra más fuerte y la lanza a la "cama", Lucy trata de levantarse, pero una patada en sus costillas la hace caer nuevamente, Macom se sitúa encima de ella, Lucy cierra los ojos y se retuerce, Macom la abofetea.

-¡Mírame Lucy!...quiero ver tus ojos mientras te hago mía.

Macom está subiéndome la falda y desabrochándose los pantalones, giro mi cabeza y mi collar comienza a arder, un cántico retumba en mi cabeza.

-"Blut aus meinem Blut der Schutz ist schwach"-

-"sangre de mi sangre la protección es débil"-

La habitación de un momento a otro comenzó a llenarse de sombras negras, el cántico sonaba, pero dentro de la bruma se escuchaba estática, de pronto todo se oscureció y Macom salio de encima mio.

-Pequeña zorra...no te saldrás con la tuya, me las pa...

En un segundo Macom comenzó a retorcerse y aullar del dolor, no sabía lo que le sucedía, solo distinguía que las sombras se arremolinaban encima de su cabeza, hasta que una lo rozó y comenzó a expandirse por todo su cuerpo empezando por donde lo había rozado, sentía una paz dentro de mi y mi collar no ardía, nada me importaba, sentía que estaba a punto de morir y estaba dispuesta a recibirla con los brazos abiertos, una sombra se posó frente de mi cara y me envolvió.

Me despierto y veo que ya está amaneciendo, estoy a unos pocos metros de la choza, varias imágenes de Macom encima mio me hacen sentir enferma, me incorporo y camino directo a la choza para verificar si Macom sigue allí, si llegase a estar me iré lo más rápido posible de aquí, cuando estoy frente la puerta noto que está cerrada por dentro, camino por alrededor buscando la ventana del cuarto, al llegar limpio el vidrio y veo con horror la escena que presencian mis ojos. En medio de la habitación hay una sombra encima del cuerpo inherte de Macom, un grito ahogado escapa de mi garganta y cubro mi boca con ambas manos, la sombra voltea y aunque no tenga ojos siento como si me estuviera mirando, luego de unos instantes la sombra vuelve a posarse encima de Macom y veo como su cuerpo poco a poco se va quemando hasta quedar en una pila de cenizas, la sombra levanta la cabeza y un destello de luz blanca inunda todo el lugar.

fin del flashback

Sacudo la cabeza para apartar todos los malos recuerdos, dejo la caja sobre una pequeña mesa destartalada y me concentro en la serpiente que tiene por cerradura, le tomo una foto y la googleo, pasan unos minutos y desisto en mi búsqueda, me paso la mano por la parte trasera del cuello, cuando mis dedos tocan la fina cadena de mi collar, nunca me saco mi collar, ni siquiera cuando estoy dentro de la ducha, mis dedos buscan el broche, cuando mi dije está en la palma de mi mano observo la frase grabada al rededor hasta dos pequeñísimos e imperceptibles botones que están justo en el punto de convergencia de la A y V.

flashback

-Mami, ¿para qué son estos botoncitos?.

-Pequeña mía, ahí no hay botones, solo es una superficie plana que no...- Lucy niega con la cabeza reiteradamente y le muestra el collar a Suzanne.

-No mami...mira aquí...toca, toca...-apartando la mano rápidamente y mirando con horror el collar en la palma de Lucy.

-Sabes que jamás debes sacarte eso Lucille...póntelo inmediatamente antes de que las cosas malas vengan por ti... qué es lo que siempre te digo pequeña mía.

-Jamás tengo que sacarme mi collar, poque esto me protege de todo y todos...mi abu que está en el cielo antes de dormir para siempre me dijo que solo yo podía cambiar todo con un "dulce beso mio".

-Mi madre jamás debió decirte tales cosas...un beso no resuelve nada Lucy, el poder y el dinero sí, el amor no es importante, con amor no ganas fama ni riquezas...solo consigues dolor y tristeza...

-Mami...¿tú quieres a mi papi?.

-Claro que sí cielo mio...¿por qué preguntas eso? eres demasiado pequeña para entender las cosas de adultos como...

-Poque los papis de mis compañeros siempre, siempre están juntos y van de la mano a todos lados-arrugo mi entrecejo-no soy pequeña mami, tengo 6 y medio y mi maestra dice que soy la niña más inteligente de mi curso...

-Claro que eres inteligente Lucy...estás destinada a grandes cosas...pero si llegas a abrir o quitarte este collar para tí no quedará nada amor mio, las cosas malas vendrán por ti.

-¿Cómo los monstruos que están bajo mi cama?.

-Algo peor que eso vida mía...algo mucho peor.

fin del flashback

Toco levemente los botones sobresalientes de mi collar pensando qué estará allí dentro, muchas veces me tenté a abrirlo, pero nunca fui capaz.

-Hasta ahora.- pulso los dos botones al mismo tiempo y lo deslizo, dentro hay un papel muy bien doblado, lo tomo y vuelvo a cerrar mi collar, estoy apunto de desdoblar el papel cuando un ruido proveniente de afuera me asusta, vuelvo a guardar el papel de donde lo saqué y me acerco sigilosa a la ventana, pasan unos momentos y noto como entremedio de los árboles se mueve algo.-quizás sea un gato montés- digo para mis adentros, unos minutos más tarde se vuelven a mover los arbustos y aparece Nicolas todo magullado y con la ropa echa jirones, la sangre gotea por todo su rostro y prácticamente no se puede sostener en pie, noto como se debilita al llegar a un árbol, rápidamente cojo las llaves y salgo corriendo a donde se encuentra, al llegar a su lado me doy cuenta de cuan graves son sus heridas, tiene un gran moretón que cubre todo su ojo izquierdo, ambas cejas cortadas y el labio roto en las dos esquinas inferiores, puedo ver como su remera blanca está teñida con sangre.

-Oh mi Hodor!, pero que demo...ven te llevaré a un lugar seguro- Nicolas por un momento no reconoce a lucy, pero cuando ella pone sus manos alrededor de el, siente como sus manos irradian una leve oleada de calor, Lucy llega dando tumbos a la casa y busca un lugar cómodo para recostar a Nicolas y ver mejor sus heridas, pero al ver que su única opción es "la recámara", decide que ya es momento de entrar y hacerle frente a todos los recuerdos, al entrar al sucio cuarto Lucy ve la marca en forma de A y V quemada en el piso, justo en el lugar donde Macom murió, sacudo mi cabeza para alejar todos los recuerdos de "esa" noche, noto que nicolas lucha por mantenerse en pie y lo dejo con suavidad en la cama.

-Nicolas...hey...¿Me puedes oír?...Nicolas, por favor responde.- trato de mantener a Nicolas despierto, pero es inútil, cada vez su corazón late más despacio, hasta que deja de latir,

flashback

Me encuentro sentada afuera de la habitación de mi abuelita, puedo ver como señoras vestidas de blanco entran y salen rápidamente de su cuarto, pienso que a mi abu no le gusta que nadie entre a su cuarto y me molesta que ellas puedan entrar y yo no.

-Pequeña no puedes quedarte para siempre aquí afuera...deberías ir adormir- niego rotundamente la cabeza.

-No, no tengo sueño...mi abu me necesita y ustedes no quieren que la ayude...si tan solo me dejaran entrar, yo podría...- la señora toca mi hombro y tiene una mirada de lástima, no me gusta que sientan lástima por mi.

-No puedes hacer nada cielo...ella pronto no sufrirá más...

-¡No! yo no quiero que se muera- me levanto y corro a la habitación de mi abu y la cierro por dentro con llave, escucho como la señora de blanco trata de abrir la puerta, pero le es inútil, me acerco lentamente a la cama de mi abu, veo como un tubo sale de su boca y las agujas que tiene por todo el cuerpo, apenas estoy a su lado, ella abre los ojos y esboza una pequeña sonrisa, con las pocas fuerzas se saca el tubo de su boca y tengo que mirar para otro lado para que no me vea llorar, siento su cálida mano en mi mejilla que me obliga a mirar sus hermosos ojos turquesas.

-No estés triste amor mio...yo estaré bien al igual que tú.

-No... abu... tú no puedes dejar...yo te necesito- siento como lágrimas calientes caen por mi rostro y mi abu las seca con sus finos dedos.

-No tienes por que temer mi pequeña Ignea...yo siempre estaré aquí- toca mi pecho y collar al mismo tiempo- y aquí- toca mi cabeza.

-P-pero t-tú me dijiste que con un dulce beso mio todo puede cambiar. te daré el beso más dulce para que no tengas que irte a dormir...por favor abu no me dejes.

-Mi vida...tú eres muy importante, no puedes desperdiciar tus besos en una anciana como yo- toma mi collar entre sus dedos- solo lo debes abrir cuando sea de vida o muerte...siento dejarte esta carga pequeña...todo de pende de ti...no dejes que el mal te encuentre, porque será muy tarde...solo recuerda...eres lo más codiciado en todos los mundos no te dejes engañar...tienes que ser fuerte, cuando llegue el momento yo estaré siempre para ti, a un mundo de distancia Ignea...-veo la puerta abrirse y a Jack y Suzanne entrar furiosos, miro al piso y veo como un humo negro se va colando por las rendijas del piso, y cuando llegan hasta donde mi abu, Jack da un salto hacia atrás y Suzanne se precipita a donde me encuentro y me cubre con su cuerpo, lo último que logro ver es un destello de luz blanca y escucho a Suzanne gritar.

fin del flashback

Muevo levemente a Nicolas, pero no responde, le tomo el pulso, pero nada, estoy sintiendo como el pánico trata de apoderarse de mi, busco los dos pequeños botoncitos de mi collar y saco el papel que está dentro, cuando lo leo un escalofrío recorre toda mi espalda, recuerdo estas palabras, son las que escribí en un sueño que tuve en la clase de hoy del señor Wates, las leo en mi cabeza y cuando siento que la he aprendido coloca mi palma encima del pecho de Nicolas y comienzo a decir la frase.

