isabelladimicco Isabella D

Se dice que las casas tienen vida propia y que cuando uno llega a habitarla por primera vez, se mezclan con las energías de las personas que vivían y vivirán. Puedes ser bien recibida por la casa o rechazada por la misma y te lo hará saber de la peor manera alimentándose de tus miedos. Pero, ¿qué pasaría si en realidad no es la casa que está viva, sino un espíritu que le molesta tu alma sattvica?


Fantasy Alles öffentlich.

#fantasia #seressobrenaturales
14
4.8k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Prólogo

Llamada entrante

—Ho...oo...la...laaa. ¿Me... bien? —Se entrecortaba la llamada, esto pasaba seguido cuando Juan me llamaba desde Argentina.

—No, no se escucha bien —respondí irritable, no podía hablar de manera correcta con mi mejor amigo.

—Yo te escucho bien, espera, me corro para ver como me oyes. —Sabía que estaba caminando por la casa porque mediante hablaba podía escucharlo mejor.

—Ya te escucho correctamente, ¿qué me cuentas de bueno? —pregunté emocionada, siempre tenía excelentes historias sobre Buenos Aires.

—Ahora no hay nada para contar, es una propuesta.

—¿Una propuesta? ¿Sobre qué? —Despertó la curiosidad en mí, aunque las mismas no siempre salían bien, me gustaba saber sobre qué se trataban.

—Y si en vez de oír tantas historias, ¿la vives conmigo? —preguntó entusiasmado.

—¿¡Qué!? ¿Acaso estás loco? —grité—. Mis padres no lo permitirían nunca.

—Es por eso que tus tíos irán a convencerlos, tienen que llegar en unos segundos.

—Estás muy loco, pero te amo.

—Luego me agradeces. —Rió y cortó la llamada.

Fui a abrirles a mis tíos, llegaron rápido porque vivíamos en el mismo vecindario.

—¡Hola, tíos! —Saludé a cada uno—. ¿El loco de Juan los obligó?

—Mi tía soltó una risita—. Todo saldrá bien, Bequis. No te preocupes. —Depositó un beso en mi frente.

Ayudé a mi tío con las tartas que había preparado mi tía porque en cualquier momento se le caerían.

—Ahhh, ya sabemos de quien sacó la inutilidad Juan —comentó mi padre riendo.

—Que chistosos nos encontramos en estos momentos —respondió mi tío.

—Que raro que estén aquí y vengan con tartas, ¿qué noticias nos darán? ¿Nuevo hijo? —preguntó mi madre curiosa.

—Ay, nooo. Es algo mejor —respondió mi tía feliz.

Nos dirigimos al comedor, mi padre hizo una barbacoa de último momento, comimos mientras manteníamos una charla agradable.

En el postre habló mi tío.

—Si Becca se tuviera que ir a Argentina con Juan, ¿la dejarían?

—¡No! ¡Ni loco! —respondió mi padre alterado.

—¿Y por qué no? —Mi tía intentó calmarlo.

—Nos tuvimos que ir de ahí en las épocas oscuras —contestó mi madre.

—Épocas oscuras, tú lo dijiste, ahora son otras. Todo cambió y si Juan se encuentra bien, ella también lo estaría. —Terminó la charla mi tío y dejó pensando a mis padres.

Transcurrió la noche como si nada hubiera pasado y cuando se fueron mis tíos, me fui a dormir un poco molesta. Sabía que mis padres no la habían pasado bien en el país, pero eran otras épocas.

A la mañana siguiente, me desperté con diez mensajes por parte de Juan.

Juan: ¡Hola! ¿Ya te dieron permiso? 05:30

Dime que sí 05:31

¡Por favor! 05:40

Beccaaaa 05:41

Ay, cierto. Olvidé la diferencia de horario 05:45

Igual, te mostraré donde vivirás 05:50

Cuando te den permiso, obvio 05:51

📷Imagen 05:53

🎙Audio 22:10 06:30

La primero que hice fue mirar la imagen, no pensaba escuchar un audio de 22 minutos. La misma era grande y muy colonial, no entendía para que necesitaba una casa inmensa.

En una ventana vi algo que me llamó la atención, una figura, hice zoom y vi una niña con algo detrás de ella parecía una sombra.

Le hice un círculo con el pincel de WhatsApp y se lo mandó acompañado del siguiente mensaje.

Becca: ¿Ves algo? 10:30

Al rato se conectó y me respondió que no y volvió a enviarme la foto.

Ahora yo tampoco lo veía, debía ser producto de mi imaginación porque recién me levantaba.

Bajé a desayunar y mis padres actuaban más raro de lo normal.

—¿Y a ustedes qué? —pregunté molesta, me estaban haciendo la ley del hielo.

Comenzaron a reír y se sentaron al frente.

—Tenemos algo que decirte —comentó mi padre.

—Los escucho. —Estaba un tanto segura de que me darían permiso por su forma de actuar.

—Tienes permiso, pero... —Interrumpí—. ¿Cuál es su condición?

—Deja hablar a tu padre, jovencita —Me regañó mi madre.

—Tendrán que pasar las fiestas aquí.

—Está bien, trato hecho. —Extendí mi mano con cada uno y luego de eso fui corriendo a buscar mi celular para avisarle a Juan de que me dieron permiso.

Llamada con Juan

—¡Holaaa! —hablé emocionada.

—Ni hace falta que me lo digas, ya recibirás el pasaje en el aeropuerto.

—¡Que bueno! Te adoro, loco.

—Y yo a ti. Una pregunta, Bequis, ¿qué fue lo que marcaste en la foto?

—Emmmh, nada. Había visto algo, pero fue producto de mi imaginación —respondí nerviosa.

—Está bien —respondió sin creerme—. Hablamos luego, te quiero.

Me quedé feliz porque volvería a ver a mi mejor amigo, pero extrañada por lo que había visto en esa foto.

26. Juni 2019 15:33:32 2 Bericht Einbetten Follow einer Story
5
Lesen Sie das nächste Kapitel #1. El viaje

Kommentiere etwas

Post!
Rocío Chariss Rocío Chariss
Al momento se ve interesante... veré si en los siguientes capítulos logra atraparme.
July 13, 2019, 16:12
Ibán José García Castillo Ibán José García Castillo
Bueno lo ha conseguido, a ver que pasa ahora
June 28, 2019, 05:36
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 58 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!