orcinus Leonardo Sanz

El Taumaturgo, un ser todopoderoso se encuentra aburrido y decide hacer algo para su propia diversión, de diferentes mundos conocidos por la humanidad, hace una "invitación" a 8 fuertes portadores de la magia en un torneo en la cual solo uno quedará con vida. Señores, llego la hora de "abrir sus apuestas!.


Fantasy Epic All public.

#anime #series #peluculas #tv #personjesconocidos #torneo #lucha
Short tale
0
623 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Era una mañana muy temprana, el día no había comenzado para este joven pelirrojo que se encontraba profundamente dormido en las comodidades de su cama, pero este sueño sería interrumpido bruscamente por el llamado de su madre molesta.

–¡Ron! – le grita desde la sala– ¡Ron! Ya despierta, tu ave tonta está haciendo desastres en la casa– suena la puerta de cuarto con fuerza.

Ron, se levanta de un sopetón, aun adormilado va a abrir la puerta, detrás de ella se encontraba su madre con un palo de escoba en la mano viendo como Pigwidgeo su lechuza, estaba suelta tumbando todos los adornos del estante con mucha torpeza tratando de posarse.

–Ron, Metela en su jaula Ron –

–Si, si ya voy –le responde mientras busca tranquilizar a su amiga mensajera.

Entre el escándalo de la mañana, aparece uno de los hermanos de Ron.

–¡Mamá! ¿Qué es todo ese escándalo? Uno aun quiere dormir –

–Nada George… más bien levanta a tu hermano que ya pongo la mesa para desayunar– le responde Molly agitada.

–¡Mamá! Soy Fred… como dices ser nuestra madre si no nos diferencias –

–Hay perdón Fred, levanta a George –

–Por cierto, soy George – responde entre risas y sale corriendo a su habitación.

Mientras la señora Molly sirve el desayuno, Ron mete a Pig en la jaula dentro de su habitación.

–¿Cómo te escapaste? –se pregunta algo extrañado.

Justo en ese momento se da cuenta de Pigwidgeo, tiene un pequeño papiro amarrado en la pata.

–¿Será de la escuela? Pero estoy de vacaciones de verano –piensa mientras lo desenvuelve.

“Bienvenido concursante Ronald Bilius Weasley, llegó la hora de demostrar sus habilidades en el gran torneo de magia del Taumaturgo.”

Justo antes de terminar de leer la última palabra, en sus manos empezaron a alumbrar con una luz blanca cegadora, y poco a poco esa luz se fue expandiendo por todo su cuerpo.

–¡¿Ay no no pero qué es esto?! –dice muy asustado.

En segundos, la luz iluminó la habitación como un flash.

–¡MAMÁÁÁ! –

Cuando entró la señora Molly a ver lo que le ocurría a su hijo, solos encontró el aleteo descontrolado de un ave asustada y ni un rastro de Ron.


Por una pizza extra grande

Por otro lado, o mejor dicho en otro universo, estaba anocheciendo y la ciudad permanecía bastante tranquila, todos se encontraban compartiendo en el salón principal de la torre, excepto uno.

–¿Dónde esta chic… – en ese momento fue interrumpido.

–¡Chicos!, traje pizza extragrande vegetariana –dice con cara muy sonriente al pasar por la entrada principal.

–¡Jaja! ¡Pizza! Ya me rugían los circuitos –se emociona su compañero metálico.

–¿A dónde se te va la comida si eres una máquina? –le pregunta inocente.

–Te lo contaré después de comer –

–¡Oh! Que emoción, pizza … lo que ustedes nunca comen –comenta su compañera oscura con su particular ironía.

–Oh Raven, no seas aguafiestas, estamos hablando de pizza y a la pizza nada más se le puede amar –Chico Bestia, demuestra su amor de una forma cariñosa hacia su cena.

–Queridos compañeros, me encanta que estemos compartiendo esta deliciosa comida terrícola, ¿no quieren acompañarla con unas escamas de glor? –dice la Tamariana con mucha ilusión.

Después de un momento incómodo, acompañado de caras asqueadas.

–Yo mejor me voy a mi habitación –dice Raven evitando cualquier compromiso.

–No es que no queramos tu comida alienígena Star, solo que la pizza solo se acompaña con una rica bebida gaseosa –dice Robin tratando que si fiel amiga no se sienta mal.

–Habla por ti – comento Raven ya retirándose.

Chico Bestia ya estaba destapando la pizza, cuando se encuentra con algo extraño puesto sobre ella.

–¡He… Raven! –la llama.

–¿Qué? – se asoma por un portal.

–Aca hay una carta con tu nombre –

Todos se acercan de forma curiosa.

–¡Cuidado, puede ser una trampa! –advierte su líder.

–Es solo una carta –dice Raven mientras la toma y la lee.

“Bienvenida concursante Rachel Roth, llegó la hora de demostrar sus habilidades en el gran torneo de magia del Taumaturgo”

Todos sus compañeros tomaron posición defensiva al ver cómo el cuerpo de Raven comenzó a irradiar luz, un segundo después, un flash cegador iluminó toda la Torre de los Titanes, al recuperar la visión, ya su compañera bruja no estaba entre ellos.


La fiesta de cumpleaños

Las cosas en el reino estaban un poco agitadas, los sirvientes corrían de un extremo al otro pues los preparativos tenían que estar listos para la tan esperada “fiesta de cumpleaños” de la reina.

La querida y joven reina recorría alegremente los pasillos buscando a su hermana mayor quien estaba haciendo los últimos retoques a su imagen.

–Hermanita… ¿estás aquí? – abre poco a poco la puerta.

–Ya estoy lista –

–¿Y qué me vas a regalar como regalo de cumpleaños? –pregunta juguetona.

–¿No quieres otro muñeco de nieve? –le responde la broma, pero a su hermana le resulto una emocionante idea.

–¡Una novia para Olaf! –los ojos le alumbraban de alegría.

–¿Qué? –no se esperaba tal reacción. –No se Anna, y ya yo te tengo un obsequio –

–A él le haría mucha ilusión –

–Me lo pensaré, pero no le cuentes nada a Olaf, quiero estar tranquila en la fiesta –

Justo en ese momento estaba entrando Olaf.

–¿Escuche mi nombre?... si si lo escuche lo escuche lo escucheeee – le dice insistente mirando fijamente a Elsa.

Anna se ríe entre dientes cuando de pronto tocan la puerta.

–¿Detrás de esta puerta estará la cumpleañera? –

–¡Kristoff! –

Anna corre a abrazarlo mientras que su amado le da un hermoso ramo de flores.

–¡Feliz cumpleaños! –

–¡Ay que bonito! –comenta Olaf dejando salir una lágrima de emoción– ¿Olaf tiene cumpleaños? –

–Supongo que sí –respondió Kristoff – por cierto, en la entraba estaba el cartero con una carta –

–¡Oh! Una felicitación por mi cumpleaños –dice Anna emocionada.

–De hecho, en la carta dice Elsa –

Elsa, recibe su carta y Anna toma la mano de Kristoff.

–Vamos a poner este ramo en la entrada, quedarán perfectas –

Elsa, se queda con Olaf quien la veía fijamente, no le quitaba la mirada esperando una respuesta.

–No era nada Olaf –dice ya un poco incomoda, pero eso no fue suficiente para que Olaf dejará de observar.

Decide no prestarle atención, abre la carta y lee su contenido.

