Curando a Hannah Follow story

loverheart Rocío Torralbo

Hannah lo tiene todo menos la felicidad. El ser una famosa cantante de una también famosa girlband y tener millones de fans, no es suficiente para ella como para sentirse bien consigo misma. Tras varios fracasos en anteriores relaciones donde se han aprovechado de ella y la han destruido el corazón, Hannah dice basta y cierra su corazón para siempre convirtiéndose en una chica malhumorada y antipática para los demás. Un encuentro del destino con Hunter Smith, un famoso entrevistador con su programa propio, hará que la vida de Hannah cambie. Él se siente muy atraído por la cantante y le hace gracia como ella le rehuye sin más. Le propone una entrevista en su programa como excusa para tenerla más cerca y ella termina aceptando su propuesta por orden de su manager. Hunter, luego de escuchar la vida tan dura de Hannah, se propone a hacerle ver que todos los hombres no son iguales y qué él puede curarla. PRIMER LIBRO DE LA SAGA LYNS4.


Romance Chick-lit Not for children under 13.

#amorverdadero-música-cantante-drama-banda-hannah-hunter-pasión
0
4.3k VIEWS
In progress - New chapter Every 10 days
reading time
AA Share

Prólogo

Febrero de 2016.




Deslicé mi espalda sobre la puerta hasta sentarme en el suelo. Las lágrimas brotaron de mis ojos sin poder controlarlas, mi pecho se oprimió provocándome un agudo dolor dentro de mí. Había pasado otra vez. Estaba muy cansada después de la gran gira y lo único que quería era estar en casa, darle una sorpresa al chico que consideraba importante en mi vida, y la sorpresa me la llevé yo al entrar por la maldita puerta. ¿Qué tengo de malo? Vale que no sea tan guapa como aquella chica rubia pero, algo tendré ¿no? Mi cerebro responde rápido a mi pregunta: dinero y fama. Eso es lo único que le ha gustado de mí. He sido una tonta al pensar que era diferente, que por primera vez alguien se había enamorado de mí y no de mi cuenta bancaria. Que ingenua.

Intenté limpiar las lágrimas con mi mano, pero cada vez que conseguía eliminar una, aparecían dos más y así sucesivamente. Desistí y dejé que corrieran por mis mejillas a sus anchas. Daba igual. Estaba sola y me podía dar el privilegio de romperme sin que nadie me viera. Hipaba, sollozaba, mi respiración estaba descontrolada… Había pasado un rato muy largo desde el momento vergonzoso y humillante, y seguía estando en el suelo. Ya no sabía ni porque lloraba, quizás por la presión que estaba a punto de venirme encima cuando las revistas se enterasen de lo sucedido, de darme cuenta de que ser famoso y tener dinero era una puta mierda, o tal vez porque nadie era capaz de quererme sin tener intereses ocultos. Lo único que sabía era que se acabó. Se acabó confiar en las personas y darles todo de mí. Se terminó ser la misma tonta de siempre, de la que se ríen en su cara diciéndole que la quieren cuando el día anterior se estaban follando a otra.

Le escribí hasta una canción, joder.

Me levanté del suelo teniendo dolor de culo y de corazón. Mi cara estaba mojada, seguro que el poco maquillaje que llevaba se había convertido en un desastre. Fui directa a darme una buena ducha con el volumen de mi lista de reproducción a tope, me importaba más bien poco mis vecinos. El agua corría por mi cuerpo desnudo, suspiré mientras masajeaba mi cabeza. Me obligué a no llorar más. No iba a cambiar nada llorando y era estúpido ponerme como una desquiciada tirando cosas por los aires mientras gritaba insultos hacia mi ex. Cuando sentí que ya—más o menos—mi mente estaba despejada, salí de la ducha. El espejo del baño me daba la imagen de una mujer de veintiún años. Tenía el pelo negro, muy negro, cejas finas, ojos verdes que eran una herencia de su madre, nariz respingona y unos labios pequeños. No me consideraba delgada, no porque tuviera un problema de autoestima—que lo tenía por varias razones que son evidentes y que no explicaré, pero eso no tenía nada que ver con este asunto—, pero tampoco era gorda. Estaba en un punto medio. Mis piernas eran algo regordetas—cosa que odiaba pero que no podía hacer nada para cambiarlo—, mi cintura era un poco ancha y mis pechos demasiado grandes para mi gusto porque me daban unos dolores de espaldas que flipabas en colores.

Sequé mi cuerpo con una toalla y luego me apliqué crema, ¡por qué sí! Tenía la piel súper seca. Un punto más en mi lista de los horrores. Ya en mi habitación, abrí mi armario y cogí ropa cómoda para ponerme, y para acabar me até el pelo en una coleta alta para que no molestara. Del cajón de mi mesita de noche, cogí la libreta donde solía escribir todas mis canciones. Me senté en modo indio en la cama con ella en mi regazo. Abrí la libreta y fui pasando las páginas hasta encontrar la dichosa cancioncita de los cojones. La arranqué de cuajo cuando la encontré. Hice bola la página de cuadritos y la encesté en la papelera en un tiro limpio. Con un bolígrafo azul me dispuse a escribir lo primero que se me viniera a la cabeza. Mi mano se movía prácticamente sola sobre el papel. Mi cerebro formó una historia ficticia dentro de mi cabeza que me representaba en estos momentos. Acompañé los pequeños versos hechos con algunos acordes de mi guitarra para crear la melodía que quería con exactitud. Mis dedos iban desde el boli, a las cuerdas de la guitarra y viceversa. La música era mi único refugio en mi vida. Cada vez que me pasaba algo malo, convertía esa sensación de tristeza y dolor, en música. Era mi forma de desahogarme.

 

 

Nov. 16, 2018, 12:03 a.m. 0 Report Embed 0
To be continued... New chapter Every 10 days.

Meet the author

Rocío Torralbo ¡Eh tú! ¡Sí tú! ¡Depistao! Bienvenido a mi perfil. Me gusta escribir sobre romance y suelo ser muy empalagosa aunque en la vida real sea un familiar cercano del iceaberg que hundió el Titanic. Espero que os gusten mis historias :s También estoy en: Wattapd: @Lover__Heart Litnet: Lady Love

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Related stories