moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Min WonHo es un lobo Alfa entre un Clan de dragones, y le ha echado el ojo al magnífico sanador, HyunWoo. Ahora él no puede volver a su manada. WonHo está intentando permanecer a distancia y eso está volviendo loco a su lobo. No ha estado interesado en más de una noche desde la muerte de su compañera y su hijo, y ahora allí está sintiendo la llamada del apareamiento. WonHo lo siente tan intensamente que que durante su primera ronda de sexo fabuloso, muerde a HyunWoo sin su permiso, sellándolos juntos por siempre. HyunWoo fue forzado una vez antes, y él no quiere volver a estar en esa posición otra vez. Si WonHo no quiere perder a su nuevo compañero, hará todo lo que esté en su poder para compensar su error, incluso dar su vida para asegurarse de que los cazadores no dañan al único hombre que ha llegado a amar en años.


Fan-Fiction Bands/Sänger Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#dragones #lobos #omegaverse #wonho #showhu #wonu #hyunwoo
0
1.7k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

𝘂𝗻𝗼



Min WonHo era un lobo alfa, y estaba en un castillo que pertenecía a los dragones por una razón, y una razón que no tenía nada que ver con el sexo o follarse al guapísimo sanador que vivía allí.

Su hermano más pequeño, YoonGi. Esa era la razón y la única persona en la que debería centrarse. YoonGi había sido apareado con el Gran Dragón de ese enorme castillo poco hace más de un año, y él había dado a luz a su primer hijo.

Sí, los dragones podían hacer bebés con sus parejas masculinas. WonHo pensó que eso era raro, y eso era todo lo que iba a pensar sobre ello.

YoonGi se estaba recuperando muy bien un mes después del nacimiento había tenido lugar, pero WonHo y el resto de sus hermanos siguieron visitándole para asegurarse de que lo trataban bien, comía bien, y de que no había ninguno efecto secundario a largo plazo por no haber cambiado en su lobo durante un largo período de tiempo.

Por eso estaba allí WonHo. Como el primogénito del Alfa, prácticamente era el segundo al mando de la Manada en la parte inferior de la montaña. Incluso sus propios hermanos le tomaban el pelo de vez en cuando, llamándolo el mini Alfa.

Mini definitivamente no era. No con su metro ochenta y dos de altura, pero los hermanos siempre serían hermanos.

Y su hermano era exactamente por lo que WonHo estaba allí. Su estancia prolongada no tuvo absolutamente nada que ver con el rostro del curandero residente, un guapísimo dragón llamado HyunWoo.

WonHo había visto al hombre tal vez cinco veces durante toda su estancia. Conoció a HyunWoo el día que nació su sobrino, y había conseguido un buen vistazo de cuán profesional y tranquilo el Dragón podría ser cuando tomó una aguja e inyectó a su hermanito, justo antes de conseguir un bisturí y cortar el vientre del hombre.

WonHo apenas podía concentrarse en el evento que había estado sucediendo porque todo lo que podía ver era la concentración en la cara de HyunWoo, sus ojos azules profundo, cuando él trabajó para traer el huevo de dragón fuera del vientre de un hombre lobo.

WonHo no quería incluso pensar en los detalles sobre cómo algo como eso era posible.

Lo más loco de esto fue que WonHo no pudo ver la cara de HyunWoo. El hombre había estado usando una de esas mascarillas quirúrgicas cuando había trabajado en la cesárea del hermano de WonHo, pero no podía apartar la mirada lejos de él. No podía dejar de mirarlo tan atentamente, como si intentara grabar la imagen del hombre en su mente.

Por suerte, todos los que habían visto a WonHo ese día habían asumido la misma cosa. Habían pensado que la mirada intensa que lanzaba al sanador era una amenaza silenciosa, sobre si le pasaba algo malo a su hermanito o al bebé, incluso por accidente.

Todo había ido bien. HyunWoo sabía lo que estaba haciendo, que decía mucho considerando que WonHo nunca había oído hablar de un hombre lobo llevando un huevo de un dragón antes.

