El Baño Del Metro Follow einer Story

stanger23

George acaba de perder el último metro del día por quedarse dormido, cabreado, completamente sólo y desesperado se tiene que quedar toda la noche fuera de casa. Le entran ganas de ir al baño, pero no sabe la sorpresa que se encontrará de camino y posteriormente en el baño.


Horror Alles öffentlich. © Baychev

#scary #aterrador #baño #locura #drama #metro #cuento #historia #español #fantasmas #fantasma #miedo #paranormal #horror #terror
Kurzgeschichte
3
8.5k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

El baño del metro

Se le escapó el último metro del día, porque se quedó dormido en el banco de espera mientras leía la revista "Playboy" (edición especial, 11 de Noviembre 1995). Era domingo, por lo tanto, el horario no se ampliaba hasta las 2:00 como en los demás días, George perdió su última oportunidad para volver a casa. Al despertarse y darse cuenta de su "cagada", se levantó del banco, se quedó unos minutos contemplando el ambiente fantasma que se apoderaba de la estación, dedicó un par de insultos al conductor de metro y tiró su revista por los rieles del metro. Pasaron unos minutos y le entraron las ganas de ir al baño, hace un par de horas se comió unas cinco hamburguesas pequeñas con salsa chili, mala idea, no pudo aguantarse. Cogió su mochila y se dirigió hacia el baño que estaba a unos largos pasos del banco. Mientras caminaba hacia ahí, vio de lejos a un hombre raro, quien también se dirigía hacia el baño, pero no caminando sino bailando. El hombre iba vestido con ropa muy antigua (pantalones marrones muy largos, una camisa blanca desgastada metida dentro de esos pantalones y unos tacones rojos), de lejos se veía que era calvo, pero con unos mechones largos de pelo negro a cada lado de la calva. El hombre entró al baño y desapareció de la vista de George, quien pensó dos veces antes de entrar, seguramente porque le dio un poco de miedo este hombre tan extraño. Entró con cuidado y se dirigió hacia el último baño de la fila, mientras paseaba escuchó el tic tac de los tacones del sujeto y posteriormente vio sus pies en uno de los baños, estaba en uno de los primeros de la fila. George entró en el último baño de todos, se sentó y empezó a hacer su trabajo tratando de no pensar en el hombre raro, quien seguía haciendo ruido con sus tacones. El chico quería acabar rápido, porque no podía no pensar en lo que estaba en el otro baño, le asustaba aunque más tarde lo negaría a sus amigos. El problema era que no todas las hamburguesas habían salido, cosa que no le permitía despegar su trasero del inodoro. George se había quitado las gafas para que no se le empañen, debido al espacio estrecho y su constante respiración, las dejó en el suelo al lado suyo. En un instante, el ruido de los tacones paró, el silencio se apoderó del baño y George levantó la cabeza aterrorizado, algo iba mal. Se escuchó un gemido fuerte que parecía sacado de alguna película porno, esas películas que tanto le gustaban a George, necesitaba novia ya, pero ya. El joven se agachó para coger sus gafas, pero estas habían desaparecido, no las lograba alcanzar con la mano, la cosa iba muy mal. El gemido se escuchaba cada vez más fuerte y venía por encima de George. El chico levantó la vista y con su vista mala pudo distinguir unos pelos negros y largos asomándose por encima del baño vecino. Parpadeó un par de veces, porque pensó que quizás era su vista que estaba jugando con el y ahí fue cuando vio una cabeza entera asomada, pero borrosa. La identificó al momento, pertenecía al hombre que vio de lejos antes. Pudo ver que algo salía de la boca de esta cosa, parecía su lengua, pero no lo creyó, lo que salía medía más de 13 cm. George se levantó del váter y justo antes de salir disparado de ahí, sintió algo lamiendole su ano, se movía con mucha agilidad y hacía cosquillas, una cosa horrorosa. Finalmente salió corriendo del baño aún con los pantalones bajados tropezándose un par de veces hasta salir fuera de la estación del metro dejando sus gafas en el baño.
Pasaron unas semanas y George se olvidó del asunto hasta que leyó una noticia que le dejo completamente aterrorizado y en shock.

"Dos adolescentes encontraron la pérdida muñeca Geremy en la estación de Blackwell. Geremy es la famosa muñeca maldita que data de los años 50 y ha estado siempre presente en escenarios de suicidios terribles. Expertos afirman que la muñeca tiene que estar encerrada en un lugar seguro, lejos de "curiosos", debido al grave peligro que presenta. La muñeca lleva ropa antigua, probablemente de los año 50, unos tacones de dama rojos y  mechones largos de pelo negro a cada lado de la calva. Expertos en lo paranormal aseguran que si uno ha tenido experiencia con Geremy, tiene que acudir a ellos, porque quizás aún estén en peligro."

-Hmmmmmmmmmm... - se escuchó un fuerte gemido proveniente del baño.

23. Januar 2018 23:25:16 0 Bericht Einbetten 2
Das Ende

Über den Autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~