Confesión de un amor puro Follow story

G
Gaia E.


El amor es una cosa curiosa, puede inundarnos por completo hasta derramarse sobre el mundo o golpearnos con tanta fuerza que sentimos que nos rompemos en pedazos. Puede inspirar los actos más bellos, pero también los más atroces. Viene sin permiso y se marcha de igual modo, por mucho que intentemos retenerlo. Este cuento forma parte de una serie de relatos en los que intento comprender el amor. En él escuchamos los pensamientos de una mente que lo retuerce y lo devuelve al mundo convertido en algo casi irreconocible.


Short Story Not for children under 13.

#psicopatas #horror #amor
Short tale
1
5.5k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Confesión de un amor puro

No sé si podría existir en este mundo algo que sea puro, algo que no esté contaminado por la execrable naturaleza humana. Algo que brille con luz propia, que se eleve por encima de las almas de los hombres. Algo que, con su sola presencia, ilumine los lugares más oscuros del alma, aquellos lugares malditos que todos poseemos y no queremos reconocer porque nos llenan de un terror más poderoso que ningún otro, el temor hacia uno mismo.


No sé si en este mundo existe algo tan puro, ni si yo sería capaz de percibirlo a traves de estos ojos naturalmente corrompidos. Solo sé que cuando te miro siento que el mundo es más brillante, siento que no existe nada malvado, siento que todo está bien y soy capaz de todo. Solo sé que cuando me miras, mi corazón late con tanta fuerza que temo que puedas oírlo incluso a través de la distancia que nos separa y cuando sonríes se detiene, pues sabe que no le necesito, que puedo vivir únicamente a través de tu sonrisa. Sé que me llevas al cielo con tu presencia y al infierno con tu ausencia, que no hay nada que pueda compararse contigo; con tu belleza, con la luz que emana de tu mirada, con tu frente despejada, con la luz del sol que se refleja en tus labios, con el delicado gesto que haces cuando una brisa juguetona acaricia tus cabellos y los coloca frente a tus ojos.


Estoy sediento de ti, de tu piel, de tu fragancia, de tu alma. Quiero conocer todos tus recovecos, contar tus pecas, ahogarme en esta pasión infinita ¿lo entiendes? Si te amo tanto ¿cómo puedo dejarte ir? Sin ti no soy nada, tú me elevas, me conviertes, cuando estoy a tu lado no soy ese hombre extraño que observa desde lejos, no soy quien hace que las chicas se cambien de acera y las mujeres metan a sus hijos en acasa, a tu lado soy luz, a tu lado soy el amor que siento por ti.


Entiendo que no me correspondas, porque eres lo más cercano a la pureza que jamás he conocido y sé que los dioses no juegan a amar los mortales. Solo quiero que sepas, solo quiero que entiendas, porque las palabras me queman en los labios y siento que todo mi interior arderá en este fuego si no las pronuncio.


Te lo ruego, entiende que te amo, te lo suplico, permite que te ame.


No, no llores, aunque cuando lloras eres aún más bella, no puedo soportar el dolor en tus ojos. Basta, por favor, detente, tus lágrimas son para mi la peor de las torturas.


Para.


Para.


¡He dicho que pares!


¿Por qué te comportas así? ¿no ves que estoy desnudadndo mi alma ante ti? ¿no ves que te ofrezco todo lo que soy, todo lo que he sido y todo lo que seré algún día? ¿no ves que tus lamentos abren para mi la puerta hacia el infierno?


¿Acaso no puedes verlo?


No, no... me equivocaba. Eres como las otras, eres como todas. Ninguna es digna del amor que les profeso, ninguna es pura, ninguna es capaz de iluminar mi oscuridad.


Lo siento.


Lo siento.


Te amé tanto...


Pero ahora debo dejarte ir, debes irte.


Tranquila... vete... déjame con mi soledad.


Déjame con mi dolor.


April 7, 2018, 2:52 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~