sebasilvestri Sebastian Silvestri

¿Qué es el infinito? Pocos son los que lo saben. Y los que lo saben nunca han hecho esa pregunta. La respuesta ha llegado a ellos por si sola. Porque quienes hacen esa pregunta no solo no oyen la respuesta, sino que ya no pueden oír nada más.


Thriller Nicht für Kinder unter 13 Jahren. © Todos los derechos reservados

#misterio #sobrenatural #drama
18
6.7k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 30 Tage
Lesezeit
AA Teilen

NO DEBIÓ HACER ESA PREGUNTA

Ciudad de Brown, Mayo de 2023

Golpeó la puerta tímidamente, emitiendo un sonido apenas perceptible. No quería estar ahí, odiaba este tipo de trabajos pero necesitaba el dinero. Hacía ya mucho tiempo que su carrera había caído en picada, y aun cuando gozaba de mucho prestigio en los círculos académicos, el dinero estaba escaseando.

Su divorcio y su obsesión por un tema en particular lo habían llevado a una situación económica frágil. Ahora no podía negarse a ningún tipo de trabajo, por más pequeño que sea y por más pequeña que sea la paga.


—¡Adelante! –se oyó una voz del otro lado de la puerta.

Ingresó a una pequeña oficina, donde un hombre de traje estaba sentado tras un antiguo escritorio.

—¿Puedo ayudarlo en algo? —preguntó el hombre.

—Creo que soy yo quien puede ayudarlo. Después de todo fue usted quien me llamó. Mi nombre es James Barker.

—¡Doctor Barker! ¡Disculpe! No esperaba que su llegada sea tan pronto.

—Casualmente vivo sólo a unas cuadras de aquí —respondió Barker.

—Me alegra que haya venido ¿Desea un café o algo para tomar?

—No gracias. Me dijo por teléfono que tenía algo para mostrarme ¿De qué se trata? —peguntó mientras paseaba su vista por la pequeña oficina del dueño de la casa de antigüedades.


Había objetos en ese lugar que le hubiesen interesado a Barker en otro momento de su vida. Pero él ya no era el mismo. Su fascinación por la historia había ido en declive junto con su brillante carrera como historiador.


—La verdad no lo sé —respondió el hombre— Son hojas de un antiguo diario, aparentemente escrito por el capitán de un barco. Se lo enseñé a un colega suyo y me dijo que usted era la persona más adecuada para determinar si tenía algún valor o no.

—¿Puedo verlo? —preguntó impaciente Barker.

—Seguro. Espere un segundo que voy por él —respondió el hombre mientras se levantaba de su silla y comenzaba a caminar hacia la puerta.


Ver el diario, determinar su autenticidad, establecer la fecha en la que pudo ser escrito, y cobrar por ese trabajo. Eso era lo único en lo que Barker pensaba en ese momento. Un trabajo simple por el que ganaría algo de dinero.

Mientras esperaba no pudo evitar pensar en su vida, en su familia y en su carrera.

«¿Por qué lo hice? ¿Por qué tuve que obsesionarme con eso? ¿Por qué perdí todo?», se preguntó de la misma forma que lo venía haciendo los últimos cuatro años.


El dueño de la tienda regresó con un pequeño cuaderno en sus manos.


—Aquí está. Este es el diario. O más bien lo que queda de él –dijo el hombre.

—Está bastante maltratado —comenzó diciendo Barker mientras examinaba el cuaderno— Pero por el tipo de papel parece de principios del siglo dieciocho. La escritura es… sorprendentemente legible.

—Eso lo noté —comentó el dueño de la casa de antigüedades— Y las cosas que dice son muy llamativas ¡Escuche esto!

El hombre tomó el libro de las manos de Barker y comenzó a leer:


“Navegamos tan rápido como el viento nos lo permite, pero parece que no hay forma de escapar. El infinito está cada vez más cerca y creo que nos alcanzará antes de tiempo. Los hombres están asustados y no los juzgo por eso. Si el infinito nos alcanza, todo habrá acabado”.


Súbditamente la expresión en el rostro de Barker cambió, demostrando un interés que no había mostrado en algo en mucho tiempo.

