aragonz-escritora Ara Gonz

Dicen que los griegos tienen sangre caliente, que son buenos amantes y endemoniadamente sexys... eso podría creerlo si no hubiera conocido a Stavros Kareandulakis, mi dolor de ovarios personal. Dijeron que ella era la mejor de todas, la más inteligente y de ideas revolucionarias, que invertir en sus proyectos sería lo mejor que podría hacer un tipo inteligente ... sólo que no contaba con su belleza felina. Ambos estamos obligados a convivir. Ambos debemos vernos día a día. Y no nos soportamos. Ella cuestiona a mis amigas. Él descubrió a mi amigo a pilas. Un trabajo. Una jugarreta del destino y ... ¡Todo puede pasar!


Erotik Nur für über 21-Jährige (Erwachsene).

#erotica #258 #adultos #trabajoyamor #pasionyamor #chick-lit
1.0k
35.5k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Freitag
Lesezeit
AA Teilen

Prefacio

Una jodida mierda. Así podía describir esa reunión. Intenté que Stavros Kareandulakis dijera que sí a mí propuesta pero fallé. Su sonrisa burlona fue lo que más odié durante todo el jodido día.

Además de llegar tarde, sin siquiera pedir una disculpa por ello, se dedicó a cuestionar todos mis argumentos. Pareciera que ello, sinceramente, era su deporte favorito. Y no piensen que soy una “sensiblera” que va por el mundo pensando que todos son malos conmigo o que me comporto como una damisela en apuros, esperando a que un príncipe venga a mi rescate ¡Nada más alejado de la realidad! Pero, este ser detestable, podía sacar todo lo malo que albergaba en mi alma.

Lo odié cuando dijo que, mis ideas, parecían a "las de esas hippies mugrientas que se la dan de feministas". ¿Acaso no sabía de las nuevas tendencias y conceptos de ciudades inclusivas? Además, sus malditos comentarios machistas y misóginos me habían desestabilizado tanto que hice un esfuerzo sobrehumano para no arrojarle por el rostro el lápiz láser que tenía para mi presentación.

Kareandulakis disfrutaba de joder mi vida. Desde el momento en que llegó como inversionista, había mostrado su descontento conmigo y, hasta el día de hoy, no sabía por qué me odiaba tanto.

Hoy, por primera vez, sentí que mi futuro estaba en juego. La junta de inversores había aceptado sus comentarios y apoyó, más de una vez, las estupideces sin sentido que decía. Yo estaba segura que él, realmente, no pensaba eso; sin embargo, no lograba comprender por qué se comportaba así conmigo.

La furia que despertaron sus comentarios me obligaron a ser una perra fría. Es que no había pasado dos años investigando, noches enteras sin dormir, para luego ir a trabajar cansada pero cumpliendo mis obligaciones a la perfección.

No, él no destruiría mis sueños. ¡De ninguna maldita manera! De ser necesario, pelearía con uñas y dientes para que se concretara mi propuesta. Kareandulakis conocería quién era yo, realmente.

Furiosa, volví a mi apartamento, pensando en quitarme aquellas malditas ropas que me ví obligada a usar. Sintiéndome, al portarlas, alguien que no era. Fingiendo una formalidad que no iba conmigo.

Siempre creí en la premisa “La vestimenta no hace a tu cerebro ni el maquillaje llena de ideas productivas a tu mente”. Por ello, me vestía cómoda y trabajaba a gusto. Sí, sabía vestirme “bien” pero no necesitaba ostentar mi cuerpo en la compañía. Quizás, por esa misma razón, es que odié cuando Stavros Kareandulakis llegó a la empresa. Eligiendo, para su equipo de trabajo, a las más “vistosas”, aceptando a desgano mi inclusión en el grupo.

Obviamente, la que hacía todo el trabajo rudo era yo, mientras él, viajaba con alguna de ellas a los congresos y workshops que yo moría por asistir. Ni qué decir cuando mis compañeras volvían y decían que ese rubio griego era puro fuego en la cama. Sí, claro, ellas sólo se conformaban con una polla promedio y que se moviera medianamente bien. Para mí, el sexo era pérdida de tiempo.

A ver, necesito aclarar esto: sexo entre humanos. Yo me entretenía bien con mi amigo a pilas y, absolutamente, tenía muchos beneficios.

