revanchi Revanchi Oficial

A la Cazadora se le fue asignada una importante misión bajo la supervisión de uno de los Cazadores mas fuertes, un Serafín. Bajo la identidad de Runé tendrá que viajar por todas las Tierras de la niebla. Se encontrara con Bestias sangrientas y otros Cazadores, algunos amigos y otros enemigos. Tras su viaje ira conociendo a personas que poco a poco cambiaran su perspectiva de ver a las demás personas como un estorbo. Pero igualmente esos lazos que vaya creando podrian ser una debilidad en el futuro.


#5 in Fantasy #2 in Dunkle Fantasie Nur für über 18-Jährige. © Todos los derechos reservados

#fantasia-oscura #hacedordefantasia #worldbuilding #armas #guerra #novelaligera #aventura #fantasia #cazadores #bestias #gotico #edadvictoriana #magia
18
3.5k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Alle 15 Tage
Lesezeit
AA Teilen

Capitulo 1 - Perspectivas Lejanas

📷📷📷📷📷📷📷📷📷

Era el año 23 del siglo 6 del tercer milenio. (3623)

Las Tierras de la niebla, un lugar en donde la neblina y criaturas abundan, está en un caos infernal. El reino de los Humanos, Bestias, Demonios y Nephalem se encuentran en una guerra por la supremacía del control de estas tierras.

Estado actual... estamos perdiendo...

Las fuerzas enemigas, principalmente la de las Bestias, es una fuerza incontrolable, únicamente motivadas por la sangre fresca. La operativa central de la capital Everfall ha lanzado una última operación a gran escala en contra de las Bestias junto a fuerzas de respaldo que desde un principio no creíamos ser capaces de cooperar, pero son tiempos difíciles.

Pueblos y ciudades han sido arrasados, bajas civiles... incontables. No es en broma cuando digo que si esta última operación fracasa la raza humana estará condenada a la extinción. Pero hasta que caiga el último de estos individuos, la humanidad podrá revertir la situación. Estos seres son conocidos por los Humanos como Cazadores, y son lo mejor de lo mejor que la humanidad puede ofrecer, y aunque la mayoría de ellos no eran como antes, algunos son capaces de cambiar el rumbo de su especie.

Muchos eventos pasaron hasta la fecha actual, tanto alianzas entre reinos como traiciones, pero ahora la gran batalla final estaba sucediendo. La batalla contra el mal absoluto se encontraba en juego, y los humanos no lo iban a desperdiciar. Esta batalla determinaría el destino de cada raza con su sociedad y existencia con ella.

Yace un pueblo a la lejanía, aunque este se había visto algo antiguo y un poco tétrico, era el hogar de cientos de pueblerinos. Varias casas cuadradas pegadas entre sí era la vista normal. Su camino no era más que la misma tierra que cuando llovía esta se volvía barro. Ciertamente, juntándolo con la ambientación nublada de estas tierras, formaban una sensación de soledad. Pero al mismo tiempo una de calma. Sin embargo, en este momento yacía en llamas, gran parte del pueblo estaba cubierto por abrazadoras llamas.

Gritos y el choque de ataques se podían escuchar por todo el pueblo, al igual que pisadas rápidas de los pueblerinos que trataban de escapar del campo de batalla.

Varias personas, todos siendo hombres, todos ellos portaban ropas de cuero parecidas a gabardinas. Se encontraban luchando contra una horda de Bestias, Bestias de diferentes apariencias tratando de devorar a toda persona posible.

Todas las personas que vestían igual con ropas de cuero se defendían con armas de cuerpo a cuerpo, algunos llevaban espadas, lanzas y un gran número de armas blancas. Una peculiaridad sobre sus armas era que estaban imbuidas por un resplandor blanco, para ellos esa ayuda era lo único que les permitía enfrentarse a esas Bestias.

Pero eso no era todo lo que estaba pasando, un poco alejado del pueblo, cerca de un monte, con todos sus árboles secos y en este caso destruidos, estaban dos siluetas combatiendo entre ellas. A una se podía apreciar como a una mujer con pelo blanco que le llegaba hasta la nuca.

