M
Marisa Molina


Nunca sabemos que encontraremos en una tienda de antigüedades


Thriller Nicht für Kinder unter 13 Jahren.
Kurzgeschichte
4
2.8k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

La tienda de antigüedades

La tienda de antigüedades

Me gusta perderme por la ciudad, por sus calles empedradas, sentir el olor a pan recién hecho, y esas maravillosas tiendas de antigüedades en las que estoy durante horas.

Mi preferida la tengo justo en la esquina de la calle donde vivo. Siempre encuentro algún objeto interesante que comprar.

Extrañamente hoy no he visto nada que me llame la atención, cuando me dispongo a abandonar la tienda, el dueño me dice si me gustaría ver un objeto insólito, soy bastante curiosa así que decido ver que quiere mostrarme.

Tarda un buen rato, me estoy empezando a impacientar, veo que sale de la trastienda con un espejo incrustado en un marco de madera de roble. Es bastante voluminoso, no está muy bien conservado, y además no sé por qué, pero al verlo he sentido un escalofrío.

Decido marchar sin articular palabra. Llego a mi casa con la respiración acelerada así que decido darme un baño y tomar un té caliente, me irá bien para relajarme. Estoy agotada, así que me iré a la cama a descansar.

Un ruido estridente me despierta, me levanto medio dormida y al salir al salón mi cara se desencaja, el espejo de la tienda de antigüedades está allí. Siento mucho miedo, no sé si gritar, intentar calmarme o llamar a emergencias. Se me ha colapsado el cerebro y no puedo pensar con claridad. Abro la puerta con el espejo y lo dejo al lado del contenedor, ya que pesa tanto que no soy capaz de poder meterlo dentro. Salgo corriendo, mirando hacia atrás por si me persigue. Es ridículo pensar eso, pero tampoco era posible que estuviese en mi casa.

Giro la cabeza nuevamente, cuando vuelvo la mirada al frente, un coche me ha atropellado dejándome inconsciente.

La próxima vez que abro los ojos estoy en el hospital. Debo de haberme roto algo, porque siento mucho dolor.

La puerta se abre, entra un mensajero y me deja un sobre en la habitación. Me intriga saber su contenido.

Lo abro y hay una carta con una sola frase “no puedes escapar de mí”. Un sudor frío me recorre el cuerpo. ¿Será una broma? Escucho unos golpes que parece que provienen del baño, como si hubiese alguien dentro. Me levanto despacio y me dirijo hacia allí, abro la puerta y está vacío, quizás la medicación me está haciendo tener delirios. Cierro la puerta y al girarme, el espejo está frente a mí, veo una imagen distorsionada que me resulta familiar, es el vendedor de la tienda de antigüedades. Antes de que pueda reaccionar su cuchillo me ha atravesado, lo último que escucho es: otra pieza insólita .

17. September 2022 21:06:00 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
4
Das Ende

Über den Autor

Marisa Molina Cada viernes un relato nuevo

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~