La Brújula Ancestral Follow einer Story

kaatvicious Kaat Vicious

Tras enterarme nuevamente o por segunda vez de toda la vedad que Uzza se esforzaba tanto por ocultar y del porque de sus secretos, llegaría una invitación completamente inesperada para participar en un misterioso curso al que nadie sabia a ciencia cierta de que trataba.


Lebensgeschichten Alles öffentlich.

#vida #magia #relatos #anecdotas #no-ficcion #recuerdos #mexico #historias-de-vida #Ciudad-de-Mexico #vida-real #adolecencia #Kaat-Vicious #Auto-Biografia
Kurzgeschichte
1
2.0k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

La brújula Ancestral



Nos encontrábamos sentados al borde de uno de los barandales de concreto, al lo alto de la azotea, sintiendo solamente los pies al viento, intentando sentir el vértigo que sin éxito como siempre fallaba en hacerse presente, ambos en silencio, sin mirarnos, solo Uzza y yo, como dos viejos vaqueros después de un duelo en donde ninguno habría tendió éxito en matar al otro.


Las tres preguntas que me había prometido Uzza, se me fueron relatadas juntas, a manera de una sencilla leyenda, en donde la historia narraba la vida de un chico que era totalmente ajeno a cualquier tipo de popularidad, gordo, torpe y sin ningún chiste que le hiciera destacar, un día llegada su pubertad como salida de la misma nada y gracias a lo cual despertando su atracción hacia las chicas, decidido a intentar una romántica amistad con el sexo opuesto, naturalmente inexperto y lleno de tantas dudas acerca de todo lo relacionado ya no se diga al ligue, sino al mismo hecho de lo que representaba hablarle a una chica, el chico sin ninguna malicia más allá de las recién descubiertas hormonas, sufrió cada uno de los intentos, los cuales resultarían en uno catastrófico hazmerreír, en donde progresivamente rechazo tras rechazo el nivel de la "amabilidad" o mejor dicho del tacto fue disminuyendo dramáticamente, para encontrarse finalmente errante, gravemente acomplejado, aburrido y desinteresado ante todo, solo vivía su vida escolar por vivirla, no quedaba mucho por hacer en ese aspecto. Un día ya completamente resignado a su suerte y sin nada en particular, llegaría una chica rara, tan rara como nunca antes se había visto hasta entonces en aquella escuela, una chica que le cambiaría la vida a este chico de una forma tan radical, pues no solo se hicieron amigos en poco tiempo, el se quedó profundamente enamorado de ella y ella de algún modo también de el, de un segundo a otro, la vida de aquel chico nunca había tenido más propósito, ella le enseñó a ser fuerte, a ser único, a tener una ideología, a cuestionar lo establecido, lo convirtió en un rebelde, más aún con una grandeza mayor, un rebelde con causa…. sin embargo un día sin aviso ella se fue, le dejo simplemente porque su tiempo juntos habría llegado a su conclusión, pero el chico obstinado en no dejarla ir hizo todo cuan pudo para aferrarse a la idea de querer verla otra vez, finalmente, al ver que no podía mantenerla más a su lado y sabiendo que fue, era y posiblemente sería su único amor, en su tremenda desesperación y sin poder ver ninguna otra opción viable optaría más tarde por tratar de quitarse la vida… a ese último evento fue a lo que Uzza denominó como "el desvanecimiento", un intento fallido de suicidio, que resultaría en el evento que nos trajo de vuelta, tanto a él como a mi.


Lo cierto es que más allá de una muerte física, lo que Uzza relataba me resultaba muy ajeno a mi, como si de dos personas evidentemente se tratará, como si en verdad una parte de mi se hubiera muerto junto con toda aquella historia, que parecía sacada de una novela trágica, solo para darme un nuevo comienzo, Uzza no solo estaba para proteger ese pasado, sino que ahora entendía, que él era una parte mía, era esa otra parte, la que se quedó con todos esos horribles e intoxicantes recuerdos, esas vivencias y quizá hasta con esos tan controversiales sentimientos que yo no lograba encontrar, el era esa parte sumergida en la profunda oscuridad, mientras que yo, transformado ahora en todo lo bonito que ella representó un dia para el, la ropa negra, rota, rasgada, mis ojos negros, mi cabello parado, mis colgantes cadenas, botas y las múltiples agujetas alrededor de mi cuello, eran el resultado de una segunda oportunidad, una segunda oportunidad como alguien distinto, alguien con un remanente de aquel destellante encuentro, entre lo que parecía imposible.


