Lemons Follow einer Story

hitto- Carla Angelo

Lemon extra de "Después de clases", entiendase un relato erótico de los protagonistas


Erotik Nur für über 21-Jährige (Erwachsene).

#romance #alumna #profesor
9
2.0k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 10 Tage
Lesezeit
AA Teilen

Las cosas cambian

Es el relato que les debía, tal vez suba más :D es la primera vez de Nicolás y Thaly, ëste relato sale el libro "Después de clases


Thaly salió al cabo de unos minutos, envuelta con una toalla. Se sentó al borde de la cama, desenredando su largo cabello con los dedos. Nicolás la notaba tan linda con las gotas de agua cayendo de su cabello a su frente, que no pudo evitar sentarse a su lado y abrazarla. Acarició sus hombros y notó el morete que su padre le había ocasionado durante la cena. Ella intentó ocultarlo en cuanto lo vio. Él tomó su brazo y le dio un tierno beso, luego otro más y luego varios, subiendo de su brazo a su cuello, sus mejillas y sus labios. Después de lo ocurrido no estaba seguro si ella se sentía cómoda, pero le respondía ansiosa y apasionada. Es que eso era lo que necesitaba con desesperación, sentirse querida, que él la amaba, sentirse más que un simple objeto, usado y abandonado.

La forma en la que ella lo besaba comenzaba a emocionarlo. Mordió sus labios suavemente y enredó sus dedos en la mojada cabellera de su alumna. Sin pensarlo desató la pequeña toalla que cubría su desnudez. La bajó hasta su cintura, esperando un momento su reacción, dándole la última oportunidad de detenerlo; pasado ese momento no habría vuelta atrás, él no se detendría. La miró un momento, y ella intentó cubriese con los brazos tímidamente al ver la forma dulce y embelesada con la que él contemplaba su torso desnudo. La tomó delicadamente de las muñecas y la recostó en la cama, besándola nuevamente. Se levantó un momento mientras ella se arrastraba hasta el centro de la cama, despojándose completamente de la prenda que la cubría. Él la tenía como lo había deseado desde hacía mucho: desnuda y completamente a su merced. Se arrodilló sobre ella sin apoyar su peso, despojándose de su camiseta y volviendo a tomar posesión de aquellos dulces labios que eran su anhelo y desesperación. Thaly lo rodeaba con sus brazos y acariciaba su espalda, experimentando la misma mezcla de nerviosismo y felicidad de la primera vez que él la había besado. Su relación maestro-alumna se hacía nuevamente presente en la cama. Ella con su inexperiencia, y él con él deseo de enseñarle esa forma adulta de expresar el amor.

Intentando no ser brusco se posesionó de unos de sus pequeños y rosáceos pezones, jugando con su lengua alrededor de la aureola y propiciándole suaves mordiscos que le hacían soltar tímidos quejidos. Él posiblemente disfrutaba más al saberse el primero y el único que la haría sentirse de esa manera, tan única y desconocida para ella. Bajó su mano acariciando su vientre, llegando a su zona más íntima e inexplorada para ayudarla a descubrir nuevas sensaciones. La acarició suavemente, con lentos movimientos circulares, ocasionando que sus gemidos fuesen más fuertes, pese a que intentaba reprimirlos. Paró abruptamente curvando sus labios engreídamente.

— ¿Sigo?— preguntó contemplando lo sonrojadas de sus mejillas. Ella asintió tímidamente —. Pídemelo—le susurró al oído, quería escucharla.

—Sigue por favor— pidió con la voz entrecortada, no podía creer lo que repetía, pero quería darle el gusto, y por supuesto, sentir aquellas expertas y placenteras caricias.

Como respuesta la tomó de las manos y las puso en la hebilla de su cinturón. Ella se sentó rápidamente y le abrió el cinturón con las manos temblorosas, él ayudó con la bragueta y terminó retirando todo el resto de ropa que le quedaba, quedando en la misma situación que ella. Thaly lo miró un momento, luego desvió la vista algo avergonzada. Nunca había visto a un hombre desnudo y menos en ese estado. Él lo sabía, y se divertía abochornando a la chiquilla. Abrió sus piernas y colocó entre ellas, acariciándola nuevamente para complacerla. Cada vez la sentía más húmeda así que se aventuró a deslizar un dedo dentro de su virgen cavidad. Ella inmediatamente se arqueó ante la intromisión, soltando un pequeño gritito ahogado. Él la sintió más estrecha de lo que había imaginado, sin duda sería muy placentero para él; pero doloroso para ella. Movió su dedo suavemente, sólo metiéndolo un poco. Lo sacó y con pequeños besos en sus muslos dirigió su boca a la entre pierna. Ella pensaba que no aguantaría más al sentir su húmeda y tibia lengua moviéndose en su intimidad. Nicolás se deleitaba al sentirla tener pequeños espasmos, pero sentía que ya no aguantaba más. Introdujo su dedo por última vez antes de levantarla por la cadera, colocando su duro miembro en la entrada. Empujó un poco y la sintió tensa.

—Relaja tu cuerpo— le pidió sintiéndola aflojarse un poco. Intentó abrirse paso lentamente para no lastimarla. Sin embargo, su rostro comenzó a empaparse de lágrimas mientras se mordía un dedo, intentando reprimir el dolor. Decidió tomarla con fuerza y entró de golpe. La muchacha soltó un grito al sentir que algo se partía en su interior —. Tranquila, te prometo que será la única vez que te haga daño— la consoló aproximándose a su rostro y secando las lágrimas con su boca.

La besó para calmarla y comenzó a moverse lentamente. Mientras la embestía cada vez más rápido ella volvía a llevar el dedo a su boca. Él se lo retiró gentilmente, no quería que se lastimara y sobretodo, quería escucharla gemir. Sonreía arrogantemente cada vez que ella pronunciaba su nombre entre gemidos.

La sensación era nueva y extraña para ella. Se sentía masoquista, pero aquel dolor le agradaba, no había nada que prefiriera en ese momento más que a su amado maestro dentro de ella, develándole nuevas sensaciones que solo él podría ser capaz de despertarle.

Nicolás tampoco cabía en sí de satisfacción, no solo en el sentido físico, sino al saber que ella le estaba entregando su virginidad. Ambos, víctimas de la más pura pasión, respiraban acompasadamente, acompañando esos suspiros y gemidos con "te amos".

Thaly sentía como poco a poco todo el placer y tensión de su cuerpo se reunía en su bajo vientre, buscando una manera de escapar. Finalmente el sentirlo a él arremetiéndola más contra su cuerpo, llegando al clímax, dejó libre aquella increíble sensación que su organismo experimentaba por primera vez. Nicolás permaneció dentro de ella, mientras ambos volvían abajar del cielo. La besó y se echó a su lado satisfecho.

Una vez que ella sintió que regresaba a la normalidad, se echó sobre él, dándole cortos besos en el pecho.

—Como si fuera posible, te amo más que antes— le dijo recostándola sobre él.

Lo abrazó más fuerte como respuesta sintiendo que el sueño la vencía.

***********

Les gustó? no se vayan sin comentar por favor. Recuerden que el libro lo pueden comprar en librerías de España y América.

29. Oktober 2019 00:24:01 2 Bericht Einbetten 4
Fortsetzung folgt… Neues Kapitel Alle 10 Tage.

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
Millaray Nuñez Millaray Nuñez
Ya pasaron 10 días...
November 09, 2019, 07:01
Millaray Nuñez Millaray Nuñez
Me encanta, pero llevo años esperando uno de estos versión Daniel y Sammy en la adolescencia o Tiago y Grecia
November 01, 2019, 02:30
~