“Bienvenida concursante Elsa “Guardiana del Bosque Encantado”, llego la hora de demostrar sus habilidades en el gran torneo de magia del Taumaturgo”

Al igual que los demás, la luz fuerte comenzó en las manos y se regó por todo su cuerpo, Olaf quedó conmocionado inocentemente viendo como Elsa brillaba.

–¡Olaf, llama a Anna! –le pide angustiada, pero Olaf no reaccionaba.

Un segundo después, el flash incandescente hizo que los ojos del muñeco se derritieran conservando su gesto de asombro, pero la hermana mayor de la reina, ya no estaba.


Los concursantes

En un abrir y cerrar de ojos, Elsa se encontraba en un sillón cómodo, dentro de una pequeña habitación blanca, lujosa y muy moderna para ella.

–¿En dónde estoy? –

Frente a ella, había una gran pantalla en la que tenía escrito “Bienvenida al mundo Taumaturgo, por favor, ir a la sala principal a reunirse con el resto de los concursantes”.

No sé en qué planeta me encuentro y que son estas cosas luminosas que muestran mensajes, pero debo de salir aca ya, hay una fiesta a la que debo de asistir –

El salón principal, conecta con todas las habitaciones de donde iban saliendo los demás concursantes, este era un gran espacio igual de lujoso y moderno que sus anexos, y con un hermoso y enorme candelabro en el centro de la sala, una mesa con un suculento festín, adecuada especialmente para todas las personas que se encontraban en el gran salón.

–Se nota que no estoy en mi habitación – Raven, también se encontraba entre ellos observando a todo y a todos.

–¿Eres una bruja? –le pregunta el pelirrojo de Ron, quien se encontraba con una mirada perdida.

–Sí, lo soy… –

–¿De qué escuela?, yo soy de Hogwarts –

–Hee…Azarath –

–Azarath… no he escuchado hablar de esa escuela –

De un momento a otro, las luces de la sala empezaron a cambiar de color, esto hace llamar la atención de todos los presentes.

–Espero se sientan a gusto y que sea de su agrado la deliciosa comida que con tanto cariño les hice –una voz masculina se empezó a escuchar de la nada, no se sabía de dónde provenía, pero estaba presente– muchas gracias por aceptar la invitación y participar en el gran torneo de Taumaturgo –dice con énfasis en la última palabra.

–¡Ay no! ¿acaso teníamos otra alternativa? –pregunta una niña angelical con un lazo rojo en la cabeza.

–Claro que, nadie te obligó a leerla –

–Con que nos escuchas –dice Elsa.

–Y los veo también, porque esto es el ¡Torneo de magia del Taumaturgo! ¡Oh!, espero que ya se hayan conocido, si no, no se preocupen, yo les ahorro el trabajo –

Las luces se apagaron por completo y solo se encendió un foco reflector iluminando a la primera de las concursantes.

–Un fuerte aplauso para la “Reina de la Nieves” y “Guardiana del Bosque Encantado”, ¡Elsa! –

–¿Pero qué clase de juego es este? –Elsa, se sentía molesta e incómoda.

–Ahora con ustedes, la alumna más privilegiada del instituto “Crunchem Hall”, única entre ella y amante de los bombones, felizmente adoptada por su profesora favorita…¡Mathilda Wormwood! –

–Siento que te he visto mil veces –comenta Raven.

–¡Oh! Que niña tan encantadora y apetecible –se le acerca una señora con un gran libro de magia en la mano y la tomó por la barbilla para verla mejor.

–Gracias señorita –le responde incómoda.

–Ya que se hizo notar, con ustedes la prestigiosa bruja malvada que no se pierde ni un Halloween por la tv, líder entre hermanas y su valioso “Libroooo”, desde Salem… ¡Winifred Sanderson! –

–Hay muchas gracias querido –dice la sonrojada bruja entre sonrisas de picardía.

–Directo de la mansión X viene un increíble y apuesto hombre mutante, que viene a congelarlos con sus ojos azules y su cabello rubio, le dicen el hombre de hielo o mejor conocido como Iceman, ¡Robert Louis! –

–Llámenme Boddy por favor –

–Mira Elsa, otro como tu –le comenta Ron, pero Elsa no está contenta de tener a otro que juegue con el mismo elemento.

El foco proyector, se voltea e ilumina a Ron tomándolo por sorpresa.

–Les presentare a un poderoso mago de Gryffindor, equipo de los magos más prestigiados de su época, y con muchas historias increíbles para contar ¡Ron Weasley! –

–¿Poderoso? Y no son tantas, normal –comenta intimidado al sentir las miradas de los demás.

–El próximo concursante viene de más lejos, directamente de Japón, que su tamaño y aspecto no los engañe, es el todo un maestro del engaño, parece la mascota de Inuyasha… ¡Shippo! –

–¡¿Qué?, ¿Cómo que mascota?, ¿que te crees estúpida voz?! –

Oh… me disculpo –responde burlándose.

–¿Eres una criatura mística?, ¿de qué familia? –le pregunta el inocente Ron.

–¡Soy un zorro demonio de la familia de los demonios así que cuidadito! –

–Me parece que es un kitsune y señor Weasley, no es de nuestro mundo, parece como si saliera de esas caricaturas vulgares al que le dicen “animé” –de una de las habitaciones, salió una señora muy elegante, vestida de rosado con actitud autoritaria, pero con una sonrisa fingida.

–¡Ay no no no! ¿Qué hace ella aquí? –se pregunta el sorprendido Ron.

Y acá tenemos a la última concursan…–la voz intenta presentarla, pero fue interrumpido.

–¡Haga silencio voz extraña!, ¿no sabe qué hablar sin verle la cara es de mala educación? –le dice– Hola jóvenes y cosa –viendo a Shippo– Soy Dolores Umbriged, ex directora de Howard y ¿alguno de ustedes me podría decir quién es el responsable de esta bromita? –

–Pero que vieja tan cansona– le dice Shippo ofendido.

–No voy a aceptar insolencias de nadie acá –

–¡Pero tu comenzaste! –

–¡Hay que poner orden acá! –no quita su sonrisa irritante. –¿Nadie va a decir ni una palabra? –

Se le queda observando a Mathilda y se le acerca.

–Jovencita, ¿usted no cree que es muy pequeña para estar entre esta gente y un perro demonio? –

–¡Zorro! – dice Shippo.

–¡Como sea! –

–Si señorita Tronchato… ¡Dolores! –le responde la pobre niña intimidada e incómoda.

En el ambiente, se empezaban a crear pensamientos que concordaban unos con los otros.

–“Vieja cansona” …

–“¿Pero que se cree?” …

–“¿Por qué entre tantos, ella? …

–“Alguien que la calle por favor” …

–“No la conozco y ya la odio” …

–“Tengo enemigos más amigables” …

–“Creo que cometí un error, no la debí traer” …

El ambiente se había puesto más pesado e incómodo de lo que ya estaba, Dolores no dejaba de quejarse y dar órdenes, un murmullo se empezó a escuchar detrás de las palabras de la ex directora, y del fondo de los concursantes, se abre paso Winifred muy molesta y con su libro abierto en mano recitando un hechizo.

–…del polvo naciste y en roca se convertirán! –

Dolores, es sorprendida por completo, sus manos y piernas se comienzan a convertir en piedra, seguido de su cuerpo y cabeza, quedando tan petrificada como una estatua.

–¡Si!, se lo que se siente, ¡pero ya cállate! –le dice Winifred obstinada y cerrando su libro mágico.

