Millita isekai Follow einer Story

captainleon CharmRing

Tal vez no lo sepan, pero una vez hubo un gato que viajó al pasado, al tiempo de los Incas... ¡Millita, la gatita trabajadora, regresa en esta nueva aventura! ¡Una historia isekai con un gatito de protagonista! ¡Lo nunca antes visto!


Kinder Alles öffentlich.

#cuento #infantil #gatos #isekai #bolivia #viaje-en-el-tiempo #otro-mundo
4
3754 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

En el Parque Laikakota

Gracias por pasar por esta mi segunda historia Isekai. No olviden hacer click en el botón de seguirme por favor. ¡Ayuden a un gatito!

.

.

Millita isekai

Capítulo 1: En el Parque Laikakota

.

Tal vez no lo sepan, pero una vez hubo un gato que viajó al pasado, al tiempo de los Incas…

.

El Parque Laikakota se veía muy limpio y diversas luces del alumbrado público gracias a sus focos o pantallas de diversos colores, daban a todo el lugar un ambiente mágico y calmo.

Se inauguraba la nueva atracción, un enorme espejo de agua, el cual podía reflejar la luna y las estrellas del cielo que brillaban sobre el altiplano boliviano así como las ciudades de El Alto y La Paz.

Un reciente descubrimiento arqueológico hizo saber que en tiempos precolombinos, se usaba la cima de lo que ahora es el parque y mirador citadino, como una especie de observatorio antiguo. Aquel era de naturaleza indirecta ya que los habitantes originales, veían los ciclos lunares así como la marcha de las estrellas y constelaciones por medio de un gran espejo de agua, el cual vio su existencia olvidada con el transcurrir de los siglos. Ahora, en una noche de luna llena, el alcalde de la ciudad, inauguraba el reciente espejo de agua ante los medios de comunicación y los vecinos de la ciudad estaban invitados a tan especial evento.

Varios colegios asistieron al evento, entre ellos el liceo sólo para señoritas de María de Las Santas Cruzadas de Felipe II, y entre sus muchas alumnas, destacaba una de nombre Clara, cuya piel tenía una saludable tonalidad igual que el ébano. Tal preciosa jovencita cargaba en sus brazos no el debido material escolar que correspondía llevar, sino a su mascota, una gatita de nombre Millita, la cual había vivido muchas aventuras para limpiar el nombre de su dueña, pero claro, esa es otra historia.

―Cielos, Clara, ¿por qué trajiste a tu mascota? ―dijo Matilda, una chica muy alta y desgarbada, amiga de la jovencita.

―Mis padres fueron al preste y me dio pena dejarlo solo.

―A mí me gusta tu gato, pero las hermanas se van a enojar si te ven con Millita ―dijo Epifanía, la otra amiga refiriéndose a las estrictas monjas del liceo.

―Ya lo sé, pero quería mostrarle a Millita lo de la inauguración. ¿No les parece extraño que en este lugar se daba una religión lunar y de los gatos?

―¿Y eso qué tiene de raro? ―preguntó Matilda.

―Pues que antes de los españoles, no habían gatos en América. ¿Cómo había una religión de gatos en este lugar?

―Oye, pues tienes razón, que raro ―dijo Epifanía y las tres amigas vieron a Millita, la cual tuvo que ser metida en la mochila de Clara ya que una de las monjas se acercaba.

Una vez lejos la monja, Clara sacó de nuevo a Millita y justo a tiempo ya que el alcalde inauguraba con su discurso el espejo de agua, el cual era iluminado por varias luces de color azul y luego todas ellas se apagaron para que todos observasen de cerca la imagen de la luna llena reflejada en la superficie líquida.

Cuando todos miraban con interés al espejo de agua, sucedió un evento inesperado.

Del fondo del espejo de agua, surgió una pálida luz azul que de a poco incrementó su brillantez hasta que al final cegaba a todos los presentes.

―¡¿Qué está sucediendo?! ―exclamó Matilda.

