wingzemonx Wingzemon X

Hace dieciocho años, Harold Devil, el último "Gran Señor del Mal", estuvo a punto dominar el mundo, hasta que fue derrotado y despojado de sus poderes por la heroína Amanda Sanctis. Pero en un giro inesperado, ambos terminaron enamorándose y casándose justo después de terminada su pelea. Como consecuencia, ambos fueron obligados a apartarse de sus amigos y familia, y vivir una vida normal, en una casa normal, y con trabajos normales. Tres años después, nació Monique, su primera y única hija, quien heredó la peculiar apariencia de su padre y las habilidades de ambos, lo que la ha llevado tener que seguir el camino de alguno de los dos: como la nueva Señora del Mal o como una Heroína de la Justicia. Sin embargo, Monique no tiene interés en ninguno de los dos, y lo que más desea es ser una chica normal, tener amigos, ir a la escuela y estudiar. Pero eso parece ser prácticamente imposible, pues a dónde quiera va pareciera que el pasado de sus padres la persiguiera. ¿Qué futuro que le depara a Monique Devil? ¿Será una villana?, ¿una heroína?, ¿o sencillamente una chica común? Sigan sus curiosas y divertidas aventuras en compañía de sus amigos y sus padres, mientras intenta descubrirlo.


Fantasy Urban Fantasy Not for children under 13.

#demonios #fantasía #monstruos #juvenil #comedia #maldad #parodia #escolar #héroes #heroína #accción #humor #cabaleros
0
1.1k VIEWS
In progress - New chapter Every 15 days
reading time
AA Share

Prólogo. ¿Cómo nos conocimos, preguntas?

Prólogo.
¿Cómo nos conocimos, preguntas?


Aquello había sido una pregunta inocente, de los labios de una niña que se arrepentiría casi de inmediato de haberla hecho. Su padre hizo que los tres se levantaran en ese mismo momento de la mesa del comedor, y pasaran a sentarse en la sala; sus padres lado a lado en el sillón grande, y ella enfrente en el sillón más pequeño. Su madre y ella se encontraban expectantes, y a la vez temerosas, por lo que su padre estaba por decir. Aún así, ninguna hizo intento alguno por detenerlo.

Tras carraspear un poco y sentarse derecho en su asiento, su padre comenzó con su narración, que fue más o menos así:

—Hace mucho, mucho tiempo, yo era conocido como el Gran Señor del Mal; soberano de las fuerzas del Submundo, el más grande hechicero oscuro con vida, y el único elegido para controlar y mandar todo lo que existe. Logré dominar ciudades enteras, derrotar a cientos de legiones, y hacer que mi reino se extendiera hasta donde alcanzaba la vista. Aquellos realmente fueron buenos y grandiosos tiempos.

»Pero un fatídico día, llegó ante mí esta heroína entrometida y molesta, con su espadita brillante y mágica, queriendo arrebatarme todo lo que era mío por derecho. Sin razón aparente; quizás estaba aburrida, sin nada que hacer o algo así. Y yo, obviamente, no iba a dejar que se saliera con la suya tan fácil.

»Tuvimos una extensa y extenuante batalla; ¡de proporciones Apocalípticas!, se podría decir. Nuestros poderes eran demasiado similares, y parecía que ninguno saldría victorioso. Pero para desgracia mía, y por ende del mundo entero, esa odiosa heroína logró derrotarme usando sus sucios trucos. Y no conforme con eso, se atrevió despojarme de todos mis maravillosos poderes; ¿no te parece eso lo más grosero que has oído?

»Cómo sea, derrotado y humillado, esperé con honor mi inevitable destino. Incluso ya tenía preparadas mis palabras finales, y eran realmente buenas; de sólo recordarlas me dan escalofríos. Pero entonces, antes de poder tener la oportunidad de pronunciarlas, la heroína sorpresivamente decidió perdonarme la vida... Se agachó entonces delante de mí, me extendió una mano, y empezó con un cursi y rebuscado discurso. Dijo algo sobre que, sin mis poderes, yo ya no era una amenaza para el mundo, y que ésta podía ser una oportunidad para mí de ser una mejor persona, empezar una nueva vida... bla... bla... bla... En realidad, no recuerdo todos los detalles; no puse tanta atención.