Todos a su alrededor, quedaron impactados, Shippo era el único que estaba sonriendo disimuladamente por lo que le habían hecho Dolores, y Ron sentía una ligera satisfacción que no dejaba salir ante los demás.

–Bueno … que rápido empezaron a descalificar –dice la voz misteriosa entre carcajadas. –Bueno, ¿por dónde quedamos?... a ¡sí! Ahora con ustedes una bruja muy poderosa proveniente de la oscuridad, pero con un corazón muy noble…–

–Si si, conocida por ser el alma de las fiestas y la llave del inframundo, yo Raven ¡fin! la de los jóvenes Titanes – le interrumpe – ¿Quién eres tú y que hacemos acá? –

–Muy bien señorita Rachel Roth… yo soy el Taumaturgo y ustedes están en mi torneo a MUERTE –mete un poco de tensión en sus palabras– bueno… muerte hipotéticamente hablando, ya que si mueren o son sacados del juego como sucedió con la señora Dolores, vuelve a su vida real, pero a ¿quién le gusta morir cierto?... es horrible –

–¿Y quién te crees tú para jugar de esa forma con nosotros? –pregunta Elsa molesta.

–Ya les dije, el Taumaturgo –se ríe.

–Señor Taumaturgo, yo no uso mis poderes para hacer daño –le dice la inocente Mathilda.

–Ah, pero como te divertiste cuando los usaste para volver loca a su directora–

–Y supongo que uno solo ganara –

–Está en lo correcto señorita Raven –

–¿Eres un mago? ¿Cuál es tu poder? –le pregunta Ron.

–Soy más que un simple mago señor Weasley y estas en ¡el! –

De pronto, el hermoso salón donde se encontraban, se empezó a expandir y cambiar como por arte de magia, árboles y montañas surgieron de la tierra y todos fueron arrojados a lo largo de lo que se podía notar, un lugar montañoso con cabañas de madera y un bosque oscuro y tenebroso en el centro de toda la zona.


Cuidado con las piedras

Winifred, se encontraba perdida entre una multitud de árboles que la rodeaban, en frente se observaba una subida montañosa en la que estaba una tierna cabaña de madera con la chimenea encendida.

–¡Jum! Con lo que me estaba cayendo de bien el Taumatonto ese para que me arrojara como una muñeca de trapo por los aires –dice molesta mientras camina hacia la cabaña.

Winifred, se acercó a la cabaña con precaución de que no hubiese alguien en ella, pues no sabía quién de los concursantes se estaba tomando el torneo muy en serio. Al asomarse por la ventana, no había nadie y estaba repleta de artículos de magia, herramientas y alimentos.

–¡Ay! Perfecto, JAJAJA… –se emociona– pero… y ahora ¿qué hago?, necesito a mis hermanas… aunque esas son unas inútiles, pero yo las quiero… –

Winifred, decide dejar de pensar en tonterías y ponerse manos a la obra, con la ayuda de su fiel “libro”, empezó a crear pociones y herramientas que podrían serle de utilidad para cualquier situación.

“CRASH”… Se escucha el sonido de un vidrio romper.

–Pero ¿Qué fue eso? –Wini, chequea y ve que la causante es una pequeña piedra –¡Mira!, ¿Quién fue? –se asoma con cautela.

“CRASH”…

–¡Ahh! –grita.

La bruja, baja la cabeza y se esconde tras un enorme caldero que se encontraba en el centro del lugar.

–¡Esto es un ataque!, ¿Quién se atreve? –

Seguido, cientos de piedras pequeñas impactan contra la cabaña, rompiendo todos los vidrios de las ventanas y algunos objetos dentro. La pobre bruja no sabía qué hacer, primera vez que estaba en una situación como esa y sin ver en donde ni quien era el atacante.

Después de unos minutos intensos, las piedras dejan de impactar, Sanderson aprovecha el momento para intentar salir de la cabaña, pero las piedras que se encontraban en el suelo, comenzaron a levitar a su alrededor creando una especie de torbellino que se convirtió en una trampa para la bruja.

–Pero ¿quién se cree que es? –dice la bruja muy molesta– ¡cuando descubra quién eres, me la pagaras! –

El remolino se torna aún más peligroso cuando las piedras aumentan su velocidad y el radio donde se encuentra Winifred se empieza a achicar, la astuta bruja abre su libro y recita un hechizo, de su cuerpo empezó a salir un humo espeso que ocultaba todo a su alrededor y antes de que las piedras la tocaran, se había escabullido convertida en un pequeño ratón por las abertura de la vieja puerta de la cabaña, su atacante ni se dio cuenta de lo que realmente ocurrió.

Al pasar unos minutos, se aparece una persona revisando el lugar.

–Bueno, para ser mi primera vez en algo como esto, no me fue tan mal –dice la dulce e inteligente niña.

Mathilda, sabía que no tiene tanta diversidad de habilidades como lo podrían tener sus contrincantes, pero también sabía que le podía sacar mucho provecho a su imaginación.


La bruja y el zorro

Cerca de ese lugar, se encontraba Shippo observando todo lo que había sucedido, el cual no tenía ni la mínima de las intenciones de enfrentar a Mathilda.

–¡Ay noo!... ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí? –dice casi llorando –esa niña es un monstruo nooo!... ¡los mató a todos y seguro viene por mí! … ¿dónde está ese perro tonto cuando se necesita? ¡Haai! –

Como es de esperar, Shippo ya estaba horrorizado pensando lo peor, la única táctica que tenía en manos, era esconderse y buscar la forma de salir del torneo sin pelear.

–¿Con quién hablas? –le pregunta Raven que se encuentra atrás de él en silencio. –Parece que en aquel lugar pasó algo –

Shippo se puso pálido, casi se desmaya del susto, su vida pasó en segundos frente a sus ojos.

–¿Oye… estás bien?... eres raro

El pequeño, reacciona y se le pone a la defensiva queriendo intimidar.

–Yo soy un zorro demonio y deberías temerme, por tu bien corre mientras puedas –

–No te ves temible

–¡¿A no?!... ¡mira una serpiente! –

Shippo, intenta despistar a Raven con un sebo en forma de serpiente y poder escapar volando transformado en globo rosado, pero era demasiado lento para lograrlo.

Pero sí que es raro –Raven, no se había sorprendido en lo absoluto.

Al instante y sin aviso alguno, de la cabaña sale un cuchillo como proyectil en dirección a Shippo, Raven por medio de sus poderes, impidió que este llegara a impactar, toma al zorro y lo trae de vuelta al suelo.

–¡ahh ha hai!, me salvaste la vida –le dice Shippo entre lágrimas mientras vuelve a su forma original– ¡Esa niña loca es peligrosa!

–Mira ehh… –

–Shippo –

–Shippo, hagamos una tregua, ¿te parece? –le propone Raven.

El amigo zorro, demostraba seriedad y que se lo estaba pensando, pero por dentro estaba emocionado de tener una aliada que aparentemente era bastante poderosa.

–Bueno si no vas a responder nada, vale –Raven, crea un portal para salir de esa zona.

–¡NOO!, si quiero estar contigo –le grita y sale corriendo y entra al portal.


Magias diferentes

Winifred Sanderson, ya había recorrido un largo camino desde que abandonó la cabaña, se encontraba en lo más profundo del bosque tenebroso y pensó ser un buen momento para volver a su forma humana, pero no estaba sola, Ron Waesley se encontraba perdido recorriendo la zona, y pudo observar como de un ratón blanco, empezó a salir ese humo verdoso espeso que se fue agrandando hasta aparecer la bruja dentro de él.

