1566617928 Francisco Rivera

¿Le ha ocurrido a Usted, amable lector, lo que aquí se trata, y doblemente, si además, escribe y lee?


Inspirational Not for children under 13.

#-Creaciones-Inspiradas #"-Historias-y-Avatares #-Escritor
Short tale
2
306 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Escritor

1. Escritor

Inicia su día, saluda a esa galería de ideas ajenas y gustos compartidos, como ahora ocurre al momento de encontrarme ante el Sr. Edgar Allan Poe.

Su espíritu, su nombre, se sabe, es un hombre de fama posterior dedicado a la poesía y a la crítica literaria; nos deja una notable producción de creaciones de horror, misterio y ámbitos de lo sobrenatural; por tal razón, es más que multi citado.

Sin poder evitarlo, me transmite su mirada honda tristeza y los resultados de una vida conflictiva donde anida un dejo de melancolía y frustración ante la continua falta de dinero, para con él y para su familia.

¿Será que a esto abona un peso esencial a la creación de sus "cuentos analíticos", especialmente en el desarrollo del relato detectivesco?

No dejo de reconocer que ante esa circunstancia, la inteligencia analítica personal de este gran autor parece poco susceptible de ser analizada dentro de ese nudo de actos ajenos que lían la vida individual dentro de su forma de ser; pero esto no invalida a su persona, genio y figura.

Este autor -"escritor celebrado y ejemplo de hacer de quien asume la actitud del escribano consagrado" en tal estilo, no desmerece en nada, por el término con que se presenta a Mr. Poe, en su esencia de estadounidense, nacido en enero de 1809.

Ironías de la vida, su existencia insospechada corta su presencia física al morir en octubre de 1849, dentro de una existencia de hombre maduro, sin tan siquiera atravesar más allá del umbral de una "segunda edad"; es decir, su existencia no alcanza una segunda etapa, a excepción de la primera, dentro de sus treinta años exactos.

En tal condición cronológica y de salud, Mr. Allan Poe no nos permite experimentar el goce, no menos doloroso, de una mayor obra en los campos donde destaca; y, pese a esto, con lo desarrollado, nos pasma y deja con un interés de conocer mayormente lo que ha legado a la posteridad.

Su reconocimiento como escritor, editorialista, poeta y periodista romántico, oriundo de Boston, Massachusetts, ve concluir sus días en Baltimore, Maryland; así, ya en su reposo eterno tiene su lugar en Westminster Hall and Buring Ground.

Este pesar en el ánimo de tan importante escritor, reposa ahí sin que nosotros tal vez nunca habremos de visitarlo; depositarle ramos de flores; externarle una oración y encender una veladora a su memoria que, al menos, haga mejor luz en su atribulado corazón y un agradecido reconocimiento a su aportación literaria contemporánea.


2. Mr. Poe

Cargado de melancolía infantil con resabios maternos, comprende de manera abrupta la ausencia temprana de su progenitora, ante el embate de la tuberculosis, en un momento de vida, cuando él atraviesa apenas tan sólo cuatro años de edad.

En la temprana conciencia de menor de edad, los avatares de las historias del calendario de vida y existencia familiar de su abuela, Elizabeth Arnold Poe, y de las expectativas difíciles de su propia madre, Eliza, lo marcan para siempre.

Ambas mujeres, oriundas de la Ciudad de Londres, experimentan la zozobra del inesperado fallecimiento del esposo de la primera; abuelo que no conoció y padre de esa hija adolescente que sobrelleva tal ausencia, la preparan para hacer frene a la imperiosa necesidad salir adelante.

Con una reducida familia nuclear, las dos mujeres tienen que bregar en la vida desde el momento del fallecimiento del esposo y padre de Eliza; un suceso que se repite años después, cuando la madre muere en Richmond, Virginia, en 1811.

La madre de Mr. Poe, vive en carne propia llegado ese suceso; la lucha de la futura progenitora del escritor la mueve a sortear la búsqueda de alternativas siempre inmediatas, acuciantes, pues de sobra conocen la situación precaria que padecen en Inglaterra.

Ambas determinan con coraje e ilusión de mujeres, emprender el viaje en barco, desde Londres a Estados Unidos de Norteamérica.

