suintergrandeymimmahoran Suinter Grande & Mimma Horan Grande Horan

Marta nunca había imaginado que aquella relación que mantenía con Carlos acabaría convirtiéndose en una relación de tres que a su vez le haría conocer un mundo completamente diferente al que conocía y lo que es mejor: descubrir que no sólo le atraían los hombres.


Erotik Alles öffentlich.

#sexo #lgtb-amor-pasion #sentimiento #romance
4
1.4k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 30 Tage
Lesezeit
AA Teilen

Capítulo 1.


Londres, Inglaterra. 2018

04:00 A.M


Marta, despertó humedecida tras aquel sueño erótico, un gemido involuntario invadió su habitación al pensar en aquel chico que conoció ayer. Cerró sus ojos mientras deslizaba suavemente sus cálidas manos por su abdomen quitándose a su vez aquel mojado pijama. Se dirigió a la ducha, y dejó caer el agua sobre sus senos. Los observo durante unos minutos, mientras pasaba la yema de sus dedos por la punta de estos. Aquellas caricias provocaron que la excitación aumentase por segundos. Jadeante, miró aquellos chorros de agua procedentes de la cabeza de la ducha. Temblorosa por tanta excitación acumulada. Cogió el brazo de la ducha, mientras que con una de sus manos frotaba con firmeza y suavidad su clítoris y apuntó hacía este. Provocando que Marta cerrase los ojos, mientras que a su vez su boca se abría para dejar que aquellos gemidos rompieran con el silencio. Pero algo, mejor dicho alguien. No dejo que acabará. Sus pensamientos fueron invadidos de nuevo por ese chico.


Decidió llamarlo nada más amanecer, deseaba acabar con lo que tenía pendiente con aquel sexy y misterioso chico. Finalmente consiguió quedar con él, en su casa. Marta, nerviosa. Peinaba su larga melena oscura varias veces, hasta que decidió ver si era capaz de aguantar un tamaño mayor que un plátano en su frágil garganta. Corrió hacía la habitación de su hermana, la cuál escondía debajo de su cama todo juguete sexual que deseará. Todos los juguetes superaban el tamaño deseado, con los ojos cerrados cogió uno de ellos y volvió a su habitación. Frente al espejo, observó detalladamente aquel pene de silicona. Tímidamente deslizó su lengua por el cuerpo del pene hasta llegar al glande, una vez allí paso varias veces su lengua alrededor de la corona, mientras que con sus dedos presionó de nuevo el cuerpo del pene. Practicaba nerviosa para impresionar al culpable de sus sueños eróticos. De reojo, miró la hora. Aun le quedaba tiempo para poder bajar aquella inocente calentura que había sido provocada al imaginarse que aquel pene de silicona, era el de aquel chico.


Cerró la puerta de su habitación y sacó su único juguete sexual. Nunca lo había usado, pero en aquel momento era su única salvación, junto con el pene de silicona.

Se desnudó y mojó dos de sus dedos en saliva, llevándoselos a uno de sus pezones. El roce de sus mojados dedos produjeron que un escalofrío invadiese todo su cuerpo, a su vez sus sobresalientes pezones aumentaron ligeramente su tamaño. Gimiendo libremente ajusto las pinzas a ambos pezones y abrió sus piernas para dar paso a la tercera y última pinza. Con aquel pene acarició sus labios inferiores y lentamente se hizo hueco entre ellos, rozando a su vez su deseado clítoris. Dirigió su mano libre a la cadena que unía todas las pinzas y tiró de ella, mientras que a su vez introdujo aquel pene en su interior. La penetración rápida pero placentera, había provocado que Marta llegase al clímax antes de lo deseado. Se levantó de la cama y decidió no quitarse las pinzas, solamente sacó el juguete sexual de su vagina y mordió su labio, observando como se hacía ver entre sus labios inferiores. Mientras recuperaba el aliento, volvió a vestirse de una forma diferente, de una forma que no sólo atraería la atención de su misterioso chico.


