Gruñón Particular Follow einer Story

vianeymedina01 Vianey Medina

Mi nombre es Reichell Montalbo, mi perspectiva de la vida es diferente a la de la gente promedio, porque consideró que la vida es una y debe vivirse al máximo pero al igual que la gente promedio tengo necesidades y una de ellas es tener dinero, por lo que después de un año y medio de paro laboral decidí comenzar a trabajar en una empresa muy importante, gracias a la ayuda de mi hermano, lo que parecía un trabajo más se complicó y con esto mi vida porque conocí al dueño de la empresa y todo cambio porque ahora no sé si deba odiarlo o amarlo.


Romantik Junge Erwachsene Romantik Alles öffentlich.

#romanceactual #romance #cliche #nuevahistoria #amor
4
4.9k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Primera impresión

CAPÍTULO I

Mi día comienza como cualquiera, normal, con la excepción de que hoy es mi primer día de trabajo luego de tener paro laboral por aproximadamente año y medio, si se preguntan, ¿porque tengo tanto tiempo sin trabajo? es verdaderamente simple, sencillo y se los diré ¿PORQUE...? PORQUE QUIERO Y PUEDO.

La vida desde mi punto de vista se debe disfrutar al máximo y trabajando simple y sencillamente no se puede, por eso evitó trabajar mucho, solo el tiempo suficiente para subsistir, amo estar en la comodidad de mi hogar sola sin que nadie me diga que tengo que hacer.

Pero me encuentro en un momento dificil en el que si no trabajo no como y me disculparán pero la alimentación es importante en la vida, por eso con el dolor de mi alma hoy inició mi primer día en una de las empresas más importantes de mi país, Tornels S.A. de C.V.

Es una de las empresas más grandes e importantes, en materia de alimentos, con más de 40 filiales distribuidas en todas partes de México y algunas en Latinoamérica como Cuba, Colombia, Chile, etc. , según me informó Google claro esta, porque antes de acudir en cualquier empresa me documento para no hacer él ridículo. Porque debo admitir que ya hice él ridícula una vez.

Me remonto un tiempo atrás cuando en una ocasión me tocó acudir a una entrevista para el puesto de recepcionista en un despacho contable, cuando me preguntaron si conocía el ¿nombre del bufete?,si el nombre del bufete o sea quien en sus cinco sentidos pregunta el nombre del lugar cuando se supone que lo ponen afuera en la parte superior generalmente, claro está que, yo en ese momento ni siquiera me fijé en eso porque todos sabemos que cuando una llega tarde pues no tiene tiempo para esas tonterías y si a eso le sumamos los nervios pues resulta, un desastre total como me pasó a mi. Bueno el chiste fue que como se imaginan no me dieron la vacante pero igual yo no quería trabajar ahí .

Desde ese momento cualquier entrevista de trabajo a la que acudo me ayudó con el señor Google para evitar posibles penas y no llegar tan en blanco en lo que respecta conocimiento general hacerca de la empresa. Claro en los casos en los que la empresa es lo suficiente mente importante como para encontrar la información en internet.

Pero en fin regresando al presente como les comentaba hoy inició mi primer día como asistente contable, porque si, aunque no lo crean tengo un título como contadora pública adquirido en una de las universidades de mayor prestigio en mi país.

El puesto lo ocupe gracias a mi hermano que trabaja en la empresa como ingeniero en sistemas y me ayudó a entrar, si él ya está harto de verme sin trabajo y eso que no vivímos en la misma casa, según el tengo que hacer algo provechoso en mi vida y no podría tener mejor opción de crecimiento en ningún otro lugar más que aquí.

Así que bueno, aquí me encuentro en la acera de Tornels a unos pasos de entrar y volver mi vida robótica, el hecho es que siempre he pensado que las personas que trabajan en una empresa son eso, robots de la misma, al entrar al edificio me percato de la magnitud de la empresa, es enorme y todos los muebles o por lo menos los de recepción son de color crema y chocolate -sonará a comida pero de verdad eran de ese color - todo lleno de lujo pero con toque elegante, debo admitir que conozco muchas empresas pero no son tan bonitas y lujosas como este lugar, creo que después de todo si me agradara trabajar aquí.