-"im Todliegt.

im Leben weint er.

Bring mich nach Hause.

um sich zu erinnern

und erinnert werden."-

-"en la muerte yace.

en la la vida, llora.

llévame a casa

para recordar

y ser recordado"-

Pasan unos pocos segundos cuando siento el pecho de Nicolas subir y bajar a compasadamente, como si estuviera en un profundo sueño, vuelvo a recitar las palabras y cuando termino deposito un suave beso en medio de la frente de Nicolas, un destello de luz plateada nos envuelve, levanto suavemente mi mano y noto como sus ojos comienzan a abrirse, Nicolas trata de incorporarse, pero lo detengo.

-No deberías...estás muy mal herido, no se que te habrá sucedido, pero lo que sí es seguro es que no debes moverte.

Nicolas me mira confundido, pero después observa en donde estamos y enarca una ceja.

-¿Dónde estamos?...¿No recuerdo haber llegado hasta aquí?, no recuerdo nada...

-No tienes porque preocuparte...este es un lugar seguro...nadie lo conoce excepto yo y ma...nadie, solo yo, no tienes por que preocuparte, y sobre no recordar nada debe ser por alguna conmoción cerebral o shock post-traumático- me levanto para buscar agua, toallas y el botiquín que guardo en el baño, al llegar me encuentro a Nicolas mirando fijamente el lugar donde murió Macom, me mira y desvío la mirada.

-Necesito quitarte la remera,- con mucho cuidado intento sacarla, pero cada movimiento que hago veo como lastimo a Nicolas, así que busco unas tijeras y la corto, cuando veo un hematoma justo en el costado derecho siento que el aire se escapa de mis pulmones.

-Al menos deberías tener una o dos costillas rotas a mi parecer, pero no estoy muy segura- busco algodón y alcohol para desinfectar todas las heridas abiertas, Nicolas hace muecas de dolor cuando limpio las heridas de su rostro, pero se que el dolor pronto disminuirá, vuelvo a la primera habitación y veo que el cofre está abierto, me acerco y encuentro un papiro, lo saco cuidadosamente y veo que es un árbol genealógico, lo vuelvo a guardar, hay muchos fotos antiguas, joyas y un diario idéntico al mio, cierro nuevamente la caja y la oculto tras un sucio sillón, al volver veo que Nicolas se encuentra de pie justo en el lugar donde Macom murió, ignoro su mirada inquisitiva y camino hasta un baúl, al abrirlo busco una remera que le pueda quedar a Nicolas, escojo una negra con un dibujo de Jack Skelleton, se la entrego y vuelvo a buscar una que tiene las iniciales SwS, cuando tengo todo lo que necesito me volteo para ver que sigue parado en el mismo lugar.

-Euedes cambiarte aquí, yo iré a la primera habitación, si necesitas algo solo grita.

-Sí, gracias.

Cuando llego a la puerta Nicolas toma mi brazo y me gira.

-De verdad Lucy...muchas gracias por ayudarme, no deberías haberlo echo, pero te lo agradezco de verdad.

me quedo hipnotizada con sus ojos, pero lucho por salir de su trance.

-Si, no hay problema, no tienes por que agradecer.

-Claro que si...¿Puedo preguntar algo?.

-Si, claro.

-Esa marca del piso...¿La haz echo tú?

Nicolas pov

Conduzco a toda velocidad por el puente cuando diviso la moto de Lucy.

-Debo hacerlo...ella tiene que morir.

Acelero todo lo que puedo y justo antes del impacto freno al mismo tiempo que ella, veo como levanta su dedo del corazón y me grita imbécil, la moto se pierde por la carretera, conduzco hasta la entrada del bosque y dejo mi auto estacionado, camino hasta el centro del bosque cuando veo a Nathaniel contemplando el lugar.

-Se que me está llevando más tiempo de lo acordado, pero algo la ayuda, lo puedo sentir, ella quizás no sepa que es, pero sabe que es diferente a todos y lo utiliza a su favor...solo dame más tiempo Nathaniel...

-No hay tiempo Nicolas...solo tenemos un mes antes de que suceda...ella debe morir lo antes posible, no puede reclamar su legado, solo tú y yo sabemos lo que es realmente...

-Dudo que sea una de los grandes Nath...es tan...débil y patética no es como los demás...

-Ella es una de los grandes, tu y yo lo sabemos...la has dejado ir muchas veces Zahar...

-Se que la he dejado ir, pero esta vez no Nathaniel...no fallaré.

-Ya es muy tarde para arrepentimientos, debes pagar por tu ineptitud Zahar...lo lamento.

Entre los árboles van saliendo Himpkins, estás criaturas son crueles y horrorosas que les gusta hacerles daño y provocar dolor a todo ser viviente, pueden adoptar forma semi-humana con el pelaje de un wendigo, tanto Opalix como Onyx son incapaces de controlarlos, solo se someten a un Obsidian o a quien posea el éter, ni si quiera los "grandes" tienen control sobre ellos, el líder de los Himpkins se abalanza sobre mi.

-Esto te dolerá Zahar.

Un golpe me deja inconsciente, pasan horas hasta que Nicolas despierte y cuando lo hace ya está anocheciendo. Trato de incorporarme, y cada movimiento es condenadamente doloroso, llego a un árbol y no tengo fuerzas para continuar, se que mi final ha llegado, escucho a lo lejos una voz femenina, dulce y suave, podría morir en paz con tan solo escuchar esta voz nuevamente, unas manos se posan en mi y unas ondas de calor me invaden desde adentro hasta afuera, siento que me llevan lentamente y yo no tengo fuerzas para nada, esta voz me recuesta, pero cada vez se escucha más y más lejana, hasta no escucharla más. me encuentro en un valle lleno de flores, a lo lejos veo una pequeña casa, cada paso que doy una oleada de calor se expande desde mi pecho, al llegar a la casa la puerta se abre y una señora de ojos turquesas me recibe con una sonrisa amable.

-Pasa querido Nicolas, debes estar cansado.

-¿Cómo sabe mi nombre?...¿Dónde estoy?...¿Quién es usted?.

-Adentro responderé a todas tus preguntas cielo confía en mi.

Al entrar una paz me envuelve y la sensación de conocer a esta señora cada vez es más fuerte, ella se sienta en un pequeño sillón rojo y yo en otro, me ofrece unas galletas de mantequilla.

-Son caseras cielo...anda cómete una...eran las preferidas de mi Lucy Lu.

-¿De dónde conoce a Lucy?.

-Esa son muchas preguntas hijo...responderé de acuerdo al orden que las hiciste.

-Esta bien.

-Ee que en a tierra te llaman Nicolas Collins, pero en realidad te llamas Zahar y eres un "protector".

.¿Cómo...?

-Shh, tesoro dejame terminar... estás en Uriel...el mejor lugar para tu retiro.

-¿Uriel?...pero si ya no existe...

-Uriel no es un lugar...sino su pueblo...ellos llegaron hace algunas décadas atrás y se establecieron aquí en esta maravillosa y fértil tierra.

-Wow...eso es...wow.

-Lo sé, lo sé, ellos son seres luchadores e indomables...por otra parte mi nombre en la tierra es Rowena, pero aquí soy Tyfra la sabia...soy una Opalix destinada a cuidar la joya más preciada de todos los mundos, pero la oscuridad me aparto física mente y me confino a Uriel.

-¿A Quién estás protegiendo?.

-Calma pequeño...me preguntaste de donde conocía a Lucy...yo soy su abuela...ella es la luz dentro de mi mundo.

-Ella no es luz...

-Tú no la conoces Zahar...ella no es día o noche...no es luz u oscuridad, mar o cielo...

-Ella es una de las grandes...y se que es su nieta, pero ella debe morir...

-¿Una de las grandes?...¿Quién te ha dicho semejante disparate?.

-Una fuente confiable.

-Pues se equivoca...ella no es una cosa u otra...ella es ambas...es día y noche, es luz y oscuridad, cielo y mar...ella lo es todo...es el equilibrio, la paz y el caos.

-No puede ser.

-Si...ella lo ha hecho...no queda tiempo...y las cosas malas vendrán por ella...y se que tú eres una de ellas...

Una gran luz plateada inunda todo el lugar y de a poco deviso el rostro de lucy, trato de incorporarme, pero ella me lo impide.

-No deberías...estás muy mal herido, no se que te habrá sucedido, pero lo que sí es seguro es que no debes moverte.

Miro a Lucy totalmente desconcertado y observo con cautela donde estamos y levento una ceja.

-¿Dónde estamos?...¿No recuerdo haber llegado hasta aquí?, no recuerdo nada...

-No tienes porque preocuparte...este es un lugar seguro...nadie lo conoce excepto yo y ma...nadie, solo yo, no tienes por que preocuparte, y sobre no recordar nada debe ser por alguna conmoción cerebral o shock post-traumático.