Arriban a Boston, Massachusetts, en 1796, y de inmediato se dan a la tarea de encontrar opciones de sustento y ocupación.

Eliza atraviesa su etapa púber con escasos trece años de edad; hace frente a la saga de penurias que se desarrolla en una nueva tierra y, gracias a la experiencia artística desarrollada por la madre de Eliza, entre 1791 y 1795, resulta ser para esta adolescente, una costumbre incorporada a su manera de ser, el actuar ante públicos heterogéneos.

La lección de resolverse sobre esa carrera demuestra una adaptación precoz a su propio desarrollo humano, dadas las cambiantes circunstancias que operan tanto dentro como fuera de bambalinas.

Eliza destaca en esa faceta incipiente al mismo tiempo que se ajusta, hasta donde es posible, a las circunstancias de que la vida le depara para los años inmediatos de mujer joven en tránsito a la madurez.

Al respecto, debe considerarse que, en aquella travesía atlántica, ella y su madre auscultan tempranas relaciones sociales con una persona viajera que se relaciona también con el medio teatral: Charles Tubbs, quien también se encuentra en busca de nuevos horizontes; sostienen conversaciones y se familiarizan, bajo el reconocimiento de trato respetuoso otorgado de éste hombre, para con: "las Arnold".

La relación entre ellos se resuelve a través de un contacto con cierto mánager, de nombre: "Mr. Eduard"; y los planes formalizan una vez que se encuentran en tierra firme, naciendo nueva compañía teatral: "Charleson Comedians"-; desde la cual se dedican a recorrer la legua, de ciudad en ciudad, de esa "América" novedosa.


3. Tiempo

Momento crucial para Eliza lo va a representar el deceso de su progenitora; de esa madre-actriz que deambula en un derrotero teatral, por Carolina del Norte, en 1798.

Un nuevo derrumbe del mundo afectivo único, enfrenta a Eliza no sólo con el contexto de la compañía; de la época; de las interacciones entre actores y lugares, como también de espacios de presentaciones y representaciones teatrales.

En otra dimensión, también ocurre ante audiencias de niveles sociales harto diferenciados a lo experimentado en su natal Inglaterra.

Ella actúa en el "Chesnut Street Theater", en Pensilvania, ante poco más de dos mil almas, cómodamente sentadas; en su carrera de actriz asume y escenifica más de trescientos papeles diversos; participa en roles corales y aún en danza.

Al cumplir quince años en 1802, se casa con Charles Hopkins, y por cosas de la vida, enviuda en flor de edad tres años después.

Continúa sus esfuerzos de actriz y en Norfolk, Virginia, llama poderosamente la atención del joven David Poe, oriundo de Baltimore, quien decide dos cosas decisivas en su vida: unirse a la compañía y abandonar sus estudios de leyes.

El conflicto familiar no se hace esperar y ella, que sólo guarda luto un semestre, se casa con ese hombre.

Ya en pareja, viajan por Nueva Inglaterra y recorren la costa noroeste del país.

Se presentan en Richmond, Filadelfia, ante teatro abierto en Nueva York, contando con una asistencia de mil personas sentadas.

Llegan los reconocimientos para Eliza de parte del público y de la crítica y esto se condimenta con otras circunstancias, donde se marca una llegada de hijos, de manera no tan pausada o espaciada:

El primogénito, William Henry Leonard, arriba a la vida en enero de 1807, a los nueve meses exactos de la boda; Edgar, por su parte, en enero de 1809 en una pensión muy próxima al Parque Boston Common, a pasos del escenario donde actúa la compañía y Rosalie, en 1810, con señas evidentes de retraso mental.

Del segundo, se especula si su nombre se debe al hecho del cruce de dos significados existenciales; por un lado, la hija padece secuelas a consecuencias del alcoholismo paterno, pues queda establecido que David no posee madera de actor y es presa de miedo escénico, a diferencia de Eliza, quien se lleva reconocimientos sin par.

Es el año de 1809 se revela otro drama familiar: en mudanza siguiente, de Boston a Nueva York, el desajuste actoral en esa pareja de padres es evidente: la crítica acerba es para David; el reconocimiento tácito, es para Eliza.