–¡Wow! Su magia es tan diferente a la que nos enseñan en la escuela –dice en voz baja.

Ron, no sabía si confiar en ella, así que trata de retirarse en silencio, pero el partir de una rama lo delató al instante.

–¡¿Quién está ahí?! –pregunta Winifred– Si me has estado siguiendo, ¡será mejor que salgas! –

–Soy yo, y no te he estado siguiendo, aparecí en este inmenso bosque y desde entonces no he podido salir de el –

Winifred, empezó a rodearlo mientras continuaba hablando con el detenidamente.

–Oh, hola pelirrojo, ¿no te has topado con más nadie por aca?

–No, eres la primera – responde Ron con cautela –¿y tú?

–A sí, claro que si –

–¿Y qué ocurrió? –Ron, tomó su varita disimuladamente.

–Pues aca estoy, vivita y coleando –responde entre risas.

Si… eso parece

Ay querido, relájate… te noto como a la defensiva –se ríe.

Ron, sospechaba las malas intenciones de Winifred, sabía que esto no terminaría bien y es por eso que decide tomar la delantera antes de ser sorprendido por la bruja.

–¡Baubillius! –

De la varita del mago, desprendió un rayo de luz blanco contra Winifred, pero con un movimiento de sus manos, pudo desviar el impacto hacia un árbol.

–JAJAJA hay que tierno, dice palabritas para lanzar sus hechizos

–¡Baubillius! –hace su segundo intento, pero la bruja lo vuelva a desviar.

–¿Querido es lo único que sabes hacer?, ven te enseñaré otros truquillos –le dice entre risas.

De los dedos de Winifred, salieron unos rayos con la intención de electrocutar a su contrincante si no fuera porque se protegió con su hechizo “cave inimicum”, que creaba una protección en área.

La bruja coloca su libro abierto en el piso, y recita.

“¡Arañas van, arañas vienen,

buscando su víctima

y aquí ya la tienen!

Segundos después, de los árboles empezaron a aparecer espantosas arañas gigantes, deslizándose entre sus hilos de telaraña amenazando la vida de Ron.

–¡Arania exumai! –Ron utiliza un hechizo especial para ahuyentar a las arañas.

–¿Acaso tienes una palabrita para cada cosa niño? –se queja Winifred– ¡Librooo! –llama su libro para que regrese a sus manos.

–¿Te gusta invocar cosas? –Ron la apunta con su varita –¡Avis! –

De la nada, una bandada de aves empezó a atacar a Winifred, la bruja sorprendida, agitaba su libro mientras gritaba, Ron se dio cuenta de que ese libro era muy importante para ella y decide usar “Depulso”, para quitárselo y mandarlo a volar por los cielos. La bruja molesta, toma una de las pociones que cargaba y la Ronpe contra el suelo, todas las aves empezaron a caer dormidas librándose completamente de ellas, acto seguido lo ataca con descargas eléctricas que hacen que Ron corra y se refugie tras los árboles.

–¡Niño tonto, no importa lo lejos que este mi libro, el siempre vendrá a mí!… ¡Libroooo! –

La malvada bruja, empieza a crear esferas de electricidad acumulada produciendo pequeñas explosiones a toda superficie que toca, Ron corre y se refugia tras los árboles, pero una de las esferas detonó muy cerca de él, infringiendo un agudo dolor en su brazo derecho.

–¿Ay querido te dolió? AAJAJAJA

Cuando el tan apreciado libro de la bruja al fin llegó a sus manos, Ron aprovechó el momento.

–¡Baubillius!

La bruja cayó al suelo dolorida por el impacto y aprovecha de quitarle de nuevo el libro.

–¡Alarte ascenderé! –el libro sale expulsado a corta distancia por los aires.

Ron sabía que, sin él, esa bruja no tenía muchos trucos bajo la manga, así que su objetivo era destruirlo.

–¡Incendio! –unas llamas azules empezaron a salir del libro mágico.

–¡Noo!... ¡Mi libro!... –gritó la angustiada bruja, pero al instante su expresión de angustia cambio a unas largas carcajadas– Estúpido niño, mi libro es indestructible JA JA JA

Ciertamente el libro estaba intacto, cosa que no se esperó Ron y antes de que pudiera reaccionar, ya la bruja lo había atacado con uno de sus rayos, mandandolo a volar unos cuantos metros atrás. Winifred muy confiada, vuelve a tomar su libro mientras Ron se recupera, y con mirada cínica empieza a buscar algún hechizo bueno para usar.

–¡Ay mira lo que encontré! Esto te va a encantar… es perfecto para esta ocasión

“¡Cuerpos de madera y roble,

dancen como siempre quisieron hacer,

porque vida sus ramas van a tener!”

El sonido del crujir de las cortezas de las arbolares se empezaron a escuchar, sus ramas se comenzaron a mover como brazos largos y elásticos, y algo bajo la tierra empezó a agarrar vida. Ron, se levanta adolorido y con los músculos acalambrados y corre lo más rápido que puede, pero sin importar que dirección tomara, había árboles vivientes intentando capturar con sus ramas y raíces.

–¡Bombarda! …. ¡Diffindo!... ¡Bombarda!... –

Entre explosiones y hechizos cortantes, Ron se libraba de algunas de sus ramas y ataduras, pero el bosque espeso era más rápido que la cantidad de hechizos que podrían salir de su varita.

–JA JA JA –se escuchaba el resonar de la risa de Winifred, disfrutando del espectáculo.

–¡Diffindo!... ¡Diffindo! … ¡Dif…no demonios! –

Ron, ya se encontraba en una situación perdida, fuertes raíces tenían las piernas del mago inmovilizadas y las ramas, rodeaban el resto de su cuerpo a excepción de la cabeza.

–¡Se habrá acabado este juego para mí, pero tu arderas pronto en el infierno! –le grita Ron indignado mientras Winifred se va acercando con su libro en mano y muy emocionada.

Ya he estado ahí y me resulta un lugar encantador JAJAJA –le responde– y si, en algo tienes razón, el juego se te terminó… y lo mejor de todo es que harás pareja con tu directora irritante. –

¡A tus huesos el movimiento se impedirá,

del polvo naciste y en roca se convertirán!

Al pasar unos segundos, el joven Ron ya era una hermosa estatua cubierta por ramas, raíces y hojas, que decoraba el centro de este espeso y tenebroso bosque.


El zorro entre la nieve

Ya en una zona bastante alejada, se encontraba Raven caminando junto a Shippo, en esta ocasión, Raven buscaba entender las habilidades de Shippo y así planear alguna estrategia útil, aunque ella no confiara plenamente en joven zorro, pero tampoco le representa un peligro, en cambio Shippo, ve a Raven como una fuerte aliada y asegura de que, junto a ella, van a poder salir de esto.

–¿No te das cuenta de que las noches y días pasan extraño? –comenta Shippo mientras siguen caminando por lo que parece un camino de piedras rodeado de pinos muy bonitos.

–Todo es una realidad ficticia, todo cambia depende de las circunstancias, estamos envueltos en el hechizo del Taumaturgo… nada es real –le explica sin despegar la vista del camino –Sígueme contando de tus habilidades, te dicen maestro del engaño porque todas tus habilidades son un truco –

Son espejismos, así como este camino, solo que este se siente real –

–¿Espejismos?... ¿no hacen daño? –

–Mi mordida duele jejeje –Shippo se ríe tontamente, no quería dar tan mala impresión.

