Todo hay que decirlo Follow einer Story

u9827413366 Amaranta Pagès Alvarado

Lia lleva una vida muy ajetreada , y entre tantas cosas que han pasado su equlibrio emocional pende de un hilo, para resolver sus problemas decide hablar con un psicologo y por primera vez decir que siente en voz alta, Lia tendra que enfrentar muchas verdades que a querido omitir.


Drama Alles öffentlich. © Derechos mios pana
2
5393 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 15 Tage
Lesezeit
AA Teilen

El Problema Indescriptible


Algun dia de septiembre de algun año , Clínica Altagracia, consultorio psicológico.

Sera que alguien me quiere explicar porque las clínicas y los consultorios siempre son tan blancos? Porque no usar otros colores? Deberían ser verde… verde esperanza no? O a lo mejor el blanco tiene un significado especifico que desconozco, como muchas cosas que ignoro, por lo menos este consultorio tiene una linda vista del centro de mi pequeña ciudad, desde aquí se puede ver el mar, tan tentador y relajante, es muy común aquí escuchar que el mar cura heridas, tendré que empezar a considerar muy seriamente en vivir en el mar entonces.

Mi paciencia ya se agota, tengo que esperar el último turno porque se me ocurrió venir sin hacer cita previa, cuando llegue consideraba que tenía una emergencia, ahora solo pienso que debería hacer lo mismo de siempre: Callar, observar, alejarme e ignorar lo que siento, pero ya que hacer eso de verdad no me funciona me quedare a esperar mi santo turno.

Aquí detallando todo, la secretaria parece estar molesta por que el niño que está sentado a 3 asientos de mi sigue cantando estrellita donde estas, ok la comprendo el tripón lleva cantando la misma canción desde hace 1 hora, y la repite con gran pasión a decir verdad, pero después de los primeros 2 minutos decidí que era mejor sacar mis audífonos y hacer algo que últimamente se me da muy bien: ignorar.

Desde que me senté a esperar solo he podido pensar en una cosa… ¿Qué hago aquí?

Y si no me puedo responder esa pregunta que le digo al psicólogo cuando me lo pregunte?

Y mientras tanto escucho música, música y mas música, canciones… un montón de ellas han sonado que podrían expresar lo que siento y otras no tanto, pero necesito encontrar mi propia manera de explicar que está pasando.

Tan concentrada en mi desastre interno no note que el niño se encuentra sentado ahora a mi lado y me está hablando, me quito los audífonos para prestarle atención y por curiosidad…

Porque lloras? Pregunta el pequeño.

En realidad no me había dado cuenta que lo estaba haciendo. Le digo secando las lagrimas de las que no era consiente

Los adultos no lloran, porque lo haces tú?

Quizás no soy un adulto.

Si no eres un adulto, y no eres una niña, entonces que eres?

Creo que me quede estancada en la adolescencia.

Mi hermano es un adolescente! Pero tu pareces mayor que el.

Oooouch… justo en la edad por la nueva generación pienso.

Si seguramente tu hermano es más joven que yo, pero no soy tan mayor como crees, te lo puedo asegurar, quieres que te diga un secreto?

Los ojos del niño brillan, debe tener entre 4 o 5 años, con que están alimentando a esta nueva generación de bebes que son tan inteligentes ahora?, se acerca más a mí y susurra:

Soy muy bueno guardando secretos!

Con una media sonrisa le digo acercándome a su oído:

Las apariencias engañan, que parezca un adulto no quiere decir que lo sea.

Cuando me alejo del niño noto en su cara que está confundido y tras pensar un rato pregunta:

Como puedes parecerte a un adulto y no serlo?

Este niño debe ser un genio mínimo, como es que hace preguntas tan complejas como esa, y como le respondo de una manera que comprenda? Al final se que una respuesta llevara a otra pregunta mejor le respondo con lo más coherente que suene para mí:

Fácil, hay personas que maduran y son llamados adultos, y otras que no y son llamados inmaduros.

Y tú eres una inmadura? Pregunta con una pequeña ceja levantada.

La verdad niño curioso, por eso estoy aquí, espero poder responder esa pregunta después de mi turno.

Justamente 2 segundos antes de que el niño articule su respuesta la secretaria dice mi nombre:

¿Amelia Alvarado? Lo dice en forma de pregunta.

Cuando salga, si estás aquí te digo si soy adulto o no te parece? Le digo al niño levantándome de la silla.