El recela y violenta la paz familiar y se da a la bebida bajo un carácter irascible que lo conduce a abandonar los escenarios y a la familia; poco después encuentra la muerte y provoca una malestar irreparable en el pequeño Edgar, quien "asume" ese golpe a la edad de siete años.

Eliza, nuevamente tiene qué rehacerse y debe dedicarse a paliar tan dura existencia, ahora con tres hijos y un deber impuesto por la sobrevivencia que la lleva a continuar viajando y actuando para mantener a sus pequeños.

En el escenario de la pensión en Richmond, donde se aloja mientras actúa, en cierta función, hacia 1811, su estado de salud es más que crítico: la lleva a vomitar sangre y, a partir de ese momento, aparece cada vez menos en los escenarios, hasta el punto de abandonarlos por completo.

Se promueve una iniciativa de solidaridad por parte de Luke Usher y esposa; se suman amigos y compañeros de Eliza; se decide recibir a los chicos bajo cuidados perentorios dado el momento en que se encuentran los menores de edad.

Se toman decisiones significativas en torno a cada destino de los hijos de Eliza mientras su enfermedad se agrava.

La situación se agudiza y los residentes del área de Richmond se interesan en la salud de la mujer postrada, débil y en inminente tránsito hacia la muerte.

Una función de beneficio y el fallecimiento de Eliza disgrega a su descendencia: el primogénito pasa a vivir con los abuelos paternos, a Baltimore; Edgar es aceptado por el matrimonio de John y Frances Allan, de Richmond y Rosalie, es recibida por el matrimonio de William y Jane Scott Mackenzie, también de Richmond...


4. Preguntas.

Ante esto, estimado lector, hago las siguientes preguntas:

¿Cuánto no debió de influir la suerte y la muerte de la madre, en la psique de sus hijos, principalmente de los dos varones?

¿Cuánto no debió de influir en las temáticas de poesía del primero (melancolía, desesperanza) y acechanza de la muerte en el caso de las mujeres?

¿Cuánto debió ocurrir también en el caso de Edgar, más el estado de abandono de sus seres queridos; de su proyección de vida y muerte recurrentes; de sus sueños y temores; del reencuentro fallido y nunca culminado entre sus padres?

¿En Edgar, la muerte tópica -el tema de la llamada: "...muerte de la mujer hermosa", identifica como ideal y tema de su poesía, evocado con nombre propio que no enuncia (Eliza)?

Querido lector: con esta entrega -quizá haya una segunda-

¿Puede hacer usted, honda reflexión sobre lo que influye en la vida, en sus avatares de progenie o en los propios de sucesión de familia, donde Mr. Poe, no logra hacer y conservar un modo de sustento propio, que no fuera vivir exclusivamente de la escritura?


5. Caracteres

Nuestro escritor, autor reconocido del movimiento romántico en su época, nos atrae por sus relatos.

Este inventor del cuento de orientación "detectivesca", nos lega su escritura personal, original, cuyo "sello" o "impronta creativa" se capta en la lectura de su producción.

Su "cuentística" es reveladora e inconfundible, especial, importante y como una horma reveladora dentro de forma única de contar sus historias.

El estudio y el análisis de la producción de Edgar Alan Poe no se deslinda del tipo de vida que hubo de soportar y cargar el resto de su existencia.

Las borracheras del padre y los estados de delirium tremens; sus deseos y sueños; sus represiones y el estado de cortejo y boda con Virginia - su mujer-, cuando ella tiene escaso catorce años, cobran facturas con su futura obra, pues sus vivencias tempranas de menor de edad en él, lo obsesionan y lo plasma en sus escritos.

Los personajes creados y sus estados mentales; sus comportamientos y visiones de la realidad de su tiempo lo refleja en sus cuentos.

Quienes plantean una teoría literaria "a lo Edgar Allan Poe", revelan que en este creador subyace: en poesía y literatura, la imagen de la mujer hermosa y joven; la seducción y lo seduce a los lectores.

Su ideal de belleza está presente pero alejado de la propia experiencia de haberla disfrutado para sí, como hombre y como escritor.

He ahí una contradicción entre contradicciones que todo ser humano tiene ante el ser, la vida y la existencia.

