moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

YoonGi siempre ha deseado un dragón. SeokJin siempre deseó no serlo, pero cuando llega el momento, ¿puede llegar a ser el dragón que YoonGi necesita que sea? YoonGi es un omega con un libro de cerca de trescientos novios, y cero experiencia en citas de la vida real. Él compensa esa carencia con una insaciable sed de conocimiento y un deseo sin parar de romance. Cuando su amigo lo invita a visitarlo en la Isla de los Dragones, no puede esperar a ir. No sólo porque los dragones son simplemente fascinantes, sino también porque todo el mundo sabe que son las criaturas más calientes conocidas en el universo. A pesar de esto, no espera encontrar el amor de su vida durante unas vacaciones cortas. Sabe que eso sólo ocurre en los libros. Así que el shock de caer de cabeza por el primer dragón que conoce lo golpea completamente desprevenido. Vender anillos de boda en Las Vegas ha dejado las opiniones de SeokJin sobre el romance un poco sesgadas. Él quiere uno -a pesar de los muchos ejemplos pobres que Las Vegas le ha mostrado- pero sabe que no lo conseguirá mientras no pueda controlar al dragón dentro de él. Descubrir que su pareja destinada es un omega humano, y uno que parece llamar a su bestia interior, lanza su vida en un espiral. Él puede mantener su distancia, y perder lo mejor que le ha pasado, o puede ceder a su naturaleza más baja, con el riesgo de perderse en su dragón. Parece una decisión fácil, hasta que la noche del Solsticio agrega una nueva complicación que los unirá para toda la vida.


Fan-Fiction Bands/Sänger Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#dragones #jin #suga #yoongi #seokjin #omegaverse #yoonjin #jinsu
1
2.0k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

𝟣. 𝘠𝘰𝘰𝘯𝘨𝘪



El bajo estaba golpeando demasiado fuerte en mis oídos. La escena del club realmente no era lo mío, nunca lo había sido, y me perdí la comodidad de estar en casa y acurrucarme con un libro.

Pero era mi cumpleaños y mis amigos habían insistido en arrastrarme fuera para un poco de diversión. Nunca entendieron que nuestras definiciones de diversión no eran iguales, exactamente. La mayoría de ellos ahora estaban en la pista de baile, mientras yo estaba junto a la barra, tomando una bebida y tratando de no desarrollar un dolor de cabeza.

Mi mejor amigo, JiWook, se sentó en una silla del bar al lado de mí, mirando a la multitud.

—¿Nadie de aquí te interesa?—Su voz contenía una nota de incredulidad, mientras observaba cómo los cuerpos sudorosos de los asistentes al club se movían al ritmo de... bueno, algunos podrían haberlo llamado música.

Estreché mis ojos, tratando de averiguar lo que mi amigo estaba viendo que yo no podía.

—No me gusta la idea de salir con extraños.

—Amigo.—JiWook se alejó de la multitud para mirarme.—Te conozco desde hace diez años y no creo haberte visto nunca intentarlo.

Tomé un sorbo de mi bebida, aunque sólo fuera para romper la mirada de JiWook.

—No me gusta la idea.—repetí. JiWook se encogió de hombros.

—Sólo digo que no te haría daño intentarlo.—Asintió al otro extremo del bar.—Ese tipo rubio ha estado observándote toda la noche.

¿Lo hizo? Eché un vistazo. No era feo ni nada; probablemente podría contar como guapo si lo pensaba objetivamente, pero nunca lo habría notado por mi cuenta. Esto podría ser parte de por qué todavía era virgen a los veinticinco años. Simplemente no notaba cuando la gente me miraba.

Volví a mirar a JiWook.

—No me interesa.

—¿Estás seguro? Es caliente.—En vez de mirar de nuevo, simplemente rodé mis ojos a mi amigo.—Está bien, está bien.—Él negó con la cabeza.—En serio, Yoonie, a veces me pregunto si eres realmente gay.

