La desaparición del Ciclo Follow einer Story

donkan Maximiliano Zanellato

En un tiempo donde todo es regido por los cuatro ciclos, y cuatro razas primarias, un error, un nacimiento, provocara el despertar de los dioses. La verdadera historia podría desvelarse o todo permanecerá en la sombra.


Jugendliteratur Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#dioses #razas #heroé #magia #manga #anime #fantasia #novela-ligera
15
4.7k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Sonntag
Lesezeit
AA Teilen

El Nacimiento

- Hey. Oye. ¿Me escuchas? Necesito que respondas, ignorarme no supondrá nada bueno, o malo, lo sabes, tu vida, la de todos, está acabada... No tiene sentido ignorarme en este momento e ignorar mi último deseo... Por Favor... Kuran.

<- Ya hiciste suficiente, si no fuera por... Ya nada de eso importa, NUNCA DEBÍ EXISTIR EN ESTE TIEMPO, y menos escucharte, lo arruinaste... Arruiné TODO, solo no teníamos... No tenía que responder y desaparecer.


@50 Lux - Año 10


Último día del décimo año del giro de la luz estaba a punto de terminar, ya estábamos en el giro número cincuenta, el gran sol mostraba todo su color, y como era normal, el último nacimiento se daría en una gran fiesta en la torre más alta de la capital humana Lux, donde las razas primarias, humanos, bestias, orcos y demonios, acudirían para dar fin al giro y comenzar el siguiente.

Una terraza adornada a fin de celebrar la fiesta, con las insignias de cada una de las primarias, no existía ser que no deseara estar ahí en ese momento.

El giro se daba una vez cada diez años, el anterior fue el de la oscuridad en su capital Tenebris «y déjenme decirles que es de los peores, los demonios no conocen la iluminación y según cuentan no se podía ver nada!»

Estos recuerdos son tan hermosos, todos festejando, con sus copas levantadas «recordatorio: aún debo golpear al orco asqueroso que me tiro parte del contenido de su copa en el brazo, ¡dios, que tenía un olor asqueroso, no me sorprenden que sean tan feos tomando tamaña porquería!»

Poco a poco las voces comienzan a silenciarse, solo unos pocos serían capaces de seguir conversando llegado el momento de la ceremonia, MI ceremonia.

Como era costumbre el jefe sacerdote del giro anterior es quien debe realizar el bautismo final, una demonio de baja estatura, si no fuera por sus marcas azules en el cuerpo y sus grandes y rojos cuernos, podría decirse que no pasa los dos giros de edad, era llamada, la hija prodiga, Dae Fyrie.

Siento ganas de llorar, mis padres a mi lado, los invitados posando formalmente, cada uno de su forma respectiva «jamás esperen no emitir una sonrisa al ver la pose de las bestias, parecen lindos cachorritos» Fyrie me levanto en sus dos brazos poco a poco hasta sobrepasar sus cuernos, mientras sus ayudantes hacían las marcas en mi rostro, ella recitaba las palabras que darían inicio a mi bautismo...

Recién nacido humano, yo sacerdote de la gran señora Tenebris, por medio de tu nacimiento y por gracia de tus padres, te nombro Lux Quin Kuran, doy por finalizado el giro de la luz, y dando paso al de las sombras. -con voz alta, mientras me mantenía en el aire.

Sonando en ese momento las campanas de la gran capital, el sol resplandeciente se empezaba a cubrir de un manto gris, comenzando el giro cincuenta y uno, y ciclo de las sombras.


@51 Umbra - Año 1


Primer día del año uno del giro de las sombras, mi primer día «el que jamás existió».

Era una hermosa mañana en las montañas de Yrio, cerca del mediodía, los árboles cantaban, los pájaros chirriaban de forma insoportable, pero todo era precioso.

Yo me encontraba sentado alrededor de una mesa, creo recordar que tenía hambre, o quería comerme los pájaros «en serio, mi primer día de vida, rogando crecer solo para acabar con tan molesto ruido, por favor, quien de los cuatro fue el gracioso de dejar terrible sonido en el mundo» de a poco veo que mi papá y mamá se acercan con un bol con comida, debían ver mi cara en ese momento, ni lux podría haber aparecido en ese momento y haberme hecho más feliz >3


- Ya es hora de que él bebe se llene la pancita, así que abre bien la boca y come que sino el señor umbra se va a enojar. -dijo mi padre acercando la cuchara.

- Y si no come el puré no va a tener fuerza y nadie quiere que le suceda algo al bebe más lindo del giro! -dijo mi madre mientras me hacía unas caras rarísimas, pero teniendo un encanto particular.


«¡Es como si pudieran leer mis pensamientos!, todo era perfecto y los momentos perfectos son los mejores para pasar de tenerlo todo a nada»

El reloj de la habitación marcaba el tiempo pasar, las leyendas mencionan que el mundo se compone de cuatro ciclos, cuatro señores, cuatro razas, cuatro momentos, el día se divide en horarios donde cada raza posee más poder que otra, primero se da paso a la Oscuridad, luego la luz llega, y al tiempo la sombra la cubrirá, y para finalizar la visión poco a poco desaparecerá, dando a la oscuridad el comienzo otra vez. Tic. Tac. Tic. Tac., 11:59... 50 segundos, 51...52...53...54...54... ¿¡54!?

Si, como lo suponen el tiempo se había detenido completamente, mis padres, la cuchara con puré, quien diría que no escuchar los pájaros cantores me pondría tan triste, siento un rio helado pasar por mi rostro, claro, estoy llorando, pero si aún no pasa nada, aunque siempre tuve ese sexto sentido, saber que algo estaba por suceder.

Quisiera saber qué hace una puerta en el medio del salón, podría jurar que no estaba hace un momento, eh, que de a poco se está abriendo, intento apuntarla y con todas mis fuerzas gritarles a madre y padre, pero no sale nada, no puedo moverme, mi cuerpo no reacciona, hasta hace poco no estaba llorando, ¿cierto?, siento el rio por mi cara, pero no hay ruido, que está pasando, quiero gritar, que alguien me escuche ¡POR FAVOR!

De la puerta sale una figura, un viejo, intento gritarle que no se acerque «no tengo nada que ver con él, nadie lo invito y no quiero tener cerca a alguien tan desagradable, largo de mi casa, papá, mamá, díganle que... se... v-vaya...»

Y un nuevo silencio consumió el salón, el tiempo ya no importaba, mis palabras no tenían sonido, una espada es atravesada lentamente por el cuello de papá, luego por el de mamá... «me escuchan, ¿cierto?, ¿alguien me escucha?, MIERDA, ¿¡ALGUIEN POR FAVOR PUEDE DECIRME QUE ES LO QUE ESTA PASANDO!?»

Un susurro recorre mi cabeza antes de perder la conciencia.

Tú no tienes palabra, no existes. Desaparece.

Tic. Tac. Tic. Tac. 57... 58... 59... 12:00.

25. August 2019 08:40:11 2 Bericht Einbetten 2
Lesen Sie das nächste Kapitel La Persecusion

Kommentiere etwas

Post!
Dece Scott Dece Scott
Felicitaciones!!!...excelente historia!!!
22. Oktober 2019 15:15:05

~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 1 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!