Me dirijo a lo que creo es la recepción y me atiende una chica..., bonita de unos treinta años, pelo negro, ojos color café, cuerpo creo normal porque claro está que cuando una persona está sentada pues no se le puede apreciar correctamente, tiene una cara amistosa, la verdad espero no equivocarme porque practicamente se convertirá en la primera cara que veré todos las mañanas al acudir a trabajar y si me llevo bien con ella creo que todo será un poco más fácil, una buena relación con mis compañeros será lo mejor que me lleve el día que tenga que irme de aquí.

- Que tal buenos días mi nombre es Reichell Montalbo hoy es mi primer día de trabajo aquí, soy la asistente del señor Sánchez ¿sabes a qué planta debo dirigirme? - le digo pero ella se me queda viendo por unos segundos sin ninguna expresión en la cara, ¡dios que miedo!, creo que después de todo tiene una cara engañosa.

- Hola claro ya me habían notificado de la nueva asistente, ven conmigo, te llevo a las puertas de tu nueva oficina.- o gracias dios después de todo no me equivoque si es una chica amistosa.

- Gracias sería estupendo, la verdad estoy un poco nerviosa y cualquier indicación que me des creo que me perderé en las profundidades de esta empresa ya que es muy grande, te confieso que nunca había entrado en ella.- la chica se me queda viendo con cara extrañada y creo que he cometido un pequeño error.

- ¿O sea como? -me pregunta- ¿no se supone que viniste a hacer la entrevista? - mierda, mierda claro como le explico que si estoy aquí es porque mi hermano me metió bajo el agua que apenas surgió la vacante inmediatamente ocuparon el puesto con mi currículum y casi nadie sabe de mi nuevo ingreso.

- Bueno, si claro, desde luego he entrado la verdad no me hagas mucho caso creo que son los nervios que no me dejan pensar y hablar con claridad.

- Mira este es el ascensor que nos corresponde a los trabajadores y cualquier persona que visite la compañía, el de la derecha es del jefe nadie debe usarlo es exclusivo, la verdad aquí entre nos, debo decirte que tiene un genio horrible y ha muchos de nosotros hasta nos da un poco de miedo, por eso limítate a utilizar el que nos corresponde.

- Ok perfecto, entiendo - entramos al elevador y me explica que la planta que me corresponde de todo ese rescacielos es la numero doce que de la diez para abajo son plantas de producción y mantenimiento, distribucion, almacenamiento y que la once es de recursos humanos y la doce es de informática y administración, así como la trece es exclusiva del jefe.

-¿ Es enserio? o sea no soy supersticiosa pero hasta el número es de mala suerte y si dices que tiene mal genio espero no conocerle nunca.

- ¡Jajaja! dices cosas muy chistosas y no te preocupes la mayoría de los que aquí trabajamos casi ni lo vemos, pasa la mayor parte del tiempo viajando y cuando no viaja se la pasa en reuniones o metido en su despacho, hasta cierto punto es medio invisible pero eso si, cuando se hace visible todos tratamos de alejarnos.

- ¡Jajaja! ahora eres tú la que me hace reír no creo que sea tan malo o gruñón.

- Ya lo conocerás y ya veremos si sigues pensando igual. - el sonido del elevador me saca de mis pensamientos y me trae de vuelta a la realidad.

- Hemos llegado - miro a todos lados, es igual de lujosa que la planta baja con los mismos tonos de los muebles, las mismas formas de las luces, etc. Ella me comenta que él área administrativa solo ocupa una parte de todo el piso, llegamos a una puerta que supongo es la oficina del señor Sánchez porque es ahí donde me indica que pase. - Carlos llego tu nueva asistente espero que la trates de la mejor manera, porque ella me cae bien no como Samanta... bueno los dejo.

