The wolf Girl Follow einer Story

monokiisama Monokii Sama

A veces las cosas nuevas son lo que más llaman la atención y más a personas como Sarah, aquella chica que comienza a obsesionarse y a verse con Alex. ¿Pero que pasaría si realmente Alex no fuera lo que realmente aparenta y sacara su mundo más interior?


LGBT+ Nicht für Kinder unter 13 Jahren. © No se permite copia pero si la adaptación.

#chicaxchica #romance #amor #lgtb #yuri
7
6.2k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Samstag
Lesezeit
AA Teilen

"No dejare que caigas"

   Sentada en el banco de los vestuarios miraba fijamente hacia la nada, en mi mente no aparecía ninguna imagen mas que el sonido que emitía los auriculares que tenia en mis oídos. Tampoco estaba oyendo nada importante, solo era aquella música electrónica que siempre me ponía para calentar antes de empezar el trabajo. El resto de socorristas no realizaban calentamientos previos pero a mi siempre me gustaba ir preparada por lo que podía pasar.

De repente alguien abrió la puerta de los vestuarios y asomo su cabeza como buscando a alguien. Me quede mirándola y me quite el auricular derecho de mi oido al notar que me hablaba.

¿Si, me estabas hablando?-Murmuré apagando el móvil. La chica se acerco mas a mi y coloco sus manos sobre mis hombros algo exhausta. -Dios, Alex te estaba buscando. Era para pedirte si podías sustituirme. Hable con todos pero nadie...puede y tu eres mi única esperanza-Me quede mirándola un rato con mala cara y luego me levante con un suspiro, abriendo mi taquilla del vestuario.-Sabes que mi turno acabo hace una hora, y no tengo mas ganas de escuchar a esos críos ¿No?

Oh venga, Alex. Sabes que tu eres la única que puede salvarme. ¿No te da pena que mi pobre hermanito este solo?- Mientras que recogía y guardaba mis cosas en la taquilla aun podía notar las suplicas de aquella chica. Su nombre era Ami y era mi compañera de trabajo, parecía mucho mas joven con su cabello corto y castaño pero tenia un año mas que yo.

Vamos Ami, se perfectamente que no tienes "hermanito".- Una leve risa se me escapo, realmente se le veía super desesperada por que la cubriera aquel día. - ¡Por favor! Eres la única en la que puedo confiar y hace mucho que no lo veo.- Siguió rogándome juntando sus manos. Su pesadez comenzaba a superar mi cansancio y eso a veces me hacia tomar decisiones desesperadas.

Anda vete...Antes de que cambie de opinión. Pero que sepas que si se ahoga un niño es por tu culpa.-Sonreí cerrando mi taquilla en donde guarde algunas de mis pertenencias y cogía mi acreditación. - Se que lo harás muy bien y gracias, te traeré regalitos-Me respondió guiñándome un ojo y alejándose corriendo por si me arrepentía de mi decisión. No sabia mucho cual seria la rotación de Ami aquella tarde pero podría simplemente quedarme sentada en el puesto de vigilancia de la piscina central y dejar pasar el tiempo.

Y eso es lo que hice salir al exterior y morir de insolación aquel día, bueno realmente no morí como tal pero casi. Era horrible esa temperatura que hacia y mas al estar rodeada de gente que gritaba y disfrutaba bajo el agua.-El mejor trabajo del verano eso decían...- No llevaba mucho tiempo trabajando allí y no era un trabajo muy duro pero si era lo que menos apetecía cuando el resto de personas estaban de vacaciones.

Bueno, al menos tengo trabajo y no esta tan mal.-Me decía a mi misma mientras caminaba hasta mi puesto; no era demasiado alto aunque era perfecto para controlar toda la zona noroeste de la piscina principal. Normalmente era la zona mas segura pero a la vez la mas bulliciosa al encontrarse en ella sobre todo niños o personas que preferían hacer pie. Me coloque mis gafas de sol y me senté allí encima algo aburrida.

Vaya, Alex no sabia que te gustara tanto tu trabajo. ¿No tenías turno esta mañana?- Entre risitas y una voz algo burlona pude descubrir a mi gerente. El normalmente se encargaba sobre todo de regular al resto de encargados y quedarse en las zonas de alquiler de tumbonas o flotadores. No hacia mucho que digamos pero era mi superior y como no llevaba mucho mas tiempo que yo trabajando allí.

