Memorias Implacables Follow story

u15392475971539247597 Rocío Parrales

¿Se podría pasar un destino peor que la muerte?. Sí ese fuese el caso, ¿Cuál? Tal vez esta vivencia pueda afirmarlo y explicarlo.


Action Not for children under 13.

#secuestro #gore
1
4.4k VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

Paralizado

Salía exasperado de mí casa, trataba de alcanzar el autobús que tanto detestaba con personas que al igual odiaba, claro que no todas eran como el chico Dennis Gregory o Travor Stoll,  que supuestamente eran los bravucones amados por las chicas, pero claramente se podía observar desde la lejanía su increíble "aprecio" que se daban por las noches, y aún así osaban molestar a los chicos increiblemente dóciles que subían a aquel transporte del infierno,  claro que todos pensarían,  patéticamente,  que yo soy un infortunado nerd,  pero temo decirles que no, aunque era de suponer que su cerebro no diera para más,  al igual que la cabeza fundida de John Tenner,  quién dudo que contenga alguna pista de cerebro, claro, debía de ser el líder de esa bola de inmaduros.

No es que los odie,  repito,  solo que fijo mi atención más en la personalidad de cada uno, así que soy observador, aunque también llega a tener el nombre de "chismoso".

Al poder alcanzar el maldito autobús después de cuatro cuadras en Hillow Radw,  avenida Steller, subí con respiración entrecortada y a un pulso tan acelerado que el mismo demonio se cagaría encima, el conductor me vió con una cara de mierda y solo cambió el lugar de la palanca para empezar a andar,  ví a el alrededor y me resigne a sentarme en uno de los últimos asientos, pasando desde la pandilla de los geeks, metaleros,  emos(que pensé que se habían extinguido), bravucones,  nerds, y las personas normales, para poder descansar de aquella fastidiosa mañana, todos balbuceaban sobre las noticias de la mañana(que se habían vuelto tan típicas), mi naturaleza actuó haciendo que mis oídos captaran todas las noticias de las que hablaban, solo escuche que un par de asaltantes/violadores/asesinos(en ninguna historia se decidían por cuál de los tres eran)  habían atacado en el transcurso de la mañana, y enfatizó que nos resguardaramos en nuestras casas, por seguridad

Sólo solte una risa burlona, al igual que una o dos personas más en el autobús,  la única escuela que mantendrían abierta aunque hubiera lluvias,  granizo, nieve, un volcán en erupción, una masacre o un fin del mundo, sería Hython School, los de la mesa directiva eran las personas más necias y codiciosas que había conocido en mi vida, así que suponía que para ellos no sería algo anormal.

Volteaba hacía la ventana, ya solo faltarían aproximadamente cuatro paradas más antes de la bajada directa a la escuela, sín embargo no paraba de pensar en sí me saltaría una clase, ya había pasado la materia, supuse que no importaría sí dejaba de asistir.

De pronto algo me saco de mis pensamientos, se escucho como se abrían las puertas del autobús, a su vez, un sonido como si el aire se hubiera revuelto por una inmensa velocidad y vidrios soltandose en varías partes, combinado con un sonoro eco, como sí algo pesado se hubiera caído , con una pisca de gritos ahogados por los primeros asientos, algunos lloriqueos y chicos sumamente inquietos.

Traté de ver por arriba de las cabezas lo que había causado una reacción masiva de algún tipo de horror, solo tuve un breve momento de nula expresión, hasta que una vibración escurrió por todo mi cuerpo, observando el parabrisas quebrado con un circulo imperfecto, junto con varias grietas esparcidas por el parabrisas,  en el ángulo perfecto donde se encontraba la cabeza del conductor, pude observar la sangre escurriendo por su frente,  cubierto de vidrios, tardo unos cuantos segundos en morir , con vista a la dirección a la que estaba, solo pude ver su último aliento de vida ... frente a mí .

Justamente entraron tres chicos a el autobús, dos comenzaron a apuntarnos con sus armas,  el que parecía el líder comenzó a agarrar tanto a chicas como a chicos  del cabello y a tirarlos al pasillo, cerca de las puertas para abordar, no entendía el porque los escogían, hasta que otros dos asaltantes alcanzaron a los niños que gritaban y lloraban por su vida,  llevándolos fuera del autobús, Trina Flynn quiso observar a donde se los llevaban, recibió un disparo cerca de su mejila, dejandola en shock,  solo alcanzó a llorar cuando ya estaba en el piso,  al quedarme estremecido por aquella reacción decisiva quede en trance,  viendo como a ella la tiraban del cabello con más odio,  no sabía si ayudarla o quedarme solo viendo, lamentablemente en todo lo que andaba pensando se fue al caño,  por inercia me levante por mi idea original; ayudarla, claro fue una equivocación, ya que uno de los guardias tomo mi cabello,  golpee a uno de los desconocidos que habían entrado con furia al autobús, abriendo paso a el puño más doloroso que había sentido en mi vida, creo que el líder dijo que se detuviera, luego me tiro al suelo,  perdiendo la consciencia, alcancé a ver Travor siguiendo los mismos pasos que yo, cayendo en un hoyo negro, vacío, tan frío e impregnante sín saber cuando terminaría.

