pazlopez Paz Lopez

Es la historia de Luisa, quien se prepara para pasar sus vacaciones de verano como cada año, sin saber que en esta oportunidad será diferente. No solo está a las puertas de entrar en la adolescencia, sino que también está a las puertas de descubrir algo que le cambiará la vida. Ya no será nunca más la misma niña de antes. Lo inimaginable le espera a Luisa.


Fantasy Alles öffentlich.

#fantasía #increíble #adolescencia #inspiracion #343 #juvenil #paranormal
1
3.7k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Freitag
Lesezeit
AA Teilen

Luisa

― ¡Corre! Corre Luisa, que nos deja el tren. ―Gritó su papá mientras levantaba los bolsos con sus manos, apresurándose a correr para alcanzar el tren que ya casi partía.

El último pitazo se escuchaba en el fondo y Luisa en realidad no se daba por enterada, aún pensaba en lo que su amiga Eugenia le había dicho cuando se fue a despedir esa mañana. El verano estaba a punto de comenzar y junto con eso las vacaciones que Luisa había esperado por meses. Como cada año, los padres de Luisa dejaban que ella pasara los meses de verano con la abuela materna por ser esos los meses con más trabajo. Para Luisa era una gran alegría el salir de la ciudad y poder visitar a su abuela. Con ella pasaba tiempo muy ameno y lleno de agradables experiencias. Los padres de Luisa tenían una agencia de publicidad en donde se hacían muchas promociones y eventos. Estaban encargados de la promoción de varios artistas, lo que requería de muchas actividades, las que mayormente se levaban a cabo en el verano. Claro que no era que los padres de Luisa no pasaban tiempo con ella, no, sino que durante el verano era más complicado. Para ellos, las vacaciones familiares eran en los meses de invierno, tiempo en que la actividad de la agencia era considerablemente más baja y así aprovechaban ese periodo viajando a otros lugares cálidos en donde podían disfrutar, y vaya que lo hacían.

Lo que Luisa no sabía era que en esta oportunidad sería algo diferente, algo que le cambiaría la forma de pensar y entender la vida, algo extraordinario estaba por suceder. Eugenia había ido esa mañana a llevarle unos cuantos libros para que su amiga Luisa tuviera que leer en caso que le sobrara tiempo o se sintiera aburrida sin acceso al internet. Luisa siempre les comentaba a sus amigas todas las cosas que hacían ella y su abuela, y no mentía, cada día era algo nuevo. Pero como Eugenia no tenía abuelos, le era más difícil comprender que en realidad Luisa sí disfrutaba mucho yendo a casa de su abuela, lo que no era en nada parecido al campamento de verano en donde Eugenia pasaba los meses de verano.

La vida en la ciudad era compleja y por lo general más difícil para aquellas familias con hijos más pequeños. Luisa tenía doce años y entraría al octavo año prácticamente para cumplir los trece. A Luisa le encantaba dibujar y hacer manualidades. Desde muy pequeña había mostrado una serie de habilidades que indicaban un gran talento para las cosas más artísticas y su padre le decía que él esperaba que desarrollase también el lado matemático ya que de lo contrario se moriría de hambre, igual que él y luego reía tanto que incitaban la risa natural de Luisa.

Luisa no tenía más hermanos, aunque había tenido una hermana gemela quien había muerto al mes de nacer. A pesar de esto, Luisa era muy alegre y siempre se sentía muy bien. Todo mundo que la conocía, siempre se lamentaban delante de ella al saber que había tenido una gemela, y siempre salían comentarios que insinuaban que cuando esto ocurría, la gemela que quedaba, nunca lograba sentirse completa. Para Luisa esto era absurdo, a su corta edad, ella comprendía muy bien el hecho que su hermana había muerto, y ella nunca se había sentido sola o incompleta, todo lo contrario y eso la tranquilizaba.

―Luisa, hija, que te apures un poco, es que nos dejará el tren y los boletos no se pueden cambiar.

―Papá, si yo me estoy apurando, voy justo a tu lado ¿Qué más rápido podría ir? ―contestaba Luisa a su padre tratando de calmarlo un poco.

―Si no vez que estamos tarde, aún tenemos que marcar los boletos y luego bajar dos pisos para llegar hasta la línea seis. Creo que lo vamos a perder. ―Continuaba el padre de Luisa hablando solo.

―Aún nos quedan quince minutos, yo creo que llegaremos bien. ―Respondió Luisa.

―Es que no has escuchado, el tren ya ha pitado y eso solo significa que partirá y sin nosotros.