- Gracias por la introducción y por haberme acompañado. - le digo.

- No hay de qué, lo hice con mucho gusto y por cierto me llamo Marta si gustas podemos almorzar, juntas, digo si no tienes con quien hacerlo.

- Claro que si cuando sea la hora bajo a buscarte.- ella asiente y sale cerrando la puerta tras de sí.

Por un momento había olvidado donde me encontraba - porque tenía la vista en el suelo- de inmediato entra a mi campo de visión unos zapatos negros que, conforme voy levantando la mirada voy viendo unos pantalones negros junto con una camisa blanca manga larga que se encuentra desabotonada de los primeros botones. Pero al momento de llegar a la cara me detengo unos momentos, para analizar sus rasgos barbilla mediana, boca chica, una barba bien formada de unos cinco días como mínimo, nariz perfilada, ojos medianos de color café, cejas medió pobladas, y ya en conclusión un hombre de unos treinta y tres años muy guapo. Que me está mirando con una sonrisa de las más sexi que recuerde. Apartó mi vista por un momento porque creo que si no lo hago comenzare a tener pensamiento pecaminosos y la verdad, este no es el mejor momento. Después de salir de babilonia veo que me tiende la mano, desconozco cuánto tiempo lleva haciéndolo.

- Que tal mi nombre es Carlos Sánchez tú debes ser Reichell ¿verdad?, la hermanita de Joaquín.-levantó la mano y le contesto el saludo.

- Asi es señor está usted en lo correcto, un justo conocerlo.

- El gusto es mío pero por favor no me digas señor- veo que mira la pantalla de su ordenador y me indica que me siente pero él también toma asiento- según tu currículum somos casi de la misma edad, yo tengo treinta y dos y tu veintinueve ¿ no es así? - siento como mi cara se pone un poco caliente por el sonrojo que estoy teniendo.

- Bueno si disculpa -agacho la mirada espero no pueda ver las puntas de mis orejas, que generalmente se ponen rojas cuando estoy nerviosa.

- No te preocupes solo quería romper el hielo te veo un poco tensa. Pero vamos a lo que nos concierne.- media hora después me ha explicado cuales son mis obligaciones que básicamente consisten en recoger toda la documentación de los diferentes departamentos, clasificarlos y capturarlos para elaborar las pólizas, me explica que conforme vaya aprendiendo me dará más responsabilidades pero que por el momento con eso tendré para divertirme un rato.

- Espero te haya quedado claro tu trabajo Reichell pero igual cualquier duda me puedes preguntar con confianza. Tu escritorio es el de enfrente así que estaremos siempre en contacto. - por la mirada de sus ojos deduzco que esas palabras tiene doble intención, porque veo un brillo en ella y no se porque pero me da un poco de miedo es un hombre atractivo pero tiene algo que no me brinda la confianza suficiente, además estamos empezando a trabajar juntos no le veo el caso a su filtreo puesto que ni nos conocemos. - ven te enseño los departamentos por los que tienes que acudir diariamente para pedir la documentación y de paso te presento a las personas a las cuales tienes que pedírselas.

-Claro pase yo le sigo.

- Sigueme, créeme cuando te digo que aquí te sentirás bien y ha gusto, todos somos un equipo y la mayoría somos amables no tienes porque temer y recuerda tutéame por favor- claro debo recordar tutearlo y oh mi dios no me gusta para nada cuando dicen que todo estara bien, generalmente sucede lo contrario.

Lo sigo por el elevador y llegamos a la primera planta que como ya me había explicado Marta consiste en producción al igual que las consecuentes, pero me explica que el lugar donde tengo que pedir la documentación es en el séptimo piso así que subimos de nuevo al elevador y llegamos a la séptima planta -mira ella es Constanza, con ella acudirás directamente para que te apoye con los papeles -Constanza es una mujer de unos cuarenta y cinco años pelo rubio, ojos azules, de aproximadamente metro ochenta y cinco en pocas palabras imponente, que se ubica sentada detrás de un escritorio color chocolate.