WonHo no vio ese hermoso rostro hasta el día siguiente cuando llegó el momento de eclosionar el huevo, pero ya sabía que el dragón rubio sería magnífico. Era una de esas cosas que pudo decir la primera vez que le había visto, incluso con la máscara sobre la cara de HyunWoo.

Nadie podría tener esos preciosos ojos azules, o unas cejas perfectas, con manos cremosas y expertas, y ser feo.

WonHo no había estado equivocado.

Si en el primer día que WonHo había asumido que HyunWoo era hermoso aun con una máscara sobre su rostro, entonces al día siguiente, cuando se la había quitado, no había duda en la mente de WonHo que HyunWoo era el hombre más pecaminosamente apuesto que había visto en toda su vida.

Y WonHo no estaba interesado en los hombres. O por lo menos, pensó que no lo estaba.

Su pareja elegida había sido una mujer, una mujer hermosa, a la que todavía echaba de menos y lamentaba su muerte, y sin embargo ahí estaba, deseando a un hombre que apenas conocía.

Era muy probable que HyunWoo se hubiera olvidado de WonHo después de su apretón de manos.

WonHo sólo había querido probar el agarre del hombre. No estaba seguro por qué. No era como si su lujuria habría cambiado si hubiera descubierto que HyunWoo tenía un suave apretón.

O tal vez esperaba que fuera el caso.

No.

HyunWoo había sacudido la mano de WonHo, aceptó sus gracias por hacer un buen trabajo en la cesárea y luego rápidamente volvió a trabajar como el profesional que era.

Cuando el toque de sus manos significaba precisamente todo para él, cuando WonHo todo lo que podía hacer era apretar y abrir el puño, tratando de sacudirse la chispa eléctrica que corrió a través de su mano, del brazo a su hombro y luego se extendió a través de su cuerpo y hasta su pene y sus bolas.

WonHo tuvo que dejar la habitación antes de que alguien oliera el aroma pesado de la lujuria y preguntara cuál, demonios, era su problema.

Después de todo, ¿qué clase de puto enfermo conseguía una erección después de que un niño naciera?

WonHo tuvo que regresar a la habitación que le habían dado, e inmediatamente corrió al baño para atender el problema. Abrió sus pantalones vaqueros y, sin empujar incluso en ellos o su ropa interior abajo, empujó su mano debajo de la cintura y envolvió sus dedos alrededor de su pene en un puño apretado que fue casi doloroso. El dolor era bueno, sin embargo, y lo saboreó, gimiendo cuando trasladó su puño hacia arriba y hacia abajo. Había espacio apenas suficiente para maniobrar bajo los vaqueros apretados, pero eso lo hizo aún mejor.

Él no había estado tan desesperado por masturbarse en años, pero su cuerpo le gritó para hacerlo, su miembro palpitaba y se hinchó, rogando por la liberación como si fuera un adolescente otra vez.

Su orgasmo fue ciertamente mejor que cuando generalmente se tocó a sí mismo, demasiado, y todo en lo que podía pensar era en esos ojos azules que le miraban, labios color melocotón que se extendían alrededor de la gruesa columna de su pene cuando la cabeza de HyunWoo se movió hacia adelante y hacia atrás, hacia adelante y hacia atrás.

Él se imaginaba a sí mismo agarrando la trenza rubia perfectamente formada y tirar de ella hasta dejarle un desastre de cabellos sueltos y desarreglados, hasta que HyunWoo tuviera el aspecto de un hombre que había estado rodando en la cama, la mirada de alguien que había sido bien follado.

Sí, definitivamente fue un orgasmo increíble.

Cuando se limpió, comprobó que no apestaba a esperma y lujuria, WonHo regresó al lado de su hermano, pero incluso entonces todavía no podría forzar a sus ojos lejos del curandero, que continuó apareciendo y desapareciendo de la habitación, verificando el pulso de YoonGi, asegurándose de que el niño estaba siendo debidamente sujeto y alimentado y tantas otras cosas.

WonHo hizo planes para salir poco después. No podía estar alrededor de su hermano, su familia y su sobrino recién nacido, cuando lo único que quería hacer era agarrar al curandero dragón, tirar al hombre sobre su hombro como un cavernícola y luego gruñir y morder a quien se atreviera a venir y tratar de apartarlo de él.