–No importa… tus trucos pueden ser útiles, solo hay que saber dónde usarlos –responde Raven sin ninguna expresión.

Ellos continúan por el sendero de piedras y notan como a unos cuantos kilómetros, se escuchan unos ruidos sospechosos, Raven y Shippo toman precaución y se adentran hacia los árboles para evitar ser vistos mientras echan un vistazo de lo que está ocurriendo.

–¡No sé quién eres tú ni me interesa! ¡Y porque tengas poderes parecidos a los míos, no significa que deba confiar en ti! –dice muy molesta Elsa quien se encontraba discutiendo con Bobby.

–Pero ¿Por qué no princesa? –

–¡No me digas princesa! –

–Podemos unir fuerzas para salir de esta juntos –

Elsa, se rehúsa a creer en su palabra y para sacárselo se encima, le tira una ventisca que se convierte en una ola filosa de hielo, Bobby endurece sus brazos con hielo y rompe de un golpe la ola evitando cualquier impacto.

–Princesa, no quiero pelear contigo –

–¡No me digas princesa! –

Elsa, se da cuenta que tenerlo de enemigo, puede resultar muy peligroso, pero tampoco estaba decidida a confiar en él.

–O luchó contra él o me arriesgo, cualquiera de las dos formas, no me siento segura –Piensa Elsa, con el sentimiento de estar entre la espada y la pared.

Shippo, se encontraba observando todo desde la distancia, y entendía perfectamente lo que estaba ocurriendo.

–Raven… esos dos no se pueden aliar… ¡Raven! –

–Si, ya te escuché –le responde con aspecto pensativo– tendremos que intervenir –

–¡¿Qué?! –se alarma Shippo –pero ¿Por qué no nos vamos para otro lado? ¡Hay… no quiero morir congelado! –dice casi llorando.

–Vamos, usa uno de tus trucos para separarlos y mantenla ocupada –

Aun con las ganas de salir corriendo Shippo, se seca sus lágrimas y se arma de valor, él sabe que es un cobarde, pero también sabe que hay momentos que deberá demostrar lo contrario, Shippo sale de su escondite y utiliza su mejor truco.

–¡Trompo Mágico! –

Un trompo gigantesco, aparece justo arriba de Elsa y Boddy, obligándolos a salir del rango de impacto y quedando a ambos extremos, la velocidad del trompo es tan voraz, que al caer al suelo levanta la tierra de su alrededor creando un torbellino de arena cegando a sus oponentes.

Acto seguido se escuchan unas palabras formando una frase.

–¡Azarath Metriuon Zinthos! –

Entre la nube de arena que hizo el ataque de Shippo, Iceman ve dos enormes rocas hechizadas con una magia negra, acercándose a gran velocidad, el hombre de hielo congela sus brazos para soportar el impacto, pero tal era la fuerza que salió proyectado unos cuantos metros quedando aprisionado por las mismas rocas.

El pequeño Shippo, tiene como objetivo despistar a Elsa quien se encontraba perdida entre el torbellino de arena, segundo después el enorme trompo desapareció como por arte de magia, dejando en su lugar un pequeño trompo de juguete, Shippo aprovecha su agilidad y salta hacia Elsa posando sus patas traseras en su cara y reimpulsando para escabullirse entre los árboles laterales al camino.

–Pequeño animal… ¿Cómo te atreves? –dice muy molesta y dispuesta en ir tras él.

Raven, sabía que su enfrentamiento contra Iceman, apenas estaba por comenzar, segundos después, las rocas que mantenían cautivo a Iceman, se congelan de dentro hacia afuera y se quiebran por un fuerte puño cubierto de hielo, esta vez el hombre de hielo justifica su nombre, el cuerpo de Bobby, se encontraba completamente cubierto de hielo como si una armadura de piedra se tratara, Raven sabía que sería un enemigo rudo y aparentemente muy resistente.

Raven, se eleva por los aires.

–¡Azarath Metriuon Zinthos! –

La magia oscura de Raven, se apoderó de un enorme tronco que se encontraba en el suelo a un lado del camino, al arrojarlo, Iceman fácilmente lo rompe por la mitad con su armadura helada.

–Esta vez no brujita –

El hombre de hielo estira sus brazos y desprende su ventisca congelante dirección a Raven, la joven bruja se defiende con su escudo oscuro, pero esto no sería una solución duradera, ya que este se congelaba a gran velocidad hasta fracturarse por las bajas temperaturas.

Raven, vuela para tomar una mejor posición, pero no se esperaba que Iceman usara su poder como propulsor y se impulsará ganando la habilidad de volar, en poco tiempo, la lucha se convirtió en una persecución al igual que sucedía entre Elsa y Shippo.

Las cosas para Raven y Shippo, no estaban saliendo como se esperaban, Shippo solo hace lo que mejor sabía hacer, correr entre los árboles y tratar de perder a Elsa, pero la guardiana del bosque sabía cómo usar sus poderes en la maleza para beneficiar su persecución, creaba caminos de hielo por donde se deslizaba y aumentando su velocidad. Shippo corría lo más rápido que podía, pero parece que sus esfuerzos no eran suficientes.

–¡Piensa Shippo piensa! no quiero morir congelado ¡noo! –dice el pobre con el corazón desbocado de tanta presión– ¡Oh!... eso me puede ayudar –

Shippo, se había percatado del humo de la chimenea de una cabaña que estaría a unos cuantos metros adelante, justo antes de abrir la puerta de dicha cabaña, Elsa congela la manilla de la puerta impidiendo que el pequeño pueda abrirla.

–¡Basta de correr pequeña comadreja! –le dice Elsa quien lo acorralo contra la cabaña.

–¡Zorro! –

–¡Pues compórtate como uno y deja de correr! –

–¡Tú lo pediste! –

Shippo, no le queda de otra que enfrentarla realizando el primer ataque.

–¡Fuego Mágico! –

De las manos del zorro, salió una enorme bola de fuego que casi impacta contra Elsa si no fuera por una pared de hielo que creo como escudo.

–Tira bolas de fuego, lo estaba subestimando, eso no lo esperaba –piensa Elsa sorprendida por su habilidad.

Shippo, aprovecha el momento para intentar escapar; movimiento que fue impedido con otras de las paredes de Elsa.

–Ya ni lo intentes zorro, tus bolas de fuego no me intimidan –

Shippo, toma una pose desafiante y busca en su bolsillo otro pequeño tRonpo.

–¡Trompo Mágico! –

Al igual que el primer trompo, este gigantesco cae y aterriza entre ambos contrincantes, formando de nuevo un torbellino que levanta la arena de suelo y Shippo utilizaría para ocultarse, pero Elsa no estaba dispuesta a caer de nuevo en el mismo juego y un fuerte viento helado aparece disipando la arena de la zona, cuando todo aclaró, el trompo ya no estaba y Shippo corría a toda velocidad hacia su frente, generando un "fuego mágico" en su cara casi a quema ropa. Las llamas invadieron todo el cuerpo de Elsa quien se tira al suelo mientras gritaba de la desesperación, pero algo no concordaba, no existía tal dolor, Elsa tardó en darse cuenta, que las llamas con la que estaba siendo quemada, solo era una ilusión y Shippo, ya se había desaparecido de la batalla.