El padre de Luisa estaba histérico, esta era la primera vez que iba a dejar a Luisa a la casa de su abuela en tren. A pesar de vivir en la ciudad, no acostumbraba a tomar el tren, más bien caminaba a todas partes o tomaba la transportación local cuando era extremadamente necesario. La mamá de Luisa era quien siempre hacia los viajes a dejarla y a buscarla, y siempre conducía su automóvil. Desafortunadamente para ellos, el vehículo se había dañado y el mecánico no había podido repararlo a tiempo para que la mamá de Luisa pudiera ir a dejarla. No les había quedado otra opción que ir en tren.

― ¡Ya papá! No te aflijas, tenemos tiempo. El tren no nos dejará.

―Eso es lo que tú piensas porque no sabes en realidad como las cosas funcionan, siempre estás en las nubes, pensando en tus historias de fantasías. Si hubieras bajado cuando te llamé la primera vez no estaríamos en esta situación. ―Contestó el papa de Luisa bastante irritado.

Luisa sin embargo solo lo miró como no entendiendo lo que su papá decía, puesto que ella no recordaba que él la hubiese llamado, fue su mamá quien había subido a su cuarto a supervisar que ella llevase todo lo necesario para el viaje y después habían bajado juntas. Luisa a su corta edad había desarrollado una increíble habilidad para entender a sus padres quienes no tenían mucha destreza para tratarla como la niña que era, más Luisa había estado siempre entre adultos por lo que su comportamiento era el de una niña de más edad, pero esto no evitaba que Luisa en sus momentos personales se dedicara a soñar y hacer castillos en el aire. Tenía estas ideas increíbles, que siempre la hacían pensar cosas muy diferentes a las que se vivían en su realidad, escapando así a la rutina existencial que sus padres tenían.

Su padre la conocía muy bien, sabía que a pesar de verla comportarse con mucha seriedad y capaz de comprender las conversaciones de los adultos, Luisa en el fondo solo aparentaba. Su hija simplemente se comportaba de la forma que le habían enseñado pero en el fondo era una niña muy soñadora y emocional. Tal vez era su culpa por no haberla dejado ser simplemente una niña. Eran esos remordimientos que a veces trataban de salir a la luz y martirizarlo los que le decían que Luisa en realidad no había podido expresar el sentimiento real que las personas tienen cuando pierden a su gemelo, como en este caso. Pero ya era difícil tratar de enmendar el error, tanto él como la mamá de luisa habían tomado la decisión de no volver a hablar de la otra hija nunca más, ni siquiera había una fotografía o algo que les pudiese recordar la existencia de ella.

Solo quedaba una escala más que tomar y ya estarían en la plataforma seis para abordar el tren.

―Luisa no te detengas, ya casi estamos allí. ―Le decía el papá a Luisa, quien la tiraba de la mano consistentemente para que no se quedara atrás.

―Es que no me he detenido, voy junto contigo. ¡Aunque pronto iré volando si no me dejas de tironear papá! ―Exclamó Luisa tratando de zafarse de la mano de su papá. ―Estoy segura que no perderemos el tren, aún quedan más de diez minutos y ya casi llegamos. ―Agregó.

―No Repliques y sigue caminando que no podemos perder el tren.―Su padre insistía sin haber escuchado lo que Luisa había dicho.

18. Februar 2020 17:45:23 6 Bericht Einbetten Follow einer Story
4
Lesen Sie das nächste Kapitel Luisa Parte 2

Kommentiere etwas

Post!
Lihuen Lihuen
Una historia que promete ponerse mucho mejor
April 11, 2020, 14:52

  • Paz Lopez Paz Lopez
    Muchas gracias, veremos como sigue, por ahora tengo un tanto avanzada la historia! gracias por leer!!!! <3 May 01, 2020, 12:43
Matías Díaz Matías Díaz
Me gusta, al principio creí que no podría leerlo entero, pero cada vez se hace más dinámico, (algo que sinceramente le falta a varios autores en mi opinión), me gusta Luisa, de hecho involuntariamente cuando leía mi consciencia le atribuyó una voz de niña, que ahora se quedará para siempre. Mañana continuaré con la lectura :) Espero que puedas pasarte, leer y dejar un comentario en mi pequeño cuento "El castillo de Marfil". Muchas gracias.
April 04, 2020, 23:59

  • Paz Lopez Paz Lopez
    Muchas gracias Matías!!!! me haré el tiempo. April 08, 2020, 12:53
Dece Scott Dece Scott
Felicitaciones es muy bueno!,cuantas emociones juntas...sigue adelante.
March 04, 2020, 16:42

  • Paz Lopez Paz Lopez
    Muchas gracias a ti por leer mi historia! Saludos March 04, 2020, 21:14
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 4 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!