—¿Dónde obtuvo esto? —preguntó

—Un anciano murió, y aparentemente era un coleccionista. Su hijo no estaba interesado en continuar la colección del padre, y nos vendió un lote con todas sus cosas. No recuerdo bien su nombre… Sonset.. Sunset…

—¡Sosnet! —dijo Barker corrigiéndolo.

—¡Ese mismo! ¿Lo conocía usted doctor?

El dueño de la tienda notó el cambio en la actitud de Barker, y pensó que tal vez lo que tenía en sus manos era más valioso de lo que él había creído.

—¿Sosnet está muerto? —preguntó Barker.

—Sí. Y créame que si era amigo suyo lamento mucho la forma en la que le estoy dando la noticia.

—Él… era sólo un conocido —se limitó a responder Barker.

Tal vez por vergüenza, el dueño de la casa de antigüedades no quiso preguntar más y cambió rápidamente el tema de conversación.

—¿Qué opina del diario? Al leerlo pensé que podía tratarse de un capitán huyendo de un barco pirata llamado “Infinito”. O tal vez un pirata huyendo de un barco militar llamado "Infinito". Pero no he podido encontrar ninguna referencia a una nave con ese nombre.


Barker volvió a tomar el diario, con sus ojos fijos en él.

«El infinito está cada vez más cerca», repetía en su cabeza una y otra vez la frase que el hombre había leído instantes atrás.

—¿Cuánto quiere por este diario? —le preguntó al dueño de la casa de antigüedades.

—¿Cuánto quiero por él? —dijo sorprendido el hombre.

—No traje mucho dinero conmigo, pero puedo depositar en su cuenta una buena suma si lo desea –respondió Barker incapaz de disimular su impaciencia.

El hombre tomó rápidamente el diario de las manos de Barker, temiendo que el historiador comience a correr con él como un ladrón que acaba de obtener un buen botín.

—¿Por qué de pronto está tan ansioso por llevarlo? ¿De qué se trata? —le preguntó.

—Eso no importa ¡Lo único que a ustedes les importa es su valor monetario! ¿Cuánto desea por él? —respondió Barker, mostrando el desprecio que siempre tuvo hacia las personas que comercializan objetos históricos.

—Disculpe doctor, pero no voy a venderlo sin saber de qué se trata. Menos viendo su actitud. Tal vez tengo aquí algo invaluable ¿Realmente piensa que lo voy a dejar ir sin saber su verdadero precio? –respondió el hombre sintiéndose ya incómodo con la presencia de Barker.

—No existe un precio para esto. Y nadie más que yo le hará una oferta por él. Debería tomarla antes de que se arrepienta.

—¿Qué me arrepienta? ¿De qué está hablando? —dijo el hombre.

Barker no respondió. Pero su mirada comenzaba a decirle al hombre que saldría por esa puerta con el diario en la mano, del modo que sea necesario.


El dueño de la casa de antigüedades miró el diario, pensó en lo que había leído y dijo:

—Antes de que llame a seguridad, dígame una cosa profesor: ¿Qué es el "Infinito"?

Barker sacó un arma de su cintura y la apuntó directamente hacia la cabeza del hombre.

—Usted… no debió hacer esa pregunta —respondió mientras presionaba el gatillo.

27. Januar 2020 19:54:08 5 Bericht Einbetten Follow einer Story
18
Lesen Sie das nächste Kapitel ¡ESTO ES REVOLUCIÓN!

Kommentiere etwas

Post!
Is Bel Is Bel
Una historia muy interesante que termina intrigando. Seguiré leyendo sin duda.
May 14, 2020, 00:47

  • Sebastian Silvestri Sebastian Silvestri
    Muchas gracias Is por la lectura y el comentario. Espero que puedas continuar leyendo y que te guste esta historia. May 14, 2020, 12:51
Cami Bengoa Cami Bengoa
¡Wow! No hubiera pensado que Baker se volviera agresivo! Muy buena narración y trama atrapante! Seguiré leyendo!
March 13, 2020, 23:18
Aoshin Kuzunoha Aoshin Kuzunoha
Me encantan este tipo de historias! Ya el título me llamaba la atención desde el inicio, pero me sorprendió lo genial que se desarrolla. Yo también quiero saber qué es el infinito.
March 02, 2020, 01:54
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 14 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!