Aliviada y burlada, se levanta y ve el pequeño trompo de juguete tirado en el suelo, esta vez no duró tanto tiempo en saber la realidad de la magia del zorro demonio. Sin descanso alguno, Elsa se percata de que algo está pasando en el cielo, y puede ver como Raven y Iceman están luchando arduamente.

–¡¿Está volando?! –comenta Elsa cuando ve a Bobby en acción –¿Cómo es posible?, ¡yo no puedo hacer eso… tampoco convertirme en hielo! Este hombre es fuerte –

–¡Azarath Metriuon Zinthos! –

Raven, envuelve con su poder el cuerpo helado de Bobby y lo arremete contra el suelo, luego tomó algunas rocas de gran tamaño e incluso árboles, y se los arroja creándose fuertes golpes en su resistente armadura de hielo, pero esto no era suficiente para detener al grandioso mutante. Elsa, desde la posición donde esta, crea unas enormes espinas de hielo y se las lanza a Raven la cual cubre con sus escudos oscuros. Iceman, sale de entre las rocas sin ningún rasguño, Raven sabía que se encontraba en una muy mala situación, y decide entrar a la cabaña, Elsa al darse cuenta de sus intenciones, congela la puerta por completo para impedir su entrada, pero Raven solo crea un portal en el hielo con la que lo atraviesa, Iceman se impulsa a gran velocidad y entra a la fuerza rompiendo la puerta y pared de hielo que la cubría creando una gran orificio en ella.

Raven y Iceman se encontraban cara a cara.

–Chica bruja, eres muy buena pero tus poderes no son suficientes para vencerme

–Pues, haré mi mejor intento –la bruja comenzó a levitar y sus ojos se tornaron negros –¡Azarath Metriuon Zinthos! –

Todo el interior de la cabaña se pintó de negro y las cosas se empezaron a mover por sí solas, los cuchillos afilados, cubiertos, platos, cristales, estantes y todos los objetos e incluso un caldero que contenía algún liquido viscoso hirviendo en el fuego de la chimenea, empezaron a impactar con gran agilidad en la protección de hielo de Iceman, eran tantas las cosas que se partían en su rostro, que no podía ver ni hacer absolutamente nada, por último el caldero hirviendo se voltea encima de él, derritiendo a gran velocidad su protección y dejando mostrar su cuerpo carnal.

Los sonidos y destrozos que se escuchaban en la cabaña, alertaban a Elsa de que algo fuerte estaba sucediendo, también sabía que en este torneo, cualquier cosa podría pasar, ya que todos los concursantes sabían cómo defenderse y ella siendo la guardiana de bosque no podría quedarse atrás, una fuerte tormenta helada se empezó a sentir en la zona, cúmulos de nieve se iban creando a los pies de los árboles y un gran cúmulo comenzó a tomar vida, hasta convertirse en una enorme monstruo de nieve que protegería a su creadora de cualquier peligro.

Mientras Elsa culmina su temible creación al que llamó Marshmellow, Bobby sale proyectado de la cabaña varios metros contra unos árboles, su aspecto ya se veía debilitado y golpeado, Raven sale en su dirección con dos grandes rocas hechizadas para usar como extensiones de sus puños y golpear a Bobby una y otra vez hasta quedar inconsciente, Raven parecía otra persona, se estaba esforzando mucho para acabar con su enemigo, Elsa realiza un ataque secuencial de espinas de hielo en dirección a Raven, las espinas de hielo quedan hechizadas antes de llegar a su objetivo y son redirigidas de nuevo a su inicio, pero estas quedaron enterradas en el cuerpo de nieve del golem quien intervino en el ataque para defender a su creadora.

Marshmallow, pega un grito ensordecedor que corta la concentración de Raven, seguido realiza movimientos bruscos de brazos que hacen que se desprendan bolas gigantes de nieve endurecida que golpean a la bruja y esta cae causándole fuertes contusiones contra el suelo. Mientras Elsa se aproxima a Raven quien se encontraba aturdida por el impacto, sus manos estaban brillando y desprendiendo un frío congelante, con solo un toque ya todo terminaría según las intenciones de la guardiana, al rozar su lisa piel, Elsa siente que algo se deslizaba por sus piernas, sentimientos escalofriantes empezó a sentir al ver como dos serpientes venenosa estaban por morderla, impresionada por no encontrar una explicación lógica a tiempo, las congela antes de que usaran sus letales colmillos con ella, pero antes de ver lo que realmente se escondía tras de esas serpientes, siente un fuerte empujón por la espalda que la tumba al sueño con rudeza.

–¡Raven! ¿Estás bien? ¡responde Raven! –le pregunta Shippo muy angustiado.

La piel pálida de Raven se estaba tornando azul, lo que significaba que la magia de Elsa ya había surgido efecto, y que Shippo llego demasiado tarde para salvarla, en pocos segundos, Raven se había convertido en una estatua de hielo viviente.

–¡Otra vez tú!, esta vez no escaparas –le dice Elsa mientras se levanta del suelo– ¡Marshmallow es todo tuyo! -

Shippo, sentía que había traicionado a su única aliada, de haber llegado un segundo antes, las circunstancias podrían ser otras, y ahora se encontraba solo en medio de una batalla, con oportunidades escasas para él.

–¡Que nombre más ridículo! –comenta Shippo ocultando su miedo.

La criatura hace otro rugido feroz y con tanta intensidad que incluso despierta a Iceman de su inconsciencia, aún confundido y con un fuerte dolor de cabeza como consecuencia de la golpiza que le proporcionaron, trata de librarse de las rocas que seguían sobre su cuerpo. Marshmallow, con su mayor enfado arremete a toda velocidad contra el pobre zorro, mientras la bestia gigante corría hacia su posición, Shippo respira un par de veces y centra pensando.

–Bueno, con lo grande que es ese muñeco, creo que esto será rápido, lo mejor de todo es que pronto estaré en los brazos de Ahome –Hasta se sonroja de pensarlo.

Los movimientos y gestos de Marshmellow, se veían en cámara lenta, Shippo, cierra sus ojos y espera que lo que tenga que pasar, pase… Seguían corriendo los segundo y nada ocurría, a tal punto que a Shippo le parecía raro, pero estaba convencido que como era su lecho de muerte, la vida podría pasar más lenta de lo normal, así que siguió esperando, pero era como si el tiempo se hubiera paralizado... Al abrir los ojos, toda la zona estaba completamente pintada de negro, impregnado de la magia de Raven quien aún se encontraba congelada, Marshmallow y los demás, no podían hablar ni mucho menos moverse, Shippo quien se encontraba totalmente confundido y sorprendido, observa que algo extraño estaba pasando en el cuerpo congelado de Raven, a través del hielo espeso, sus ojos se habían multiplicado, brillaban de un color rojo escarlata y su piel se estaba tornando muy oscura, el efecto congelante de Elsa se empieza a fracturar, dejando salir a una chica muy diferente de la que habían visto en la presentación.

