La Marca de GyGy Follow einer Story

beka-1536092571 rebeca

Guissel Ruffö vuelve a los Angeles después de 5 años, el país de la Hoja de Arce lo deja atrás. Entendiendoce más con los motores y maquinas nunca se le dio bien la comunicación, pero eso no impidió reencontrarse como su vieja amiga Miky. A ojos de Guissel, Miky a protagonizado el típico drama juvenil viéndose ella como la amiga de la protagonista. Pero lo que no sabe es que su regreso dará un gran impacto en la historia. ¿GyGy como reaccionará a los cambios que impartirá? ¿Como reaccionarán ante su singular personalidad?


Jugendliteratur Alles öffentlich.

#romance #drama #comedia #deporte #Humor-Oscuro #Historia-Juvenil
5
4936 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 30 Tage
Lesezeit
AA Teilen

Prologo

GyGy

Canadá, Ciudad de Toronto 

Suspire internamente mientras acomodaba la última muda en mi maleta, el pensar que volvería a mi país de origen era algo positivo y negativo. 

Positivo por el hecho de que volvería a mi hogar y volvería a reencontrarme con mis viejos amigos, y negativo por el hecho de dejar esta vida atrás, eran  5 años de gran fortuna, conocí personas maravillosas, y aprendí bastantes cosas que me serian de gran ayuda en el futuro.

Guarde el libro que había leído las últimas semanas, School of Dreams* el libro me lo había regalado Maíte, mi mejor amiga de Canadá, como muestra de amistad.

—                        ¿Lista? – Me preguntó la mujer rubia de cabellos cortos más arriba de su nuca.

—                        Si – respondí con un deje perezoso. La mujer me miraba con esos ojos miel que tanto amaba mi hermano, esta me abrazo con ternura. Era una mujer joven de unos 25 años.

—                        Te voy a extrañar – me dijo la joven mujer. Asentí con un leve tinte de nostalgia prematura.

—                        Cuida de mi hermano – le hable, ella asintió en respuesta.

Unos pasos lentos y gallardos se asomaron por el domo de la puerta de mi habitación, Evan me miraba con una media sonrisa, una que tanto derretía a las chicas de mi edad, maduras y más jóvenes.

Camino a mi lado para coger el resto de las maletas.

—                        Diane, Cheryl está algo difícil - dijo mi hermano a su esposa. La mujer suspiro.

—                        Esta así desde que Guissel se marcha. – ella me miro. Diane y Evan eran marido y mujer desde hace cuatro años, y Cheryl era el fruto de ese matrimonio.

Había vivido con ellos desde hace un año. 

Cheryl y yo habíamos creado un vínculo muy unido, una presión se apodero de mi pecho.

—                        Bueno no se puede evitar, nuestros padres dejaron claro que Guissel se marcharía un año después de ellos. – dijo mi hermano Evan con pesar.

Evan era mi hermano mayor por doce años, había sido como un segundo padre para mí. Vivimos en Los Ángeles hasta que cumplí 11 años, después nos marchamos a Canadá por el trabajo de mi padre, mi hermano siempre lo siguió ayudando a pesar de ser independiente, conoció a Diane en ese tiempo y se casaron. Ahora mi padre hacia un año tuvo un cambio repentino, marchándose de nuevo a su país de origen por cuestiones laborales, pero no quería que yo, su hija menor y Van mi otro hermano menor nos viéramos con tanto cambio y que eso que nos afectara en el estudio.

Ahora como ya su estadía se estableció sin problema alguno, opto por que nosotros eligiéramos si nos quedábamos  o nos marchábamos a los Ángeles nuevamente. Mi hermano opto por quedarse a lo que yo decidí por marcharme.

Sentía que era la mejor opción. 

—                        Es lo mejor, mis padres estarán solos, Adan y Cassey están en la Universidad y Megan ya tiene su vida, Van se queda para terminar sus estudios además de que es el más chico, siento que lo mejor es retomar mi último año junto a mis padres. – Evan sonrió con pesar y me sobo la cabeza despeinando mis cabellos negros.

—                        Eres una buena chica – dijo este. Sus ojos azul fuerte me miraban con cariño, un gen que destacaba a la familia, todos los Ruffö mantenían el gen familiar ojiazul.