―¡Algo pasa! ¡Escuchen eso! ―dijo Epifanía y todos notaron como una especie de zumbido se escuchaba cada vez con más fuerza hasta lograr un volumen de gran estruendo.

―¡Chicas, tenemos que salir de aquí! ―gritó Clara y todas corrieron para huir del lugar, por desgracia todos pensaron lo mismo y en las prisas, la jovencita soltó a Millita.

Una especie de domo de energía surgió de las aguas y creció a una velocidad sorprendente para luego desaparecer tan pronto como vino.

―Dios, ¿qué fue eso? Millita… ¿Dónde estás Millita? ¡¿Bonita, dónde estás?!

La pobre de Millita daba continuos giros con las cuatro patas extendidas a los costados lo mismo que su recia cola, parecía que caía por una especie de portal mágico cuya pared interior, formaba un cilindro de coloración azul que aquí y allá presentaba larguísimas y breves pinceladas de tonalidades diversas que desaparecían tan rápido como venían.

―¡Miauuu!

.

.

Tenía un sueño agradable en el que bebía deliciosa leche tibia de un inmenso cuenco hecho de madera aromática, y en medio de dicho cuenco, flotaban galletitas de chocolate, las cuales le susurraban a Millita para que se las comiese con gusto.

«¿Qué pasa? ¿Dónde está la leche y las galletitas?», pensó cuando sus ojitos se abrieron y no vio cuenco alguno, sino lo que parecía ser una especie de pradera extensa.

El sol brillaba en lo alto y el césped brillaba con una coloración muy verduzca, el cual pareció saludar a la gatita cuando una suave brisa se hizo presente en el lugar.

«¿Dónde estoy? Esta no es mi casa», pensó preocupada Millita, al verse sola en ese paraje desconocido.

De pronto y sin previo aviso, delante de Millita aparecieron multitud de paneles semitransparentes que indicaban montón de estadísticas como Healt Power (HP), Magic Power (MP), habilidades y demás cosas, todas ellas al parecer aumentadas al máximo, incluso hackeadas con lo que se veían parámetros elevados hasta niveles absurdos.

«¿Qué son estas cosas extrañas?», pensó Millita ya que si bien era una gatita trabajadora, eso no la hacía comprender lo que veía ante sus ojos ya que ella no sabía ni leer ni escribir, no porque no hubiese ido al colegio, sino que animalitos como ella no entendían cosas tan humanas como los números o la escritura, punto.

―¡Fuera de aquí cosas molestas! ―gritó Millita a los paneles que pedían confirmaciones varias para activar poderes fabulosos.

Con un golpe de su pata como si quisiese ahuyentar a una molesta mosca, así Millita ocultó los paneles sin beneficiarse de los innumerables y grandiosos poderes que se le ofrecían.

«Tengo que encontrar a Clara, debe de estar cerca.»

―No te preocupes Clara, ya voy mi amiga ―dijo con resolución y fue corriendo sin percatarse que en realidad se hallaba en el pasado, un tiempo tan remoto que podía considerarse otro mundo.

CONTINUARÁ…

.

.

Gracias por leer, pueden pasar por mi perfil, tengo más de cien historias ya publicadas que espero les gusten. No olviden hacer click en el botón de seguirme por favor. ¡Ayuden a un gatito!

16. März 2019 22:14:18 3 Bericht Einbetten 5
Lesen Sie das nächste Kapitel Con lodo hasta los bigotitos

Kommentiere etwas

Post!
JS Jose Sanchez
Isekai ehh me suena familiar xd
20. März 2019 16:57:01

  • CharmRing CharmRing
    Son historias en que el protagonista es transportado a otro mundo y con poderes super increíbles! Son el furor en Japón en este momento, aunque yo ya las conocía décadas atrás con El Hazard, the magnificent world o el Hazard wanderers, que eran dos de los tres primeros isekais en la historia del anime/manga de Japón. 22. März 2019 08:52:28
  • J S Jose Sanchez
    oh con que por eso me suena muy familiar (Me e visto muchos mangas y animas de esas temática) XD 22. März 2019 10:40:45
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 6 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!