Los Tiempos del Destino - El Legado de los Dioses Follow einer Story

eibs Eibs

El narrador de esta historia es un dios antiguo que fue testigo de los hechos acontecidos en el mundo de Ryóm mucho antes de la gran guerra del Totaliryom. La creación, y la corrupción de una raza que alguna vez fue pura, y las grandes guerras que cambiaron la existencia del los seres vivientes para siempre. ----Saga de libros "Los Tiempos del Destino"----


Fantasy Episch Alles öffentlich. © Todos los derechos reservados

#los-tiempos-del-destino #mitología #misterio #microrelato #343
Kurzgeschichte
2
3.6k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

La Historia de Ryóm

Nadie tuvo la dicha de vivir en aquellos tiempos de antaño, cuando todos los seres del mundo transmitían su luz por todo su alrededor, como brillantes estrellas que daban vida al basto universo que alguna vez fue frió e inhóspito.

Nadie supo el porqué se ha dejado atrás nuestra bondad y terminamos odiándonos los unos a otros como si algo dentro nuestro nos llevara a cometer esos actos de odio. Terminamos convirtiéndonos en moribundas flores en un invierno tempestuoso, que buscan sobrevivir como sea, pero que ya han perdido parte de su belleza.

Nadie supo nada. Permanecimos ignorantes, encerrados en un mundo que cada vez se ponía más en nuestra contra, abandonados a nuestra suerte y convencidos de que la vida (o como así la llamamos) se trataba de eso, nacer, crecer, sobrevivir, reproducirse, y morir, todo en un ciclo sin fin carente de sentido para la gente que se para a pensar sobre la razón de nuestra existencia.

Nadie lo recuerda, nuestro pasado es un misterio, y no quedan registros conocidos que puedan desvelar nuestra razón de existir. Solo puedes anhelar tener una vida tranquila, apartado de los problemas, y poder dedicarse a la búsqueda de aquello que te haga feliz. Sin embargo ¿Es eso suficiente? ¿Estamos cumpliendo nuestro cometido? y sino... ¿Como puedes estar seguro de que esa es tu razón de ser? Nadie lo sabe. Solo tu puedes elegir, y nadie podrá indicarte cual es tu verdadero destino.


En todos los mundos en los que se ha proliferado la vida, y con la buena fortuna o decisiones voluntarias de entes que superarían nuestra capacidad de entendimiento, donde seres dotados de razonamiento llegan a surgir, todos tienen el mismo problema desde un inicio, casi nunca están seguros de que camino seguir.

Todo esto lleva a una situación que se repite constantemente, los errores. Parte inherente de todo ser que puede razonar y tomar sus propias decisiones. Sin embargo ¿Quien determina que tu elección ha sido o no un error? si me lo preguntan... yo creo que lo decides tu mismo.




Muchos milenios antes del Totaliryóm


Nuestro mundo solía llamarse Ryóm, un lugar refulgente de vida. Allí fuere donde fueres, eras capaz de encontrar infinidad de especies animales y vegetales, el clima era casi igual fueras a cualquier dirección cardinal, y los recursos eran muy abundantes para todos.

Los seres existentes y dotados de razonamiento eran llamados ryomas, y estos se dividían en tres razas distintas, los Zoray, los Aldenay y los Muray, todos con un intelecto notablemente más elevado que el resto de los animales, pero eran incapaces de tomar decisiones por medio propio, eran guiados como si sus mentes fueran específicamente diseñadas para seguir ciertos patrones de conducta. Sin embargo, el mundo era pacífico. Quien, o que creo a los ryomas es todo un misterio.

En esos tiempos aun no existían los dioses, o por lo menos no en la mente de los ryomas. Así que dichas divinidades, dotadas de un razonamiento e intelecto superior, con origen totalmente desconocido para cualquier mortal, decidieron experimentar con los nuevos habitantes del mundo, buscando que su existencia cobre más sentido que el simple hecho de vivir.

Empezaron sembrando la duda. Ahora los ryomas no seguían patrones de conducta a la ligera, sino que se detenían a analizar de manera más cautelosa antes de realizar cualquier acción. Pero los dioses no estaban satisfechos con eso. Los habitantes de Ryom aun seguían al pie de la letra a sus instintos.

Luego sembraron el miedo, transformaron la duda en algo mucho peor, algo que haría que los ryomas tuvieran temor de seguir con sus conductas. Pero dicho experimento falló, ya que los ryomas solo tuvieron miedo a las cosas que sus instintos ya buscaban evitar con anterioridad.

Lo tercero que intentaron fue quitarles la inmortalidad, de esta forma los ryomas vivirían tan solo unos mil años. Pero esto tampoco funcionó, ya que los habitantes del mundo no eran conscientes de su nuevo destino. La muerte.

Muchos de los dioses a estas alturas querían abandonar el experimento, pero muchos otros aun estaban decididos, ellos querían mejorar (desde sus puntos de vista) a las tres razas de ryomas, cada divinidad tenía una razón o motivo particular para querer hacerlo, pero jamás lo han contado.


Los dioses que aun seguían aferrados al proyecto encontraron lo que parecía ser la manera definitiva para poder modificar a los ryomas. Esa manera era otorgarles el conocimiento, la inteligencia y capacidad de razonamiento de la que están dotados los dioses. Esta idea fue muy rechazada por varias de las divinidades que seguían en el experimento y las que no, esto provocó una serie de conflictos menores, que derivó a una inmensa guerra donde los dioses quedaron totalmente divididos entre si.