- Constanza te presento a Reichell Montalbo , Reichell ella es Constanza Espinosa.

- Que tal un gusto Reichell.

- El gusto es mío Constanza espero no molestarte tanto pero te prometo que te vendré a visitar todos los días -se empieza a reír y sé que con esto ya la tengo de mi lado, que es una persona amigable.

- Claro no será ninguna molestia es parte del oficio, con una sonrisa será más que suficiente para no molestarme - se ríe de nuevo y me guiña un ojo - cuando tengas que venir por la documentación me encontrarás aquí, este es mi cubiculo y en caso de no estar, solo me esperas la verdad no tengo mucho lugar donde ir y generalmente cuando me ausento regreso rápido.

- Ok perfecto.

- Bueno Constanza te dejamos tengo que seguir presentando a Reichell con los demás encargados .

- Un gusto conocerte Constanza mañana nos veremos -le tiendo la mano y ella me estrecha la mía.

- Claro mañana nos veremos que tengas un buen inicio, te deseo mucha suerte.

-Gracias - nos damos un beso y procedemos a seguir con el tour.

En la planta continúa conozco a don Gerardo que al igual que Constanza es un hombre un poco mayor de unos cincuenta años pero igual de amable, en la décima planta conozco a Julia una chica de mi edad aproximadamente un poco más superficial y de un carácter un poco mas difícil que los demás por lo que puedo apreciar, pero se ve que es profesional y con eso es suficiente para pensar que no tendré problemas con ella, no creo que seamos amigas pero espero por lo menos llevar cordialmente con ella, en la onceava sucede lo mismo que en los dos departamento antes que el de Julia me encuentro con una persona de unos cuarenta años con un actitud amable y la verdad un poco guapo de nombre Alberto creo que el contribuirá al deleite de mi pupila por la mañana, ya que es un hombre un poco fornido con una sonrisa encantadora y debo decirles que en lo que a mí concierne me fascinan los hombres fornidos no mucho pero tampoco poco, me gustan que tengan unos brazos fuertes.

- Bueno Reichell ahora viene la parte difícil, así como te he explicado también tendrás que recoger la documentación del dueño de todo este rascacielos y sus filiales y créeme esa no será siempre agradable - me le quedo mirando sin entender, la verdad debo admitir que hay veces que soy de lento aprendizaje.

- No te entiendo muy bien, o sea ¿tengo que pedirle la documentación al jefe? no veo cuál es el problema - de repente se empieza a reír.

- Es que ese es justo el problema es el ser más difícil de toda la empresa, tendrás que llegar a su oficina y pedirle los documentos, acomodarlos tú misma en orden, porque el definitivamente no lo hará. Pero ese no es el detalle, el detalle es que te llevarás gran parte de la mañana ordenando todo en su despacho y créeme cuando te digo que aunque es mi amigo es un hombre muy dificil y hará que tu mañana se vuelva pesada tendrás que tener mucha paciencia es más, con decirte que por su carácter nunca ha tenido una secretaria todas salen corriendo al segundo día, por eso decidió no tener una nunca más.

- No conozco a ese hombre pero por el poco tiempo que llevo aquí me han hablado tan mal de él y su humor que ya hasta quiero renunciar, pero igual soy una persona que no le tiene miedo a los retos y esto para mí es eso un reto que tengo que superar.

- Me gusta tu entusiasmo espero que sigas con él al terminar el día, el mes ,el año - veo cómo se ríe de mí y eso la verdad no me gusta mucho no soy de las personas que disfrute que se rían de una.

- Claro que si ya lo verás.

- Entonces vamos sígueme recuerda la planta de Alejandro es la numero trece y cuando vengas tienes que tocar o hablar y esperar su respuesta no puedes habrír la puerta hasta que hagas lo antes mencionado -veo que se hacerca a mi de manera peligrosa y me susurra al oído - forma parte de sus tontas reglas pero no se lo digas - en ese momento me recorre un escalofrío y mis vellos se ponen de punta, este hombre me desconcierta pero no en el buen sentido, espero no tener que ponerlo en su lugar.

