Fragmento 1 - La Melodía Escarlata Follow einer Story

nhyn Oscar R.

Puede que esta no sea una historia larga o al menos no la es aún, pero, hay algo de lo que puedes estar seguro, su contenido es solo parte del principio de un gran conflicto que puede llevar al fin de toda existencia. En este pequeño fragmento, uno de los tantos que fueron robados del árbol de los personajes, veras un acontecimiento sencillo pero no por eso menos importante, es mas, el simple hecho de conocerla quizá nos pueda salvar.


Fantasy Alles öffentlich. © oscar stiven riascos (Nhyn)

#cuentos fantasticos #fantasia #caballero #novela #cuento corto #musica #melodía #escarlata #escrito
Kurzgeschichte
2
9464 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

El Primer Rebelde

Las miles de voces se dispersaban por la oscuridad, risas, comentarios, gritos y susurros combinados aquí y allá, mientras una tenue luz en forma de hilo se va proyectando suavemente desde lo más alto y lentamente va expandiéndose sobre una brillante plataforma de madera. En el centro una delicada figura con los ojos cerrados sostiene un violín contra su mejilla, las voces se paran en seco, la gente parece contener el aliento, la magia cautivadora de tan hermosa criatura aturde a los espectadores con su tez blanca la cual hace contraste con su elegante y brillante vestido color negro, la falta de mangas permite mirar sus brazos delgados pero torneados mientras el corpiño adornado por encajes escarlata permite notar su fina contextura, la larga falda hecha con varias capaz adornadas le da una elegancia capaz de diferenciar a la nobleza de la plebe, sus cabellos negros recogidos con un lazo carmesí al lado contrario de tan hermoso instrumento le dan un toque infantil, una muestra de la elegancia correspondiente a la corte y a su vez un desafío, una muestra de inocencia que deja entrever vestigios de madurez.

El público le ve, le envidian, le admiran, le detestan y le adoran.

El arco hace contacto con las cuerdas del violín, mientras delicadas notas endulzan el oído de quienes le escuchan, las personas sueltan el aliento contenido suavemente mientras se sumergen en la angelical melodía.


Lejos, muy lejos de aquel lugar lleno de magia hecho sonido, quizá en un tiempo diferente, el viento sopla, la calma es celestial aun así se siente una sensación, un atisbo lejano y suave similar a las notas musicales, las montañas se ven más verdes que nunca mientras son rosadas por nubes perezosas que bajan desde lo más alto del cielo para reposar tenuemente en el prado a manera de neblina, un caballero delgado, pequeño, de cabellera rojiza y larga sube una colina armado de pies a cabeza en compañía de una espada con una hoja tan negra como el carbón similar al color de la armadura que le protege y un escudo con un par de querubines tallados sosteniendo desde los lados una flor similar a una rosa pero de color azul.


Las notas cada vez más bajas hacen pensar que la melodía terminara causando zozobra en los escuchas.


El caballero solo puede escuchar su respiración a través del yelmo, la punta de su espada toca el suelo y el escudo parece a punto de caer, en unos cuantos pasos más llegara a la cima de la colina.


La melodía empieza a subir poco a poco incitando a seguir, bajando y subiendo cada vez más.


La punta de la espada sube apuntando a la cima, el escudo es agarrado con firmeza, los pasos son decididos.


La melodía toma un ritmo un poco más fuerte, los corazones se agitan y un calor entra en el cuerpo pidiendo más, mientras la delicada figura se concentra con sus ojos cerrados, con movimientos llenos de pasión.


Tras la cima un sin fin de caballeros con armaduras color jade se acercan, el caballero pelirrojo exhala, el viento sopla más fuerte.


La melodía se sostiene, pero retrocede dudosa, la chica baja el rostro lentamente, las notas toman fuerza para mantenerse, las personas se agitan en sus asientos.


El caballero avanza lentamente colina abajo mientras su cabello parece dejar una estela de fuego tras de sí, coloca su escudo en posición defensiva haciendo que el sin fin de caballeros jade se detengan mientras el más corpulento de ellos, uno que lleva una armadura más brillante que parece batida en metal y carbón, de negro y verde oscuro alce su espada, los arqueros se preparan y a su señal disparan las flechas.


La melodía se sostiene en un tono grave, la gente teme.


El caballero se acuclilla y las flechas pasan a su alrededor mientras su escudo le defiende de las demás.


La melodía toma fuerza, el público siente júbilo.


El caballero empieza a acortar la distancia con paso ligero, el caballero de la armadura como el mármol apunta su espada hacia él, los jades van a su encuentro.


La melodía es fuerte, la gente aprieta las manos al reposo de los asientos.


El caballero blande su espada, el metal enemigo cede, se defiende de los cortes y estoques, su espada corta el viento mientras uno a uno sus atacantes van cayendo.


La melodía da placer y fuerza, el público quiere gritar, quiere reír, quiere saltar.


Uno a uno van aumentando los caídos pero, el número de adversarios parece triplicarse conforme avanza, el cielo se torna gris.


Las notas empiezan a bajar y el público pierde las fuerzas en los asientos.


El caballero parece cansado, aun a la ofensiva pero parece que su armadura a pesar de verse liviana pesase más.


La melodía es tenue, los escuchas tienen el corazón en la boca, la chica parece a punto de colapsar.

La melodía aumenta abruptamente, El público no respira.


El caballero empieza a retomar sus fuerzas, es atacado pero no decae, sus movimientos no son como antes pero es consistente.