Lucy se levanta entra a otro cuarto, inspecciono detenidamente el lugar y veo una marca quemada en el piso, trato de recordar donde fue que vi ese símbolo, justo en el momento de tratar de levantarme Lucy entra con un botiquín, la miro, pero ella desvía la mirada.

-Necesito quitarte la remera.

Trato de no hacer muchas muecas de dolor, pero es imposible, Lucy busca unas tijeras y veo como el color se drena de su rostro.

-Al menos deberías tener una o dos costillas rotas a mi parecer, pero no estoy muy segura.

Lucy desinfecta todas mis heridas y al mirarla solo pienso que no debería estar haciendo eso...ella es una de las grandes, ellos son crueles, despiadados, egocéntricos...no hay bondad ni alegría, carecen de emoción, pero lucy no es así...ella es complicada, ella se levanta y vuelve a la primera habitación, aprovecho y voy hasta la marca quemada en el piso.

racconto

veo como un tipo obliga a Lucy a mirarlo a los ojos, ella tiene miedo, los sigo hasta un sucio cuarto, Lucy llora y voltea su rostro, puedo escuchar una pequeña canción en la habitación.

-"BlutmeinesBlutschutzesistschwach"-

-"sangre de mi sangre la protección es débil"-

Y él le grita, sombras se introducen y el tipo se aparta, Lucy solo mira, una sombra lo alcanza y se expande por todo el cuerpo de él, ella es sacada por otra, el tipo grita de dolor, la sombra lo está torturando, está amaneciendo y escucho a Lucy gritar, la sombra lo consume en llamas y deja el símbolo marcado en sangre y fuego en el piso, una luz blanca inunda el lugar.

fin del racconto

Lucy entra nuevamente al cuarto, la miro pero ella me ignora por completo y se dirige a un baúl, me entrega una remera de Jack Skelleton y ella tiene otra con iniciales estampadas.

-Puedes cambiarte aquí, yo iré a la primera habitación, si necesitas algo solo grita.

-Si, gracias.

Antes de que salga, la detengo y mira directamente a mis ojos, los suyos son violetas con pequeñas motas doradas, nunca había visto ojos violeta, ni siquiera de donde vengo hay ojos violetas, son muy inusuales y fuera de lo común, aunque se que ella no es común, se supone que es una de las grandes, pero todos ellos tienen ojos negros, miro nuevamente a Lucy y le digo.

-De verdad Lucy...muchas gracias por ayudarme, no deberías haberlo hecho, pero te lo agradezco de verdad.

-Si, no hay problema, no tienes por que agradecer.

-Claro que si...¿Puedo preguntar algo?

-Si, claro.

-Esa marca del piso...¿La haz echo tú?.

fin del pov

-Ams...- mi teléfono suena en la primera habitación y me disculpo con una mira mientras salgo apresuradamente de allí.

-¿Diga?

-...

-¿Quién es?

-...Morirás...Tienes...Salir...Aléjalo...Destino...Escrito...Cambia...Destino.

-¿Quién eres?...si estás tratando de asustarme no lo conseguirás imbécil- cuelgo y vuelvo al cuarto donde se encuentra Nicolas.

-¿Quieres que te lleve a alguna parte?, ya es tarde y no es que no me sepa el camino de memoria, pero tengo tarea que hacer.

-Si, por favor, disculpa que interrumpa tus planes, pero ¿me puedes llevar hasta los depósitos abandonados?.

-¿Los depósitos del lado sur?.

-Si esos mismos...si no puedes buscaré otra forma de llegar.

-¿Vives allí?.

-Claro que no...solo tengo asuntos importantes que resolver.

-Pues que estamos esperando, vayámonos.

Al salir de la choza el viento frio golpea mi rostro y siento que somos vigilados.

-Nicolas date prisa...tengo que estudiar para un examen muy importante.

-Ya te dije que puedo conseguir un aventón.

-No, yo me ofrecí a llevarte así que súbete rápido a la maldita moto.

Nicolas mira la moto como su fuese una bomba nuclear.

-¿Qué pasa?.

-¿Cómo mierda me sostengo en esto?.

-Atrás hay unas cosas donde puedes sostenerte, pero mejor sujetate de mi, iremos algo rápido.

Nicolas se pone mi casco y cuando siento sus manos en mi cintura acelero de a poco, cuando salimos a la carretera acelero todo lo que puedo, el agarre de Nicolas es cada vez más fuerte, me deslizo ágil-mente por entremedio los autos, veo a una patrulla, pero no reduzco la velocidad, aumento hasta 365, siento las sirenas detrás de nosotros, Nicolas trata de decirme algo, pero no entiendo, conozco esta ciudad como la palma de mi mano así que tomo todos los atajos para perderlos, cuando ya no se escuchan las sirenas tomo la salida que va para los depósitos sur, al llegar me encuentro con todo lo que dejé atrás después del incidente con Macom, el ambiente de las carreras ilegales antes para mi era lo máximo, era la corredora más joven de ese lugar, todos me reconocían por mi moto y casco, nunca me quitaba el casco, prefería mantener mi anonimato, nadie excepto Adam conocía a la chica detrás del casco, al llegar a la entrada Nicolas salta rápidamente a tierra firme.

-¡¿Estás jodidamente loca?!...tratas de matarnos.

-Claro que no...si quieres que te lleve allí- señalo a todo el alboroto- debes pasarme mi casco.

Nicolas se quita el casco y me lo extiende- antes prometeme que iremos con cuidado-ruedo mis ojos y se lo arrebato de las manos-lo prometo señor no-me-gusta-la-velocidad.

Nicolas sube nuevamente y entramos a la boca del lobo, mientras conduzco para dejar a Nicolas la música para repentinamente y todos nos observan, detengo la moto para que baje, cuando está a salvo en el piso lo volteo.

-Si te preguntan tu no me conoces...te recogí en la carretera y no haz visto mi cara...¿te queda claro?.

Antes de que pueda responder un rugido de una moto lo corta en seco, me bajo de la moto y miro de donde provino ese ruido, todos están congelado en su lugar, me miran como si fuese un maldito demonio de carne y hueso, Adam aparece entre la multitud.

-No puede ser...como...diablos...¡eres tu!.

-Si Adam, pero no estoy aquí por lo que crees.

-Que me parta un rayo, estás aquí por lo que sea, pero estás aquí, eso es lo que importa.

-No Adam, me tengo que ir, solo vine a dejar a este chico que encontré en la carretera.

Adam mira a Nicolas como a un perro con sarna.

-¿Quién demonios eres tú?.

-Soy nicolas...el amigo de T.J

Adam pega a su cara una sonrisa tan falsa que ni yo me la puedo creer.

-Bienvenido al "TORMENTO" Nick.

Adam se gira y grita.

-¿Qué coño les pasa a todos? hasta el funeral de mi abuela tuvo más música que esta mierda.

La música comienza a sonar y las chicas pasan de carro en carro, un hombre entre los 25 se acerca a Adam y le susurra en el oído, Adam sonríe y asiente mirándome fijamente, un escalofrío recorre mi cuerpo y eso no es una buena señal.

-Pix, este es Pax- trato inútilmente de no reír a carcajadas, pero parece que a Pax también le hace gracia.

-¿Qué tal?- saludo a Pax quien se encuentra a pocos metros de mi

-Así que tú eres la famosa Pix.

-Pues esa soy yo chico, de carne y hueso.

-Pensé que eras una mentira creada por este-señala a Adam- como nadie te ha visto en tanto tiempo, hay muchos rumores acerca de ti.

-¿Cómo cuáles?- Pax nota la curiosidad de Lucy y ve una oportunidad para competir con ella.

-¿Qué te parece una apuesta?.

-¿Qué tienes tú, que no tenga yo?.

-Respuestas...si tu ganas, aunque lo dudo responderé a todas tus preguntas y si yo gano saldré en 3 citas contigo.

-Elige otra cosa Pax.

-Está bien...si yo gano tendré un beso tuyo.

Veo como Nicolas lo fulmina con la mirada y aprieta sus puños.

-Una cita Pax es eso o nada...yo no ando con juego de colegialas.

-Me conformo con eso- sellamos el trato con un apretón de manos.

Adam se nos acerca y establece las reglas de la apuesta.

-Esta es la linea de partida- señala a lo lejos el faro-ese es el final.

Pax lo mira como si tuviera tres cabezas.

-Estás loco hombre...ese es el nido de los polis...no podemos solo ir y acelerar en ese lugar.

Ruedo mis ojos antes las vagas excusas de Pax-Eres un marica hombre...si no tienes los. huevos solo dame las respuestas y ya...no quieres ver tu ego en el suelo.

Pax me lanza una mirada enfurecida, y yo solo me rio.

Cuando ambos revisamos nuestras motos nos dirigimos a la línea de salida donde está Adam parado con un megáfono esperando para hacer su "presentación".

-Bienvenidos cabrones y señoritas...esta noche ha resucitado de entre los muertos la mejor corredora jamás antes vista...como da un miedo que me cago encima tiemblen zorras y fantaseen cabrones...con ustedes el demonio PIIIIIX- miro a mi alrededor y veo como todos los chicos gritan mi nombre, las cervezas al aire brindando por mi, todos quieren a pix, pero nadie a Lucille, quito ese pensamiento de mi cabeza y escucho como Adam anuncia a mi contrincante.