Vestía un conjunto de ropas largas de cuero negro incluyendo una gabardina que cubrían todo su cuerpo junto con una especie de pasamontañas negro y un gorro puntiagudo viendo para el frente. Lo más llamativo de la mujer eran sus ojos color dorado, parecieran los ojos de un depredador acechando a su presa.

Lamentablemente no era el caso, ya que la silueta a la que estaba combatiendo a su imagen y capacidades no era humana. Su cuerpo estaba hecho de madera de roble, pese a ser madera era tan resistente como el metal, la parte inferior de su abdomen estaba conformado por cuatro patas similares al de un caballo.

En realidad, era mitad caballo, su término conocido sería un druida. Su cabeza que no poseía boca, estaba solo conformada por unos cuencos vacíos que imitaban sus ojos.

Mientras que su cintura era igual a la de un humano, lo más llamativo es que poseía cuatro brazos, dos en cada lado, y en la parte trasera de su cabeza se extendían raíces que simulaban a su pelo.

Estas dos presencias estaban intercambiando ataques, la mujer con una especie de cadena con hojas dentadas igual con un resplandor blanco imbuyendo el arma estaba preparada para lanzar un ataque, mientras que el humanoide de madera estaba en posición para comenzar una carga.

En este punto avanzado de la pelea las heridas por parte de la mujer eran visibles, por otro lado, la persona roblé tenía cicatrices y rasguños, nada en comparación con la mujer. Estas dos estaban enfrente de sí viéndose mutuamente.

Y en un momento ambas se lanzaron para someter a la otra. En un momento después de la carga, la mujer estaba tumbada en el fungoso suelo, pero aún estaba viva, aunque estando algo inconsciente, aún podía abrir sus ojos, sus heridas habían aumentado más que previo a la carga.

Cuando recordó su pelea contra el ser de roble intento levantarse, pero no podía, tenía varios huesos rotos y el jadeo constante por oxígeno no la ayudaba.

Ahí fue cuando se dio cuenta de que había perdido su pasamontañas, cualquiera que la viera ahora podría apreciar su bello rostro. Pese a ser una combatiente, su rostro no decepcionaba ni un poco, era gentil y calmado, pero sus ojos que una vez brillaron con intensidad ahora estaban vacíos.

Estaba cansada, tanto física y mental, ya no soportaba todo esto.

Había pasado por toda dificultad hasta ahora, antes no se preocupaba por esto, pero ahora que había explorado y experimentado nuevas cosas habían cambiado su forma de ver las cosas. Llegado a este punto había perdido demasiado de lo que le importaba.

Ya no sabía si merecía seguir peleando, si sus esfuerzos le serian recompensados, si se levantara una vez más cumpliría su meta, ya no sabía qué hacer.

Aun así por alguna razón estaba tranquila, pese a estar en ese estado no había señales del ser de roble, no sabía si lo había matado, ya que ni siquiera podía girar su cabeza para ver en la otra dirección, solo el acto de que siguiera viva y no la remataran tranquilizo su mente.

Con ese pensamiento no hizo nada más que ver al cielo nublado. Aunque aun fuese de noche y el cielo estuviese nublado, esta vista era común para ella, ya que este lugar no era normal, pero era su hogar y recordó que tenía razones para pelear, aunque fueran pocas. Hizo una promesa, le prometió que no cometería los mismos errores que ella.

Al ver esta vista cotidiana se profundizó en sus pensamientos, en cómo había terminado en esto, en cómo había cambiado desde ese entonces y en como solucionaría todo este desastre.

El hecho de que momentos previos se había enfrentado a una Bestia de madera pareciera que jamás ocurrió.

Y perdida en sus pensamientos y con el resplandor de la luna detrás del cielo nublado sobre de ella iluminando su cabello que revelaba un débil tono rosado, cerro los ojos murmurando algo que nadie logro escuchar.

Sin siquiera notarlo ya estaba durmiendo, recordando el primer día en que todo cambio, el día en el que deseo darse cuenta de sus alrededores.

Parte 2

Año 20 del siglo 6 del tercer milenio. Ubicación actual: Una arbórea entre La capital Everfall y Breach Forest.

< Punto de vista de un mercenario >

¿Cómo llegamos a esto? Quisiera saber cómo exactamente todo se fue al carajo, nada de esto debería de haber pasado, no es normal, ¿por qué mis camaradas están siendo devorados enfrente mía?