Ya vestida, sin ropa interior salió de casa y camino por las transcurridas calles de Londres. Siendo a su vez piropeada, no sólo por los hombres, alguna que otra mujer miraba disimuladamente sus despampanantes nalgas. Sonrió al ver cómo había conseguido lo que quería, ser el centro de atención. Subió un poco más su corta minifalda, dejando así más que desear a todo aquel que la mirase. Al llegar a la casa de Carlos, el sexy, misterioso chico. Un escalofrío invadió todo su cuerpo. Por primera vez Marta conocería que era ser follada por alguien, que no fuese su juguete sexual. Su expresión cambió a tristeza al ver que nadie abría la puerta. Volvió a llamar una segunda vez llevándose una grata sorpresa al ver que aquel misterioso chico abrió la puerta vestido con una simple toalla enrollada en su cintura.


— ¿Marta, verdad? —preguntó con una voz hipnótica.

Ella asintió observando aquella toalla, mientras que deseaba que accidentalmente se cayera. Notó como su feminidad comenzaba a mojarse de nuevo, provocando así que sus pezones se comenzarán a marcar bajo el vestido ceñido que ésta llevaba.


Marta comenzó a moverse incomoda sobre el sofá.


— ¿Te encuentras bien? —volvió a preguntar, pasando su brazo por su cuello y dejando su mano cerca de uno de sus pechos.

— Sí —contestó, besando su mano delicadamente—. Verás, Carlos… —le miró—. Deseaba quedar contigo por varias razones, una de ellas e-es… —apenas pudo acabar aquella frase, ya que Carlos acariciaba uno de sus pezones bajo el vestido.

— Sí, dime. ¿Cuáles son esas razones? —sonrió, quitándole la pinza del pezón para apretar su pecho después.


Marta, mordió su labio fuertemente sin dejar de mirarle. Éste se acercó hacia ella y la besó con suavidad. Marta gimió en sus labios, al notar como Carlos pellizcaba suavemente su clítoris a la vez que uno de sus pezones.


— Esta noche, serás mía —susurro, mordiendo el labio inferior de Marta—. Conocerás qué es ser un verdadero hombre —la penetró con unos de sus dedos.


Ella asintió sumisa intentando no gemir y deseando sentir una verdadera polla dentro de ella. Éste, sonrió observando como lentamente su cintura se movía al compás de su dedo. Antes de penetrarle con el segundo dedo, dejó de pellizcar el pezón y abrió sus labios inferiores. La miró a los ojos durante unos segundos y escupió sobre su clítoris. Con la yema de sus dedos, comenzó a acariciar su clítoris en forma circular. Marta, suplicaba entre gemidos que la follará. Una tos desconocida hizo que Carlos parasé en seco.


— ¡Hermano! —dijo, alzándose del suelo.

Marta extrañada miró hacía la puerta, encontrándose con el que sería el supuesto hermano de Carlos.

— ¡Menudo festín, te estabas dando cabrón! —rió—. ¿No aceptáis un trio? No veas como me habéis puesto —volvió a reír.

Marta avergonzada se vistió, aunque las ganas de ser follada por dos pollas eran inmensas, decidió vestirse y marcharse de aquel lugar.

— ¡Espera, Marta! —dijo Carlos, agarrando su brazo—. No puedes irte, esto soló acaba de comenzar y no puedes dejarme así —señaló su entrepierna, la cuál escondía un deseado y apetitoso bulto.

— Siempre puedes usar tus preciosas manos para sacarte algún que otro orgasmo.

Antes de que Carlos le contestará, salió de la casa dando un portazo tras ella.

***

Carlos miró a Cristian cruzándose de brazos.


— ¿Qué? —contestó abriendo una lata de cerveza.

— ¿No deberías tener la polla metida en algún enchufe? Es el segundo polvo que me jodes, al tercero no respondo por mis actos. Quién avisa no es traidor, capullo.


Cristian le miró con una sonrisa picara en su rostro.


— Ya sé lo que ocurre aquí. A ti no te jode que te haya jodido el polvo, a ti lo que te jode que es que te haya jodido el momento con Marta, ¡ella es la chica que murmuras en sueños! —río.


Carlos negó con la cabeza rápidamente, mientras que sus sonrojadas mejillas hablaban por si solas.


— ¡Oh joder, cabron! Cuéntame todo, desembucha.


Cristian fingió mostrar interés por aquello que su hermano le contaría acerca de Marta, pero realmente estaba celoso. Había coincidido más de una vez con ella en distintos lugares de la ciudad y desde el primer momento, se enamoró de ella. Nunca se atrevió a hablarle ya que sus nervios le traicionaban en el peor momento.


— La conocí en una discoteca de las afueras de la ciudad —suspiró—. Ella estaba con un par de chicas y yo estaba solo, mis amigos me dejaron tirado aquella noche —le miró.