Mi hermano Evan era un hombre muy alto de más de metro ochenta y Diane era un poco más bajita que yo, algo cómico para mi vista. Era como un oso abrazando a un pobre conejo blanco.

—                        Puede, que no tan buena - dije con un leve brillo en mis ojos acuosos. Mi hermano sonrió de manera suave, pero divertido.

—                        Para mí lo eres – contestó.

—                        ¡Hermana! – el grito de Van resonó en la estancia, el chico tenia leves cabellos negros ondulados, a pesar de tener 16 años eran sumamente alto y de constitución fuerte, sus extremidades seguían en plena etapa de crecimiento, pasando por noches dolorosas y algo incomodas.

—                        ¿Van ya terminaste de acomodar  las maletas en el auto? – pregunto Evan.

—                        Ya todo está listo. – respondió este.

Evan bajo con maletas en mano haciendo una señal a Diane para que saliera junto a él.

Camine a paso lento, saliendo de la recamara ya sin nada más que una estancia vacía. Van camino junto a mí al bajar por las escaleras. – Te voy a extrañar – hablo Van repentinamente, después de un rato silencioso.

—                        Igual – respondí, nunca fui muy buena para comunicarme, un mal que herede de mi padre, la única Ruffö que no pronunciaba más que monosílabos, todos los demás heredaron el don de la palabra, mi madre y su carisma… podría decirse que todos lo heredaron de la madre.

—                        Lo sé – dijo este sonriendo, bajo la sala se encontraba Cheryl con su oso Teddy frente a su cara, me acerque a ella que estaba sentada en el rincón del sofá enfurruñada, nunca se me dieron los niños, siempre me reconocí como una persona con poca tolerancia a los infantes, pero Cheryl era la excepción.

—                        Nena… - susurre al agacharme, estaba detrás de su oso, lo bajo lentamente hasta el mentón, y me miro con esos penetrantes ojos azules tan característicos de los Ruffö. 

—                        ¿Te vas? – fue lo que pronuncio con su pequeña voz.

—                        Si – conteste, Cheryl extrañamente era una niña tímida y de pocas palabras, nos comunicábamos con simples gestos y acciones, pero era suficiente para entendernos.

Esta asintió con sus ojos acuosos llenos de lágrimas y nariz rojiza. 

Me abrazo con sus pequeñas manitas, se lo devolví con un gran beso en su frente, esta se limpió las lágrimas con el dorso de su mano tratando de ser dura y valiente.

Hablaremos mucho por teléfono, vas a ver. – le di otro beso en la frente, al volverme Van estaba parado viendo la escena, este se mostraba incomodo como queriendo decir algo.

—                        Sabes hermana, tú siempre has sido la gran hermana que todos desearían tener – dijo algo sonrosado – Y estoy orgulloso de que seas la mía – término de decir. 

Le coloque mi brazo en su hombro con una leve y apenas distinguible sonrisa formándose en mis labios.

—                        Lo sé – respondí. Este me miro con resignación.

—                        Hermana nunca vas a cambiar, ¿Eres Keanu Reeves*? ¿O la sosa del año? 

Un golpe en la cabeza fue el final de nuestra conversación.

El Aeropuerto de Toronto estaba como los 365 días del año, civiles que iban y venían, recibimientos y despedidas, Evan y Van estaban frente a mí, mis dos hermanos decían palabras de despedidas y bromas de mal gusto, Diane estaba con Cheryl en brazos. 

—                        Cuídate hermana – decía Van.

—                        No hagas locuras – pronunciaba Evan con su mano sobre mi cabeza.

—                        Llámenos apenas llegues – decía Diane.

—                        Lo hare – respondía y asentía a cada una de sus palabras. Con un abrazo estrujado me despedí de ellos y del país de la hoja de arce.

...

* School of Dreams: Fue un libro escrito por el periodista ganador del premio Pulitzer Edward Humes

* Keanu Reeves: Un actor de Hollywood, que es distinguible por su inexpresividad. 

14. September 2018 04:57:45 0 Bericht Einbetten 3
Lesen Sie das nächste Kapitel NOTA

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 4 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!