wereyes Waldo Reyes

―Debiera descansar padrino. ―Lo sé mi querido Vito. La puerta del ristorante, se abrió de golpe. Phil y Vito sacaron sus metralletas, le tiraron a todo el clan Spaglieri. Volaron las cabezas de Antonio y Enrico, Giuseppe trató de disparar, pero terminó acribillado. Una ráfaga, otra y otra más. Cien murieron en el local, la sangre subía hasta el techo. ―Dame un cigarrillo. ―¿Y sus pulmones tío? Phil clavó un cuchillo en el corazón del policía que entraba al local. ―De algo hay que morir sobrino.

#horror #themicrostoryller #theauthorscup
  May 14, 2019, 11:05 p.m.
AA Share

Comment something

1 Comments
Post!
MariaL Pardos MariaL Pardos
Cojonudo! Puede escribirse eso?
May 16, 2019, 2:40 p.m.

More microfictions