Countdown to The Authors' Cup 2020. Sign up now for chance to win prizes!. Read more.
Short tale
2
7.5k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Sueños

Cerré la puerta tras de mí, la brisa besaba mi rostro, caminé hacia un risco y me senté en la orilla para observar la playa. Ahí no había nadie, sólo aquel bote en el cual había llegado.
Antes de llegar a ese lugar odiaba la playa.
Pero ahí estaba yo, tranquilo, pensando en todo y en nada a la vez; pensando en ti. Solías llevar ese vestido blanco que llegaba hasta tus rodillas, siempre usando tus lentes, y aquella diadema blanca que hacía juego con tu vestimenta, la cual sobresalía por tu lindo cabello negro y lacio.
Siempre me pregunté ¿Cómo es que eras tan delgada?, ¿Acaso no comías?, en fin, estas preguntas no tienen sentido; nada lo tiene.
Las horas pasaban y yo sentado desde aquel risco seguía observando como el viento jugaba con las olas y mi pelo, como jugaba con la ventana del segundo piso de aquella casa color naranja, la azotaba una y otra vez sin miedo a cortarse si es que esta llegaba a romperse, ¿Pero al viento que le iba a importar eso? Sólo es viento.
Me acosté sobre la hierba que crecía en aquel lugar, mis pies quedaban colgando, observe las nubes por largo tiempo, pensé en ti una vez más, cerre los ojos y dije en voz alta "desearía abrazarte de nuevo".
Los minutos pasaron, y lo que parecía una tarde normal, pasó a ser aún más bella. Las nubes empezaron a rugir y daban por aviso que pronto su llanto me acompañaría, yo lo esperé con agrado; La lluvia me enamora.
Al sentir las primeras gotas sobre mi cuerpo me senté nuevamente, el risco tenía una gran vista de la playa mientras bailaba con aquellas lágrimas, extendí los brazos y salté. Mi cuerpo se suspendió en el aire, pero avanzaba rápidamente, me precipitaba a una muerte segura; No fue así.
Una rama que sobresalía por debajo del risco casi llegando al suelo había frustrado mi caída, esta de alguna manera había conseguido atraparme, mejor dicho había conseguido atorarse con mi cinturón, vaya, excelente día para usar uno.
Cuando pude bajar ya había dejado de llover, eso me decepcionó un poco, pero no iba a durar toda la vida, ¿Y sí así hubiera sido?, da igual, yo tenía que regresar a la casa; Nunca llegaste.
Al entrar en aquel lugar no pude observar nada, pero a pesar de la oscuridad no me dio miedo, avancé un poco, di vuelta hacia el risco y me despedí de él, cerré la puerta.
Desperté.
Feb. 24, 2018, 5:29 a.m. 0 Report Embed Follow story
3
The End

Meet the author

Izra Dafenyn El Poeta Muerto

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

More stories

Finding Eden Finding Eden
Angels Of Three Angels Of Three