— A mi no me culpes —alzó sus manos, en forma de inocencia—. Quedé con unos viejos amigos.

— ¿Tan importante era que no podías mandar un puto WhatsApp a tu mejor amigo? —se señaló con el dedo indice, Cristian agacho la cabeza arrepentido—. En fin da igual, pensé que ella no estaba cómoda en aquel lugar pero me equivoqué al ver como sus amigas le metían algo en la bebida, ella estaba demasiado borracha como para aguantar, sepa dios que, fuera eso. Así que, me acerqué haciendo como si me chocase con ellas para tirarles la bebida y me lleve a Marta al baño.

— ¿Cómo supiste su nombre, señor justiciero?

— Idiota —río—. Supe su nombre cuando la llevaba al baño. Me miro, me dio las gracias, me dijo quién era y se desmayo en mis brazos —suspiró.

— Tengo dos preguntas más


Carlos le miró esperando a que preguntase.


— ¿Y su dirección?, ¿y su número de teléfono?

— Con su teléfono, a la misma vez le apunté mi número de teléfono y yo me apunté el suyo en el mío.

— Eres todo un don Juan, pero bueno he tenido una idea, y te va a encantar hermanito. —sonrió.

— Dudo, ¿por que me va a encantar?

— Pasarás mas tiempo con Marta. —el rostro de Carlos se iluminó por completo—. Lo sabía, bueno… Mi idea es hacer un trio, tú pasas tiempo con ella y yo mojo al mini Cristian que hace meses que no entra en una cueva, ¿qué me dices?


Carlos se alzó del sofá y caminó por la habitación sin decir nada.


— Tío, di algo. Me estas incomodando y mareando —dijo Cristian sin apartar la mirada de él.

— Me parece buena idea, sí. Saldremos ambos ganando, ¿pero y si ella no quiere? —le miró.

— Tú dame su dirección y yo me encargaré del resto —sonrió con malicia.

***

Volvió a su casa sin dejar de pensar en como sería sentir dos pollas dentro de ella a su vez. Sin saludar a nadie de su familia, subió a su habitación y se desnudo frente al espejo. Marta no había estado con ningún hombre antes, su virginidad la perdió con un simple pene de silicona, mientras que veía algún que otro vídeo en su ordenador. Imitando los pasos de Carlos, apretó sus pechos sin dejar de mirarse en el espejo. Cerro sus ojos imaginando como Carlos besaba su cuello, mientras la penetraba a la misma vez que Cristian. Pero éste la penetraba por sus deseosas nalgas.


— ¡Marta! —dijo su hermana—. Un chico pregunta por ti, baja.


Miró hacía la puerta de su habitación sin entender.


« ¿Un chico? », pensó, vistiéndose de nuevo.


Al bajar las escaleras, se encontró con Cristian el cuál la miraba sonriente.


¿Qué haces aquí?, ¿cómo supiste donde vivo? —preguntó.

Querida, mi hermano te trajo borracha a casa el día que os conocisteis, y estoy aquí por una simple y sola razón —la miró.

¿Qué razón?

Proponerte un simple juego.

¿Qué juego? —preguntó, arqueando una de sus cejas.

Que seas nuestra puta —sonrío.


Marta abrió su boca sin emitir sonido alguno, aquellas palabras habían despertado en ella una curiosidad y una excitación demasiado difícil de controlar. Pero en aquel momento, Marta decidió actuar de manera errónea y cerró la puerta dejando a Cristian boquiabierto.


« ¡Mierda! », pensó, pateando una piedra.


Cristian miró por última vez aquella casa suspirando y camino sin rumbo por la ciudad. Pensando en como hacer que Marta accediera al trio, realmente para él sería la oportunidad perfecta para demostrarle quién merecía la pena en realidad, y fuera como fuese lo conseguiría.

7. Mai 2020 22:49:34 1 Bericht Einbetten Follow einer Story
6
Fortsetzung folgt… Neues Kapitel Alle 30 Tage.

Über den Autor

Suinter Grande & Mimma Horan Grande Horan Instagram de Suinter: @Suinterg Instagram de Mimma: @dwsnbcktt._

Kommentiere etwas

Post!
Arlette Arlette
Interesante comienzo... No es un cliché es bastante directa!!!!
May 14, 2020, 14:00
~