Esa impronta se encuentra en los relatos y se es tendencia, contante y reiterada contradicción.

El símbolo del cuervo u obsesión negra, parece decirnos cuánto mantiene asido a deseos inabarcables; a ilusiones pasionales no menos enfermizas por volver a tener a la amada muerta, -la figura de la esposa adolescente (Virginia)- quien lo abandona en edad apenas en despunte de florecimiento (la adolescencia).

Por otra parte, la muerte de este escritor excelso se encuentra oculto entre brumas de misterio.

Queda el recuerdo de la época de aquel tres de octubre de mil ochocientos cuarenta y nueve, donde Mr. Poe yace sobre una parte de la calle Baltimore, en estado delirante, harapiento y semi inconsciente.

El día nueve de ese mes, muere a consecuencia de una hinchazón cerebral y se ignora si debió ser por golpe recibido, envenenamiento o asesinato.

Infausta muerte que no se aleja del tono de uno de sus relatos.

Cuarenta años de existencia con vida azarosa deja legado al mundo contemporáneo en su icónica producción deslumbrando en las facetas, de: escritor, poeta, periodista y crítico literario del período romántico en Norteamérica.

Constituye uno de los maestros primordiales - si no único- del relato corto; alcanza universalidad por ser uno de los primeros practicantes de ese género en su país, además de ser un renovador de la novela gótica.

La impronta de su "cuentística" alude con numerosas referencias al mundo greco latino -rasgo de la tendencia romántica-, además de un modernismo que cala en su producción.

La gran imaginación producto de las lecturas abundantes sobre sucesos fantasmales, confieren a sus escritos una serie de características contradictorias: obsesión por la muerte y el asesinato; conflictos de deseo y culpa; odio y obsesión e imposibilidad de autocontrol entre sus personajes, rodeados de una atmósferas macabras y terroríficas.

En particular, la atmósfera oscura -propia de la tendencia romántica de la época, abunda en planos de lo grotesco, lo gótico y lo perturbador.

La adopción del romanticismo inglés con influencia de Bryon, se apegan a la conciencia, obsesiones y escenas infernales donde se calcina el alma de los seres humanos.

Su aguda capacidad de observación; la inteligencia y la lógica dentro de relatos de tono "detectivesco" y policial, hace del método inductivo el elemento que resuelve el misterio planteado, apenas esbozado y que sólo después llega a exposiciones ajustadas a ese método, con una contundencia total.

La conciencia del Yo en tanto entidad autónoma y la posición de una universalidad ajustada a la razón del siglo dieciocho, otorgan capacidades variables e individuales como la fantasía y el sentimiento hacia lo trágico.

Este genio creador de universos propios en elementos que derivan de la poesía otorga una valoración de lo diferente ante lo común; expone cierta tendencia nacionalista; deja apreciar, con cierta dificultad, una capacidad narrativa en el contexto pletórico de ideas, atmósferas y emociones humanas presentes en sus personajes.

Muestra más interés en ofrecer lo que sienten los personajes antes que describir lo que hacen al interior del entorno donde se desenvuelven.

A su vez, ofrece reflexiones sobre asuntos e ideas y se interesa más en explicar lo que ocurre dentro de sus comportamientos psicológicos que en cualquier otro aspecto.

Su escritura analítica nos lleva hasta las profundidades de la mente humana a través de hechos macabros.

Los escenarios son decadentes y terroríficos; maneja personajes secundarios desencadenantes de sus relatos.

Idealiza a las mujeres; habla desde un yo-narrador actuando como personaje testigo y protagónico.

Hace de la curiosidad por lo profundo y oscuro de la mente humana su sello inolvidable, perdurable y no menos perturbador hasta nuestros días.

Dec. 19, 2021, 10:29 p.m. 1 Report Embed Follow story
1
Read next chapter Escritor y Legados 1

Comment something

Post!
Francisco Rivera Francisco Rivera
David Bernabeu: Agradezco tu comentario. Tienes razón. No es en detrimento del autor bajo ese título. Reviso lo escrito y trataré de dar más sencillez al mismo. En ese sentido, uno agradece comentarios al respecto, tan inusuales en la plataforma. Queda hecho lo comentado aquí. ¡Envío un cordial saludo!
4 weeks ago
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!