-Este chico viene de la élite de el "TORMENTO"...damas y cabrones...hoy presenciaran un duelo entre los dos más grandes competidores que hemos tenido...con ustedes PAAX.

Observo como las chicas acomodan sus pechos y le gritan cosas obscenas.

-¿Estás lista Pixi?.

-Nací lista chico.

Cuando Adam arroja el pañuelo acelero todo lo que puedo, esquivo los botes de basura, pax se une junto a mi y dobla por una calle la cual para mi es el camino más largo para llegar al faro, sigo hasta el nido de polis y acelero más, los que estaban fuera de sus patrullas no lo vieron venir, pero unos minutos despues escucho una patrulla justo detras de mi, giro bruscamente en U y me posiciono justo detrás de la patrulla, en la avenida principal giro a la derecha justo antes de que un camión colisione conmigo, tras acortar camino por varios atajos vuelvo a ver a pax justo detrás de mi, acelero más, Pax grita, pero lo único que veo es la meta. al acercarme el camino está innundado y no puedo frenar, busco otro camino, pero Pax me alcanza y gira para dar la vuelta, al ver que no hay tiempo Lucy busca una manera de llegar primero y ve una "rampa", acelera todo lo que puede y salta por la rampa, al llegar a tierra firme pierde el control de la moto y cae al piso, despierto rodeada de gente mirandome como si tuviera tres cabezas, trato de incorporarme pero Adam me lo impide.

-No debes, te golpeaste fuerte la cabeza.

Al escuchar esas palabras instintivamente llevo mis manos al casco y me sorprendo al no sentirlo.

-¡¿Qué diablos A, me quitaste el casco?!.

-Pix...te golpeaste muy fuerte la cabeza.

Me levento del piso y miro a mi alrededor, todos me miran confundidos, Pax se acerca a mi.

-Tú- dice señalándome- eres Lucille Madoc.

-Sí y Qué.

-Joder..corrí con la chica más rica de todo el país...y tengo una cita con ella.

-Yo no soy....espera ¿Qué?...no Pax aquí gané yo y jodidamente quiero mis respuestas.

-No Luc...-lo fulmino con la mirada -Pix te gané yo.

-En tus sueños...llegué yo primero.

Adam se acerca e intenta cambiar de tema, pero no le doy tiempo.

-Quiero mis respuestas Pax...no jodas conmigo.

Pax me mira divertido y se ríe.

-Eso es una amenaza pequeña Pix...¿El dinero de papi y mami me hará sufrir?.

-Claro que no Pax...el dinero no, pero yo sí- Adam predice mis intenciones y se abalanza en mi dirección para detenerme.

-No Pix...no lo hagas, no vale la pena.

Miro a Pax con desagrado y me alejo, cuando estoy por llegar a mi moto Pax se acerca por atras y me acorrala contra mi moto, me volteo para encararlo.

-¿Qué quieres Pax?.

-Quiero saber más de ti chica.

-Ese no era nuestro trato, recuerda quiero mis respuestas

-Y yo quiero esa cita...esto es un ganar-ganar...mañana a las 11 a.m en el cafe "la mia luce" te daré todas las respuestas que quieras...no llegues tarde.

Antes de que puediera articular una palabra pax se va sin mirar atrás, recojo mi moto y compruebo los daños.

-Eso se ve mal- una voz detrás de mi hace que me de un susto de muerte.

-Mierda A. casi muero aquí de un infarto.

-Si y tambien por tu estupidez de creer que podías volar.

Ruedo los ojos y le sonrio, al ver que no se mueve levanto una ceja y le pregunto.

-¿Quieres que te lleve A?.

-Todavía funciona esa cosa tuya.

-Claro que si...se ve delicada, pero no sabes como de resistente es.

Ambos nos miramos y reímos, arriba de mi moto Adam me pide que lo lleve a su casa la cual se encuentra justo en frente de la mía, mientras conduzco por mi calle puedo ver que en la casa de Owen hay una fiesta como la de "Proyecto X", Adam pide que lo deje aquí.

-Hey Lucy, gracias por el aventón...¿No quieres entrar a la fiesta?.

-Claro que no A, qué haría yo en una fiesta como esa.

-Divertirte como toda adolescente...vamos Pix.

-Está bien, pero tengo que cambiarme ropa.

Adam me mira y alza sus cejas coqueteandome.

-Puedo ayudar.

-Claro que no A...

-Sabes que lo necesitas Lu...no es por ser desagradable pero todo lo que usas es "anti-estético".

-Esta bien Adam...pero si llego a verme como una puta te juro que te castro, aplano tus bolas y las cuelgo en la entrada de tu casa como esas cosas que suenan cuando hay viento-veo como sutilmente protege sus partes y me mira horrorizado.

Llegando a mi casa veo que la luz del despacho de Jack está encendida y decido subir directamente a mi habitación, al pasar por la habitación de mis padres escucho música y se que Suzane está "haciendo ejercicio", al entrar a mi habitación Adam se queda de piedra, mi habitación es rosa pastel con tonalidades en blanco mármol, mi ropa de cama es lila pastel, me encantan todos los colores pasteles.

-No pensé que fuera así.

-¿Cómo creías que era entonces?.

-No lo se...pensé que estaría decorada con cosas como murcielagos o no se...cosas más de tu estilo.

Miro a Adam y me río en su cara.

-Claro...más de mi estilo...por favor Adam soy una chica "normal" aunque no lo creas...

-Eso puedo ver...pero que estamos esperando veamos que hay en tu closet.

Al entrar Adam no ve nada de "su" agrado, tras cambiarme como 50 veces me doy por vencida.

-No tengo nada aquí Adam, por que no vas y te diviertes tu.

-No, no, no, tú pequeña Pixi vienes conmigo.

Al buscar nuevamente Adam encuentra un jeans negro brillante ajustado y un top de color rojo que tiene en la espalda finas cadenas doradas y unos tacones a juego con el top.

-Ponte esto y no salgas hasta que estés lista Lucy.

Dentro del baño miro mi reflejo en el espejo y comienzo aplicarme el maquillaje, terminado esto peino mi cabello y dejo que caiga por mi espalda con suaves risos, al salir Adam se encuenta de pie frente a mi "panel de dibujos" y tiene en sus manos uno de él.

flashback

Un chico alto, de complexión atlética rubio y de ojos azules se encuentra frente a mi preguntándome si quería participar como esas putas que arrojan el pañuelo.

-No yo quiero correr.

-Eso es imposible chica...eres demasiado jóven.

-Todo esto es por ser una chica y no un chico, ¿cierto?.

-No me vengas con eso Lucille...sabes que no es por eso.

-Entonces déjame correr Adam...solo una vez, quiero saber si soy capaz.

-Está bien, pero si algo te pasa no me haré responsable por ti, que quede claro.

-Queda claro como el agua Adam.

-Por cierto...necesitas un nombre para correr.

-¿Un nombre para correr?...¿Cómo cuál?.

-No lo se...debes pensar en alguno ya mismo.

-Ams...¿Nia?.

¿Nia? que es eso...se come...ams, Pix...¿Qué te parece Pix?.

-¿Pix, como los pixeles?.

-Si, exactamente así.

-Está bien para mi.

Adam se adelanta a mi y se posiciona en el punto de partida, coge un megáfono y comienza a gritar.

-Damas y cabrones, esta noche tenemos carne fresca para ustedes...esta chica no conoce límites ni le teme a nada...con ustedes el pequeño demonio PIIIIX.

Muchos aplaudían y ovacionabas mientras que otros me abucheaban, Adam se acerca y estipula las reglas y antes de partir se voltéa a verme y susurra.

-SuerteLlucy...debes tener cuidado y se me olvidaba...felices 16.

fin del flashback

Miro como Adam recorre sus dedos por el dibujo y decido romper el silencio.

-Esa fue mi primera carrera...gracias a ti pude correr, nunca te agradecí esa oportunidad Adam...si hubieses sido otro me hubieras dado calabazas.

Adam no responde y no se voltéa.

-¿Estás enojado conmigo A?...yo lamento si no te gusta el dibujo, solo necesitaba sacar la imagen de mi cabeza...

-No Lu...no estoy enojado, solo algo sorprendido...tienes talento para el dibujo.

-Lo que tú digas A...se nos hace tarde...

Adam vuelve a dejar el dibujo en su lugar y cuando me ve se queda sin palabras y veo como me analiza con la mirada.

-¿Qué opinas?...¿No crees que...no se...me falta algo más de ropa?.

Adam sale de su trance y se acerca a mi.

-Te ves espectacular Lu...wow...ni si quiera pienses en ponerte más ropa, te vez incríble...tienes que aprovechar tu cuerpo mujer- me observa de pies a cabeza- tienes un muy, muy lindo cuerpo y Dios esas piernas...

Fulmino con la mirada a Adam y lo golpeo en la parte posterior de su cabeza.

-No te pongas cerdo Adam y ya vámonos antes que decida ponerme mi pijama y quedarme leyendo algo.

Adam se adelanta y baja corriendo las escaleras, mientras busco las llaves de mi 4X4, al encontrarlas veo que Jack está de pie unos metros más allá, me mira sorprendido.

-Llegaré tarde hoy, voy donde Adam Woodgate, por si te interesa.

