maryahwellescritora Maryah Well-Autora

Mezclar la relación profesional con la personal no siempre es bueno. Muchos condicionantes nos avisan de que algo saldrá mal en esa unión y la amistad y el puesto de trabajo se marchan junto a los sentimientos. Maedow descubrió que no era buena idea tener una relación personal con alguien con el que trabajas cinco días a la semana, dos horas diarias. Cuando la situación se vuelve insostenible, lo mejor es cortar por lo sano y, para ello, tendrá la ayuda del integrante más joven del grupo MS2, Seung. Sin embargo, no todo será fácil. El afectado por esos cambios no se quedará de brazos cruzados y, con ello, hará que las tres parejas se resientan al descubrir el gran secreto de los siete miembros de la banda musical. ¿Conseguirán resolver sus diferencias y continuar juntos o, tal vez, las chicas sean demasiado orgullosas para dar su brazo a torcer y perdonarlos?


Romantik Zeitgenössisch Nur für über 18-Jährige.

#bts #jiminbts #jkbts #jinbts #melodiadeamor #maryahwell #novelafantasia #fantasia #romance #amor #inspiracionbts
0
2.5k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Capítulo 1

Maedow botó la pelota mirando a su oponente, la lanzó hacia el cielo y remató con la raqueta para empezar el nuevo set que tenía por delante. Iba perdiendo, pero no quería que aquello acabara con ese resultado. Estaba dispuesta a cambiar las tornas cuando una voz grave la desconcentró:

—¡Vamos, Maedow! Concéntrate de una puñetera vez.

La chica resbaló con la tierra del campo de tenis y su oponente ganó. Se levantó con frustración y miró hacia su entrenador con cara de pocos amigos.

Los integrantes del grupo estaban sentados en las gradas e intentaban animar a la muchacha para que remontara.

Seung miró al hombre que le gritaba y se mordió el labio inferior para controlarse. Su entrenador no estaba actuando como tal, al contrario, la estaba desmotivando con tanto regaño y órdenes. Cogió aire levantando las manos para rodear su boca y gritó:

—¡Tú puedes, pequeña!

La joven clavó su mirada en el cantante, le dedicó una sonrisa, respiró hondo y volvió a sacar para anotar poco después.

Ganó el set, pero ya era demasiado tarde para que pudiera llegar a ganar el partido. Le había faltado poco para poder remontar, aun así, su familia y los miembros del grupo la aplaudieron y animaron para que no se viniera abajo.

Se secó el sudor de la cara con la toalla que dispuso alrededor de su cuello y se sentó en la silla blanca de plástico intentando ignorar a su entrenador que le estaba diciendo de todo menos bonita.

—¿Me estás escuchando? —le preguntó el hombre no muy contento por perder.

—Por supuesto. Me ha quedado todo muy claro —contestó ella recogiendo sus cosas y caminando hacia el vestuario para darse una ducha.

El rostro del entrenador se quedó petrificado ante el comportamiento de ella y pateó la silla con furia y frustración.

***

Maedow salió al aparcamiento del estadio donde sus hermanas y los miembros del grupo la esperaban para llevarla a casa. La abrazaron todos juntos, aplastándola entre ellos para darle ánimos y asegurarle que el siguiente partido lo ganaría con más ventaja.

Se montaron en las furgonetas negras y pusieron rumbo hacia la casa de las chicas donde los padres esperaban con la mesa del comedor preparada para almorzar.

Seung se sentó enfrente de ella y la miró cada dos por tres, preocupado por el estado de ánimo de la chica ante la derrota. Él tenía una idea de porqué había estado tan desconcentrada, pero no se atrevía a comentarle nada.

La joven salió al jardín para tomar aire fresco después de la comida y se sentó en el borde de la piscina con los pies dentro del agua. Su mirada estaba clavada en sus pies mientras unas lágrimas rezagada resbalaba por su mejilla y se la enjugaba sin que nadie se diera cuenta de su tristeza.

Estaba regocijada en sus sentimientos de poca felicidad cuando sintió que alguien se sentaba a su lado. Se enjugó las lágrimas en silencio y miró a su visita.

—Deberías alejarte de él. Si continúas así tu sueño de los Juegos Olímpicos se irá al traste —observó Seung ocultándola con su cuerpo para que nadie más la viera de aquella forma.

—¿Y cómo hago eso? Es mi entrenador.

—Cambia de entrenador.

—Como si fuera tan fácil. No se consigue a un buen entrenador de la noche a la mañana —bufó la chica.

—Si te consigo un nuevo entrenador, ¿querrás cambiarlo?

La joven lo miró con los ojos celestes, lo sopesó durante unos segundos que le parecieron eternos al cantante y ella asintió con seguridad.

El chico sacó el móvil del bolsillo de su pantalón, mandó un mensaje a su mánager y le dedicó una sonrisa a la chica cuando recibió la respuesta.

—El lunes empieza tu nuevo entrenamiento. Vamos, van a encender el karaoke —le informó él al levantarse y ofrecerla la mano para ayudarla.

Maedow se rio sorprendida por aquella rapidez, cogió la mano del chico sintiendo un escalofrío por todo su cuerpo y se dejó llevar hasta el salón para ver cómo su madre empezaba a cantar cuando el karaoke se encendió.

1. Juni 2022 13:52:12 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel Capítulo 2

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 1 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!