Esta cruel guerra no escatimó en daños para el mundo de Ryom, que sufrió un inmenso cambio en su clima y geografía, extinguiendo así a más de la mitad de las especies animales y vegetales existentes.

Este fue el primer golpe de los dioses al mundo.


En medio de tanto caos, un grupo pequeño de siete dioses llevó a cabo el plan de otorgar su sabiduría a los ryomas. Y así lo hicieron. Evitando a los demás dioses lograron descender al mundo y sembrar el conocimiento en sus habitantes.

El proceso fue lento y problemático. La guerra ya había acabado para entonces, pero el daño ya estaba hecho; un mundo casi destrozado por completo, y una especie que se estaba por convertir en algo que era totalmente desconocido.


Y así pasaron más de cuatro millones de años. Los dioses que estaban en contra del experimento no tuvieron más opción que apegarse a este, ya que lo hecho hecho estaba, los ryomas estaban evolucionando constantemente, tanto física como intelectualmente.

Entonces el momento había llegado, los dioses descubrirían una gran verdad. El gran experimento derivó en un total siete razas, las cuales de solo cuatro se tiene público conocimiento hoy en día. Estas razas fueron posteriormente conocidas como los elvins, los siriks, los túrgaros, y los humanos.

Sus características eran bastante diferentes pero complementarias a la vez.

Los elvins son nobles, orgullosos y amables, gozan de la inmortalidad y un intelecto muy elevado, pero su número es bastante escaso.

Los siriks son rudos, tenaces, y ambiciosos pero no egoístas. Son muy sabios a la hora de construir objetos y hacer trabajos de índole artesanal, son un poco torpes pero tienen un corazón de hierro.

Los túrgaros eran por sobre todo muy fuertes, pero no demasiado inteligentes, no pensaban demasiado, ni eran muy organizados, eso los llevó a vivir por mucho tiempo desunidos. A pesar de eso los túrgaros tenían un fuerte instinto de manada, lo que los llevaba a apoyarse los unos a los otros a pesar de cualquier riesgo.

Los humanos eran una completa incógnita para los dioses, estos no eran nada parecidos entre si, más bien eran muy distintos entre ellos. Había humanos de todo tipo, los había bondadosos, avaros, humildes, soberbios, codiciosos, generosos, mezquinos y gentiles, los había altos bajos gordos y flacos, pelos diferentes, pensamientos diferentes. Es una raza que pareciera mezclar las características de todas las demás en una sola. Pero además de todo esto, los humanos son seres muy emocionales.


Para los dioses la creación de estas siete razas fue todo un éxito, pero las cosas se torcieron rápidamente y los seres lucharon entre si por el control del mundo. Como la capacidad armamentística de los habitantes de Ryom era bastante anticuada, los dioses prestaron poca atención, y así pasaron diez mil años.

La capacidad tecnológica y evolución de las diferentes razas fue suficiente para que dos de ellas se extinguieran y las demás siguieran peleando mientras dañaban al mundo.


Fue aquí donde se produjo el punto de inflexión, los dioses había fracasado. Lo que para ellos iba a ser una mejora para Ryom y sus habitantes, terminó en una masacre a escala mundial.

Este fue el segundo golpe de los dioses al mundo.


Entonces la hora había, los dioses se marcharían de Ryom para siempre, dejando así al mundo y sus habitantes a su suerte. Así empezó la gran marcha, una emigración masiva de dioses. Los registros describen dicho suceso como una lluvia de estrellas fugaces, pero que en vez de caer al suelo, estas se dirigen al cielo.


Los siete dioses que habían continuado con el proyecto decidieron quedarse en el mundo para intentar repararlo. Así continuaron por miles de años más.

Uno de los dioses que veía los problemas del mundo como una oportunidad para ser alabado por los mortales, y ser tratado como un verdadero dios, se reveló contra los demás dioses y estos le expulsaron a lo más profundo del mundo, donde pudo aumentar sus fuerzas absorbiendo la energía vital del mundo y así pudo controlar a gran parte de la población desde las sombras convirtiéndose en único y verdadero dios para los ryomas.

Su nombre no será escrito en este pergamino.


Con los años los dioses tuvieron muchos descendientes, llegando a ser cientos y cientos de inmortales. Ellos se dedicarían a reparar el mundo de la oscuridad en la que había caído, pero los descendientes del dios exiliado les harían frente por los siglos de los siglos. La balanza estaba totalmente inclinada hacia la oscuridad.


Pasados los siglos cuando ya todo se creía perdido y los dioses querían renunciar, todo cambio repentinamente. Un rayo de luz proveniente de algún lugar del basto universo cayó de lleno sobre el mundo, sin causar daño alguno, pero dejando muy confundido a los dioses que no sabían de que se trataba.


"El último detalle del escultor" murmuro el dios más sabio Sánrayal, y todos los seres inmortales comprendieron de inmediato. El creador había dado un último retoque a su propia creación.

Aquí a los seres del mundo se les otorgó lo que sería su más grande aliada y a la vez su más grande enemiga. La esperanza.

Fue así que la balanza se niveló, la luz ahora podía hacer frente a la oscuridad del mundo.

Sin embargo el ciclo de guerras jamás acabaría. Los dioses estaban a punto de entrar en una batalla que dejaría al mundo marcado por siempre, una batalla que reiniciaría prácticamente todo.

El Totaliryom, la guerra del todo, el tercer y último golpe de los dioses al mundo.






3. Mai 2019 07:08:27 1 Bericht Einbetten 3
Das Ende

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
D9 David 960
Quiero un 75% de los intereses por usar la palabra Dios, estas usando mi nombre sin licencia. Ahre xd
18. Mai 2019 07:11:21
~