Un amigo a pilas nunca te contagia enfermedad alguna.

Un amigo a pilas nunca “acababa” antes que tu.

Un amigo a pilas no se excusa de su impotencia o su condición de precoz diciendo que “la culpa es tuya” por ser tan exigente o por estar “tan buena”.

Un amigo a pilas no controlaba tu teléfono móvil ni se sentía con el derecho de exigirte tiempo y dedicación.

Un amigo a pilas tampoco competía, ni se sentía menos, porque crecías en el mundo laboral.

En pocas palabras, creo que necesitaba mi amigo a pilas en esos momentos. Él era el mejor para ayudarme a descargar tensiones y/o frustraciones acumuladas en este día.

Debía reconocer que estar en este edificio era lo mejor del mundo. Trasladarme de ciudad no había sido fácil pero, con el tiempo, me fui acomodando y, ahora mismo, no me imaginaba volviendo a mis tierras. Después de varios años, este era mi lugar preferido (aunque no fuera mi lugar en el mundo, pues soñaba otra cosa para mi futuro).

Cuando el ascensor abrió las puertas, sentí el aroma a vainilla que envolvía al pasillo. Los aromatizantes, que la empresa de limpieza colocaba cada mes, completaban la belleza del lugar.

Sólo dos apartamentos por piso. Una pared de vidrio que dejaba ver la ciudad, un juego de sillones en piel blanca y narcisos en un jarrón negro en medio de la mesa de café. Alfombras color negra y toda la modernidad en una edificación. sí, ese era nuestro palier.

Agradecía que el apartamento estuviera vacío, dándome así, la sensación de tener un piso completo para mí sola. Apreté el sensor, para destrabar la puerta, y me abrí paso empujando la madera con mis caderas pues las compras ocupaban mis manos.

Necesitaba descontracturarme, sacar toda la mala energía que Kareandulakis había puesto en mi día y terminar mi semana laboral lo mejor posible.

Es verdad que estaba acostumbrada a trabajar con mis chicos; discutir con ellos, pelear (hasta cansarme) para que respetaran las normas de seguridad o siguieran mis indicaciones sin protestar. Sin embargo, sabía que era parte de su modo de ser y, aún contra todo aquello que habían adquirido a lo largo de su vida, me respetaban como jefa. Ellos, aunque no fueron agradables al principio, entendieron que mis conocimientos serían los que salvarían sus culos una y otra vez. No era sencillo ser Ingeniera en un mundo de hombres… y yo, definitivamente, había trabajado duro para logrando.

Respeto y obediencia fue el resultado de mis esfuerzos.

Para ser sincera, los más viejos fueron un inmenso dolor de cabeza aunque ahora me consideraban “la jefecita sagrada”. Sonreí mientras colocaba las bolsas sobre la encimera. En la última barbacoa, que organizaron por el cumpleaños del señor Browell (uno de mis trabajadores más antiguos), fui la única jefe invitada.

Haber logrado eso, definitivamente, era un plus que nadie me quitaba. Conocí a todas las novias y esposas de mis chicos. Lorraine, la esposa de Browell, rió fuerte cuando los llamé de ese modo.


- Ahora entiendo el por qué del amor que mi esposo siente por usted, señorita Naked - dijo secando sus lágrimas de alegría - Sólo a usted se le ocurre llamar “chicos” a todos estos viejos cascarrabias.


Y así, cuando ella intervino, todas las demás (hasta las que me miraban con recelo) me adoptaron en su grupo. Fue como volver a mis años de bachillerato, sólo que mi madre y mis tías estarían incluídas en este grupo.

Negué, con un movimiento de cabeza, mientras sonreía ante ese recuerdo. Me quité la chaqueta y los zapatos, dejándolos tirados al lado del sillón, mientras me dirigía a la habitación desprendiendo (al mismo tiempo) mi camisa de seda.

Oficialmente, mi fin de semana comenzaba.

Un largo y relajante baño me daría la bienvenida a estos días de descanso. Luego, seguramente, prepararía una bruschettas, destaparía un vino blanco y miraría alguna película en Netflix. Quizás, tendría un largo encuentro con “Jacob” mi amigo a pilas.

