axel-melgarejo1625109491 Axel Melgarejo

Toda historia tiene un principio y todo heroe una prueba de fuego. Siendo este el caso de la primer Misión de Linnet al tener que salvar al Universo 600 de la amenaza del terrible Señor Crow y su peligrosa y letal arma conocida como el: Psicotrix. contando con la ayuda de un detective de homicidios llamado Michael J Grutsie y un agente de la C.I.A Linnet deberá de evitar que Crow destruya el mundo y a la vez aprender todo lo necesario de un universo cuyas reglas, composición y costumbres son completamente desconocidas para esta valerosa Exploradora de Grumsier. Las aventuras de Linnet apenas acaban de comenzar.


Abenteuer Nur für über 18-Jährige.

#Linnet #detectives #policial #suspenso #acción #multiverso
0
1.3k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

PROLOGO: LA FUGA DEL PROYECTO 20

Un viejo cementerio de Automóviles era el lugar perfecto para una bella transacción de drogas como la Heroína o la Cocaína o quizás algo peor que las dos drogas anteriormente mencionadas, tal y como lo descubriría esa noche el famoso Narco Traficante Gil Moreno.

De tamaño pequeño, con una reluciente calva y llevando un traje amarillo junto a una camisa blanca, el reconocido Narco Traficante Gil Moreno estaba esperando pacientemente su nueva adquisición para colocarla en el mercado.

Le acompañaban dos de sus más temibles Guardaespaldas, quienes llevaban dos Uzis en sus manos y vestían con camisas Hawaianas. Una de color azul y la otra amarilla.

- Ya han pasado tres minutos desde que ese idiota de Rick debió llegar. Nunca confíen en un sujeto cuyo apodo suele ser el señor Crow, chicos

- Señor, creo que aquí viene- le señaló el guarda espaldas de camisa azul

Un auto de color negro de la marca Mercedes Benz con sus luces apagadas apareció casi de sorpresa en mitad de aquel viejo cementerio de autos abandonado. Los vidrios del coche se encontraban templados impidiendo a los de afuera ver quiénes iban en su interior.

Las puertas se abrieron y salieron del coche tres personas que llevaban camperas de cuero y pantalones vaqueros desteñidos.

- ¡Rick, es un gusto que al fin llegaras!- lo saludó Gil con un tono de sarcasmo

Nadie dijo nada, los hombres de Rick se mantuvieron parados mientras sus cabellos largos de distintos colores se movían con el viento. Sus cabelleras eran de color negro, rubio y rojizo. Los tres lo miraban con algo de cautela, como si pensasen en atacarlo.

- ¿Qué pasa Rick? ¿Acaso el gato te comió la lengua?- se mofó Gil largando una risa nerviosa

No parecía haber una respuesta, solo un silencio sepulcral que lo único que logró fue que Gil perdiera la calma y le gritara con autoridad:

- ¡Lo mejor es que salgas a hablar conmigo porque no estoy de humor para juegos estúpidos!

Al no haber una respuesta ante tal orden, Gil se molesto y le dijo a sus guardaespaldas:

- Vámonos de aquí muchachos, esto no tiene sentido

Antes de poder dar la media vuelta e irse, se escuchó una penetrante risa que era siniestra y maliciosa, siendo seguida por una pregunta que salió desde dentro del coche:

- ¿Sentido?- le preguntó esa voz con un tono divertido. Saliendo del coche, un sujeto vestido con un sobretodo negro, una camisa blanca y un traje de color negro se presentó ante los demás con sus brazos extendidos hacia los costados con sus manos abiertas. El rostro de aquel misterioso individuo estaba pintado con un maquillaje intimidante que era blanco por completo pero con algunas líneas negras adornándolo en distintas direcciones, dando a entender que era el rostro de un cráneo Humano. Largando una risa divertida añadió- ¿Qué tiene de divertido tener sentido, señor Moreno?

- Escuche- le contestó Gil sintiendo como se iba su voz al ver el tétrico aspecto de su vendedor- no estoy de humor para juegos. Usted por teléfono me dijo que tenía una nueva droga que darme, algo que podría revolucionar el mercado de los estupefacientes

- En efecto, lo tengo- le aseguró aquel siniestro hombre en ese momento, viendo a sus secuaces, les pidió- muchachos, denme el maletín por favor

Largó una pequeña carcajada al ver como sus hombres buscaban dentro del auto un maletín gris de aluminio. Al encontrarlo, se lo entregaron al hombre del rostro cadavérico y él lo abrió para mostrarle su producto a su comprador.