Antes de que pueda responder salgo rapidamente, al llegar al garaje busco mi camioneta y salgo a buscar a Adam, cuando nos encontramos en la entrada de la casa de owen un nudo se instala en mi estómago.

-No debería de estar aquí A.

-Claro que sí Lu...tienes que relajarte más, vive por el amor de Dios mujer- al bajarnos todos se voltéan a mirarme, Adam me acerca más a su lado cuando Owen aparece con un vaso rojo desechable.

-¿Qué hace ella aquí Adam?.

-Viene conmigo Owen.

-¿Qué demonios...estás saliendo con la rarita?.

-Ellas no es rarita Owen...Lucy es mi vecina y cuida de lo que dices de las personas que me acompañan frente de mi.

Dicho esto Adam me rodea con su brazo y me lleva a dentro donde está "toda la acción" según el.

-Okey Lucy...esta es una famosa fiesta de Owen...no tiene nada de diferente de las otras fiestas comúnes, pero que se le va hacer...así que chica a divertirse.

Adam se voltea para buscar unos tragos y se pierde entre toda la multitud de chicos, busco alguna cara familiar, pero nada, decido salir a tomar aire, pero una mano se cierra sobre mi brazo obligándome a voltear, me sorprendo a ver los ojos caramelo de Pax.

-¿Qué haces aquí Pixi?.

-Nada que te importe Pax.

-No seas mala conmigo...solo quiero ser tu amigo-me mira de pies a cabeza y siento la bilis subir por mi garganta, Pax no es feo en absoluto, en realidad no hay nada de feo en el, su cuerpo musculoso delata que pasa horas entrenando, sus ojos caramelos son demasiado cálidos, su cabello negro y despeinado, como si hubiese pasado su mano por ahí.

-No necesito amigos, gracias.

-No me malinterpretes Pixi, sé que soy un chico irresistible, pero solo siento curiosidad por ti...nada más.

Estoy apunto de golpearlo cuando una chica pasa y me empuja, caigo encima de Pax y él me mira divertido.

-No pensé que fueras así Pixi...tan...arriesgada...

Me incorporo rápidamente y busco a la chica que me empujo, al no verla por ninguna parte decido dejar solo a Pax y buscar un trago, cuando llego a la barra un chico pelirrojo me mira boquiabierto, no es que sea una santa, pero antes del incidente de Macom manipulaba a todos para que hicieran todo lo que quería y creo que esta noche podría volver hacerlo, le doy me sonrisa más coqueta y bato mis pestañas mientras le pido ron con cola, en la identificación dice "Liam".

-Aquí tienes...

-Pixi o solo Pix...como prefieras.

-¿Eres de por aquí...Pix?.

-Sí, estudio en Middeltown, como la mayoría de los chicos de aquí.

-Pues yo tambien...nunca te he visto en ninguna parte.

-Tienes razón...yo estudio Bioquímica.

-Yo estudio Contabilidad...

-Quizás por eso nunca nos hemos cruzado...tenemos horarios muy diferentes y tu clase está al otro lado del edificio.

-Si, debe de ser por eso.

Me levanto y dejo a Liam solo con otras chicas más, busco a Adam para despedirme, pero no lo encuentro por ninguna parte de la planta baja y jardín, decido subir al segundo piso, mientras camino por el pasillo puedo escuchar todo tipo de ruidos provenientes de las habitaciones, esto parece más un motel/prostibulo/burdel que una casa "decente", abro una puerta al azar y quedo congelada en mi lugar, encuentro a Adam desnudo junto a "Owen".

-¡Oh mi hodor!...¡Qué mierda!.

Adam y Owen me miran, me volteo rapidamente y cubro mis ojos.

-Dios...yonoquisevereso... solo...agh adios.

Salgo corriendo de la habitación, cuando estoy en la puerta principal Owen grita desde la escalera.

-¡Lucille!, detente en este momento...

Owen está bajando rápidamente las escaleras y al llegar donde estoy toma bruscamente mi brazo.

-No es lo que piensas.

-Yo no pienso nada.

Owen me dirige a las escaleras y me empuja para que suba, trato de resistirme, pero es inutil, me volteo y mis ojos se conectan con los de Nicolas quién se encuentra parado en el umbral de la cocina, Owen bufa y me lanza a su hombro, lo golpeo y el devuelve el golpe.

-Pero ¿Qué?...

-No me golpees Lucille, por que yo también lo haré.

Llegamos nuevamente a la habitacón y Adam de encuentra con el torso desnudo todavía, me mira totalmente relajado.

-Mira Pix...lo mío con Owen es estrictamente privado, nadie sabe, solo tú y espero que continúe en secreto.

-¿Pero por qué en secreto?, ambos son adultos, pueden hacer lo que se les venga en gana.

Owen me mira y resopla.

-Si tan solo fuera así de fácil Lucille...mis padres no lo tolerarían...me botarían a la calle sin un centavo...adiós coche, casa, dinero, herencia adiós a toda mi vida.

-No puede ser así de malo Owen...es tú vida, no la de tus padres...

-No lo entiendes Lucille...las apariencias es más importante que su hijo...su único hijo...además tú que sabes de vivir, si pasas escondiendote de todo el mundo después del "incidente".

-Es por eso que ambos solo tienen ligues de una noche ¿No es así?...sabes que no me gusta hablar sobre eso Owen...si en realidad me conocieras sabrías que se disfrutar más que ustedes dos juntos.

Me volteo, pero Adam me sostiene del brazo y me obliga a girarme, Owen mira a Adam y puedo sentir el amor de ambos, es tan fuerte, su hilo rojo jamás podrá romperse, aunque muchos lo intenten ellos son almas gemelas que están destinadas a la grandeza.

-Uff...chicos...yo no diré absolutamente nada pueden confiar en mi-miro a Adam y luego señalo a Pwen- aunque a ti no te agrade, puedes confiar en que no diré una sola palabra de lo que vi, pero quiero que ambos me prometan que si necesitan algo seré la primera en enterarme...sea lo que sea, siempre podrán contar conmigo.

Owen me mira incrédulo y en sus ojos hay una gran lucha interno, hasta que por fin decide hablar.

-Siempre te hemos juzgado mal todos estos años Lucille... lo lamento...eres muy buena persona, lamento todo lo que he dicho sobre tí...sé que te conozco desde que tengo uso de razón, pero hable tan mal de ti, espero que puedas perdonarme...soy un jodido imbécil Lucille...y entiendo que necesites tiempo para asimlar todo lo que te estoy diciendo, pero por favor...perdoname.

-Tranquilo Owen está todo perdonado, todo quedo atrás...no debes preocuparte, y tú no eres un imbécil, jamás pienses eso de ti mismo...eres más que eso, veo potencial en ti...ocupas una máscara para protegerte de la gente...esa máscara es cruel e inhumana...ese no eres tú...la bondad y el amor fluyen como un río atraves de tu corazón... eres luz Owen...nadie puede arrebatarte eso...nadie.

Owen me abraza y Adam se nos une al abrazo y en poco rato somos una masa de pies y brazos, Owen me libera y me sonrie, una auténtica sonrisa que ilumina todo su rostro. Adam besa mi cabeza y la alza.

-Eres especial Pixi...no eres un fenómeno...ellas no saben lo que dicen...es envidia Lu...tú eres fantástica...eres cálida y aveces fria...das paz, aunque cuando te enojas...

-Entiendo, entiendo Adam...soy ambas.

-Y eso te hace ser tú...Lucille Madoc...eres solo tú y es así como ambos hemos apredido a superar esa envidia hacia a ti...

-¿Envidia...ustedes hacia mi?.

-Claro que si Pixi...tu lo tienes todo...inteligencia, belleza...

-Sabes que solo tengo inteligencia...

-No te das cuenta de tu belleza Lucille...tu te escondes del mundo...debes salir Lucille...tienes que hacerlo... tu interior grita por salir a la luz, eres hermosa y todos lo saben menos tu...es por eso que las chicas te desprecian y también por que Addison hace comentarios sobre ti...por que si llegas a ver tu potencial, ella no sería nada comparada contigo Lucille, nadie es nada comparada contigo...

-Esta bien chicos...los dejo para...ams...sigan divirtiéndose.

Ambos se ríen y me dan un último abrazo, salgo y busco la puerta principal para volver a mi casa, pero Pax me detiene en seco.

-Hey Pixi, ¿ya te vas?...es temprano aún y la fiesta todavía no comienza, ven aquí- Pax me empuja hacia su costado, trato inutilmente de alejarme de él.

-Suéltame Pax...no estoy con ánimo para tratar con un idiota como tú.

-Te dejaré ir, solo si me prometes ir mañana a "nuestra cita".

-Está bien imbécil ire, pero ahora suéltame antes de que te arranque los huevos con una mano.

Pax se ríe en mi oído, y un escalofrio recorre mi cuerpo,-nos vemos a las 11 Pixi- salgo lo más rápido de ahí y busco mi jeep, conduzco hasta mi casa y las luces están todavía encendidas.

-No es posible...Jack- bufo y cuando salgo de mi camioneta Jack abre la puerta principal y se queda parado en el umbral, camino hasta donde se encuentra, pero las luces de las farolas se van apagando, giro y veo a alguien envuelto en sombras, eso se está acercando y con cada paso las luces se están apagando, jack llega a mi lado y me empuja para que entre a la casa, pero soy incapaz de moverme, mis pies no responden, eso está a pocos metros de mi y Jack se posiciona delante mio.