Axe, un hermano para mí está siendo devorado por un grupo de Sabuesos Costilla delante de mí, no solo el sino dos amigos más de nuestro grupo. Solo teníamos que escoltar una caravana de suministros hasta Breach Forest, solo un pueblo de distancia de la Capital de Everfall, no tardaríamos siquiera una semana en llegar.

Pero aquí estamos, rodeados de Sabuesos Costilla, estas Bestias están por debajo de la categoría de riesgo, incluso para nosotros que no podemos usar magia arcana no deberían ser un gran problema. Estas Bestias, cuya única peculiaridad era su piel gris con ojos carmesí y sus costillas sobresalientes, nada más era diferente a las de un perro, cambiaron totalmente.

Sus tácticas, su comunicación, incluso sus habilidades físicas.

Recuerdo perfectamente que después de aceptar el trabajo del mercader de la caravana teníamos la posibilidad de encontrarnos con bestias en el camino, pero cuando salimos era de día o bueno, la niebla clara sobre nosotros indicaba eso; Según del lugar donde provienen los primeros habitantes de la niebla su hogar era bañado por una esfera de fuego, pero me costaba creer eso.

No, no, ahora no es momento de pensar en eso, enfócate, ¿qué sucedió antes de esto?

Apenas escoltando a la caravana por un día entero sin problemas nos faltaba medio día para llegar a Breach Forest, pero antes teníamos que cruzar un camino lleno de árboles. Afortunadamente había un camino allanado de concreto que atravesaba la arbórea y ya que era de día si nos topábamos con Bestias estas deberían de ser de clase baja y eso fue exactamente lo que paso

En medio del camino de concreto el caballo de la caravana se empezó a comportar extraño, significaba que algo nos estaba observando y nos preparamos para el combate, pero el combate de tierra que esperábamos jamás llego, si no fue desde el aire.

Sin siquiera notarlo, una veintena de Sabuesos Costilla salieron de la nada de los árboles de al lado, aterrizando sobre nosotros. Por puro reflejo evite una mordida hacia mi cuello, lamentablemente tres de los nuestros no tuvieron el mismo destino.

Al lado mío, el novato que se nos había unido apenas unas misiones atrás estaba siendo devorado vivo. Instintivamente balance mi espada hacia el cuello de la Bestia, ya que estaba disfrutando de la carne de mi compañero no intento esquivar mi ataque.

Una vez que elimine al sabueso me dirigí con el novato, pero ya era tarde. La herida que tenía en su garganta era profunda y no tardaría en desangrarse, lo único que podía hacer era terminar su sufrimiento, pero no me dejaron.

Axe, el líder de nuestro grupo nos ordenó una formación defensiva inmediatamente. Quería que el novato que una vez me pidió consejos y que me tenía una gran imagen no sufriera más, pero la horda de Bestias y la caída de dos más del grupo me lo impidieron.

Maldiciéndome por mi impotencia, deje al novato y me forme en el círculo alrededor de la caravana.

Éramos mercenarios, sabíamos que esto podría pasar, aun así era extraño, todo sobre los Sabuesos Costilla era extraño, y no tardaron en demostrarnos lo mismo.

Terminando su primer ataque, los sabuesos deberían de haber atacado en frenesí debido a sus números, pero no lo hicieron. A cambio volvieron a las bases de los árboles y empezaron a trepar usando sus costillas sobresalientes como soporte.

Nos quedamos estupefactos, todos menos Axe que sin titubear ordeno el avance de la caravana hacia la salida del camino. Si saliéramos de la arboleda esos sabuesos no podían usarlo en su beneficio.

Ahora preparados, recibimos el segundo ataque de los sabuesos que se lanzaron una vez más. A diferencia de la otra vez nadie sufrió heridas graves, pero algo era extraño. Los sabuesos que cayeron eran menos que la primera vez, solo pudimos matar a cuatro en la primera emboscada, faltaban más. Sin tiempo en que cuestionar avanzamos aún más.

Y cuando estábamos a punto de salir oí los gritos de mis compañeros que estaban en la parte superior de la caravana.

Debido a que yo estaba atrás no podía ver que estaba sucediendo, así que intercambiando lugar con un compañero al lado mío presencie la escena.