Me permitiría disfrutar del hecho de no tener vecinos. Segura, como que el sol es una estrella, que gritaría como loca cuando me viniera y sacaría toda esa ira contenida durante el día, emitiendo esos sonidos guturales. Y no lo haría una vez, no. Me animaría a disfrutar toda la noche, para dormir lo más relajada posible, despertando con la piel brillosa y sonrojada.

El plan era perfecto. Nada podría quitarme el placer de disfrutar de mi soledad. ¿O sí?

1. Mai 2020 17:37:19 22 Bericht Einbetten Follow einer Story
130
Lesen Sie das nächste Kapitel Capítulo 1. Stavros

Kommentiere etwas

Post!
Mariah Rudli Mariah Rudli
Buenos comenzarla de nuevo después de meses sin leer
ND Nereida Duran
Hola Ara ya te encontré, te seguía y leía tus libros en donde estuviste antes
Darcy Austen Darcy Austen
Hola Ara, esta la primera novela que leo tuya, espero que los demás capítulos sean igual de llamativos que el prefacio. A la espera de saber que es lo que no dirás. ;)
MA María Isabel Algañaraz
Hay mis ratones corren maratones ya!! Jajaja .... Señor Stravos, mis respetos 🤣🤣
June 09, 2020, 02:08
Deisy Gomez Deisy Gomez
Hola Ara yo por aquí esta vez. Me encantan tus ideas, pero mas me gusta que los protagonistas sean lindos.
June 04, 2020, 00:04
Ap Alondra perez
Wow, acabó de empezarla y ya tengo muchas espectativas, Ara eres genial nos atrapas con cada nueva ocurrencia para tus historias, adoro todas tus historias...
May 31, 2020, 17:44
MA María Isabel Algañaraz
Que te puedo decir Ara!! Increíblemente genial!!! Me haces volar, transportarme.... simplemente mágica.... gracias gracias
May 29, 2020, 13:19
Angie Jimenez Angie Jimenez
Me encantan tus historias .. es una montaña de emociones besos 😍😗😗
May 24, 2020, 02:43
Sat Avendaño Sat Avendaño
Hola ara por fin estoy en inkspired disfrutando nuevamente de tus historias
May 20, 2020, 20:15
MQ Marcet Quiroz
Hola, tiempo sin leer sus historias, he llegado aquí siguiendola, gracias
May 09, 2020, 16:57
MD Maria Del
Hola ya por aquí solo por leer tus historias y esta me encanta 👍
May 04, 2020, 13:55
RA Rusari Arias
Here we go! Definitivamente Laina es una mujer fuerte, valiente, inteligente y algo dura cuando es necesario. Le ha tocado duro abrirse un camino en ese mundo tan machista x lo q es entendible sus actitudes. Por otro lado Stavros es todo un puto y también un idiota q no ve más allá d sus narices (o quizás si) y x eso deja a Laina a cargo del trabajo duro mientras él va follando a media empresa. Puto!
May 03, 2020, 17:07
Nesly Carrasquilla Nesly Carrasquilla
Cuando uno dice ese estilo de preguntas siempre termina pasando algo, esperemos y Laina si pueda disfrutar de Jacobs
May 03, 2020, 16:29
Anadely Anadely
Me encanta!!! Ya estamos aquí. Enamorada de ese griego.
May 02, 2020, 23:51
yicel yicel
Jajaja que comienzo vamos a disfrutar Que te esperara pequeña laina Me encanta ❤❤❤❤❤
May 02, 2020, 21:37
Yenny Sánchez Yenny Sánchez
Por fin te encontré! Me vine aquí solo por tí, es que me encanta esta historia 😍🥰
May 02, 2020, 14:39
Carmen Gonzalez Carmen Gonzalez
Me encanta esta novela Auguro un exito total
May 02, 2020, 04:52
Lucia Mendez Lucia Mendez
Me encanta esta historia y empezando y Stavros ya le está haciendo imposible la vida a Laina
May 02, 2020, 03:05
VP Vanessa Polanco
Oh Laina Laina Laina.. lo que te viene!!
May 01, 2020, 19:54
M. Liliana M. Liliana
Amo esta historia! 🤔 En realidad amo todas tus historias! ❤
May 01, 2020, 17:41

~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 16 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!