Me reí de su comentario.

—Soy un omega.—Por supuesto que era gay.—Y no soy completamente inocente, ¿sabes? Traté de ligar con un dragón el año pasado.—Había respondido a un anuncio de un dragón que buscaba a alguien para tener un bebé por ellos, y mientras había llegado bastante lejos en el proceso de selección, no había sido escogido al final.

Roger me hizo un gesto, su bebida se inclinó peligrosamente, cerca de derramarse.

—¿Hay una palabra para chicos que sólo están interesados en dragones? ¿Dracosexual tal vez? Eso es lo que eres.

Me reí de ese comentario, también, aunque me puso un poco incómodo, porque llegaba demasiado cerca de la verdad.

—No hay tal cosa.—le dije a mi amigo.—Yo solo...

—Vives demasiado en tus libros.—me acusó. Luego se volvió hacia el bar para pedir otra cerveza. Mientras que él hizo eso, saqué mi celular para comprobar si había actualizaciones de mi comunidad en línea preferida -BestReads.com. Muchos de mis amigos habían dejado mensajes en mi perfil deseándome un feliz cumpleaños. Alguien me había regalado uno de los libros de mi lista de deseos- La bella y el dragón. No podía esperar para llegar a casa y leerlo.

Roger probablemente tenía razón de que pasaba mucho tiempo leyendo, pero ¿y qué? No estaba lastimando a nadie.

Excepto quizás, mis posibilidades de conseguir un novio real en la parte superior de mis trescientos novios de libro, la mayoría de los cuales - como JiWook había adivinado correctamente- podían respirar fuego.

Volví a mirar a la multitud. El año pasado, cuando había solicitado ese trabajo con el dragón TaeHyung, me había dado cuenta de que no estaba interesado en cualquier dragón, y que tal vez la realidad no podía competir con mis fantasías. Era posible que JiWook tuviera algo de verdad cuando me instó a tratar de acercarme a una de las personas de aquí.

Suspiré y drené el resto de mi bebida.

—De acuerdo.—le dije a JiWook.—Intentaré ser más abierto.

—Ese es mi chico.—Me sonrió.—¿Por qué no intentas hablar con el Sr. Hermoso de allá?—Señaló a un hombre de cabello oscuro que estaba sentado a unos pocos metros a nuestra derecha. Mejor que el rubio con el que había querido hablar antes, pero...

Sólo inténtalo, YoonGi.

—Está bien.—dije de nuevo.—Pero no sé... Uh... ¿Cómo hago esto?—Yo ni siquiera me había
acercado al hombre todavía y ya estaba enrojeciendo. Razón número dos del por qué todavía era virgen.

—¿No sabes cómo acercarte a él?

Asentí.

Su sonrisa se ensanchó y me echó un brazo por el hombro.

—No te preocupes, amigo. Eso es para lo que tienes aquí a tu ángel guardián.

—No veo ningún ala en ti.

—Pff, tengo algo mejor. Tengo el poder de establecerte con alguien, amigo mío.

Era algo bueno que no estuviera bebiendo nada, porque si lo hubiera estado, lo habría vomitado por todo el bar. En lugar de eso, sólo me sonrojé mucho más. Debería haber probado mi suerte en el mercado de un granjero en lugar de un club, porque ahora tenía que parecer un tomate.

JiWook saltó de su silla, me agarró por el brazo y me arrastró hasta donde estaba el Sr. Alto, Oscuro y Guapo.

—Hola.—dijo JiWook cuando el extraño se volvió hacia nosotros.—Mi amigo aquí es un poco tímido, pero ha estado hablando de ti toda la noche.

Estaba razonablemente seguro de que el extraño no era un dragón, pero bien podría haberlo sido, porque la forma en que me miraba prendió fuego a mi rostro. Tragué, sintiéndome más incómodo de lo que había estado en mucho tiempo.

Alzó ambas cejas en mi dirección.