- Esto que ve aquí se llama Psicotrix- le contó aquel hombre de rostro cadavérico mostrándole una bolsa con un polvillo verde demasiado opaco en su interior- una probadita de esto y usted estará en el cielo, literalmente hablando

- Posiblemente lo use para poder divertirme un rato con mis amigas, casi seguro que nos querrás acompañar ¿Eh amigo?- rio Gil pero aquel sujeto le contestó con un tono demasiado duro y severo

- No hable banalidades porque usted está en presencia de la muerte- esbozando una tétrica sonrisa que acentuaba su horrido aspecto, agregó- esta maravilla es un arma señor Gil, no es una droga común y corriente

- ¿De qué me habla? ¿ Es que acaso me está vendiendo un arma?- le preguntó Gil mostrándose muy sorprendido

- Por favor, déjeme que le enseñe- le pidió ese hombre, cuyo apodo era el Señor Crow, abriendo la bolsa y sacando algo de ese polvillo colocándolo sobre la palma de su mano

Acercándolo a su boca, sopló el polvo hacia donde estaban los demás quienes lo aspiraron y comenzaron a toser. Antes de poder preguntar siquiera lo que estaba pasando, tuvieron visiones aterradoras de demonios de terrible aspecto ir a donde ellos estaban. Sus ojos comenzaron a sangrar y sus narices también. Gil y sus hombres se sujetaron las cabezas con ambas manos mientras gritaban de dolor para finalmente perecer.

El señor Crow se acercó a los cadáveres y les dijo con un tono burlón:

- Por cierto, la primera y última dosis es gratis- sin poder o querer contenerse, comenzó a reír como un desquiciado

- Felicidades señor- le habló uno de sus secuaces- el experimento ha sido un éxito

- Quizás más que eso amigo- le respondió Crow con esa sonrisa maniaca- dentro de poco podre controlar todos los universos tal y como siempre lo he deseado desde tanto tiempo atrás. El caos eterno será mi legado, ya lo veras. Ahora vamos amigo, es hora de poner en marcha nuestro pequeño plan maestro

Los cuatro se subieron al coche y partieron hacia su nuevo destino.

No lejos de allí, en un oscuro callejón, un vagabundo de cuarenta años con cabello largo y barba canosa estaba bebiendo sus últimos tragos de su botella de cerveza.

- Je, pequeña marca “Doña Juárez de México”, usted no será una mujer pero es más confiable que ellas- le habló con un acento de ebrio aquel hombre mientras besaba la botella

Largaba unas pequeñas risas de borracho cuando miró al cielo y le pareció ver algo extraño en él: eran las estrellas. Estas parecían estar bajando del firmamento para comenzar a reagruparse en el oscuro callejón.

- ¿Qué carajos?- se preguntó sorprendido el vagabundo al ver aquello

Las mismas estrellas eran de un color dorado o blanco, no estaba seguro del todo. Aterrado llegó a considerar que era una alucinación producto de la cerveza pero cuando estos astros comenzaron a tomar una forma física fue que el vagabundo pensó en la respuesta más lógica: Aliens.

Ante él las estrellas formaron la figura de una mujer de esplendoroso aspecto: de cabellos dorados como el sol, ojos azules como el mar, una camisa blanca con unas extrañas decoraciones doradas en forma de flechas que estaba en posición horizontal, pantalones de color negro o posiblemente marrón oscuro, no estaba seguro del todo, una faja de seda color rojo en la cintura y un arma muy antigua de color dorado en el cañón. Su culata era de madera. Ella vestía un sobretodo verde demasiado grande y algo extraño, como si fuese del renacimiento. Una bolsa redonda de color verde con un hilo negro colgaba de su cuello y la parte más fundamental que era una boina negra con una pluma blanca en su costado izquierdo que parecía darle un autentico toque renacentista.

Aquella mujer se veía muy sorprendida de verse en aquel lugar.

- ¿Eres un Alíen?- le preguntó el vagabundo asustado y ella se dio vuelta confrontándolo con su penetrante mirada

Se veía sorprendida al estar en ese extraño contorno, como si fuese algo nuevo o inesperado para ella. Largando un suspiro, le contestó con una voz muy poco femenina pero bastante directa:

- ¿Ubi sum ego?

- No sé que me ha dicho señorita, pero se encuentra en la tierra y es su día de suerte ¿ Y sabe por qué? Pues porque soy el presidente del planeta- le contó el vagabundo esbozando una nerviosa sonrisa que delataba su clara mentira, la mujer cerró sus ojos y negó con la cabeza mientras emitía una pequeña y ronca risa como para ser de una dama

- Tibi velis- le respondió aquella mujer riendo con su gruesa voz, dándole la espalda y echando a trotar debido a que tenía prisa

Tenía una misión que cumplir y esta era: evitar la destrucción de ese mundo

15. Juni 2022 02:21:00 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel CAPITULO 1: UNA NOCHE TRANQUILA

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 11 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!