Raven, levita por lo cielos y su cuerpo empieza a cambiar, una gigantesca criatura con apariencia endemoniada, cuatro ojos rojos escarlata, una boca llena de afilados dientes y un cuerpo uniforme conformado por terroríficos tentáculos, era en lo que se había convertido la joven bruja, un verdadero demonio del inframundo. El terrible demonio acerca sus grandes y alargados tentáculos hacia Marshmallow, lo observa detenidamente y de un apretón, la criatura queda disuelta entre su propia nieve, acto seguido toma a Elsa y a Iceman al mismo tiempo, los olfatea, abre su enorme boca que contenía la oscuridad misma del inframundo dentro, los introduce y se los traga por completo, Shippo no podría creer lo que estaba viendo, se encuentra atónito que ni las lágrimas le salían con facilidad, la criatura en la que se había convertido Raven, lo miraba fijamente, Shippo sin poder hablar ni moverse, ya sea por la magia de Raven o por el pánico que cargaba en pequeño, lo toma con mucha sutileza entre sus tentáculos, segundos después, Shippo habría tenido el mismo final que los otros dos competidores del frío.


Punzones e ilusiones

–Pero… ¿Qué pasó?... la cabeza me da vueltas –

Raven, despierta luego de un rato, desconcertada y desorientada sin saber lo que había ocurrido, pero esa sensación ya le resultaba familiar a la bruja, ya que no era la primera vez que le sucedía, esta es la primera de las razones por la cual ella siempre mantiene sus emociones controladas, al perderla, también pierde el control de sus habilidades y el poder del inframundo se desborda, un poder que hasta ella misma, le tiene miedo.

–No no no, ¿qué habré hecho? –se pregunta Raven mientras inspecciona el lugar –¡Shippo!... ¡Shippo! –lo llama, pero nadie responde.

Este fue un momento angustiante, cuando se encuentra un pequeño trompo en el suelo y pedazos de lo que parecían serpientes hechas de madera.

–¡Hey!, sé que me ves y me escuchas –gritar enojada al cielo–¡Taumaturgo Responde!

Una pequeña y tierna ardilla desciende de lo alto de un pino y se acerca a la concursante.

–Normalmente no hago acto de presencia a mitad del torneo, prefiero observar y disfrutar del espectáculo acompañado de una buena copa de vino –le responde la ardilla, quien adoptó una postura como si un hombre fuera– pero fue tan hermoso lo que usted ofreció, que no puedo no responder a su llamado señorita Roth –

–¿Taumaturgo? –

–A sus servicios –

–Eres una ardilla –

–oh! No te gusta la ardilla, puedo presentarme en cualquier forma hasta de alguien conocido si así lo prefieres –

El cuerpo de la ardilla se empezó a pixelear y a aumentar su masa para tomar la forma de su amigo verde el Chico Bestia.

–¿Así está bien? –pregunta el Taumaturgo siendo la viva copia de Chico Bestia incluyendo en la voz.

–¿Me podrías decir qué fue lo que pasó? –

–Ah, ¡algo hermoso!, te mostraré, ver tu rostro también es parte de mi diversión –

Ilógicamente de entre dos árboles, se materializa una pantalla de gran tamaño, y al encenderse, Raven empieza a ver todo lo ocurrido desde que cayó en el hechizo helado de Elsa hasta cuando ella regreso a su forma humana como si de una película fuera.

–En pocas palabras, te diste un festín –el Taumaturgo culmina con unas extensas carcajadas– ¡oh! Ya me tengo que ir –

Al culminar, la pantalla se desintegra mágicamente y Chico Bestia o mejor dicho el Taumaturgo, se transforma en búho y desaparece en la lejanía del sol naciente, Raven tiene un sentimiento de culpabilidad por lo que le hizo pasar al pequeño Shippo.

–Perdí el control… nunca debo perder el control –comenta con tristeza.

Raven, toma el pequeño trompo de juguete y lo observa por unos instantes, de la nada siente un fuerte punzón por la espalda que hace acelerar las pulsaciones de su corazón, el dolor agudo que le proporcionaba, debilitó las piernas de la bruja obligándola a arrodillarse, al voltear, observa a una tierna niña con su listón rojo en la cabeza que le hacía decoración con la ropa, y venía acompañada de dos cuchillos afilados que levitaban a su lado.

–Mathilda –comenta Raven, al ver de quien se trataba.

–Lo siento señorita, pero esto es un juego y aunque sea tan realista que duela, pronto todo acabara –

La niña sin pensarlo dos veces, le tira los cuchillos a Raven, pero la bruja los detiene con su magia y los deja caer. Raven, cada vez sentía que la debilidad invadía su cuerpo, pues con un cuchillo enterrado en el medio de su espalda, su respiración se hacía cada vez más densa y el hormigueo envolvente en sus manos, le informaba que su cuerpo podría colapsar en cualquier momento.

Mathilda, se pone a la defensiva cuando ve que su enemiga, aun se podía defender, con su poder psíquico toma pequeñas rocas del suelo, y se las lanza como si se tratase de una metralleta de piedras, Raven se cubría con su escudo de magia quien era lo suficientemente resistente para aguantar esos débiles ataques, pero todo fue una distracción para Raven al sentir otro fuerte y esta vez letal punzón en el pecho, mientras Raven se estaba cubriendo, no se percató de que la niña había tomado de nuevo el control de uno de los cuchillos que estaba frente a ella, las piedras dejaron de pegar en el escudo y la niña se le acerca y la toma por la cabeza con delicadeza y la coloca sobre su regazo.

–Señorita Rachel discúlpame, y entiéndame, yo soy la más débil de acá, nunca he usado mis poderes para algo como esto –le dice la tierna niña apenada.

–Para nunca pelear, supiste usarlos bien –responde Raven ya sin fuerzas para pelear– no importa, ya yo había perdido –

–Esto solo es un juego de un monstruo, cuando esto termine podrá volver con su familia y amigos –

–Suerte –dice Raven en su último respiro.

Mathilda, tenía las emociones a flor de piel, aunque ella sabía que realmente no había matado a una persona, todo se sentía muy real y lo que estaba deseando es que esta pesadilla terminara pronto.

–Bueno… supongo que aún hay gente así que tengo que moverme rápido, antes de que me tomen por sorpresa –dice la niña restableciendo sus emociones– fue un placer conocerla señorita Rachel, no sabía que existían personas como usted –

Mathilda, se levanta y revisa la cabaña que se encontraba cerca de ese lugar, pero ve que todo estaba totalmente destruido, no había mucho que pudiera usar, al inspeccionar esa cabaña, parte rápidamente y busca la protección de los árboles.

La zona creada por el Taumaturgo, se va modificando sin que los concursantes se den cuenta, el tamaño del mapa, ya no era tan extenso como cuando inicio el torneo y Mathilda sin querer ya estaba recorriendo los angostos senderos del bosque tenebroso, entre los árboles se escuchaban sonidos espeluznantes que hacían acelerar el paso de Mathilda.

–JA JA JA – Se escucha una risa femenina que no se sabía de dónde provenía.

Mathilda, sin mirar atrás, empieza a correr en línea recta a buscar el fin de ese bosque que le ponía la piel de gallina.

–No corras tanto mi niña que te vas a cansar JAJAJA –

Mathilda, ya se imaginaba quién podría ser, pero esta vez ella es la sorprendida. La bruja no se dejaba ver y su canción resonaba en todo el bosque como si de los árboles saliera.

1, 2 Winy viene por ti.

3, 4 cierra la puerta.

5, 6 toca un crucifijo.

7, 8 mantente despierta.

9, 10 nunca más dormirás”

–JAJAJA me encanta esa canción, es tan espeluznante ¿no te parece adorable? –

Mathilda, deja de correr y decide enfrentarla, se había dado cuenta que la bruja ya estaba jugando con ella y no la dejaría en paz.

