mazzaroarbelo Gabriel Mazzaro

Miró con asco la pequeña multitud que se agrupaba al centro del colectivo. El calor, rayando la temperatura natural de cualquier infierno, no vulneraba su maquillaje. —Disculpe caballero —refirió—, ¿usted va hasta el ex aeroclub? —Si señora —respondió el chofer. La dama, refinada hasta el hartazgo, se sentó en uno de los asientos traseros, solitaria, cerca de la puerta de descenso. «Qué horror» pensó.

#themicrostoryller #ficcion #theauthorscup
  May 22, 2019, 9:53 a.m.
AA Share

Comment something

0 Comments
Post!
No comments yet. Be the first to say something!

More microfictions