-Lucille quiero que entres a casa, busques a tu madre y se oculten.

-¿Qué es eso Jack?.

Eso emite una especie de risa y señala a Jack.

-Ni siquiera ella te respeta...solo eres un desperdicio...entregamela y todo terminará "Jack"...ella no vale la pena, por su culpa tu madre se ha ido, es hora de devolverle el favor ¿No crees?.

Mi collar arde y una voz se escucha en mi cabeza.

-No es tu culpa pequeña Ignea, era tiempo de partir de este mundo, para ir a uno mejor...debes de ser fuerte Ignea...las cosas malas vinieron por ti...es hora de reclamar tu legado pequeña mia...no sabes cuán doloroso es para mi no poder estar ahí en este momento...no dejes que te alejen Ignea...reclamate a ti misma amor...a ti misma-.

-"komm raus ins Licht."-sal a la luz-

Suzanne sale corriendo de la casa y se acerca a Lucy, violeta contra turquesa, miles de preguntas sin respuestas, Lucy se adelanta a Jack y se encuentra cara a cara con eso.

-¿¡Quién eres!?, ¿¡Qué quieres de mi?.

-Soy Cilius... vengo desde un planeta muy lejano, es tanta la distancia entre estos mundos que el nombre knowhere no tiene significado para ti niña estúpida...yo soy uno de los grandes...la peor pesadilla de todas las civilizaciones existentes y por existir, puedo traer a la vida tus mayores miedos...dejame resfrescarte la memoria "hoy mi mundo está cayendo al igual que tú".

Un escalofrio recorre mi cuerpo y recuerdo donde escuche esas palabras al igual que el cántico que me hizo despertar, eso se acerca a mi, me aferro a mi collar y ruego a los dioses sin rostro que funcione mi plan suicida, miro fijamente a Cilius a sus ojos negros extrañamente familiares para mi y comienzo a hablar en Alemán.

-"komm raus ins Licht"-.sal a la luz.

Un destello de luz plateada envuelve a Cilius, escucho sus gritos pidiendo ayuda, pero no me afectan ni me dan compasión en absoluto, al contrario me dan paz, una sensación tan satisfactoria que no tiene límites, de entre la luz aparece mi maestro de biología el señor Wates, pero no como yo lo recuerdo, sus ojos son letalmente frios y sin emociones, su boca está torcida en una horrible mueca, sus uñas son tan largas como las mias, me mira con desprecio y se acerca un paso más a mi.

-Vaya, vaya, creo que tenían razón a cerca de ti Lucille Madoc...

-¿Se-señor Wates?.

-Se-se, claro que soy yo niña estúpida.

Miro a Jack y Suzanne, pero ambos me reuyen la mirada.

-¿Qué diablos está pasando aquí?.

El señor Wates mira a Jack y a Suzanne mientras aplaude lentamente.

-Creo que no les ha funcionado lo de mantenerla en la ignorancia ¿No es así Trayon?...yo se quién realmente eres pequeña Lucy ...y también Rowena sabía quién eras, pero eso no la impidio a que te tomara cariño, alguien como tú no debería de ser amada Ignea...no mereces nada de nadie...eres un ser despreciable...es por eso que tus padres te han dejado...¿O tampoco le han contado sobre sus padres? ellos fueron tan estúpidos por a ver creado una abominación como tu...

-Basta- la voz de Jack retumba por toda la calle- No le hables de esa manera a mi hija Cilius, ella no tiene nada que ver esta estúpida guerra entre ambos bandos, asi que lárgate de nuestra casa y deja a Lucille en paz, por el amor a Baal...

-¡No metas a Baal en esto Trayon!...ella debe morir y tu lo sabes TODOS lo saben...no es tu deber protegerla...

-Claro que es el mio, como el de Antíope...ella es ambas y tú lo sabes...

Nuevamente la voz se escucha en mi cabeza, cada vez es más intensa, cuando reconozco que es la voz de mi abu una lágrima se derrama por mi rostro, la voz intenta calmarme, pero no puedo, se que tengo que seguir con el ritual, pero recuerdo que debo hacer, la voz me indica que debo recitar lo que ella dijo mientras caía por el acantilado, repiro profundamente y miro al señor Wates a los ojos.

-" Las leyendas, mis espiritus, mis guías

quiebren el puente

que lleva a estas sombras de su mundo

al mundo siguiente"-.

Un destello de luz plateada vuelve a envolver al señor Wates, sus gritos son más desgarradores que antes no se cuanto tiempo estuve repitiendo esas palabras que al momento que Jack toca mis hombros salto hacia adelante instintivamente, me acerco hasta el lugar donde estaba el señor wates y encuentro una nota en el piso.

-No te acerques a eso Lucille, puede ser peligroso.

Me volteo para ver a Jack y Suzanne mirandome fijamente, siento la ira recorrer cada célula de mi cuerpo, la rabia inunda mis venas, trato mantener mi tono normal, pero lo que veo en los ojos de Jack y Suzanne me hacen explotar.

-¿¡Qué mierda fue todo esto!?...acabo de matar a mi profesor de biologia...solo por que escuche a mi abu decirmelo...¿Qué está pasando aquí?, ¿Por qué a mi- lagrimas bajan por mis mejillas y caen al piso, no sé en que momento comenze a llorar, pero ahora no puedo parar, Suzanne se acerca a mi y acaricia mi cabeza con tanta dulzura como cuando yo era pequeña, pasa sus finos dedos por mis mejillas secando las lágrimas que caen obstinadamente.

-No debes llorar Lucille...tu eres más fuerte que esto...si lloras por todas las cosas malas que te pasarán terminaras inundando todo los planetas-Suzanne mira a Kack- es momento de hablar con ella Tray...Jack, es momento de que ella se entere de lo que está tras ella.

Me alejo de Suzanne y recojo la nota del suelo y la guardo en mis jean, Jack me mira, pero aparta la mirada rapidamente.

-Todavía no Suzanne...no está lista aún.

Suzanne se acerca y le da una bofetada a jack, salto por el sonido que produjo el golpe.

-No te atrevas a decir que no Jack...ella no está lista por que no sabe nada...tú decidiste que era lo mejor para ella y te apoyé incondicionalmente y ahora es tu turno de apoyarme a mí...Lucille se enterará de todo, y ya no abrá secretos en esta familia.

Involuntariamente suelto una sonora carcajada, ambos me miran enojados, Jack da un paso hacia mi, si las miradas mataran la que me está dirigiendo Jack en este momento me tendria bien, pero bien muerta.

-¿Qué te hace tanta gracia Lucille?.

-Lo que ha dicho Suzanne.

-¿Qué parte?.

-Que somos una familia, más familia para mi es Jessica que ustedes dos juntos.

Suzane se acerca y toma mi rostro entre sus frias manos.

-Quieras o no somos una familia...es lo que te ha tocado y no puedes cambiar eso.

-Si pudiera hacerlo no dudes que lo haría sin pensarlo dos veces.

Me alejo de Suzanne y entro a la casa, estoy apunto de subir las escaleras cuando Jack me sujeta del brazo.

-Tenemos que hablar.

-Yo no quiero hablar contigo Jack- escupo su nombre como si fuese veneno- el tiempo de hablar paso hace mucho.

-Si sabes lo que te conviene vendrás conmigo por las buenas antes que te arrastra hasta mi despacho.

-No ire contigo- trato de aflojar el agarre de mi brazo, pero es demasiado fuerte,Jjack me arrastra prácticamente hasta su despacho, solo una vez estuve aquí y no fue bonito.

flashback

-¿Papi estás aquí?.

Abro lentamente la puerta del despacho de mi papi, recorro todo el lugar, pero no logro verlo, entro y en medio de una mesa hay un cuenco con agua, en el fondo hay una daga con una gema roja, hay estantes llenos de libros grandes que parecen enciclopedias, me subo a una silla para alcanzar el cuenco con agua, meto mis manos para tomar la daga, mientras observo la opaca gema roja la puerta se abre bruscamente me pincho el dedo y la gema cobra un brillo cegador, mi papi me grita que me aleje, pero solo observo como la gota de sangre cae lentamente hasta tocar el agua, imagenes se comienzan a formar en el agua y una dulce voz retumba en la habitación.

-Hace muchos eclipses de sangre atrás en el momento de luz y oscuridad...en el equilibrio de todo nació una pequeña niña, fruto del bien y el mal, producto del equilibrio, era la salvacíon para todos, pero la condena para sus padres, sin otra opción decidieron dejarla fuera de sus vidas y alejarla de cualquier peligro, pero ellos no sabían que el destino de la pequeña ya se encontraba escrito en las estrellas de cualquier universo, sus padres la entregaron a la mejor familia de protectores, ellos son la élite de cualquier sociedad, la pequeña vivió y creció en la ignorancia o eso es lo que ellos creían, ella obedecio y desobedecio al mismo tiempo, ella puede ser la salvacion y la condena de todos...ella eres tú lucille madoc...¿quieres conocer tu futuro?...¿quieres ver tu pasado?...solo debes concentrarte en las ondas del agua y sumergirte, despeja tu mente, libera tu espiritu y abre tu corazon-.

Me acerco más al cuenco y hundo mi cabeza completamente en el.