Y aunque no dejaba de parecerme irreal, lo que sí tenía todo ahora, era más sentido, Uzza y sus secretos, el porqué de mi actual ser y quizá hasta un poco de los surreales acontecimientos actuales, que si bien teóricamente mi dividida vida ahora volvía a estar completa, aún a nivel sentimental no tenía la más mínima o referencia de todo lo antes relatado por Uzza, aunque he de decir que ya con conocimiento de causa, tras saber los intensos eventos y sus dramáticos desenlaces, de algún modo sabía que no necesitaba recordar que se sentía, o qué fue concretamente lo que yo sentí, nunca le pregunté por nombres ni caras creo que por mi seguridad, esos temas estaban enterrados con Uzza y yo también prefería que se quedarán así, por un breve momento agradecí enormemente mi neutral apatía, pues de haber podido recordar aquello, quizá sería una intensidad tal, que probablemente no podría manejar ni de cerca. Por el lado positivo finalmente se podría decir que regresaba a ser yo, o un yo que ahora sabía de dónde venía y si no muy bien a donde iba, me sentía ahora tranquilo, al unir de cierto modo los sucesos de un pasado del cual se me había tenido vedado por tanto tiempo, mi ruido mental era ahora enfocado a cosas distintas, poesía, dibujo, fotografía, cosas que me mantenían distraído y de cierta manera también en comunión conmigo mismo, pero también dado a mis tiempos como pensador, surgió a la par una preocupación latente, escondida entre las letras de mis teorías y poemas, una de ellas en concreto, fue la imperiosa idea de poseer un plan de apoyo, por si algo como lo del pasado volvía a suceder, es decir uno de los planes prioritarios pasaría a ser ahora mantener a toda costa nuestra neutralidad sentimental así tal cual estaba, sin frío, sin calor, sin alegría, sin tristeza, solo templado, asunto el cual por ahora dejaremos en el tintero, pero que cabe mencionar, que ya quedaría firmemente asentada en el subconsciente de Uzza.


Mientras nuestros días de salir a vagar, aunque gradualmente, pero parecían comenzar a disminuir cada vez más, dado a que su función primordial ya habría quedado resuelta, no hacía falta quedar extremamente exhausto como antes y prefería ahora quedarme de nuevo en casa, para tratar de sacar mis propias conclusiones de lo recién acontecido, sin mencionar que de vez en vez la curiosidad me ganaba y terminaba miraba un poco de las series que habría dejado sin ver, de algún modo mi vida se estaba lentamente asentando nuevamente, aunque quizá para mi madre, quien temiendo una recaída en mis actividades de encierro o aislamiento, llegaría un día sin más preámbulo, con el formulario lleno y ya aceptado en la mano, para la inscripción de un extraño curso que se llamaba "introducción a la brújula ancestral", título que ciertamente me llamó la atención positivamente, pero que a su vez, no sentía ni la más mínima atracción por desplazarme cada viernes al lugar donde se impartiría el curso.


Vamos que no queda tan lejos y a ti que te gusta caminar…


Refunfuñó mi madre, mientras me hacía ademanes para que tomara el formulario que me daría acceso al curso.


El centro, es propiedad de una maestra amiga de la escuela y está abriendo este nuevo tipo de cursos para el público en general… Explicó nuevamente mi madre.


Yo: Centro? Cultural?


Madre: Algo así, tiene otro nombre distinto que era mmm… yistico, ah! Holístico!... eso era!.