La mitad de la horda de Bestias estaba ahí, contándolos eran ocho Sabuesos Costilla que nos habían estado esperando, pero las personas que estaban siendo devoradas me carcomió la mente.

Helmi y Bjorn, uno era mi amigo, mi amigo de la infancia, no solo de la mía, sino de Axe y de Helmi, y la otra era ella, mi amiga de la infancia y más importante, mi amada.

Sin titubear un segundo abandoné mi posición abalanzándome para salvar a Helmi. Sabía que no podía salvar a los dos, pero ya me había decidido, no dejaría que muriera, mucho menos después de que nos confesáramos.

— ¡Helmi!

— ¡Idiota es una trampa! —antes de estar cerca de ella Axe me grito eso, pero no escuche.

La Bestia que estaba devorando a Helmi estaba babeando y mirándome, ¿cómo mierda se supone que me quede quieto después de eso? Ignorando la advertencia de mi amigo de la infancia restante estaba a menos de un metro de esa Bestia y de Helmi. Estando cerca de ella mi vista se fue para atrás, en cambio, mire a Axe en el lugar en donde debería de estar ahora mismo, me había jalado.

Cayendo de trasero en el frío concreto, alce la cabeza y apenas viendo enfrente mía sostuve la respiración.

Axe estaba sujetando a tres sabuesos que no había visto antes, dos estaban mordiendo sus brazos y el otro una pierna. Debido al gran tamaño de Axe no lo tumbaron, pero estaba agachado debido a su pierna que estaba siendo mordida.

Y mirándome sobre su hombro mostró una cara de alivio con una sonrisa que no llego a sus labios, un instante después el resto de la mitad de las Bestias se abalanzó sobre Axe, cubriendo todo su cuerpo. Podía oír sus quejas de dolor y finalmente su silencio.

De repente mi mundo se volvió más lento. A la vista era el montón de sabuesos que estaban comiendo a Axe, al lado suyo la Bestia que intente quitar sobre Helmi seguía devorándola, pero Helmi que tenía ojos suplicantes estaban inmóviles. Sabía que ya había fallecido, igual que Bjorn, solo que no podía ver su rostro ya que esa fue la primera parte que devoro su sabueso.

Detrás de mí podía oír al resto del grupo luchando por defenderse de la otra mitad de la horda, pero yo estaba aquí, viendo los cadáveres de mis amigos de la infancia y de mi prometida.

¿Acaso merecía levantarse ahora? Lo había perdido todo, no era justo, apenas unos días me comprometí con Helmi, celebramos con todo el grupo, incluso el novato se emborrachó por primera vez esa noche. Recibí bendiciones de todos, también Axe y Bjorn se estaban peleando para que uno de ellos fuera el padrino de mi hijo, pero ahora nada de eso sucederá, moriré, quiero morir.

No pude cumplir mi promesa con Helmi, pero ahora que recuerdo, había algo que me había dicho Helmi después de nuestra promesa de casarnos, ¿qué era?

Ya me acordé. Con una cara seria pero gentil, me hizo prometer que si ella moría hiciera todo lo posible para vivir. A palabras de ella el hecho de que desperdiciara mi vida le dolía más que la suya propia, no entendía al principio, pero tal vez se refería a este momento.

No pude hacerla feliz, no pude darle una vida de ensueño, Axe que era como un hermano para mí se había sacrificado, cumpliría al menos el último deseo de Helmi y continuaré con la voluntad de Axe y vengaré a Bjorn.

Con mi determinación me levanté, con una mirada hacia atrás pude ver que aun el resto del grupo que solo constaban de tres seguían defendiéndose firmemente ante los otros ocho Sabuesos Costilla.

Tenía que acabar con la otra mitad yo mismo si queríamos salir de esta, si quería cumplir con mi promesa.

Al verme empuñando mi espada, todos los sabuesos enfrente mío dejaron de comer, el cadáver de Axe ahora solo era un montón de carne y hueso irreconocible.

Eso solo aumento mi determinación al pensar que pude haber terminado así. Gritando lo más fuerte que podía cargue contra esas malditas Bestias. En el fondo sabía que perdería, pero no me rendiría. Estaba preparado, pero una luz demasiado pálida paso por enfrente mía y confundido vi que el sabueso que estaba en el frente había sido partido por la mitad.

