Kurzgeschichte
0
4.5k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

EL ÁRBOL DE LAS HOJAS ANARANJADAS

Año 1

Mi abuelo es el más viejo y sabio de la aldea, es por esto que es muy  respetado y admirado, él ya no se dedica a la pesca ni a la caza como todos los demás, únicamente se sienta cada mañana en un gran tronco y contempla la jungla muy minuciosamente, como si buscara algo en ella. También se encarga de observar el cielo y las nubes, en ellas encuentra la repuesta a cuándo lloverá y cuándo no, en cualquier caso, él nos advierte.

Todas las noches nos sentamos en forma circular en medio de la aldea para cenar, es en este momento cuando mi abuelo nos habla sobre nuestros antepasados y cómo se formó la aldea, aunque a veces, también dice cosas muy raras sobre la transformación de la vida, dice que cuando uno de nosotros muera, su alma no morirá con su cuerpo, sino su alma pasará a otro ser vivo. Muchos creen que la edad ya le está afectando y por eso dice ese tipo de cosas, aunque yo creo que quizá no sea una idea tan descabellada después de todo.

Esta mañana desperté de un salto luego de una terrible pesadilla, en mi sueño vi a la  aldea totalmente devastada, completamente en ruinas, luego un gran árbol de hojas anaranjadas cortado por monstruos de metal con ruedas, cuando observé al gran árbol, una terrible sensación sacudió mi cuerpo y paralizo mi corazón por unos segundos, entonces desperté repentinamente. Aun no entiendo porqué esa escena me afectó tanto. 

Cuando regresé por la noche con el grupo de casería, recibí una terrible noticia que impactó mi alma, mi abuelo había fallecido, no podía creerlo hasta que lo vi. Me contaron que murió mientras apreciaba la jungla, aún no termino de entender porqué pasaba tanto tiempo observando los árboles.

Enterré los restos de mi abuelo a un par de kilómetros de la aldea, ya que no quiero que me vean llorar cuando lo visite. Cada semana voy al lugar donde descansa, aunque las primeras semanas solo el dolor me embargaba en ese lugar, ahora siento una profunda paz, quizá porque es como decía mi abuelo y su alma aún está en algún lado, pero ¡dónde!, eso es, tal vez por eso él miraba tanto la jungla, quizá buscaba, al igual que yo, a alguien en ella. 

Las últimas veces que vine a visitar la tumba de mi abuelo, algo me llamo la atención, una pequeña planta se asomaba unos centímetros por arriba del suelo. Lo más peculiar es que tiene hojas anaranjadas como ninguna otra.

Año 100

Mis perseguidores ¡blanden sus armas contra mí¡, un simple explorador .El trato no había salido como lo esperábamos, yo les prometí oro puro, mucho oro, lo cual encendió la ambición de mis perseguidores, pero cuando tuve que llevarlos al lugar donde yacía el oro, una sensación de culpa llegó a mí, no podía entregar ese lugar tan especial, las aves cantaban y deleitaban la vista con sus fascinantes colores, los árboles majestuosos enmarcaban la hermosa vista del cielo azul, las mariposas volaban presumiendo su belleza, los monos colgaban de los árboles provocando carcajadas espontaneas, ese lugar era vida en su estado más puro, se respiraba vida, se sentía la vida. Entonces decidí que no podía entregar tantas vidas, solo por unas monedas a seres viles, codiciosos y ávidos de riqueza a toda costa.

Fue entonces que empecé a correr, sin rumbo, la adrenalina fluía  por mi sangre, mi corazón acelerado, solo bombeaba sangre a mis piernas, pretendiendo no parar de correr nunca, corría y corría, en ese momento escuche disparos que me tenían de objetivo, gritaban y amenazaban con matarme, el miedo me inundó bruscamente, entonces entendí que muy probablemente moriría en ese lugar al que tanto aprendí a amar. Agotado, la desesperación colmaba mi mente y repentinamente, mientras corría sin dirección divisé un frondoso y hermoso árbol cuyas hojas anaranjadas brillaban con la luz del sol como ningún otro, me dispuse a escalar el árbol, y lo logré muy rápidamente,  éste me arropó como un padre a un hijo perdido cuando éste vuelve a él, en ese momento mis perseguidores llegaron y se detuvieron debajo del árbol, agotados por el desgaste físico, luego de unos minutos se marcharon.

Año  200

Últimamente tengo un sueño recurrente, en mi sueño escucho una voz que me dice una y otra vez: es nuestro hogar.

Hoy se iniciará el proyecto de la mina de oro en la selva, este proyecto será una gran inversión para la corporación. Tengo que ir a ver el lugar, para dar la última confirmación antes que empiece el proyecto. Esta será la primera mina que pondremos en marcha en la selva y es por eso que quiero ir al lugar personalmente y también espero conocer las ruinas de una antigua comunidad que yacen a unos par de kilómetros de la mina.

Cuando llegué al lugar, muchas emociones me inundaron repentinamente sin explicación alguna, algo así como tristeza, nostalgia y calma, como si conociera esa jungla. En el lugar, que ocuparía la mina, había un árbol muy singular, que tenía las hojas anaranjadas, cuando observo ese árbol todas esas emociones se intensifican, debe ser por el calor o por algún mosquito que me picó.

No puedo negar que el lugar era sumamente bello, apacible y acogedor, después de todo, quizá no merecía el destino que le esperaba, pero el proyecto solo esperaba mi visto bueno para empezar.

Acabo de llegar a mi casa muy agotado, solo quiero dormir.

Desperté debido a una terrible pesadilla. Ese árbol yo lo conozco, ese árbol me salvó la vida. Ahora lo entiendo, ¡es nuestro hogar ¡es nuestro hogar ¡  no puede ser, qué hice ¡No! ¡No! ¡No!.

Lo siento abuelo.

22. September 2018 06:25:43 0 Bericht Einbetten 1
Das Ende

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~