A pesar de mi bagaje en el ámbito del conocimiento, era la primera vez que escuchaba esa palabra, la cual de entrada no me decía nada, pero me causaba una cierta entre desconfianza y otro tanto de curiosidad, tras la presión de mi madre usando técnicas de convencimiento más humanas y racionales, gracias a que Raúl el psicólogo, se encontraba en un inexplicable estatus de "desaparecido", el cual ampliamente agradecí, pues no le permito usar a mi madre la misma táctica de amenaza, accedería a asistir a la clase muestra que darían en compañía de unos bocadillos el primer día del curso, total mi madre había accedido a un irremediable "si no te gusta de qué trata, no lo tomes", aún así era claro que al menos tendría que asistir el primer día.


Llegado el día, estaríamos ya como de costumbre antes de la hora citada, sobre todo para poder hallar el lugar sin muchos contratiempos, al llegar me daría cuenta que el dichoso centro estaba ubicado en el cuarto piso de unos antiguos departamentos al puro estilo Art-deco, grandes, cuadrados, con ese granito rojo o negro en las paredes y el piso que es frío y húmedo como él mismo, me detuve frente a un portón negro, con vidrios cuadrados y esas clásicas circunferencias doradas entre puestas sobre la cruzada herrería, toque el timbre número cuatro y espere, tras que contestara una extraña voz cansada y algo temblorosa, se escuchó como la chapa del portón principal se abría, al entrar se extendía una amplio pasillo formado del mismo granito de las paredes exteriores, oscuro en la profundidad, de donde la poca luz que entraba en aquella recepción dejaba ver unas grandes escaleras al final del corredor, repentinamente llegó este otro destello a mi cabeza… se cubrió de risas difusas el ambiente, mientras me veía a mi mismo correr alegre, persiguiendo escaleras arriba a la excéntrica chica, después un pasillo similar, ella reía a carcajadas, mientras se quitaba los zapatos, estaba empapada, de pies a cabeza… entonces sonó de nuevo la chapa abriéndose, salí del recuerdo de manera abrupta y en seguida mire hacia atrás, era una señora, quien con cara amable preguntó:


oh buen día joven, viene también al curso de la brújula?

Aún recuperando la realidad, asentí con la cabeza, mientras le seguía escaleras arriba.


Es su primera vez por aquí verdad joven?, no se preocupe se va ir acostumbrando al viejo edificio…


Explicó la amable señora, con su voz suave y tranquila. Al llegar al cuarto piso nos detuvimos frente a una puerta de madera color blanco, que contrastaba notablemente con el resto de toda la loseta y el granito oscuro de aquel lugar, entonces como si supieran que ya estábamos próximos a tocar, abrió la puerta de golpe una mujer rubia, de muy baja estatura y cara sonriente.


Uzza: Vaya, pero si es como un duendecillo, pero sin gorro!...


Una pequeña risa se me escapó, mientras pensaba para mí mismo, "calla Uzza calla de una buena vez", enseguida nos miró y tras darle una familiar bienvenida a la señora, nos miró de nuevo en hizo ademanes para invitarnos a pasar.


Tu debes ser el hijo de la maestra Lilia, pasa por favor, estamos por comenzar hay café y galletas en la mesa.


Exclamaba sonriendo, mientras nos guiaba a través del salón principal, por dentro era un departamento que se sentía sin duda hogareño, con luz amarillo narajesca, cálido y bien organizado, el salón principal era amplió y estaba alfombrado, también contaba con una amplia mesa desplegable en donde efectivamente había una jarra cafetera con tasas y galletas, naturalmente ya había más gente esperando sentada en sillas plásticas que habrían facilitado para el curso en cuestión, tratando de no hacer mucho ruido me senté en la silla de la esquina más alejada de mis compañeros, cerca de la ventana y permanecí en silencio mientras miraba con tranquilidad unas bonitas pirámides de colores que decoraban la repisa de la misma, entonces acompañado de los faltantes compañeros, hizo su entrada el maestro.


Buenas tardes a todos y gracias por venir a este extraño curso, debo decir que no esperaba ver tanta gente ni de tan variadas edades, pero me da gusto que estén interesados en escuchar lo que les quiero exponer en esta ocasión.

Mi nombre es Edgar, soy informático y trabajo en contaduría o desarrollo de software para lo mismo y si bien lo que vamos a abordar hoy no tiene que ver con esto directamente, si está relacionado a un nivel de precisión y funcionamiento…


Uzza: No comprendo nada…


Yo: Podríamos guardar silencio, aunque sea por un breve momento?