–¡Yo sé que eres tú bruja malvada! –le grita –¡Sal! O es que te asustó la bienvenida que te di en la cabaña –las piedras de su alrededor, comenzaron a levitar en su protección.

–¡Fuiste tú! ¡Mocosa insolente, gracias a tu bromita, me tuve que arrastrar kilómetros como una inmunda rata! –dice enojada.

Winifred, aparece montada en una escoba en la sima de los árboles.

–¡Hasta que apareciste! –

–Y con una nueva adquisición, ¿no es preciosa? –dice la bruja mientras le muestra la escoba que consiguió en una cabaña más al norte.

Mathilda sin pensarlo 2 veces, toma uno de sus cuchillos que mantenía oculto entre su ropa y la lanza con su psique como un proyectil directo hacia la bruja, pero este la traspasa dejando un humo rojizo con tonos grises como rastro.

–¿En serio?... ¿Tanto miedo le tienes a una niña inofensiva que prefieres usar trucos de espejismos antes de mostrarte? –

–JA JA JA –la fuerte risa de Winifred se escuchaba en todo el bosque.

Mathilda, se encontraba en una posición muy incómoda, sombras de la bruja sobre la escoba se percibía por todas partes, sonidos de lobos aullando, insectos que movían las hojas secas del suelo, el siseo de las serpientes sobre los árboles, el sonar de los búhos y otras aves, hacían que los sentidos de la pobre niña enloquecieron y perdiera la cordura, mientras más los segundos pasaban, los sonidos se intensificaban. Mathilda había sido víctima de un embrujo que Winifred puso en el bosque después de vencer a Ron Weasley, así como una araña teje su telaraña, la bruja estaba a la espera de su primera víctima.

Mathilda, a cada sombra o rastro de Winifred, le atacaba con rocas impulsadas por su poder, pero como es de esperar, todas ellas eran producto del embrujo que se esfumaba entre un espeso humo de colores rojizos y grises. La pobre niña no aguanta más la tensión y empieza a correr de nuevo en línea recta, en ese momento su mayor deseo era salir de ese infierno en donde estaba metida, pero la risa de la bruja la confundía, ¿será que realmente existe un final en ese bosque?

–¡Corre corre! Que la bruja malvada viene por ti JA JA JA –Winifred, seguía burlándose de ella.

Mathilda, ya casi entre lágrimas de desesperación, se detiene, respira unos minutos y entre todo aquel ruido piensa.

–Espera… desde que estoy aquí, la bruja lo único que ha hecho es jugar conmigo, asustarme, Mathilda ya sabes que todo esto es irreal, un espejismo

Mathilda, estira sus brazos y cierra sus ojos, todas las piedras, ramas incluso sus cuchillos empezaron a levitar, el fruncido de su seño reflejaba la cantidad de poder que estaba usando para crear un torbellino mucho más grande que la de la cabaña, sabia que la bruja estaba escondida en algún lugar burlándose de ella y su intención es hacerla salir y enfrentarla de una buena vez. Las piedras y otros objetos encontrados en el bosque de un peso y tamaño soportable para ella, empezaron a girar a gran velocidad, el torbellino cada vez abarcaba un área mayor y todo lo que tocaba lo arrasaba como si un cortacésped se tratase, todos los árboles eran rasgados a tal punto que colapsaron y parte del mismo, alimentaba al mortal torbellino. Mathilda permanecía en el centro del torbellino el cual era suficientemente espaciosos para su movilidad, a donde ella se moviera, su implacable poder la seguía, los espejismos y sonidos espeluznantes eran arrasados por esta poderosa niña y ya la irritante risa de Winifred no se oía, lo único que se escuchaba era el sonar de las cortezas de los árboles destrozándose y el chispazo del choque de las piedras contra grandes rocas.

La pequeña estaba decidida a acabar con la vil bruja pero el cansancio ya se le estaba reflejando y Winifred aun no sale de su escondite.

–No puede ser, he abarcado tanto espacio y aún no sé dónde está… ¿será que ya la vencí dentro de su escondite y no me he dado cuenta? –comenta irritada por no saber si todo su esfuerzo era en vano.

NO – susurro.

Mathilda, quedó prácticamente en shock cuando sintió esa respuesta en su oído, antes de que se pudiera voltear y realizar algún ataque de última instancia, Winifred le puso la mano en la frente y con solo pronunciar la palabra “Duerme”, Mathilda quedó sucumbida en un sueño profundo en los brazos de la malvada bruja, al instante el torbellino se desintegró y todos los objetos cayeron al piso.

–Mi tonta niña, pudiste vencer mi conjuro, pero nunca te diste cuenta de lo cerca que estaba de ti –se reía sutilmente mientras le hacía caricias en el rostro, luego quita la mirada para buscar una poción entre su vestimenta mientras le seguía hablando– Eres perfecta, que piel tan delicada y dulce, y a mí ya me están saliendo algunas arruguitas que necesito sacar –

En un parpadeo de ojos, Winifred ya no se encontraba en lo que quedaba del bosque, esta vez estaba en un lugar conocido para ella, su hogar.

–Hay gracias hermana, todas las noches me pongo te de hoja de mango que dicen que deja la piel suave –

Winifred, se alarma al escuchar una voz que no era la de la dulce niña si no la de su hermana Mary Sanderson quien la tenía en los brazos.

–Pero… que demo… ahh… !NOO! –

Winifred, se levanta y la deja caer al suelo.

–¡Ouch!, ya me parecía raro que fueras tan cariñosa

–¿Qué es esto?... ¿Dónde está la niña? ¿el bosque … y to todo? –no podía creer lo que estaba viendo.

–Hermana ¿de que niña hablas?, ¿te sientes bien? –Mary le pone la mano en la frente, pero Winifred se la quita con un manotón– ¡Hay!

–¡Quita!... ¿Cómo es todo posible? –grita muy alterada.

Winifred, no entendía absolutamente nada de lo que estaba pasando, ella estaba segura de lo que había vivido, aún tenía entre sus manos el olor de la dulce niña, no podía ser todo un sueño.

–Hermana…–

–¡¿Qué?! –

–Hay hermana, te llego una carta… aunque es raro, acá no llegan cartas… pero si es así ¿Cómo es que llegó esta acá? –se cuestiona ella misma creando su propia conversación.

–¡Dame acá!

Concursante Winifred Sanderson, se le enorgullece participar que usted fue la ganadora del gran torneo de magia del Taumaturgo, su increíble astucia y gran desenfreno….

–Bla bla bla, ¡puras estupideces!

Winifred, busca mas al fondo y encuentra una medalla de oro puro con su nombre grabado como símbolo de victoria y un listón rojo.

–¡ESTUPIDOOO!

Ups, como que la bruja Sanderson no quedo muy contenta con mi torneo… bueno que se va a hacer jajaja. Si se preguntan qué paso con los demás concursantes, no se preocupen, yo nunca miento, cada uno de ellos está en sus respectivos mundos, Mathida despertó en los brazos de su querida profesora Dulce, Raven en su habitación oscura y privada, Bobby en la mansión junto a sus compañeros, Dolores… pues, estoy pensando en dejarla convertida en piedra, no creo que nadie la extrañe, Ron debe estar despertándose con los gritos de su madre pues Pigwidgeo creo que se volvió a escapar de su jaula jajaja.


¿Cómo?... ¿Qué quién soy yo?, ya se los dije, yo soy el TAUMATURGO…


¡Hasta la próxima!...

June 25, 2020, 9:55 p.m. 0 Report Embed Follow story
1
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~