Él no salió. WonHo se quedó cuando probablemente no debería hacerlo. Cuando sabía que debería irse como sus otros hermanos lentamente se marcharon hacia el fondo de la montaña. La única otra persona que estaba todavía allí era su padre.

Por lo menos WonHo no era el único miembro de la familia de YoonGi que se quedó después del nacimiento. Se sentía como un idiota por pasear por un lugar que no era su casa, que nunca sería su casa.

Cuando YoungBae y JeongGuk, el Gran dragón de este clan, habían venido para arriba con el plan de emparejar a los hijos de YoungBae con los guerreros dragón, un acuerdo que traería la paz a la Manada y el Clan que habían estado luchando entre sí sobre el territorio por décadas, WonHo había dicho de plano que no lo haría.

No quería ser acoplado a cualquier otra persona. En lo que a él respectaba, su compañera y su hijo nonato habían muerto hace años, y no tenía ningún interés en ser atado a nadie, no importa cuáles fueron las razones.

Su padre y sus hermanos habían aceptado esa decisión, e incluso le habían prometido que harían todo lo posible para evitar que tuviera que ir hasta la montaña y acoplarse a alguien que tratara de dominarlo.

Algo que finalmente no iba a funcionar desde que era un Alfa.

Ahora... Ahora WonHo estaba pensando que podría estar teniendo un cambio en su corazón. Lo mató un poco en su interior pensar algo como eso. Era casi como una traición a su compañera muerta, la mujer que había amado y con la que había hecho planes para pasar el resto de su vida.

La parte positiva, no era como si él pudiera embarazar a un dragón. No es como si estuviera seguro de eso de todos modos. Si eso era verdad, entonces no tenía que preocuparse por conseguir embarazar al hombre con su niño y luego ver como ese niño lo mataba durante el nacimiento.

Eso, y no había nada ni nadie que le dijera que tenía realmente que emparejarse con el hombre. WonHo no estaba convencido ni remotamente de que estuviera acoplado a HyunWoo.

Eso era lujuria, simple y llanamente.

WonHo había sido célibe por más de cincuenta años desde la muerte de su compañera y su hijo. Todavía era un hombre lobo joven y saludable con las necesidades sexuales de un Alfa, pero no había tocado a nadie desde que puso los ojos en HyunWoo. Había sido unos duros dos meses. No había tenido prácticamente ningún momento en absoluto para salir y encontrar a alguien antes del nacimiento de su sobrino, especialmente con el Consejo del lobo constantemente tratando de remover la mierda.

Luego WonHo había estado allí, mirando a su hermano y tratando de no dejar que su pene obstaculizara lo que debería estar haciendo.

Pero era tan condenadamente duro.

Su pene, no sólo la situación. Constantemente estaba caminando alrededor con su estúpido miembro duro contra el cierre metálico de sus pantalones vaqueros.

Era un jodido dolor en el culo.

Sería un dolor en el culo de HyunWoo si WonHo sólo dejaba de ser un cobarde y hacía un movimiento ya.

Que era exactamente por lo que estaba parado fuera de la puerta de HyunWoo. WonHo tuvo que preguntar a otro sirviente dónde podría encontrar al curandero, y toser un poco algo tan sólo para conseguir una respuesta correcta.

Porque hubiera paz entre la manada de lobos y este clan de dragones no quería decir que todo fuera de color de rosa todo el tiempo. Algunas personas siempre serían imbeciles. Dragones y lobos incluidos.

Tal vez fue por eso, que WonHo estaba teniendo un momento difícil simplemente llamando a la puerta. Había levantado su mano no menos de cinco veces para llamar a la puerta, pero nunca golpeó porque él, un Alfa, estaba jodidamente preocupado de que ese dragón se riera en su cara.

Patético.

Él se gruñó suavemente a sí mismo.

¡Era un alfa!¡Eso era una mierda! Él no era el que tenía que tener esas terribles inseguridades consigo mismo.