Edgar: Bien lo primero que me gustaría preguntarles es, quién sabe lo que es el lenguaje binario?


Es el lenguaje de los ordenadores! exclamó un compañero, mientras alzaba la mano.


Edgar: Bien!, muy bien, es un lenguaje que se basa en unos y ceros, para crear cualquier cosa en su entendimiento, prácticamente todo en su mundo está programado con este código, mas lo interesante viene aquí… ustedes creerían posible que este mundo en el que vivimos está construido bajo su propio código también?...


Uzza: No lo puedo creer, soy yo o esto está pasando de nueva cuenta?


Yo: No es igual, de ser cierto, esto está a otro nivel…


El silencio de nuevo era total, la gente ahí presente no daba crédito a lo que escuchaba y habría desde las miradas que curiosas esperaban que continuará hablando, algunas más impactadas y unas más que quizá no comprendía muy bien lo que se decía, entonces de la nada irrumpió la señora rubia enanita que nos abrió la puerta en primer lugar:


Que interesante tema no es así, Edgar es una maestro certificado de este centro, con quién ya he trabajado en varias ocasiones, creedme que este curso les va a encantar, para los que no saben aún quién soy, me llamo Claudia y soy la directora de este centro, sanadora Reiki y estudiosa de diversas técnicas para la lectura y predicción.


Edgar: Iremos poco a poco, pues se requiere de la comprensión matemática y algunos cálculos sencillos, pero el conocimiento que obtendremos de ello será alucinante!..


Uzza y yo nos miramos seriamente por un momento, pues si bien todo parecía repetirse muy similar a cuando dimos por primera vez con la dichosa "fórmula secreta", esto parecía estar a un nivel más grande y recordando brevemente nuestro ya irónico título universitario, aunque aún no me consideraba un fan de los números, mientras nos mirábamos fijamente el uno al otro, comprendimos para nosotros mismos, que estábamos ante un conocimiento que no podíamos dejar pasar, Uzza sonrió ligeramente, mientras yo asentía ligeramente con la cabeza, sabía que nos esperaban algunos meses de clase y estudios, pero estábamos decididos a lograrlo y por si fuera poco, esta vez ambos lo habríamos decidido juntos…


Edgar: Es el momento de decir, quién quiere tomar este curso y quien no, en verdad son libres de no hacerlo si no hay interés en ello…


Tras recalcar esto último una vez más, la salida de algunos presentes que asumieron se trataba de una broma o que no se trataba de nada más allá que de una teórica y aburrida clase de computación, el maestro miró de nuevo a quienes quedábamos y después de numerarnos mentalmente, procedió a sacar de su mochila una carpeta que parecía llena de cosas, con cuidado sacó unos discos y procedió a repartirlos personalmente a cada unos de los presentes, esta circunferencia a manera de plato, consistía de cinco anillos a manera de delgadas láminas giratorias, superpuestas una encima de la otra, que formaban todas juntas una compleja y entramada brújula que alteraba extraños símbolos, con sistema de números muy antiguos que se expresaba en forma binaria, entonces regresando al centro del salón, anunció:


Edgar: Para comenzar la brújula nos mostrará el propósito, por el que hemos venido aquí, hoy, cada uno de nosotros, no se preocupen esto lo haré primero yo, para la demostración, pero algún día, ustedes serán capaces de usarla, para saber el porqué de sus situaciones… y antes de comenzar, si algo he de decirles, es que a partir de hoy sabrán que las casualidades no existen y que lo aleatorio es solo una ilusión.






1. August 2019 06:36:52 0 Bericht Einbetten 0
Das Ende

Über den Autor

Kaat Vicious Escritor de momentos, de vivencias, expositor de un bagaje de vida, en la que hasta ahora eh recolectado recuerdos y memorias de toda clase. Mi vida no es ordinaria y diría que ninguna lo es, cada una de ellas esta repleta de tantos tonos y matices, de tanta vida y muerte en tan solo instantes. Esta es mi vida, escrita aquí, entre versos y poemas. Y eres bienvenido si te interesa leerla, si te interesas en leerme. - Kaat -

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~