Kurzgeschichte
0
4.9k ABRUFE
Im Fortschritt
Lesezeit
AA Teilen

EL NUEVO HOMBRE LOBO

Transitaba en dos pies por la cornisa

De aquel panteón, esquivando al destino,

Y por el mismo costado del camino

Deslizaba su nave una poetisa.


No parecía movida por la prisa.

—Qué hacéis—Me dijo sin mirar — ¿Sufrimos?

—No es para tanto, es martes—. Nos reimos.

Me deslumbró lo voraz de su sonrisa.


— ¿A dónde vas?... ¿Al cine?... ¿Vas a misa?

Ignoró mis preguntas sin sentido

Me acarició del cuello hasta el ombligo,

Con el lomo afilado de una lisa.


La imaginé tendida en la repisa

De un revendedor de arte antiguo,

Tenía un olor a nardo interrumpido

Y un sabor a reptil, la poetisa.


Le susurré: — “Tomemos hierbaluisa”

Me lanzó un bofetón desprevenido

Pudo haberme dejado mal herido,

Más, se apiadó de mí la pitonisa.


Paseamos por la línea de la vida

De una mano que yo le había extendido,

—“Tienes suerte de haberme conocido”—

Me dijo ufana, mirándome abstraída.


—“Serás esclavo del amor en vida

De muerto no serás olvido,

Recordarás lo mucho que has vivido

Mientras transcurra muy lenta tu agonía”—.


Sobrecogido por la profecía

La lleve a la nave del olvido

Y sudando los dos amanecimos

Después de destrozar la fantasía.


Ni ante el qué dirán ni ante la prisa,

En nuestro cabalgarnos, sucumbimos.

Todas las leyes y una más, rompimos

Más luego al vernos, lloramos de la risa.


Me contemplaba, altiva, envanecida

Lo que dejó de mí, ya decrecido

Después del batallar, escarnecido,

Y aún así pidió la repetida.


—“Has perdido por mucho la partida”

Me dijo. — “Has sucumbido

Tu rey, ya veis, yace abatido

Mía es ahora tú razón, tu vida”.


A partir de esa vez, y ya sin prisa

Me domó como a potro adormecido,

Contra mi voluntad, se hizo un vestido

Con lo que había quedado de mi hombría.


En esta hora que mi vida eclipsa

Me regala de amor un maleficio,

Y entre risas y burlas sin sentido

Me sentencia con esta brujería:


—“Cuarenta y siete libras de ceniza,

Te extraerán del brazo con cuchillo,

Y un alacrán bordado con ganchillo

En el pecho pondrán de tu camisa.


No sabrás si rendirte ante la vida

O revelarte estoico sin quejidos,

Intentarás reír con alaridos

O llorar dibujando una sonrisa.


Pero no escaparás de los abismos

Que a cada lado de tu piel zurcimos,

Pues la noche en que el amor nos dimos

Un nuevo hombre lobo concebimos”.

4. Mai 2018 01:07:22 2 Bericht Einbetten 1
Fortsetzung folgt…

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
CharmRing CharmRing
que bonito, tienes talento para las rimas
19. August 2018 08:20:16

  • Luis Ponce Luis Ponce
    Gracias Noel, me alegro que te guste, pásate por "El poeta intruso" y me comentas. 19. August 2018 09:32:39
~