Sin saber que ocurrió frene mis movimientos, no solo yo, los siete Sabuesos Costilla habían retrocedido unos pasos de donde su camarada había sido partido. Mis ojos finalmente localizaron al responsable.

Sobre el cadáver del sabueso costilla estaba una figura algo más delgada que yo, también pude notar que era de mí misma estatura.

Pese a que su cuerpo estaba cubierto por ropajes de cuero gris bastantes familiares, podía notar que su espalda que se veía delgada estaba entrenada, no solo su espalda, también sus brazos. Lo único a la vista era su cabello corto casi blanco puro, con unos guantes estaba sosteniendo una espada de unos 80 cm. A diferencia de la mía era algo más delgada, su mango tenía forma simple como amplia y no tenía guarda.

NT: la guarda es la parte que se coloca en el extremo del mango en donde comienza la hoja de la espada.

La hoja de su espada estaba adornada con dibujos de olas de raíces llenas de hojas silvestres llevadas por el viento y en la mano izquierda sostenía lo que parecía ser la funda de su espada que parecía a un bastón.

Pero eso no fue lo más llamativo, fue el resplandor que emitía esa espada, un leve blanco fosforescente casi igual a su cabello brillaba alrededor de su arma.

Con sus ropas y esa luz supe al instante quien era esta persona. Pese a que los mercenarios y la gente de su clase no se llevan bien, me alegré de que estuviera aquí.

Sabía que esta persona podía vencer a todo el grupo estando solo y por un segundo me compadecí de esos malditos sabuesos, pero una mirada rápida de esa persona hacia mí me congelo.

Portaba una máscara simple de color negro con ligeras pinturas de flores en la parte derecha, solo podía ver los cuencos en donde iban sus ojos y aun así no pude verlos, pero sabía que su mirada era tan filosa como su espada.

Volviéndose hacia los sabuesos empezó a caminar hacia ellos, aunque me asuste con su mirada, tenía que decirle sobre esos sabuesos anormales.

Con la fuerza suficiente le grité a la persona.

— ¡Esos sabuesos no son normales, son más consientes!

Sin voltearse la persona con gabardina asintió.

Sosteniendo su arma aún más, siguió su camino sin inmutarse por las amenazas de los sabuesos.

Sabía lo que iba a pasar, pese a la anormalidad de estas Bestias no iban a poder con una persona de su nivel, después de todo era una de las personas que a diferencia de nosotros podía escalar nuevos niveles que serían imposibles para personas comunes.

Esas personas podían usar esa apreciada magia arcana, sabía que la persona que me había salvado y que mataría a los asesinos de mis amigos y prometida era un Cazador.

<Punto de vista del Cazador>

Finalmente, pude llegar después de que se había avistado movimientos anormales de las Bestias cercanas: Me asignaron respaldar una caravana de suministros que ya había partido hacia Breach Forest, ese pueblo en particular no era lo importante sino su destino final, la ciudad de Avalon.

Con la mala reputación entre todas las ciudades no se podía desperdiciar los pocos tratos económicos entre ellos, pero no llegue a tiempo para ayudar a todos. En el camino de concreto me tope con tres cadáveres, uno de ellos era muy joven, había sido mordido en la garganta y murió desangrado.

Apenas saliendo del camino de la arboleda distinguí a tres personas aun vivas frenando a ocho Sabuesos Costilla, pero eso no era lo urgente. Mirando más allá de la caravana vi a un hombre de pelo marrón cargando hacia otros ocho Sabuesos Costilla.

Bajándome rápidamente de mi caballo que me había ayudado en todo el camino, pasé por delante de los tres mercenarios, echándole un rápido vistazo a la caravana, pude notar que tanto el comerciante y el cargamento estaban intactos. Después de todo mi misión era asegurar la caravana, no las vidas de los mercenarios. Con mi objetivo principal asegurado fui en dirección al mercenario solitario.

Tenía que admitir que tenía coraje al enfrentarse él solo a un grupo de Sabuesos Costilla al mismo tiempo, esas Bestias no son un peligro grande, no obstante para una persona común enfrentarse a un grupo al mismo tiempo sería casi suicida.

Viendo que no llegaría a tiempo antes de que chocaran empecé a fortalecer mis piernas con magia arcana.