– ¿Estás seguro de que estás bien?

—No.—me ahogué.—No, no lo estoy. Uh... Discúlpeme.—Murmuré la última palabra, y luego salí apresurado del club.

JiWook me alcanzó poco después de que dejara el club, pero le dije que volviera y disfrutara. Todo lo que quería era volver a casa y tal vez intentarlo de nuevo otro día.

O no. Una vez que la puerta se cerró detrás de mí, sentí que no quería salir de nuevo en un futuro próximo. Por lo menos no ir a una cita de ningún tipo.

La última vez que había estado en una cita fue cuando TaeHyung me había llevado a cenar, aunque realmente no había sido una cita, porque yo había sabido desde el principio que estaba más interesado en mi amigo. No por eso lo culpaba –yo no había sido la persona más interesante. Cuando no estábamos
programados para hacer algo, me había alojado en mi habitación, leyendo. De hecho, no una hora después de mi llamada cita con TaeHyung, había estado en línea publicando
reseñas de libros. Y eso era exactamente cómo iba a pasar el resto de esta noche también. Haciendo lo que más me gustaba.

Tranquilamente subí las escaleras para no despertar a mi madre o a mi hermano -sí, estaba viviendo con mi madre- y me metí en mi habitación. Golpeé el interruptor de la luz y fui saludado por la familiar decoración.

—No gay, mi culo.—murmuré, mirando los carteles que colgaban de mis paredes, la mayoría de los cuales tenían hombres con gloriosos pectorales y abdominales. No era culpa mía que la mayoría de mis libros favoritos cubrieran las estrellas de Beefcake Central2. Apartando mis ojos de los calientes hombres medio desnudos en mis paredes, me tiré en mi cama y agarré la tableta que yacía al lado de mis almohadas. Tal vez conectarme a BestReads podría esperar hasta mañana. Después de todo, tenía un libro nuevo para leer. Mis amigos habían estado delirando acerca de este título y estaba emocionado de empezar.

¿O fui yo?

Suspiré.

¿Realmente quería leer sobre chicos que eran lo suficientemente valientes como para salir ahora mismo?

Miré a mi escritorio donde descansaba mi portátil. Allí estaba mi propia historia a medio terminar, la cual había empezado a escribir hace unos meses. Había estado luchando con ella por un tiempo porque no había tenido ninguna experiencia real de ese tipo, nada más que mis sueños y fantasías -y últimamente me había cansado de sólo fantasear.

Estaba en una depresión.

Pero quizás mis amigos pudieran animarme, así que encendí mi tableta y me registré en BestReads después de todo. En mi bandeja de entrada, vi que alguien había dejado una
revisión mordaz de uno de mis libros favoritos. Eso ocurría, por supuesto, pero aún así gemí porque reconocí el nombre del usuario. Últimamente, FlamingGenius estaba pasando por todos los libros populares del género y desgarrándolos a jirones como si tuviera algún tipo de venganza personal contra los romances de dragones, llamándolos una mierda poco realista.

Por supuesto, para alguien que odiaba estos libros, estaba leyendo muchos.

En su última reseña, se quejó de la autora del libro por darle a todos sus dragones veinticinco o más centímetros. Debe haber sido el alcohol todavía en mi sistema, pero decidí dejarle un comentario en su reseña.

"Si un dragón como ese apareciera, apuesto a que no dirías que no, creo. ¿Y qué si es una fantasía? A algunos nos gustan ese tipo de cosas".

Me sonrojé un poco, incluso escribiendo eso, pero ¿qué podía decir? Me molestaba. En cuestión de minutos, a alguien le gustó mi comentario, y eso puso mi mente a gusto. No me gusta ser conflictivo, ni siquiera en Internet. Había sido una idea estúpida.

Dejé la tableta a un lado cuando mi teléfono zumbó con un mensaje de mi amigo HoSeok.