- Mi boca está sellada el no sabrá nada no te preocupes - él se da cuenta del efecto que tiene en mi porque me lanza esa risa que a cualquier mujer derretiría pero espero se de cuenta que yo no soy cualquiera, por eso cambió mi expresión a la Reichell profesional.

Llegamos a la puerta de Alejandro, Carlos toca la puerta y como me había dicho antes esperamos a que nos responda. Pero la voz que responde es una voz seductora, fuerte e incluso me atrevería a decir que hasta sexi, una vez leí que si aún no has visto a la persona con el simple hecho de escuchar su voz sabrás cómo es físicamente siempre y cuando pongas atención, igual ya veremos si me equivoco.

- Adelante -indica, entramos a la oficina primero Carlos y después yo y lo primero que veo es un hombre que nos da las espaldas contemplando, quiero pensar la ciudad, de espalda ancha y cintura pequeña aunque lleva pantalón deduzco que sus piernas están perfectas y ni hablar de sus perfectos glúteos. Veo que se gira ,si de por sí ya estaba en babilonia cuando estaba de espaldas cuando me mira me quedo petrificada. Señoras pongan atención porque dudo que hayan conocido un espécimen como este, como les explico es, de tes clara, los ojos más azules que he visto en mi vida y que adornan a una hermosa mirada que aunque sea fuerte ellos le dan el toque sexi y perturbable, de esas que hacen que quieras despertar con tu cuerpo reflejado en esa mirada todas las mañanas, los labios que aunque son pequeños te incitan a besarlos y verlos hinchados y rojos de tantos besos que te han dado y que por cierto se ve, guardan una boca y una lengua perfectas, una nariz mediana pero perfectamente formada y el cuerpo dios, el cuerpo, esta perfecto, quiero pensar que debajo de esa tela se esconde una anatomía masculina exquisita, no sé si alguna vez han visto el cuerpo de cualquiera de los Chris de las películas del universo marvel ya sea que lleve el apellido Evans, Pratt o Hemsworth pero créanme que no exagero cuando lo comparo con ellos y eso que aún no veo debajo de la tela, su cabello es de color cobrizo ligeramente ondulado. Escucho que me hablan y es en ese momento en el que recuerdo donde me encuentro.

- ¿Reichell, Reichell? - volteo a ver a Carlos, que pena me da, debo de estar roja no sé cómo puede tener esos pensamientos y lo peor ¿cuánto tiempo llevo con mi mirada puesta en el? - ¿te encuentras bien? -solo muevo la cabeza de manera afirmativa- te decía que te presento al dueño de toda esta compañía el señor Alejandro Tornel. Alejandro ella es Reichell mi nueva ayudante - de repente veo que me voltea a ver de manera extraña.

- ¿Nueva ayudante? Y que pasó con Samanta nunca me llego el memo de que necesitarás una - veo que sus pupilas se dilatan eso sólo quiere decir que se ha enojado y de la nada comienza a gritar - se supone que por algo soy el dueño de este lugar y por lo tanto necesito saber todo lo que acontece en el, aunque sean pequeñeces como uno nueva ayudante de contabilidad sabes que detesto que no me tomen en cuenta sabes que, ya la conocí ya me la presentaste ahora déjame solo, necesito trabajar y no andar dándole recorridos a la gente tonta de nuevo ingreso salgan de mi oficina ahora mismo -siento como mi sangre comienza a subir por mi cuerpo y sé que mis orejas están del rojo más brillante que exista en la tierra y ni hablar del color que debe tener mi cara, pero ¿que le pasa a este tipo?, es tanto mi enojo que salgo de su oficina sin mirarlo y mucho menos despedirme creo que si me quedo más tiempo tirare una sarta de groserías de esas donde nadie me para, no me puedo creer exista gente como el. Cierro la puerta de su oficina con todas mis fuerzas no me importa lo que piense no puedo seguir ahí y me dirijo a mi cubiculo emanando chispas de todo mi cuerpo , al poco tiempo escucho que alguien entra, levanto la vista y veo a Carlos y en ese momento estalló.