»Pero, aun así, logró tener un efecto importante en mí. Y fue en ese momento, cuando la vi directamente a esos hermosos ojos azules, y tomé la cándida mano que me extendía, que entonces lo supe...

Hizo una larga pausa dramática, y entonces se sentó firme, inflando su pecho con orgullo.

—Y esa es la historia de cómo conocí a tu madre —expresó con elocuencia, extendiendo sutilmente una de sus manos, con largos y afilados dedos, en dirección a la mujer sentada a su lado—. Interesante, ¿no?

Su hija no respondió; sólo lo miró en silencio, bastante impresionada... y algo asustada.

—Se ve que aún no he perdido mi habilidad narrativa —concluyó su padre con jactancia—. Debería de escribir mis memorias como siempre quise hacer. ¿Tú qué opinas, querida?

Se viró al fin en dirección hacia su esposa. Y, si lo hubiera hecho mucho antes, posiblemente se habría dado cuenta de que ella no compartía ni un poco su mismo buen humor. De hecho, su rostro se encontraba contraído en una mueca de cólera, y tenía sus puños apretados con tanta rabia acumulada que casi parecía que sus propios dedos terminarían por perforar sus palmas.

—¿Se puede saber... —escuchó la niña como su madre musitaba despacio, y abruptamente alzó su mano, tomando firmemente uno de los cuernos de su padre (porque, en efecto, el antiguo Gran Señor del Mal tenía dos cuernos decorando su cabeza, a diferente de su hija que sólo había heredado uno), y lo jaló hacia ella con bastante agresividad— a quién acabas de llamar entrometida, molesta y odiosa?!

«Sin mencionar cursi y con trucos sucios» pensó la niña, sabiendo que era sensato no decirlo en voz alta.

Su padre soltó un fuerte quejido de dolor por la manera tan poco agradable con que lo sacudía.

—¿Por qué siempre te enfocas en lo malo? —Se quejó su padre de mala gana—. ¿No oíste el resto del relato?, ¿cómo la parte en la que hablé de tus hermosos ojos azules?

—¡Mis ojos son rosas!, ¡no azules! —le respondió su madre, aún más molesta, y en el rostro del antiguo Gran Señor del Mal se dibujó una mueca de escepticismo, que no desapareció hasta que le dio un segundo vistazo a los ojos de su propia esposa, y confirmó que su aseveración era correcta.

—Ah, es cierto —murmuró con bastante más calma de la esperada—. ¿Siempre fueron rosas? Juraría que antes eran azules. O, ¿acaso te confundí con alguien más...?

La mujer volvió a jalarlo de su cuerno, ahora hacia abajo hasta casi obligarlo a pegar su cara contra la alfombra de la sala.

—Debí haberte cortado la cabeza cuando tuve oportunidad —escuchó la niña que su madre espetaba con rabia, lo que provocó que su padre soltara otra risa, ahora irónica, pese a su nada cómoda posición.

—No es como si no lo hubieras vuelto a intentar otras veces, ¿o sí? —le respondió desafiante, lo que no hizo nada de progreso en mitigar el mal humor de su esposa.

«Esto es más de lo que quería saber...» se dijo la jovencita a sí misma. Y en silencio, y sin llamar la atención ni un poco hacia ella, se paró lentamente de su asiento y se alejó casi de puntillas antes de que las cosas se pusieran más turbias.

Sorprendentemente, aquello era prácticamente una tarde normal en la residencia de los Devil.

Jan. 21, 2021, 2:18 a.m. 0 Report Embed Follow story
0
Read next chapter Capítulo 01. Trabajos normales y vidas normales

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!