AA Share

15-01-2020

Luego de profundizar en Bukowski y en Khalil Gibrán, no hay más. Hemingway, escribió agudo hasta que la guerra acabo. Anthony Burgess lo hizo bien. El Marqués de Sade también. Estimo a Poe, pero es un caso previsible, se le muere la prima, la esposa y, la vida en un mismo día; pobre tipo. Y a los que apodaron grandes pensadores, o se nombraron a sí mismos, no son más que un surtido de lo mismo. Léelos, en algún punto sus ideas son repetitivas. No hay nada nuevo. Si no hay fuego en las palabras, ¿de qué vale el intento? Quizá, no he leído suficiente literatura, tampoco quiero hacerlo. Dicen que García Márquez es excepcional. Que Coelho también. Bueno, ya me entiendes, todo es un surtido. Shakespeare marcó un antes, pero, el después nunca llegó. Vargas Llosa es extremista con el vocablo. Picasso lo explicó, pero nadie pareció entenderlo. El arte debe hacerse fácil de digerir; nunca como un vaso de agua, tal vez más parecido a un vaso de leche, sin llegar al saborcillo del yogur. En fin ¡salvemos nuestros propios párrafos! La gran mayoría se queda vacía, sin nada que expresar, es momento de salvar nuestros propios pensamientos.

Sept. 11, 2021, 3:32 a.m. 0 Report Embed 1

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~