- Pero que le pasa a ese hombre cree que por tener tanto dinero puede pisotear a quien le plazca se equivoca si cree que yo le voy a lamer las botas como todo mundo, no señor ese hombre no me conoce.

- Tranquila oye te dije que era difícil, tienes que tener paciencia.

- Paciencia me pides paciencia no Carlitos lo siento pero me será muy difícil tratarlo con coordialidad tú lo viste nos trató como simple basura como si fuéramos una pelusa en su ropa cara de diseñador y como tal nos corrió de su lado.

- Si te entiendo la verdad es un poco difícil, le cuesta confiar en las personas pero créeme que después de que lo conoces lo llegas a estimar o por lo menos eso me pasó a mi, esperemos que su humor cambie para mañana. Tienes que tranquilizarte y tomar las cosas con calma.

- No sé qué decir de verdad no les creí cuando hablaban de su humor pero después de esto no me queda duda, ya decía que era muy bonito que todo el personal fuera tan simpático tenía que haber alguien explosivo y creo que ya lo encontré. O nos encontramos porque yo no soy una perita en dulce con la gente que no lo merece.

El día en la oficina transcurre mejor, más calmado, Carlos o Carl como me a pedido que lo llame, me explica detalles de mi computadora, la contraseña, que si como debo capturar la información, que los horarios y muchos detalles más. A la hora del almuerzo como quedamos, bajo a recepción a buscar a Marta.

Antes de eso debo comentarles que Carl insistió en que comiéramos juntos pero yo le dije que lo sentía mucho que había quedado con Marta y como era la primera persona que conocía no quería quedar mal, puesto que le había prometido comer con ella, y para ser sincera prefiero comer con ella antes de comer con el, que aunque se ha portado muy amable conmigo aún no me inspira confianza.

-Hola de nuevo ¿lista para mostrarme tu lugar favorito para comer? -Marta levanta la vista y me muestra su peculiar sonrisa.

-Claro esperame un momento solo tengo que transferir una llamada con el jefe y después nos vamos, no tardó mucho te lo prometo.

-Con ese -pongo los ojos en blanco sin querer hago una mueca, Marta se percata de ello.

-¿Por qué esa cara? Cuéntame ¿qué te hizo?.

-Créeme durante la comida tendré tiempo de darte los detalles aunque ya conoces el humor de tu jefe - después de esperar unos diez minutos enlaza la llamada con el ogro y me hace seña de que ya es tiempo de que nos vayamos.

-Reich ya nos podemos ir, anda vamos pon mejor cara que ya nos vamos a comer.

-Tienes razón la verdad que todos aquí son muy amables no por uno me voy a amargar el almuerzo que es la comida más importante del día.

-Esa es la actitud ven vamos -salimos del edificio y caminamos unas dos cuadras, platicando un poco de nuestras vidas al llegar a la segunda cuadra doblamos a la derecha -es aquí mira casi toda la oficina está aquí la verdad es el único lugar donde puedes comer barato y muy rico, apúrate que ya casi no queda lugar.

El lugar a donde llegamos es un restaurante un poco grande más o menos lujoso con unas sillas de madera unos candelabros de lo más bonitos y con la luz un poco tunue para darle quiero pensar el toque final de serenidad y paz que la verdad esta última es la que estoy buscando. De repente me percato que alguien nos hace señas.

-Oye Marta, mira, alguien nos hace señas - ella voltea a ver donde le indicó e inmediatamente su exprecion cambia por una de desprecio- sigue caminando no lo voltees a ver vamos camina rápido.

-Pero, pero se ve que te conoce y la verdad se ve alegre.

- Reichell por favor apúrate algún día te contaré porque no podemos comer con el vamos ya vi nuestra mesa.

- Ok ok vamos creeré en tu buen criterio y espero que me cuentes qué pasa con el porque tu cara cambio inmediatamente después de verlo.