Na, realmente me encanta. Tanto que se lo cambie a tu hermana.- Sonreí con un tono de ironía en mis palabras cogiendo la botella que me ofrecía. En verdad aunque llevara solo un mes allí ya le tenia bastante aprecio y confianza a aquel par de hermanos y mas al ser ellos mismos los que me instruyeron m llegar alli. Raul solo sonrió y solo hizo un gesto con la cabeza, tanto el como el resto de trabajadores estaban mas que acostumbrados a aquella chica y sus planes repentinos. Aun así siempre era la última que se quedaba cuando podía y no le importaba hacer el trabajo de otros.

Bueno, que te vaya bien y lo siento si tenías planes. Pero ya sabes como es.-Sonrió y se alejo de mi. Me quede un rato mirándolo como se alejaba y luego abrí la botella de agua, estaba sedienta. El resto de la tarde paso tranquila y cuando el sol bajo lo suficiente como para no quemarme opte por cambiarle el puesto a otro compañero e irme a pasear por el borde de la piscina.

Caminando, observe que alguien venia corriendo. No sabia si era hacia mi o si tenía que pitarle por correr cerca de la piscina pero entre las dos opciones al parecer era la primera.- So..Socorrista, hay una pelea-Casi grito ahogándose al venir corriendo y por su estado de nerviosismo. Lo primero que se me paso por la cabeza fue "Realmente quien es el estupido que se pelea en una piscina publica" y lo segundo "¿Tengo cara de ser un policía?". Pero aun así me quite las gafas y seguí con mi mirada la dirección a la que señalaba.

Tranquila, iré a ver que pasa y sino lo expulsaremos. ¿Vale? Tu quédate aquí o quédate detrás.- Indique caminando hacia donde estaban y pitando con el silbato que tenía en el cuello. Aquello hizo que el resto de personas se alertaran aun mas de que ocurría algo pero también provoco que lo que parecía una pelea parara.

Vamos a ver. ¿Que estáis haciendo?- Gruñi, cruzándose de brazos. Realmente estaba bastante molesta por aquel espectáculo y sabia que no era bueno meterse en ese tipo de situación pero mi camiseta roja me daba poder y me sentía superior. Al presentarme allí en medio el resto de chicos miraron a ambos lados como intentando simular lo que pasaba; no entendía mucho que ocurría pero podía suponer que era un chico protegiendo a su novia frente a un grupito de chicos.

Enserio, si tenéis ganas de pelearos iros fuera.-Murmuré dandoles la espalda y moviendo mi cabeza con negación. Cuando note caer alguien al agua, al girarme pude ver como aquella pareja comenzaba a hundirse. No pude dudar mucho como socorrista y opte por tirarme a por ellos, no era una zona muy onda donde estaban pero temía que aquella chica se ahogara al caer debajo de su novio.

Al lanzarme pude notar el fuerte contacto del agua contra mi cuerpo el que se resentía un poco por el cambio de temperatura y mis gafas desaparecieron por el golpe de caer. Bucee lo suficiente para coger la mano de aquella chica al ver que el chico subía de nuevo a la superficie y tire de ella como pude hacia arriba. No hacia pie en esa zona por lo que me costaba un poco subirla pero pude conseguir que se apoyara en mi y ver que estaba algo confundida como asustada.- ¿Estas bien?

La chica tocio un par de veces; agarrándose a mi con fuerza como si yo fuera su único salvavidas. Lo que me hacia algo de gracia; pero por una parte la entendía era normal, nadie se esperaba caer así y menos debajo de otra persona. Quite algunos de sus cabellos marrones de su cara para intentar que se agobiara menos y luego la lleve nadando como podía hacia la orilla de la piscina. Nuestra hazaña comenzaba a crear expectación de todas las personas que habían visto lo que había ocurrido. Acercándose cada vez mas personas a nosotras y aumentando los gritos de animo.

Entre todos los gritos que podía apreciar al llegar hasta los escalones de la piscina y intentar recobrar el aliento por el esfuerzo realizado; pude escuchar mi nombre y un desesperado:

-¡SARA! ¿Estas bien Sara?- Realmente se le veía bastante preocupada a aquella chica de antes que me había pedido ayuda, en cambio aquel chico que antes estaba junto a ella se le veía mas bien deprimido o frustrado.

