Hijos de Dios Follow einer Story

polo-freddy3143 Polo FB

Un ángel empieza a cuestionar las decisiones de su padre, después de presenciar un acto salvaje en una noche de lluvia.


Kurzgeschichten Alles öffentlich. © Todos los derechos reservados

#paranormal #demonios #relatos #angeles #religión #lluvia #crueldad #iglesia
Kurzgeschichte
1
4827 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Hijos de Dios

El cielo se torna de un color gris pálido, la oscuridad empezará a reinar en las calles de esta ciudad, ciudad ardiente de hielo y tempestad, ciudad de fuego en verano y hermosa primavera, ciudad de escombros y melancolía. El invierno se avecina al oriente y los árboles comienzan a perder su brillo, la delicada línea entre el crepúsculo y el anochecer de un frío incesante.

Bajo siempre para observar aquel paisaje desolador de perfecta belleza que se mezcla entre aquellas calles húmedas y cristales vacíos, luces que juegan entre sí alejándose de la oscuridad que quiere sabotear las buenas intenciones de las personas.

Esas sombras, malignos seres que se esconden para cometer actos de cruel fechoría, asquerosos demonios que perturban las almas de quienes suplican un mejor porvenir para sus vidas. Inocentes puros e ingenuos. Seres blancos de espíritu que nunca han sentido desquebrajar sus fuerzas ni derribar sus esperanzas.

Yo debo cuidarlos.

No es nada fácil cumplir con todos y cada uno de ellos, siempre me dijeron que en el momento de la creación del universo, todos merecían el perdón de sus actos por ser hechos a imagen y semejanza de nuestro padre, invisible y amoroso. Todos, un niño inocente, un anciano abandonado en una plaza, un sacerdote, un vendedor de las calles, un violador.

Todos son llamados hijos de Dios.

Las gotas empiezan a caer sin piedad sobre las calles, plazas y avenidas. En los techos comienzan a bajar la vaguada como una fuente cristalina hacia el suelo, yo sigo en el pináculo de la iglesia acompañado por el guardián de esta enorme estructura, gárgola imponente que sobrelleva su carga sin recibir nada a cambio.

Hermosa estatua que cumple su función, mi eterno amigo que me acompaña en las buenas y en las malas, somos tan iguales y a la vez diferentes a la vista de las personas.

Él es temido por los que cruzan por su vista y yo soy aquel al que alguna vez llaman en sus plegarias cuando necesitan una ayuda extra para lograr una meta que está por venir.

Oigo un ruido al final de un callejón, extiendo mis alas por precaución. Me pongo en estado de alerta, una joven corre en medio de la llovizna, cae al suelo y su vestido está desgarrado, la sangre de su inocencia se mezcla con el agua y recorre las alcantarillas de esta ciudad que ha sido manchada.

Pobre joven, hermosa mujer que ha sido vejada por el más cruel de los demonios, el ser humano.

El cazador aún la persigue, ella implora piedad, no hace el llamado al cielo y no puedo hacer nada, si no me invoca debo permanecer paralizado en mi sitio. La chica lucha, muerde a su perseguidor en la mano, un grito ronco se confunde con el sonido del trueno, él la golpea en su delicado rostro, la somete a su voluntad. La hace marioneta de sus antojos, la sombra escapa después de cometer el más atroz de los pecados.

Destruir la inocencia de un alma pura.

Un haz de luz se abre en el cielo oscuro y lluvioso, el espíritu de la joven se despide de su cuerpo mortal, observa como yace en las penumbras del pavimento su cuerpo inerte sin el brillo abrasador ni la frescura de su vida. Ella logra observarme con ojos tristes, sus lagrimas se confunden con las gotas inclementes ¿Por qué no hiciste el llamado al cielo, hermosa doncella? ¿Por qué Dios lo permite? ¿Es justo que aquella alma asesina merezca el perdón de sus pecados?

Sube a los cielos.

Un rayo cae en la iglesia, destruyendo a la enorme gárgola, cae en pedazos destruyéndose por completo, el triste final de un ser mitológico que permanecía custodiando por siglos aquella ciudad eterna. Dios se enoja con un hijo que lo cuestiona, mis alas se oscurecen, se desquebrajan, mata a mi gran amigo en forma de venganza y castigo.

Estoy sintiendo un ardor, dentro de mi, la bondad se apaga y comienza una euforia a incinerar mis ansias, siento deseo, observo de otra perspectiva a la humanidad. La ira, la sed de justicia y la venganza caen sobre mi ser, mis alas oscuras se extienden y me dejo caer por los cielos, comienzo a planear por la catedral en busca de aquel demonio asesino de inocentes.

Suenan las campanas, el llamado a las ovejas, empieza una misa.

Observo a todos en el recinto, pecadores que buscan conectarse con los cielos, no merecen más que desdichas para sus asquerosas almas podridas y perturbadas. Ya están condenados y no lo saben, basuras que se ahogaran en el infierno bajo las llamas eternas que carcomerán sus cuerpos sufriendo una agonía interminable. Una anciana cuando joven fue prostituta por gusto, un hombre que le robó a sus hijos para mantener su maldito vicio, una niña que maltrata a su hermanito en la soledad por una simple envidia.

Un sacerdote...

Me detengo en frente de él, en su mano observo que tiene una mordida nada común, su voz es ronca y su rostro se arruga al nombrar al padre celestial.

¡Maldito!

Cruel demonio vestido de mensajero divino, oscura alma que se esconde bajo la casa de Dios, cura asesino, basura cubierto de sotana. ¡Miserable iglesia que ha sido profanada por los actos más oscuros! ¿Cómo puede alguien permitir esto sin hacer nada? ¡Tú, Dios no eres más que una farsa! eres el ente más ineficiente que hay en los cielos, te llenas de dicha pregonando tu grandeza pero cuando se te necesita, desapareces como un avestruz!

¡Cobarde!

Un rayo cae sobre la enorme iglesia, estruendoso sonido que asusta a los fieles y los hace levantarse de sus puestos, el demonio dice que todos deben permanecer en sus lugares que nada malo les va a pasar, la oscuridad cae sobre sus cabezas, La luz regresa y todo sigue con completa normalidad.

Tengo al sacerdote de frente.

Todo se pone oscuro y se oye un grito de espanto, las personas no saben que hacer, se escuchan gritos y alguien cae al piso.

Un sacerdote está muerto debajo de un cristo crucificado que se quiebra en pedazos.

Yo vuelvo al pináculo.

24. September 2018 22:55:45 2 Bericht Einbetten 3
Das Ende

Über den Autor

Polo FB Escritor para fantasmas

Kommentiere etwas

Post!
Artza Bastard Artza Bastard
Coincido en que el ser humano es el peor demonio, la peor bestia. Me mola el relato y el estilo en general.
2. Oktober 2018 11:23:49

  • Polo FB Polo FB
    Estamos de acuerdo, allí el mensaje para crear conciencia 9. Oktober 2018 09:58:30
~