-Vamos sentémonos y lo siento pero eso será para otra ocasión primero me tienes que decir que pasa con el jefe tienes que contarme lo que te hizo - suspiro no sé cómo decirle o peor, si debo decirle la verdad no soy una persona muy confiada pero igual ella si me brinda esa confianza no como Carlos.

-Como te decía me enoje porque... -al final decido confiar en ella y le cuento todos los detalles de mi primer problema con el jefe, Y no se porque pero considero que no será el último.

Después de terminar de comer y contarle mi odisea del día de hoy se nos pasa volando el tiempo de comida, es tan amena la platica que se fueron súper rápido las dos horas de comida, cuando me enteré del tiempo que daban para comer en esta empresa la verdad pensé que era una exageración pero creo que no, el tiempo es demasiado justo cuando se tiene a alguien con quien platicar tan ha gusto como lo hacemos Marta y yo. Regresamos a la empresa y el resto de mi día pasa súper rápido cuando vengo a ver la hora ya son las cinco y es que igual la hora para comer es a la una y si ha eso le sumamos las dos horas de comida pues nos dan las tres, eso quiere decir que después de comer solo quedan dos horas más y la libertad forma parte de nosotros.

Salgo de la oficina no sin antes despedirme de Carlos porque a mi hermano lo veré en su casa, bajo a la primera planta y es cuando veo a mi nueva amiga Marta que al igual que yo se ve que está a punto de salir .

-¿Nos vamos, ya todo listo? -le preguntó.

-Si ya, vamos y dime ¿dónde vives? -salimos de la empresa y supongo que ella al igual que yo tampoco tiene carro porque salimos a la calle en lugar de bajar al estacionamiento.

- A unas seis cuadras de aquí más o menos a la altura de la plaza Ventura en los departamentos de enfrente para ser más específica ¿y tú? - veo que me mira con los ojos bien habiertos y con una mirada sorprendida de alucine.

- No me lo puedo creer ¿es enserio? - es en ese momento cuando comienza a dar saltitos de emoción y yo comienzo a imitar sus saltos al mismo tiempo agarrada de la mano de ella.

-¿Porque saltamos? -le preguntó.

-Es que en esos departamentos vive el hombre más guapo de esta tierra, ¡que afortunada eres! - dejamos de saltar como enfermas mentales y nos abrazamos como dos locas.

-Que bueno entonces tendrás que venir un día de estos para que me lo presentes, que claro antes de que digas algo ya sé que tú lo elegiste y yo no lo podré mirar de la misma forma que tú lo miras - el abrazo se intensifica y ella me dice al oído.

-Gracias pero la verdad -nos deshacemos del abrazo miro su cara y su exprecion es de total tristeza- llevamos conociéndonos desde hace tres años y nunca ha mostrado interés en mí y yo mucho menos le he dicho que me gusta. Además teniéndote a ti como vecina ya veo porque no me pela.

- ¿Pero qué dices? -la volteo a ver extrañada porque no entiendo lo que dice - tengo una cara normal.

- ¡Normal¡ me dices ¿normal? O sea que todas las personas tenemos: la cara ovalada pero formada de la proporción adecuada en la que nuestros grandes ojos color amarillo como la miel encajan en ella a la perfección, y una nariz perfilada de tamaño normal no de bruja claro está - obviamente señalando la suya- así como una boca perfectamente formada a la altura adecuada de la mandíbula, no sin olvidar tu sonrisa blanca, con todos los dientes en su lugar así como tus cejas pobladas pero formadas que no necesitan siquiera depilación. A eso le llamas normalidad, ah y sin contar, que todo tu cuerpo está en su lugar y bien proporcionado tanto por delante como por detrás y que mides aproximadamente uno ochenta como mínimo, ¿normalidad? Pues discúlpame mujer pero estás muy equivocada tenemos diferentes conceptos de mujer normal común y corriente.