"¿Has llegado a casa, muchacho del cumpleaños? He intentado llamarte tres veces"

Oh, cierto. Había visto el historial de llamadas perdidas en el club, pero no había querido devolver ninguna llamada desde allí. Sonaba como si realmente quisiera hablar, así que marqué su número. Conocí a HoSeok cuando estuve intentando salir con el mismo dragón. HoSeok había ganado bastante rápido, pero estaba bien, porque TaeHyung no había sido el dragón para mí de todos modos. HoSeok y él eran lindos juntos, sin embargo, y yo estaba feliz de que las cosas habían funcionado para mi amigo. No quiero decir que no estuviera un poco celoso.

—¡Por fin!—HoSeok me saludó cuando respondió la llamada.

—Hola a ti también.

—¡He estado tratando de hablar contigo todo el día!—Sonaba como si estuviera a punto de burbujear.

—Lo siento. Estaba en un club con mis amigos.

Él se rió.

—¿En un club? ¿Enserio?

Resoplé

—Puedo salir a una fiesta.

—Simplemente no pensé que fuera lo tuyo.

—Bueno, está bien, tienes razón. Realmente no lo es.

—Tengo un regalo para ti que te gustará un poco más.

—¿Sí? ¿Es un libro?—Esperaba que no me hubiera comprado uno que ya tuviera -la posibilidad de que ocurriera era alta.

—Es mejor que un libro.—Ahora estaba intrigado, aunque un poco escéptico. Mejor que un libro, ¿en serio?—Quiero que sepas que me tomó semanas molestando a Tae, pero finalmente consiguió que te permitiesen venir aquí.

—Tú... ¿qué?—Casi dejé caer el teléfono por sorpresa.—¿De veras?

—De verdad.

Podría haber hecho un sonido agudo del cual no me sentía orgulloso - y que envió a mi amigo a reírse. Pero ¡sí! ¡Iba a visitar la Isla de los Dragones! Había soñado con ese lugar desde que era lo suficientemente mayor como para saber que existía.

¡Esto iba a hacer mi libro mucho más realista, también!

—No puedo esperar para mostrártelo todo.—HoSeok dijo.

– ¡No puedo esperar para ver todo!—Estaba sonriendo tan duro que mis músculos faciales se estaban acalambrando, pero no me importaba. No me detendría.

—Me gustaría que vinieras aquí para el cumpleaños de los gemelos el mes que viene y luego iré contigo a los alrededores durante el solsticio la semana siguiente.

Hice otro sonido demasiado excitado antes de poder morderme los labios. Yo no solía ser tan ruidoso o tan vocal, pero el solsticio en la isla de dragones era una enorme oferta. No podía creer que iba a estar allí para verlo.

—Me alegro de oír que estás emocionado.—comentó HoSeok. Estaba disfrutando audiblemente esto, también.

—Estoy muy emocionado.—admití.

—¡Genial! Oh no...—En el fondo oí a un bebé llorar. Sonaba como si uno de los chicos de HoSeok estuviera despierto y quisiera la atención de su papi. Poco después, oí otro grito, luego un suspiro.—Tengo que correr. Tae insiste que estoy con el deber de cuidar de los bebes porque le hice rogarle a los ancianos. Te enviaré el billete de avión y los documentos mañana. Feliz cumpleaños, YoonGi.

—Gracias, HoSeok. Lo aprecio, realmente.

Una vez que colgó, recogí mi tableta de nuevo y abrí una de mis lecturas favoritas, ésta sobre un humano que accidentalmente se había quedado varado en la Isla de los Dragones y terminó encontrando el amor de su vida. Era sólo una historia por supuesto y no pensé que nada de eso me fuera a pasar, no realmente... pero un omega podía soñar.

All the love, x.

3. April 2020 22:55:12 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
1
Lesen Sie das nächste Kapitel 𝟤. 𝘚𝘦𝘰𝘬𝘫𝘪𝘯

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 38 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!