Llegará el día en que tendrás que luchar por ti, por los que conoces y por los que no, pero debes tener cuidado, por que hay mucho más que vidas en juego aquí...por que tu corazón es el premio mayor...tienes que tomar una dificil decisión, entre el amor o el odio, entre el bien y el mal...el destino de todos depende de tu decisión, debes elegir con el corazón y la mente y así tu espiritu encontrará la paz...

-recordando el pasado,

el amor que has perdido no fue detruido

sino apartado a lo más alejado.

sigue latiendo, sigue viviendo

si lo quieres encontrar te tienes que preparar

puede estar aquí

o puede estar allá

solo recuerda...

a un mundo de distancia lo podrás encontrar...-

Me despierto en los brazos de mi mami, ella está llorando y yo acerco mi manito hasta su palido rostro para secarlas, ella ve que estoy despierta y llora aún más.

-No llores mami...no quiero verte llorar...

Mi papi se acerca hasta donde mi y me abraza, luego se aleja y todo el brillo de sus ojos a desaparecido.

-No quiero verte jugar nunca mas aquí Lucille, no quiero que entres a este lugar, si me buscas golpea y si no abro te marchas ¿Entendido?.

Agacho mi cabeza y asiento lentamente, pero mi papi me vuelve a repetir la pregunta.

-¿Entendido?.

-Sí, papi.

-Así me gusta.

fin del flashback

Jack me deja de pie en medio de su estudio, miro a mi alrededor, los libros gigantes de los estantes siguen siendo los mismos, Suzanne se aclara la garganta, me volteo para encontrarla sentada en una silla cerca de la lampara.

-Ven a sentarte Lucille...hay muchas cosas que debemos explicarte-me siento frente a ella y Jack.

-Entonces hablen...estoy aquí para escuchar.

-No es tan facil como crees hija.

-¿Pfff...hace cuantos años que no me dices hija Jack? ¿Y tú Suzanne cuánto ha pasado? así que no me digan hija ninguno de los dos por que no soy su maldita hija.

Jack aprieta sus puños hasta que se vuelven blancos.

-Tienes nuestro apellido asi que eres nuestra hija, así que te equivocas en esa parte, pero solamente en algo tienes razón... tu estas maldita.

-y quieres que te crea eso...es lo más absurdo que ha salido de tu boca hasta este momento.

-Vamos a empezar por el principio...mi nombre real es Trayo...

-No me digas.

Jack golpea la mesa con su puño-Callate de una puta vez Lucille y escucha, pase lo que pase, diga lo que diga tu no abriras la boca ni para decir mu entendido- asiento llevemente con la cabeza.

-Mi nombre es Trayon y ella es Antíope...mi hermana, Rowena es nuestra madre, pero ella no se llama así, su nombre es Tyfra, todo esto comenzo hace muchas lunas atras, tantas que ya ni las recuerdo...yo conocía muy bien a tu madre y Antíope a tu padre, eramos grandes amigos además de ser sus protectores, tu no fuiste la única persona que perdio algo ese día Lucille, nosotros perdimos a nuestros mejores amigos, a nuestros protegidos y nuestro hogar...yo era el guardian de tu madre Krysial, ella era realmente hermosa su cabello negro caía por su espalda, sus ojos tambien eran negros pero estaban llenos de emociones que luchaban por salir... nosotros siempre estabamos juntos, era su confidente....su único amigo...cada luna roja tu madre no dejaba a nadie entrar a su alcoba, ni siquiera yo tenia permitido el paso, Krysial cada vez hablaba conmigo a cerca de un sentimiento que le desperto curiosidad...el amor, trate de convencerla de que me diera el nombre de quién estaba enamorada, pero me lo dijo cuando ya era demasiado tarde...tu padre por otra parte era bondadoso, al contrario de tu madre, alto, de ojos tan grises que se llegaban a confundir con blanco, ellos se encontraban cada luna roja en los jardines de los Dioses cuando ambos lados se reunian por un pacto firmado muchisimas lunas atras, pasaron años y ambos comenzaron a reunirse en los limites de ambas tierras en una pequeña casa gris...una noche escuhe a tu madre llorar mientras dormía llamaba a tu padre Dimka, en ese momento supe que estábamos condenados todos a pagar por sus pecados...pasaron meses y tu madre se veía muy deprimida, vagaba como un alma en pena por los jardines, una noche mientras hacia guardia Krysial me pidio ir por miel, cuando volví vi a tu padre llevarsela, di la alarma y todos lo siguieron, pero simplemente desaparecieron, pasaron meses y tu madre se contactó conmigo me pidio ayuda solo a mi por que solamente yo podía ayudarla...fui dos días después y ella me recibió con los brazos extendidos como si nada hubiese pasado, tu padre se encontraba adentro en una silla contigo en sus brazos, al momento de verte supe que eso estaba mal, quise hacer entrar en razón a tu madre, que volviera a casa, que alejara a Dimka y a ti de su vida, que los olvidara, pero ella se negó y me dijo que ambos eran su vida ahora y prefería morir antes que dejarlos, tu padre se levantó de la silla y se acerco a mi y me dijo que te mirara, apenas te vi supe que eras poderosa, abriste tus ojos y me miraste, tus ojos lilas con pequeñas motas doradas eran todo lo que mantenia mi mundo de pie, tu eras la gravedad en ese momento...del cuarto salio Tyfra con una sonrisa radiante, al verme ella me abrazo y me dijo ¿No es hermosa Trayon?, yo solo te miraba mientras tu volvias a cerrar tus ojos, vi a mi madre y le dije si, lo es, pero es un error que pagaremos con sangre y todos lo sabemos, tu madre se acerco a mi y tomo mis manos entre las suyas y me dijo:-Es por eso que te necesito Trayon, tu eres en quien yo más confío y te necesito en este momento amigo del alma... no es fácil para mi pedirtelo, pero necesito un favor tan grande que te llevará toda tu vida cumplirlo...te entregaré lo más importante para mi...y debes prometerme que la protegeras hasta con tu último aliento de vida, se que pido demasiado, pero si realmente me quieres me harás este favor.- mire a tu madre y le respondí que te protegería con mi vida y daría hasta mi último aliento de vida para mantenerte a salvo, tu padre había acudido a mi hermana por ayuda y mi madre se ofrecío para ayudarnos, estuviste un mes con ellos, se veían tan felices, eran una verdadera familia, pero todo lo bueno tiene que acabar...el destino de tu padre y tu madre se vio interrumpido por una guerra que jamás acabaría...nos encontrabamos nosotros cinco en la casa cuando un grito rompio la burbuja que nos mantenía a salvo en ese lugar, tu madre te entrego a Tyfra y le dijo que ya era tiempo de separarse y ambas se marcharon, al salir nos encontramos con una masacre, luchamos en donde nos correspondia, fue una batalla salvaje, tu padre y tu madre lideraron sus tropas hasta con su último aliento, ambos se encontraron cara a cara y decidieron morir por la mano del otro, cuando sus cuerpos tocaron la tierra las sombras y la luz retrocedieron al instante, Antíope y yo corrimos hasta donde se encontraban, sus últimas palabras para nosotros fueron...-Cuiden de nuestra Ignea y cuando sea el momento diganle que la amamos hasta con nuestro último aliento...-ambos se miraron y se dijieron te amo, luz y sombras se arremolinaron sobre sus cabezas y desaparecieron dejando atrás las primeras rosas que crecen fuera del jardín de los Dioses...Antíope y yo huímos de nuestros hogares, abandonamos todo sin importar las consecuencias, nos marchamos con rumbo a Xagar para reunirnos con Tyfra, al llegar nos enteramos por el oráculo que tu destino estaba escrito en las estrellas, Antíope decidio que lo mejor para ti era crecer en un lugar común donde nadie te conociera a ti y a nosotros, un lugar donde los conocimientos son limitados,un lugar común como la Tierra, tomamos solamente lo necesario, volvimos al lugar donde tu madre y padre murieron, y encontramos un baúl y todas tus pertenencias en un pequeño bolso, tomamos lo necesario y viajamos hasta aquí, para nosotros no fue fácil acostumbrarnos a este estilo de vida, al contrario que tu, te desenvolvías muy bien, pero había momentos en que tus "dones" aparecían y con ellos amenazas, Antíope y yo nos mudabamos cada vez que tus dones se manifestaban, ambos nos mantenimos informados sobre la situación en nuestro mundo y sabíamos cuando venían amenazas, pero no por ti, pero algo cambió el año pasado, y nosotros no sabemos que, tus familiares se enteraron de tu existencia y estan tras de ti para destruirte, eres una amenaza para ellos...eres el fin de la guerra sin que ninguno de los dos ganen... tu eres el equilibrio Ignea...

Miro boquiabierta a Jack, me levanto y lo apunto con el dedo.

-No piensen siquiera que les voy a creer, eso es absurdo.

-No es absurdo Lucy...

-¡No! eso es mentira.

-Claro que no Ignea.

-Mi nombre es Lucille Madoc, no Ignea

-A ti no te molestaba cuando mi madre te llamaba así...se que es mucha información que procesar por eso subiras a tu habitación y despejaras tu mente...mañana temprano seguiremos hablando de esto.