La melodía se sostiene los escuchas se sienten abrumados.


Faltan pocos enemigos, el cielo oscurece y un relámpago da comienzo a una tormenta.


La melodía baja y sube, los espectadores sienten un choque de emociones.


Solo quedan cuatro, más grandes que los anteriores pero no tanto como el último que resguarda atrás.


La melodía es suave, el público se inclina en sus asientos.


Tajos vienen y van el caballero logra esquivar algunos, los que no solo le rozan, la lluvia le entorpece la mirada y los movimientos, los cuatro jades no seden, le rodean, la pelea se transforma en una danza, una danza en busca de sangre.


Las notas suben y bajan frenéticamente, los escuchas buscan la mano de su vecino sin quitar la mirada de la joven.


Le atacan entre tres, luego dos, los cuatro, el caballero se mueve entre ellos, le acorralan, uno de los gigantes se lanza con una espada en una mano y un puñal en la otra buscando un golpe definitivo, pero es recibido con una estocada, el inerte peso de este no le permite moverse, los tres restantes se abalanzan juntos por la espalda.


La melodía es fuerte, el público se echa hacia tras en sus asientos, sienten una punzada en el pecho.


El caballero se agacha para esquivar el ataque de los tres gigantes mientras por encima dos espadas y una lanza son partidas por un enorme mandoble, el filo atraviesa el metal que protege a los gigantes de jade y los derriba, el caballero aun agachado voltea la mirada mientras un relámpago ilumina el cielo y con sus ojos color avellana ve al colosal de mármol a su espalda.


Las notas son bajas casi mudas, la delicada criatura suelta una lagrima, el público baja la mirada.


De un puntapié el enemigo lanza al caballero contra el lodo y alza su enorme espada, el caballero esquiva por poco el feroz tajo mientras el mandoble se levanta y el barro que alza se incrusta por su yelmo y le impide ver.


La melodía sube y baja estridentemente, los escuchas se muerden los labios.


El caballero retrocede sobre sus manos y después se pone a gatas, mientras una enorme mano le sujeta la larga y rojiza cabellera colocándole de rodillas, el mandoble es alzado mientras el cielo llora a cantaros tintineando sobre las armaduras que cubren el suelo, los relámpagos iluminan el cielo, los truenos retumban a lo lejos.


Las notas con cada vez más altas, suben y suben, la audiencia tiene los ojos bien abiertos.


El mandoble empieza a bajar.


La melodía para de súbito, la audiencia comienza a sollozar mientras la luz se apaga de golpe, el silencio es absoluto, un gemido aquí y allá se empieza a escuchar.


Unas notas suaves se escuchan mientras la tenue luz vuelve a envolver el escenario.


El coloso ha soltado el mandoble, un puñal descansa en una abertura cerca de su cintura.


La melodía empieza a subir y bajar lentamente, al público le brilla la mirada.


El caballero toma el mandoble mientras se suelta de su captor, este se queda con unos cuantos mechones de cabello en la mano.


Las notas son altas, pero el público se siente sereno y vivaz.


El cabello en las manos del colosal caballero se torna negro mientras este le contempla ensimismado.


La melodía se sostiene, la audiencia tiene las manos sobre sus corazones, se aferran de las manos de otros, sonríen nostálgicos.


El mandoble de desliza por el aire cortando las pocas gotas que caen del cielo y terminan con la feroz batalla.


Las notas suben, la chica inhala.


La lluvia termina mientras un perezoso sol se asoma por entre las nubes acariciando los prados, las montañas y lagos a lo lejos. El caballero contempla el camino a lo lejos, verde y brillante, alza las manos hacia su yelmo para retirarlo.


La melodía baja suavemente, la chica exhala imperceptiblemente y comienza a abrir lentamente sus ojos.


El cabello rojizo es acariciado y sacudido por el viento cubriendo el rostro del caballero, mientras este lo aparta se va tornando negro y la tez blanca se hace visible.


Los hermosos ojos avellana se abren para ver a la oscuridad que se comienza a llenar de ovaciones, risas, aplausos y poco a poco una tenue luz, entre las ovaciones se escucha algo más un sonido fuerte y constante, el sonido de un centenar de pisadas, el griterío de la gente se detiene al ver a una cuantía de soldados jade rodeando el escenario mientras apuntan con sus armas a la chica.

1. Januar 2018 01:11:50 3 Bericht Einbetten 0
Das Ende

Über den Autor

Oscar R. Soy un escritor amateur que escribe por el amor a la fantasía y la ficción, que lee por la emoción de viajar a otros mundos, que espera crecer y compartir las ideas que rondan por mi cabeza.

Kommentiere etwas

Post!
Alejandro Palacios Tzintzun Alejandro Palacios Tzintzun
Me gustó tu historia porque me hace recordar tiempos antiguos y otros de mis lecturas. Sigo tu historia y te invito a visitar alguna de las mías de ciencia ficción. Saludos tienes un amigo nuevo. Nos vemos 😄
6. Januar 2018 15:12:35

  • Oscar R. Oscar R.
    Os agradezco tu comentario desde el corazón, veré tus novelas con gusto y espero podamos llevarnos bien 14. Januar 2018 16:57:40
  • Oscar R. Oscar R.
    Os agradezco tu comentario desde el corazón, veré tus novelas con gusto y espero podamos llevarnos bien 14. Januar 2018 16:57:40
~

Verwandte Stories