En todo caso, ese dragón de ahí debería estar agradecido, agradecido de que incluso le haya mirado dos veces. Y si se reía de él en su cara y lo mandaba a paseo, entonces sería su pérdida.

Sí, era exactamente cómo eso iba a funcionar. WonHo lo tenía todo planeado, lo que iba a decir cuando le abriera la puerta. Todo eso. Iba a golpear y demandar que el dragón viniera con él a cenar, o para tomar una copa. WonHo no aceptaría un no por respuesta, porque los Alfas hacían su propio camino y eso era todo.

Acababa de levantar su mano para bajar el puño y darle un par de golpes cuando se abrió la puerta.

WonHo tuvo que parar y apartarse antes de que hiciera algo estúpido, como darle un golpe accidentalmente al sanador en la cara.

WonHo estaba desprevenido. Él, un Alfa, estaba realmente sorprendido porque no había oído al sanador caminar hacia la puerta en el otro lado de la habitación. No le había pasado nunca.

El sanador estaba frotando su cara y bostezando, como si se acabara de despertar de una siesta.

Los médicos y las enfermeras solían tener horarios largos e irregulares, por lo que tenía sentido que este hombre estuviera descansando en su tiempo libre, incluso cuando el sol estaba todavía alto. Y todavía le encendía verlo, con su ropa completamente arrugada estaba adorable.

―¿Qué puedo hacer por ti? – le preguntó HyunWoo, mirándolo con ojos que sólo estaban un poco hinchados.

Él se veía muy bien así, somnoliento, no necesitaba nada para estar bien, pero de cualquier manera, el cabello alborotado por el sueño le recordó a WonHo su fantasía de follar al hombre hasta que la trenza larga y peinada quedara deshecha y con los mechones alborotados por todas partes.

Parecía como si sólo acabara de darse la vuelta en la cama. Lo que hizo aún mejor el pensamiento fue que WonHo no podía oler a sexo proveniente de él, lo que quería decir que estaba solo.

HyunWoo no tenía un amante. Él lo sabía porque había preguntado alrededor, y eso era algo que había desvelado a WonHo durante algunas noches.

―¿WonHo?―Preguntó HyunWoo, y dejó de frotar su cara con la palma de su mano. Miró fijamente con ojos que estaban un poco más claros a WonHo.

Era tan adorable. Tan jodidamente sexy. Y parecía estar esperando que lo follen.

Pero era un sanador, no una aventura de una noche que WonHo podía pretender que no existía. El hombre que se preocupaba por el hermano de WonHo no iba a desaparecer de la vida de WonHo.

Tenía que haber una manera apacible de hacer eso.

―¿Quieres venir y sentarte? – preguntó HyunWoo.

Que se joda el enfoque suave.

WonHo no iba a ser capaz de contenerse a sí mismo cuando tenía una invitación directa para entrar en la habitación del hombre.

De hecho, no sólo no podía contenerse a sí mismo, incluso no podía esperar hasta que estaban en la sala juntos. Agarró por el cuello de su abrigo blanco arrugado a HyunWoo y tiró de él hacía adelante.

En una fracción de segundo antes de que sus labios se tocaran, que él vio la forma en que los ojos azules se abrieron completamente, de miedo o de shock. No importaba, porque entonces WonHo tenía su mano detrás del cuello de HyunWoo, y luego sus labios suaves estaban siendo aplastados contra los de WonHo.

WonHo aprovechó la sorpresa de HyunWoo cuando empujó su lengua dentro de esa boca cálida y húmeda. HyunWoo dejó escapar un ruido ahogado de sorpresa y agarró a WonHo por su chaqueta de cuero, pero no intentó empujarlo lejos.

Él podría haber estado demasiado aturdido para hacerlo. WonHo no lo sabía con certeza. De cualquier manera, había llegado demasiado lejos para detenerse a sí mismo, a menos que HyunWoo lo parara, eso iba a suceder.

Los ojos de HyunWoo seguían estando abiertos cuando WonHo empujó al hombre hacia atrás en su habitación, pateando la puerta detrás de él.

All the love, x.

30. März 2020 15:26:19 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel 𝗱𝗼𝘀

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 10 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!