Jack se levanta junto con Suzanne y dan por terminada la conversación, subo las escaleras y la puerta de la habitación de ellos está abierta, nunca he entrado a su cuarto y cuando lo veo por primera vez estoy realmente sorprendida hay dos camas y estan cada una lo más alejada posible de la otra blanco y negro divide la habitación por igual la ropa de cama combina con las paredes, cierro la puerta y me dirijo a mi habitación, voy por mi polera de homero que uso de pijama y entro al cuarto de baño, cuando termino de ducharme busco mi telefono y encuentro un mensaje de un número desconocido.

Nos vemos mañana a las 11 en punto en el café la mia luce pequeña pixi no faltes te estare esperando ;) <3.

-Pax-agendo su número y le envio un mensaje de vuelta.

Como conseguiste mi número¿?...ahí estaré no te preocupes yo no soy como tú...yo si cumplo mi palabra.

No pasan ni dos segundos cuando el me llama, contesto al segundo timbre.

-¿Pax?.

-Claro que soy yo Pixi, ¿Quién otro podría ser?.

-No lo se, quizás un psicópata o alguien mucho peor...tú.

-Eres muy graciosa Lucille...¿Qué estás haciendo ahora?.

-¿Yo? nada estaba a punto de dormir cuando vi tu mensaje.

-Espero no haberte quitado el sueño Pixi.

-Ni en broma se me quitan mis 24 horas de sueño.

-Eres muy cómica Lucille, deberías ser comediante...no se te olvide nuestra cita.

-Claro lo que tu digas Pax...mientras yo consiga mis respuestas estará todo bien y que quede claro cuando yo tenga lo que necesito me marcho ¿okey?.

-Si,si lo que tú digas nos vemos dentro de unas horas Pixi...espero que sueñes conmigo.

-No gracias, no quiero tener pesadillas esta noche.

Finalizo la llamada y dejo mi teléfono, me levanto de mi cama y voy hacia la ventana, miro fijamente el lugar donde mi profesor de biologia desaparecio entre gritos, me recuesto sobre el alfeizer y mientras miro el cielo recuerdo el cofre que está escondido en la cabaña, quiero saber más del cofre, me alejo de la ventana, busco las llaves de mi moto y cierro con seguro mi puerta, busco en mi armario ropa para cambiarme y opto por unos shorts negros, mi sudadera con capucha negra y mis zapatillas para correr, de mi último cajón cojo dos linternas, baterias de cambio, una manta rosa (lástima que se arruinará) barritas de cereales y tres botellas de agua, busco ropa para la cita y me decido por unos jeans negros mi camisa a cuadros roja con negro y mis vans rojas guardo todo dentro mi mochila, abro lentamente la ventana, bajo cuidadosamente hasta las canaletas, salto a un grán árbol y comienzo a bajar hasta llegar a tierra, saco mi moto sin hacer mucho ruido, camino hacia la casa de Owen y enfrente de esta arranco y veo como las últimas personas de la fiesta van desapareciendo en sus autos, conduzco lo más rápido hasta llegar al bosque, entro con cuidado, al llegar aparco la moto al lado de la casa y la cubro con una gran tela blanca, entro y le echo llave a la puerta saco una linterna y me dirigo hasta donde escondí la caja, la coloco en la misma mesa de antes y veo que está cerrada, recuerdo haber dicho las palabras que sanaron a Nicolas y que al volver a esta habitación el cofre se encontraba abierto, vuelvo a recitar las palabras y la serpiente que tiene por cerradura se desliza lentamente, cuando por fin se abre veo nuevamente este papiro que tiene por título "Árbol Genealógico de la Familia Real Lux", hay muchas piedras preciosas que no logro reconocer, pero se encuentran opácas, un diario identico al mio, pero su cerradura es una A, tomo una piedra roja y soy envuelta por las sombras.

estoy de pie en un jardín lleno de flores que jamás e visto, un gran manzano está en el centro del jardín, miro el cielo y la luna es tan roja como la sangre, camino hacia el manzano, pero me detengo al oír unas voces, me acerco lentamente y logro ver a dos personas sonriendose mutuamente el chico es alto, sus ojos son casi blancos, su musculatura se puede apreciar por encima de la ropa que lleva puesta, su cabello rubio rozando el color plata con unos pequeños mechones que caen por su frente la chica es todo lo opuesto a él, es más baja que el, sus ojos son negros y su pelo cae liso por su espalda, son tan diferentes a simple vista por una parte él desprende confianza, seguridad y bondad y por otra ella desprende maldad, frialdad y miedo, lo único que tienen en común son las emociones en sus ojos, amor se lee por todas partes de sus cuerpos, la chica le susurra al oído y corre, hacia el manzano con una sonrisa en su rostro, el chico niega con una sonrisa tirando de la comisura de su boca y va tras ella, cuando pasa frente de mi veo que el realmente la ama, cuano la alcanza el le entrega una piedra roja que brilla tanto como esta luna, ella lo abraza y una luz blanca me saca de ese lugar.

Suelto rápidamente la piedra y cae con un ruido sordo al piso, el brillo que carecía vuelve a ella, la recojo nuevamente y nada sucede, no soy transportada a ningún sitio, vuelvo a dejarla en su lugar y tomo una de color verde.

Me encuentro en el mismo jardín y la misma luna roja se posa sobre mi cabeza, los dos personas que vi antes se encuentran recostados bajo el manzano mirando el cielo, algo a cambiado en ellos, el se ve más mayor al igual que ella, pero sus ojos siguen siendo los mismos están llenos de amor de el uno por el otro, el señala una estrella y ella se rie mientras niega, el la toma en sus brazos y la besa cuando ambos quedan sin aliento el la acerca más a su lado y la gira para que sus ojos queden a la misma altura, de un bolsillo saca la piedra verde brillante, ella lo mira con incredulidad y se lanza hacia él besándolo por todo el rostro, la luz blanca me cubre por completo y me saca nuevamente del jardín.

Dejo con cuidado la piedra en el cofre, miro fijamente las dos restantes y si esas personas de antes eran mis padres espero no ver el día en que me crearón, con este pensamiento un escalofrio recorre mi cuerpo, miro la tercer piedra y estaría dispuesta a jurar que es un diamante, tomo el supuesto diamante.

Me encuentro en el mismo jardín, la mujer se encuentra sola, mira para ambos lados, cuando ve que no hay nadie ella abre una puerta en el centro del manzano la sigo y entro detras de ella, estamos frente a una casa gris, un hombre la espera en el pórtico, ella corre a sus brazos, el la besa hasta quedar sin aliento, los sigo hasta que entran a la casa, el se arrodilla y le tiende un diamante, ella se le echa encima y lo besa, pasan los minutos y ambos se van a diferentes habitaciones, ella sale con una especie de vestido de novia negro y con un velo a juego, las joyas combinan con su atuendo, él sale vestido de blanco, los dos salen al exterior, dicen palabras que no puedo escuchar y se besan dulcemente, cuando se encuentran adentro ella va al baño y tras unos minutos sale con una bata, el ambiente en la habitación esta cargado, los ojos de ambos son deseo puro, se que tengo que salir de aquí, pero la luz aún no se presentan, ella va directamene hacia el y deja caer la bata, en la muñeca tiene una A, el la toma de la muñeca y puedo ver que tambien tiene una , pero es una V, la luz llega y me saca de ese lugar.

Suelto la piedra en la caja y paso mis manos por mi cabello una y otra vez.

-Dios que asco...no puedo creer lo que vi...agh me gustaría poder olvidar como me hicieron...necesito clorox para mis bellos ojos.

Me queda una piedra, es un color inusual un rosa muy palido, la tomo con cuidado y voy nuevamente al jardín.

Él esta bajo el manzano esperandola, pero ella no llega, puedo sentir su angustia, y por el brillo en sus ojos puedo decir que ha tomado una decisión, se levanta rápidamente de su lugar y se adentra en el jardín, lo sigo muy de cerca y puedo ver algunas de nuestras similitudes, un castillo se alza sobre nosotros, el mira las ventanas y comienza a trepar, yo me quedo de pie donde estoy, se que no seré capaz de hacerlo sin matarme, pasan uno minutos y los veo a los dos, ella está aferrada a él y el baja muy rápidamente, una alarma se escucha, gente grita por todas partes, armas chocando a lo lejos, al momento de tocar el suelo ellos corren hasta el jardín y yo voy tras ellos jadeando, llegamos al manzano y ella abre la misma puerta de antes, los sigo hasta la casa, se miran por unos instantes antes de besarse apasionadamente, cuando se separan ella mira hacia su vientre que está levemente hinchado, el le sigue la mirada y al ver el vientre cae de rodillas ante ella, ella le alza la cabeza y asiente, el le besa el vientre antes de ponerse de pie y besarla a ella, el la toma en sus brazos y le da vuelta en circulos por la habitación, se ven muy felices, ellos se pertenecen el uno al otro, todo comienza a girar y vuelve a parar ella esta en labor de parto y el la esta ayudando, Tyfra sale del cuarto con toallas y agua, pasan algunos minutos cuando nace el bebé, tyfra se la entrega a su madre y desaparece en la otra habitación, lagrimas caen en los rostros de ambos, el alza al bebé y este abre sus pequeños ojos violeta, la luz blanca me saca del lugar.

Dejo la piedra en su lugar y me siento en el sillón a procesar toda esta información, pasan algunas horas y saco de mi mochila dos barritas de cereal con una botella de agua y la manta, tras comerme todo y beber más de la mitad de la botella me quedo dormida.

April 9, 2019, 11:09 p.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter Capítulo 2

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 3 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!