El pequeño sonríe y asiente, acto seguido vuelve a cantar apasionadamente estrellita donde estas mientras me dirijo a la secretaria, esta me indica que el doctor me espera, me quedo estática por un minuto, y ahora qué hago? Como se hace esto? Que se le dice a un psicólogo?.

La secretaria me mira con cara de pocos amigos y me vuelve a decir que pase, con toda la valentía que no poseo me muevo y me dirijo al consultorio, cuando abro la puerta mi corazón late como nunca, porque estoy tan nerviosa? Sin mirar a nada me volteo una vez adentro para cerrar la puerta, mi corazón se detiene, estoy estática, que me pasa?

A que le tienes miedo? Pregunta una voz gruesa pero suave, si no hubiera sido psicólogo hubiera sido un buen locutor.

Cre-creo que a enfrentarme a mis sentimientos. Digo sin pensar, y me doy cuenta que durante la siguiente hora no pensare nada de lo que diga, de lo contrario no podre decir nada.

Si es eso lo a lo que temes, ven siéntate y háblame al respecto, estoy aquí para escucharte y tratar de ayudarte.

Su tono de voz podría calmar a un león si se lo propusiera, aun parada frente a la puerta pienso que si ya estoy aquí es mejor que siga con esto, al final… Chivo que se devuelve se desnuca o no?

Respiro doy vuelta y me siento en un sillón gris y decido alzar la mirada y …. Waooo, mi psicólogo es joven, debe tener entre 26 y 30 años, según yo y mi tonto pensar los psicólogos casi todos eran mayores de 50, su mirada es oscura y está fija en mis manos que están apretándose en puños con demasiada fuerza está sentado en al otro extremo del consultorio en un sillón que no parece muy cómodo, se levanta se dirige a lo que me imagino es su escritorio y saca algo de una gaveta y lanzando algo en mi dirección dice:

Piensa rápido!

Por poco y no lo atajo, al tenerlo en las manos noto que es una pelota anti estrés de esas que estrujas una y otra vez hasta calmarte.

A puesto que es una rutina hacer eso. Digo observando la pelota.

El qué? Parece intrigado

Lanzarle la pelota a sus clientes, digo una rutina para romper el hielo.

Me mira, analiza, y responde:

En realidad no, esa es mi pelota de uso personal y solo se la presto a personas que considero que están asustadas más que cualquier otra cosa. Dice muy calmadamente mientras escribe algo en un block de notas.

Porque cree usted que tengo miedo? Pregunto confundida.

Tus reacciones físicas al entrar aquí eso demuestran, ahora, la verdadera pregunta aquí es: ¿a que tanto le temes?

Me quedo mirando a la ventana bastante tiempo, hasta que las palabras salen de mí… como si estuvieran esperando un largo tiempo para salir:

A enfrentarme a mí misma, a decir lo que siento en voz alta.

Y que te llevo a eso?

No lo sé, antes, con respecta a lo que me pasaba siempre había sido muy reservada me guardaba todo para mi, hasta llegar a un punto donde explotaba y mis emociones se volvían un desastre y me enojaba por todo y todo me ponía triste, pero logre superarlo, logre apoyarme en mis amigos más cercanos y tener una mejor comunicación me ayudo a solucionar muchos de mis problemas internos en realidad.

Me callo, las palabras se detienen lo que diga de aquí en adelante lo diré por primera vez en voz alta, el doctor me mira a los ojos fijamente, el está pensando, está buscando que palabras usar, hasta que el silencio ha sido tan largo que dice:

No has respondido a mi pregunta. Dice y me sigue mirando… directo a los ojos.

Puede formularla de nuevo por favor? Digo mirando ahora la alfombra.

Que te llevo a tener miedo de enfrentarte a ti misma?

Ni idea, todo se ha venido abajo desde el último año, no podría decirle en qué punto exactamente empecé a tener miedo de eso porque sinceramente no lo se.

Entonces no me cuentes de tu miedo, háblame de tu ultimo año, específicamente quiero que me cuentes que ha pasado en tu vida desde hace un año.

De pana? No me va a alcanzar una cita doctor. Digo en tono incrédulo.

Pero lo puedes intentar, vamos empieza que el tiempo corre.

Nojoda y yo que nunca me acuerdo de nada… aah claro este mismo dia el año pasado estaba en una fiesta… creo que allí empezó todo.

8. April 2018 04:18:23 0 Bericht Einbetten 0
Lesen Sie das nächste Kapitel El comienzo

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 2 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!