-Pero que dices soy una mujer normal promedio no me subas mucho que luego no me bajaras de esa nube, además con esa descripción das a entender que te gusto y discúlpame pero soy cien por ciento heterosexual.

-¡Jajaja! claro que a mí igual me gustan los hombres solo que quiero hacer que entiendas que tú no eres una mujer normal.

-Ándale y de paso me dices que soy anormal -finjo cara de enojo y ella se ríe con más fuerza.

- Jajaja eres muy difícil mujer de dios, acepta mis halagos por favor y deja de discutirme.

-Bueno está bien los acepto -la verdad nunca me he considerado una mujer hermosa aunque hay veces que la gente dice lo contrario, pero eso no quiere decir que me creo todo -pero regresando al tema inicial tiene que quedarte claro que hace tres años no me tenias a mí como tu aliada y ese hombre sea quien sea te volteara a ver, de ti dependerá si te hace caso o no.

-Gracias ya te contare mañana como es físicamente para que lo empieces a ubicar, eso sí debo decirte que es muy guapo, alto, cabello castaño y...

-Espera un poco, sí quiero saber de él pero igual quiero llegar a mi casa será mejor que mañana hablemos porque si comienzas ahora creo que ninguna llegara a casa y la verdad estoy un poco cansada -al decir eso Marta se pone un poco colorada y la verdad en ese momento me da un poco de pena el haberle hablado así y sé que he cometido un error.

-Claro disculpa no era mi intención que perdieras tu tiempo...nos vemos mañana -veo que cruza la calle y en el momento que intentó alcanzarla me agarra alguien del brazo y me jala de manera brusca evitando con esto que un carro casi me atropelle.

- Pero que te pasa Reichell en que estás pensando que no te das cuenta de que ese carro casi te atropella y tú ni en cuenta -levanto la vista y veo que es mi hermano.

-Gra... Gracias disculpa - estoy todavía en shock por que casi pierdo la vida o por lo menos un buen golpe me hubiese tocado - dios gracias Joaquín de verdad te lo agradezco lo que pasa es que...

-¿Es que, que? ¿no te das cuenta?, no puedes andar así, algo te puede pasar es más si yo no te jalo ese carro te pasa encima y créeme hermanita que ni la cuentas y mírate, tú como si nada, cuando tomaras una actitud madura. Imagínate, dime ¿que le digo a nuestros padres si algo te pasa? cuando se supone que yo estoy a tu cuidado.

-Espera es que trataba de alcanzar a Marta y cuando cruzó la calle la verdad es que no pensé en voltear a ver, solo me tire y gracias a ti no pasó a más deja de armar un circo por favor .

-Un circo claro pero sin changos porque morirán atropellados por tontos -pongo los ojos en blanco y pongo mi cara de cuéntame más, la cual consiste en llevarme las dos manos a la altura de la mandíbula e inflar los cachetes y abrir más los ojos haciendo al mismo tiempo un puchero con la boca, es ahí cuando el estalla en risas y sé que he sido perdonada - anda chango vamos te invito a cenar para celebrar tu primer día -me da un beso en la cabeza y caminamos juntos a casa.

Después de cenar con mi hermano estoy verdaderamente cansada no me dio tiempo de contarle el incidente con el jefe pero considero que él no lo debe saber, porque juro que en lugar de darme la razón se la dará a él, porque es un poco barbero con el jefe.

Llego a mi apartamento me baño, me visto, pongo la alarma a las ocho porque la verdad es que no tardó mucho vistiéndome y como vivo cerca de la empresa no necesito tomar el metro, después de ello procedo a caer en los brazos de Morfeo ni siquiera leer me permite estar más tiempo despierta que es lo que genealmente empleo para dormir más rápido.

20. Oktober 2018 04:19:44 1 Bericht Einbetten 1
Lesen Sie das nächste Kapitel El café

Kommentiere etwas

Post!
Vianey Medina Vianey Medina
Me podrían decir que opinan de la historia es muy importante para mí saber sus comentarios. Gracias
October 22, 2018, 00:37
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 15 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!