Pestañeaba de vez en cuando, solo podía observar diferentes escenarios cada vez que lograba recobrar la consciencia por unos instantes, una de las tantas veces que pude mantener en pie mi poca visibilidad pude ver unas dos o tres personas más frente mío, solo veía sus siluetas a través de una tela color negra, tenía vendado los ojos con una de las más baratas telas que había visto nunca, aunque supongo que en ese momento mi prioridad era el quejarme de la fina tela que cubría mis ojos y no de la situación en la que me encontraba, no me culpo no podía pensar con claridad, aunque dudo que alguna vez, en lo que duro el “viaje”, hubiera podido trabajar mi cerebro para algo importante.

Mi campo de visión fue un infierno, fueron llevando patrones, primero el grupo de secuestrados, luego un tipo calvo que vigilaba nuestro grupo, la tercera vista fue algo mejor, veía luces, de día, aunque eso paso de ser mi salvación  a ser fuertemente cortado por un tiro al azar de mi cuerpo, haciendo que cayera estrepitosamente en el suelo, gracias a Dios que me desmayé antes de quejarme, a partir de aquí se repitió el grupo y el calvo, mi cuerpo estaba exhausto de tanta obligación, por lo que deje de luchar y me rendí ante el cansancio y sueño que exigía.

Me levante tiempo despues por una estrepitosa puerta, cerrada con fuerza, abrí mis ojos, incómodamente, por las lagañas y golpes que me había propiciado alguna de esas personas, me encontraba tumbado en el pavimento, en un lugar cerrado, que sín embargo estaba lleno de bastante luz, se podían ver varías personas aventadas, se podía percibir murmullos, llantos ahogados.

Hasta que un gruñido imponente surgió, esto hizo que todas las personas que estaban despiertas, cayaran, yo hasta este punto, no había movido un solo músculo, principalmente porque no sabía que podrían hacerme, y no quería averigualo.

El dueño de aquel gruñido prosiguió con su caminata, sorprendentemente no caí en cuenta que eran dos personas hasta que escuche pasos más cortos, andando tras él.

Camino por todo el lugar de un lado a otro, de vez en cuando se paraba frente algunas personas, aveces daba dos golpeteos con el tacón de sus zapatos, otras veces no, examinaba poco a poco a todos en el espacio, el eco no paraba, haciendo que comenzará a sentir ansiedad y mareo.

Paso frente a mí, varías veces, y estoy seguro de que cruzábamos miradas, cada vez se me hacía mas tortuoso, exigía que no me escogiera a mí, para lo que fuera, que evitara verme, ahora sí me encantaría ser invisible.

Oí provenir un chasquido de aquél hombre, y como anotaba rápidamente la persona al lado de él.

Después de ahí, salieron, simplemente salieron, sín decir absolutamente nada, hasta que una bocina me aturdió, se escuchaba tan vieja y obsoleta, que solo alcancé a oír "quiten", asumí que era la tela que estaba encima de mis ojos, la quite, sintiendo unos cuantos huesos rotos, que no había percibido por el frenesí de la situación, estaba "encarcelado del pie, como en la película de Saw, se podía ver simplemente que mi tobillo estaba inflamado, hasta tal punto que no lo podía mover, volteé a ver a mis compañeros de lado, estaban más jodidos que yo.

Una chica estaba completamente morada, con varios cortes y golpes, a mi izquierda tenía a un chico, que según yo pertenecía a mi escuela, sin embargo, no despertaba, con la nula fuerza que tenía le traté de levantar, Sín éxito alguno.

Antes de tratar de golpear a mi compañero de a lado, la puerta se abrió con sumo esfuerzo, aparecieron varias personas que se pararon frente a algunos chicos y chicas tumbados, les quitaron las cadenas, mientras algunos gritaban y trataban de mover sus huesos rotos para poder librarse de aquellas manos, solo pude ver el sufrimiento de ser arrastrados a un lugar desconocido, por personas que al verlas, causaban inseguridad y tensión.

En ese momento caí en cuenta, los dos golpeteos del zapato fueron para elegir personas. 

Oct. 11, 2018, 8:54 a.m. 0 Report Embed 0
To be continued... New chapter Every 30 days.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~