Tranquila, Alicia. Estoy bien. Solo fue un pequeño susto.-Respondió la chica de la caida. Se veía que intentaba sonreír de manera forzada para que no se preocuparan; pero aun temblaba por el susto. Mientras se alejaba acompañada por el resto de socorristas y su amiga para comprobar si realmente estaba bien, me quede mirando mi mano. Aun sentía el contacto de lo fuerte que la agarraba para que no se ahogara y el temor que podía provocar el agua.

¿Estas bien?-Pude escuchar a mi espalda. Sin girarme podía notar que era Raul, su voz no sonaba preocupada el sabia perfectamente que aquello no era nada para mi, pero aun así era la primera vez que salvaba a una persona.

Dude un poco que responderle, ya que seguía un poco aun confundida. Pero tras dudar un poco decidí levantarme, luego peine mi cabello negro intentando retirar el agua había en el y coloque mi mano sobre su brazo. -No te preocupes. Estoy bien- Sonreí, dirigiéndome a la enfermería.

Por cierto, deberías expulsar a aquellos chicos-Indique señalándolos sin mirar.


*****

Al llegar nuestras miradas se cruzaron, no esperaba que siguiera allí y mucho menos sola. Podía notar como me miraba fijamente y se escondía detrás de aquella toalla; no sabia si quería decirme algo pero me ponía un poco nerviosa.- Lo siento, pero solo vine a por una toalla.-Admití agarrando una toalla roja que había entre un montón.

Gra..Gracias-Mi mirada se levanto mirándola, trague un poco de saliva y sonreí.- No te preocupes, después de todo era mi trabajo- Seguí sonriendo, estuve a punto de marcharme pero luego dude un poco y opte por preguntarle. -¿Quieres que me quede? Al parecer todos se fueron- Reí- Menos mal que tu novio estaba bien, aunque no se que habría echo si hubiera tenido que ayudar a los dos.

La chica se me quedo mirando algo sorprendida y luego desvió la mirada algo molesta.-No era mi novio... - Pude sentir que le había molestado eso un poco, aunque no entendía demasiado porque. Tal vez había alguna historia por detrás aunque aquello no me importaba demasiado.-Bueno, no te preocupes. Ya expulsamos a aquellos chicos que te molestaban. -

Mis palabras hicieron que se levantara, me miro aun mas sorprendida y luego volvió su mirada al suelo.- Realmente fue mi culpa, ellos solo me hablaron y... aquel chico apareció.- Un suspiro salio de mi boca algo cansada, no me apetecía demasiado oírla pero bueno alguien necesitaba consolarla.- Enserio....-Suspire alargando mi mano para apretar sus mofletes- Se que estas preocupada y que pasaste miedo. Pero ellos fueros los que te empujaron.- Luego volví a soltarla y le revolvía​ su cabello el que estaba un poco mojado con una tierna sonrisa.

La chica se quedo mirándome sorprendida acariciándose su moflete izquierdo. Tambien se le notaba avergonzada y molesta-¡Vale!-Murmuro muy bajito escondiendo su mirada.

Por cierto... ¿Me dirías tu nombre?-Continuo, jugando con su cabello. No entendía porque quería saber mi nombre, pero aun así me lamí los labios en donde había caído una pequeña gota de agua y luego respondí:

Espero que no se te olvide, soy Alex- Sonreí.


29. März 2018 14:30:22 1 Bericht Einbetten 2
Lesen Sie das nächste Kapitel "Enredados"

Kommentiere etwas

Post!
Milagros Borro Milagros Borro
Hola! Soy Milagros, embajadora de Inkspired. He estado revisando tu historia para su verificación, pero antes de hacerlo te recomiendo que revises ciertos errores de ortografía, como la falta de acentos en algunas palabras o el uso correcto de los guiones de dialogo. Una vez que lo realices, por favor responde este comentario, así volveré a revisarlo y verificarlo. Esto hará que tu historia tenga mucha más repercusión. Por el momento, está en estado de revisión. ¡Saludos virtuales!
8. März 2019 13:01:04
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 8 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!