Caníbal Follow einer Story

srbadluck Gian Li

Boris Mihail Ivanov. "El hombre de las mil y un mordidas" Insaciable de probar la carne humana. Sicario psicopático Ruso de máximo Rango, nacido un 8 de octubre de 1983. Desde su infancia, en el orfanato, yacían graves problemas por un síndrome que el casi azabache tenía; el síndrome de Lesch-Nyhan, nombrado como “Canibalismo”. Etereó al hablar, difícil de engañar. Un hombre sin escrúpulos a la hora de matar, de descuartizar. - Solo escucho las voces de mi mente, el resto solamente es ruido. - "Soy un hombre limerente; si es necesario, mataré, descuartizaré y me cenaré a mis victimas por tí, mi amada Irina". - ¿Orgulloso de lo que soy?, tal vez. Solamente un "humano" más, corrompido por voces que no pertenecen de donde supuestamente provienen.


Horror Gothic horror Nur für über 18-Jährige. © Ninguno.

#enfermedad #295 #376 #245 #originalcharacters #Caníbal
6
4074 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 15 Tage
Lesezeit
AA Teilen

"Calor y sangre de Oro"


«No fue la última vez, ni pretendía serlo. ¿Recuerdas esos momentos en los cuales bailábamos sutilmente un vals, mi amada Irina?, pues, esos hermosos pero efímeros momentos de baile, los estoy reviviendo. Por ti, espero estés orgullosa de mí »


Y así fue, de un lado a otro, moviendo sus pies al son de la música, que por cierto, tarareaba desde el interior de su profunda garganta, emitiendo una suave pero grave voz.


Su "Compañero" de baile actual, tan pálido, tenso, débil.


¡Quién diría que alguien tan fuerte no supiese mantenerse ya de pie!, Boris medía 1'94, y su compañero, dos centímetros menos.

Aquel contrario parecía papel, una simple hoja de papel. Había perdido su colorida tez clara.

Pintado de un escarlata, manchado, salpicado, desgastado de tantos cortes profundos y mordidas "sutiles".


Cabía decir que, en las cuencas de sus ojos, solo habían sido rellenados por pedazos de escombros, destrozados mismo por el hombre de cabellera color casi petróleo.


Repentinamente, la voz de Boris se detuvo, desde lo más profundo de su garganta, aquel canto cesó, junto con aquellos pasos.


Se encontraba frente a las escaleras del hospital psiquiátrico abandonado. Esas grandes, largas y interminables escaleras. Parecían infinitas, no acabar más, claro, la perspectiva desde el último piso no brindaba más que una ilusión.


Lentamente, como si fuese un simple accidente, el Ruso, soltó a su compañero de baile quien solo era un cadáver carcomido por sus filosos y fuertes dientes.


Ivanov volteó su mirada, dejando caer al hombre desde, el último piso, hasta el primero.

El eco; sus huesos rompieron en pedazos, el impacto del golpe más el peso de aquel hombre tamaño bestia salvaje en aquel entonces, no era más que una ayuda para los poco sensibles oídos del Ruso.


Excitante, delicioso, como un hermoso manjar para sus oídos y su retorcida mente.


Boris no pretendía quedarse toda la mañana ahí.Suficiente pelea con aquel animal había tenido durante la noche, solo faltaba la paga de parte de Manson D'Angelo.


A quien, por cierto, cedieron el puesto de cabeza de una mafia, porque el azabache, rechazó. Era gracioso, porque Mihail en realidad no tenía nada que ver con tal familia, y lo más chistoso era que el padre de Manson, no fue capaz de fijarse en su segundo y único hijo, simplemente, en un trabajador casi desconocido.


Ya saben, esa típica relación de padre e hijo.


Los silbidos de Ivanov resonaron en el hospital, su entrecejo se notaba calmado, estaba su boca empapada en sangre, al igual que parte de su ropa, solo unos salpicones, solamente ello.

Ya era hora de marcharse, pero no antes sin un regalo para su compañero de baile no preferido. Tranquilamente, tomó su revolver del suelo gastado y pintado con sangre y pintura ya reseca.

Y así, se encaminó, dando marcha para bajar las escaleras tranquilamente.


Sonreía, pues, ¿qué más podía hacer?, menudo imbécil si luego de tal trabajo no se sentiría feliz, sería muy torpe de su parte.


¡Fue un gran festín en honor a su difunta ex pareja!


Ya al final de las escaleras, se detuvo, descansando, unos tres escalones antes, observando el gran espectáculo que se encontraba desparramado en el piso, parecía... ¿acaso eso tenía forma?, hasta inclusive los pequeños escombros habían zafado de sus cuencas.


Ridículo, que pena.


Pero trabajo era trabajo, y cuando el hambre yacía, pues, a brindarse un gusto, solo uno.


Caminó hacía la zona de "recepción", que ahora no era más que un mueble destrozado, cubierto por alcohol, vomito, algún que otro condón usado, navajas y sangre.

