La ciudad de los zapatos colgados Follow einer Story

friocorazon Luca Seara

Nicolás Schell, ¿Heroe o asesino?, sea cual sea tendra que encontrar un equipo para combatir el crimen en Valley City, y a al vez tendra que aprender a relacionarse con su nuevo equipo.


Action Alles öffentlich.

#misterio #villanos #heroes #asesinos #violencia #lucha #peleas #accion #narcotrafico #drogas
0
3.7k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Montag
Lesezeit
AA Teilen

Capitulo 1: Nicolás Schell

Nicolás Schell estaba por llegar a su destino, un gran edificio donde dentro se escondía uno de los mayores vendedores de droga de toda la ciudad, nadie sabia exactamente quien era, lo único que se escuchaba por las calles era que el era el mayor exportador de metanfetamina de toda Valley City.

Nicolás estaba entrando en el edificio, cuando un grupo de cuatro mercenarios lo rodearon. Nico saco dos navajas de su cinturón, y se tiro hacia los dos mercenarios que estaban por delante, ellos comenzaron a disparar pero Nico fue más rápido que ellos y le lanzo una navaja a cada uno , luego se acerco corriendo sacando las navajas del brazo de sus oponentes y clavándoles las navajas por el estomago. Eran dos mercenarios menos, los dos restantes decidieron volver a disparar y Nicolás corrió a ocultarse tras una mesa para evitar los disparos, saco cinco shurikens de su cinto y cuando los mercenarios gastaron su cargador, el salio de atrás de la mesa y le lanzo los shurikens, ninguno de los cuatro mercenarios se movió y Nicolás siguió avanzando.

Llego hasta el ascensor y presiono el botón del ultimo piso… Al llegar al ultimo piso se encontró con unos cuantos guardias más, los dejo fuera de combate fácilmente y siguió avanzando «Lo encontré, después de tanto tiempo, lo encontré» pensaba continuamente Nico.

Por fin estaba en frente a la puerta de madera, con solo abrirla quedaría cara a cara con el vendedor de metanfetamina que había estado buscando por casi cinco meses. Nico abrió la puerta y observo por un momento la habitación, pero en la silla no había nadie, en cambio había una carta sobre el escritorio, Nico se acerco hacia el sobre y vio que tenia escrito en la parte delantera: Para Nicolás Schell. Al abrir el sobre tenia una carta que decia lo siguiente:


Felicidades por encontrar mi pequeño escondite Nicolás, nunca habría              pensado que fueras tan astuto.

Por desgracia para ti, no saldrás vivo de esta oficina.

                                            The Knight


Cuando termino de leer la carta, la puerta de la oficina se abrió dejando entrar a una docena de mercenarios, apenas entraron comenzaron a disparar. Nico corrió a esconderse tras el escritorio, pero era demasiado tarde, al menos dos balas impactaron contra su cuerpo. Con la poca fuerza que le quedaba saco dos pistolas y comenzó a disparar, por lo que Nicolás pudo escuchar mato por lo menos a cuatro mercenarios. Pero ya no tenia balas, su única opción era salir a combatir con una docena y media aproximadamente de mercenarios entrenados, «Es una locura» pensó Nicolás. Saco las pocas armas que le quedaban en el cinturón, tenia solo diez shurikens y tres cuchillos de caza, lanzo el primer cuchillo por encima del escritorio e impacto en el pecho de uno de los mercenarios, era uno menos, solo quedaban siete. Salto por encima del escritorio y le clavo uno de los cuchillos a uno de los mercenarios, el mismo cayó al suelo derrotado «Quedan seis» pensó Nico, y volvió a ocultarse tras el escritorio, pasaron unos cuantos segundos hasta que uno de los mercenarios se acerco a un costado del escritorio, lo que no le salio muy bien ya que Nico lo agarro por una de las piernas tirándolo al piso y clavándole uno de los cuchillos en el pecho, ahora quedaban cinco.

 —Pueden irse y ninguno saldrá herido— advirtió Nico

 —No nos iremos hasta que estés muerto— dijo una voz ronca.

 —Les di una oportunidad, solo recuerden eso— repitió Nico.


Y sin previo aviso un montón de shurikens salieron volando de detrás del escritorio clavándose en cuatro mercenarios más que cayeron al piso inconscientes, solo quedaba un mercenario, este comenzó a disparar hacia el escritorio dañándolo bastante pero por lo que parecía ninguna bala había impactado en Nicolás, cuando el cargador se agoto, Nico salio de detrás del escritorio con el cuchillo en mano listo para asesinar al ultimo de los mercenarios, cuando se empezó a acercar al mismo, el mercenario saco un cuchillo del bolsillo y le hizo un corte bastante profundo en el hombro. Nico como respuesta le clavo el cuchillo en el hombro, por lo que el mercenario cayó al suelo.

Nicolás estaba al lado del ascensor cuando el mercenario que estaba tirado en el piso (El que le había cortado el hombro a Nico) saco una pistola y con sus ultimas fuerzas apunto a Nico y apretó el gatillo, la bala le había dado en el brazo.

 —Idiota— dijo Nico, adviertele a tu jefe que sigo vivo y que ahora voy a ir tras el cueste lo que cueste ¿Entendido?

El elevador ya había llegado y Nicolás se metió en el con un poco de esfuerzo ya que al fin y al cabo había recibido dos disparos, y apretó el botón que indicaba Planta Baja.

Se subió a su auto, y se puso en marcha hacia el hospital el cual quedaba a unas diez calles, cuando llego al hospital, se bajo del auto y comenzó a caminar hacia la entrada. Cuando estaba en la entrada vio la sala de espera y de repente comenzó a ver como aquella sala se empezaba a oscurecer, sintió como su cuerpo cayó al piso y como sus ojos terminaban de cerrarse…



 

26. Januar 2019 20:13:52 0 Bericht Einbetten 0
Fortsetzung folgt… Neues Kapitel Jeden Montag.

Über den Autor

Luca Seara Cada vez que pienso en ti, mis ojos rompen en llanto; y muy triste me pregunto, �por qu� te quiero tanto?. An�nimo. Soy un chico que escribe por hobby cualquier critica constructiva es bien recibida.

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Verwandte Stories