La nostalgia y un ósculo Follow story

sebaswillis Sebastián Willis

Carlos y Sandra, adolescentes que viven día a día infortunios de la sociedad moderna. Dos personalidades formadas a raíz de tragedias, situaciones lamentables, problemas sociales que a lo largo de la historia van dando fruto a momentos angustiosos y felices a la vez. ¿Debemos dejar ir a lo que más queremos? ¿Estamos condenados en esta sociedad? En la historia habrá los monólogos de Carlos, es un pensamiento sin uso de puntuación, es el libre pensar.


Romance Contemporary All public. © Todos los derechos reservados

#nostalgia #juventud #romance- #amor- #conflictos
8
4.2k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Desde lo interior

Todo parecía tranquilo, una mañana fría de invierno limeño—Un día más—decía Carlos que se levantaba con inquina y pereza para hacer su rutina monótona. Carlos vivía con su madre y su hermano menor. La madre de Carlos, una mujer joven que no pasaba los cuarenta, cuya única voluntad era sobrellevar la situación de su hijo que tras la muerte de su padre, un año aproximadamente, acarreaba aún el dolor y la aflicción que había dejado esta tragedia.

Carlos de contextura delgada, ojos marrones que proyectaban una señal de querer sobrellevar todas las situaciones posibles, chico aplicado en sus estudios, interesado por los temas de filosofía, las lecturas que le hacían escapar más de una idea acerca de cómo encaminarse por el sentido de la vida, lo cual hacía que fuese un chico interesante, pero a la vez ensimismado en sus ideas. Carlos sale de su pequeño cuarto, baja por las escaleras de pocos peldaños y se encuentra con su madre en la cocina.

—Buenos días mamá—decía Carlos con una voz ronca.

—Hola hijo, veo que no ha cambiado tu semblante, te he preparado un sándwich y un jugo de fresa.

—Muchas gracias madre, pero no tengo hambre esta mañana, comeré algo apenas llegue al colegio. Hoy tengo que llegar temprano para hablar con mis compañeros acerca del viaje de promoción.

—Te lo he hecho con tanto cariño Carlos, pero bueno yo me lo tomaré enseguida.

—"Prefiero no seguir hablándole más por ahora a lo que dice de ahí seguirá insistiéndome y se me hará más tarde pero tampoco quiero comer no tengo apetito últimamente"—pensaba Carlos que en estos días solo comía a veces el desayuno y rechazaba el almuerzo de su madre.

—Bueno, que tengas un lindo día hijo, hoy tengo muchas cosas por hacer, nos vemos hijo, yo me voy a trabajar. La actitud de Carlos le estaba generando suspicacia pero esta solo atinó a decirle que cuide a su hermano para que no reciba alguna queja de él.

Carlos agarró su mochila, salió de su casa, cerró la puerta, se fue de mala gana, como si algo le perturbara.

Yacía en el interior de Carlos la ansiedad sobre la problemática que presentaba su madre tras la muerte de su padre, más allá de querer transmitir una tranquilidad que se apoderara de aquellos pensamientos hoscos, frívolos y lúgubres, pero solamente llegaba a proyectar un rostro apesadumbrado producto de aquella fatalidad, pero ¡hay que aprender de ello! —La muerte se llevó a mi padre pero aún sigue existiendo—se decía a sí mismo.

Ya en la calle, Carlos pasaba por la avenida principal, era un sitio muy cargado de problemas sociales, pero era obligatorio pasar por ahí. Cuando Carlos iba caminando con paso lento, vio algunas peticiones en cartas y escuchaba a los portavoces clamando las desigualdades, clamando la famosa palabra "justicia" pero Carlos en su interior decía lo siguiente: "Justicia es lo que quieren pero no saben apenas el accionar de este". Carlos era un chico interesado en la política, quería estudiar Derecho, algo raro a su edad, entendía muy bien que también formaba parte de esta sociedad, no era esquivo a ello. Mientras llegaba a su colegio las voces de aquellas personas se hacía con mayor fuerza: "Esto es insoportable, uno ya está harto de tanta patanería por parte de las fuerzas mayores, clamamos lo justo, aunque les duela". Carlos tuvo que caminar hacia el otro lado de la calle ya que se había cerrado por motivos de seguridad. Llegando a la puerta de su colegio vio algunos de sus compañeros esperando a que el auxiliar los hiciera pasar ...Pero qué tarde se te había hecho Carlitos.

March 11, 2019, 9:29 p.m. 1 Report Embed 6
Read next chapter Vieja escuela

Comment something

Post!
Carlos Willis Carlos Willis
Mas quiero mas esto esta interesante
April 22, 2019, 4:41 p.m.
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 11 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!