A saber que pasó allí, cosa que fuese, Boris no había hecho eso.

Solo se comió a un hombre literalmente, y lo descuartizó.


De detrás del mueble de recepción, tomó un bidón de a dos litros, lleno de gasolina.

El aroma se sentía, ya había sido usado un tiempo antes. Fuerte, algo que Boris, no repudiaba, pero tampoco agradaba de sentir.

Prefería el aroma del cuerpo en descomposición a ello, ¿así de sincero o más?.


Quitó la tapa, desenroscando la misma para así acercarse al actual cadáver de aquel hombre de larga cabellera.


Comenzó a bañarlo, empaparlo en la misma gasolina.


Ya al acabar de bañarlo por completo, sonrió, satisfecho por como se veía la sangre junto con la gasolina.


— Agradable, ¿no es así?


Habló el Ruso de casi dos metros, en un tono calmado, sumamente.


— Sentirá un poco de calor para su gusto, Señor.


Arrastró su lengua, esbozando una sonrisa exagerada de oreja a oreja casi, sus ojos habían abierto un poco más de lo normal.


Su mirada, cambió, nuevamente más calmada de lo normal al minuto de observarlo como un maldito raro.


Lentamente, salió por la ventana rota, haciendo un largo camino de gasolina hacía el gran patio del hospital psiquiátrico abandonado. A larga distancia, lanzó el bidón ya vació, con bastante fuerza para que no causara inconvenientes.


Sacó su mechero negro metálico del bolsillo trasero de su pantalón, y lo encendió, lanzándolo al comienzo del camino (no sin antes alejarse a una considerada y larga distancia).


El fuego comenzó a yacer, aquel camino se formó, aquel cuerpo, en el interior del psiquiátrico, ardía en llamas.


¡Era bellisimo!, comenzaba con un azul y terminaba arrasando en un anaranjado intenso junto a un amarillo chillón.


El de ojos petroleo, relamió la sangre seca de sus labios, quitándose los guantes de cuerina negra fina, para lanzarlos dentro del camino de fuego.


Hubiese sido más divertido oírle gritar en vivo, pero... qué pena.


Se volteó, peinando su cabellera medianamente larga hacía atrás. Y entre silbido y silbido, caminó hacía su automóvil de vidrios blindados color negro.


Sacó las llaves de su pantalón y abrió el mismo, entrando al lado del piloto para luego lanzar el revolver hacia el interior del auto, en la parte trasera.


Su automóvil estaba cubierto por un plástico flexible, para no manchar de sangre el mismo cada vez que cometía... ya no sabía si nombrarle una "atrocidad", el lo veía como un simple juego, o una cena con la cual ganaba dinero.


¡Todo era gratis!

¿O no era así?


Amaba la sangre, era como el oro, como encontrar petroleo, cada una tenía algo de especial, pero, para gustos y colores... ¡había de todo!


Encendió de una pútrida vez ese automóvil negro blindado y dio camino hacía su hogar.Mejor dicho, el hogar de D'angelo, su cliente más habitual.


Aquella mansión era enorme, para sus gustos, demasiado grande, aunque sí, D'angelo tenía el mismo gusto por las antigüedades, algo así como Boris Mihail, pero no era caníbal, y siempre llevaba un parche en su ojo derecho.


A saber porqué, aunque, las razones ni le interesaban a el de 1'94 de estatura.


En el camino, encendió la música a un nivel bajo, rock algo suave, clásico. Al menos para el.


El caníbal, en rumbo hacía lo de D'Angelo, mantuvo su vista en la carretera, golpeteando con sus dedos el volante cubierto por cuero negro al son de la música en bajo volumen.


Ojalá la paga fuera grande esta vez, Manson, por celos y odio del pasado, era un maldito avaro.









1. Februar 2019 23:11:45 3 Bericht Einbetten 3
Fortsetzung folgt… Neues Kapitel Alle 15 Tage.

Über den Autor

Gian Li 18/Leo/UY. Escritor amateur, más que nada, por pura diversión y desarrollo de personajes, Adicto a dibujar, en aprendizaje aún, claro está. Cordial saludo para quien lee esto.

Kommentiere etwas

Post!
DF Deyanira Feliz
Pucha, yo con weba y tu inspirandome a escribir, xq eres así bb?(? Also, espero ver como continuas alv u7u ♡
7. Februar 2019 08:46:23
Yissell Manríquez Yissell Manríquez
Me atrajo la portada, la verdad, la ilustración es bellísima. A esperar la continuación de tu historia
3. Februar 2019 11:29:50

  • Gian Li Gian Li
    Fue a pedido de mi artista preferido, su página es DibujarSoluciones, realmente tiene precios baratos (actualmente) y dibuja bellisimo. Estos comentarios me suben los ánimos qué, mayoritariamente, no tengo, realmente te lo agradezco de corazón. 3. Februar 2019 14:28:53
~