Inhalando el aire a mi alrededor, empecé a imaginarme como la magia arcana junto con el aire viajaban por mis venas y como se purificaba en mis pulmones; Después como se dirigían a mi corazón y después de eso tendría que visualizar como viaja la magia atreves de mis arterias a mis músculos, pero no lo haría, tenía una forma distinta de hacer este proceso.

Después de que apenas sentí que la magia llego a mi corazón, lo dirigí a mi cerebro. Una onda de vitalidad se apoderó de mí, ya estaba consciente de esta sensación, eran mis sentidos mejorándose poco a poco, más sabía que no iba a poder usarlos a tiempo en su máxima capacidad.

Con esa energía latente en mí, imaginé como la electricidad viajaba de mi cerebro hacia mis piernas y con el mandato que mi cerebro le enviaba a mis piernas la magia arcana hizo lo suyo. Dando un gran impulso hacia delante, vi como mi mundo se distorsionaba un poco. Ahora estaba al lado del primer sabueso costilla de este grupo, imaginándome como esta vez dirigía mi magia de mis venas a la punta de mis dedos, imbuí mi espada que ya había desenfundado con mi magia de color similar a mi cabello.

Un resplandeciente tono blanco se apoderó de mi arma.

Con un tajo sencillo partí al sabueso por la mitad, parándome entra las dos partes del canino. Ante mi repentina aparición los demás Sabuesos Costilla saltaron hacia atrás, ahora tendría que enfrentarlos de frente, antes eche un rápido vistazo al mercenario detrás de mí.

Aparte del rastro de lágrimas en su cara, sus ojos tenían una determinación firme, estaba preparado para morir en este combate. Por alguna razón al verme se congeló un poco, ¿tal vez por mí mascara?

No lo sé, pero no debo mostrar mi cara bajo ninguna circunstancia, después de todo soy una anormalidad supuestamente, incluso para los Cazadores sería un bicho raro. Volteándome de nuevo hacia los sabuesos, comencé mi batalla.

Detrás de mí pude oír a ese mercenario gritar. Según él estos Sabuesos Costilla no eran normales, ya que eran capaces de pensar más de lo habitual. Ya suponía que algo andaba mal, después de todo acabaron con un grupo mercenario a la vista experimentado sin sufrir casi ninguna baja.

Si estos Sabuesos Costilla pensaban más rápido de lo usual, solo tendría que moverme más rápido que su capacidad de actuar.

Imaginando otra vez el proceso de interacción de mi cuerpo con la magia arcana esparcida en el aire, reforcé tanto mi espada como mis piernas y brazos. A diferencia de como un Cazador normalmente reforzaría todo su cuerpo y su arma constantemente mi forma de usar la magia arcana no me permite eso. A cambio de perder potencia en un tiempo prolongado, me da un impulso y poder de ataque mayor por un instante antes de repetir el proceso.

Con la electricidad potenciada por la magia arcana, mis piernas estaban listas para impulsarse.

Al ver mis intenciones los Sabuesos Costilla se dividieron en tres grupos. Dos cargaron enfrente mía, tres empezaron a rodearme con intención de ir por mi espalda y los dos restantes se quedaron a los lados.

El mercenario tenía razón, los Sabuesos Costilla no tienen esa capacidad de coordinación o no la deberían tener.

Pero daba igual, no importa si tienes una estrategia, si esta es predecible es como si no la tuvieras.

Con mi reforzamiento de piernas y de mi espada lista me impulse por los dos que tenía enfrente.

Sin siquiera notar que ahora estaba en su lado, rebane el estómago del sabueso que tenía más adelante. Aprovechando mi primer impulso, esta vez solo potencie mi espada, que rápidamente incruste en el cráneo del segundo sabueso.

Con mi frente limpio me dio tiempo a escuchar como dos sabuesos se lanzaron detrás de mí. Potenciando mis piernas salte de espaldas, ahora tenía debajo a los dos sabuesos que intentaron encimarse. Con un rápido corte de mí estaba imbuida en magia arcana, les corté lo suficientemente profundo para atravesar sus columnas.

El tercer sabueso que estaba un poco más atrás apenas vio que le paso al resto de su grupo antes de que le cayera encima clavando mi espada en su cuello.

Ahora solo faltaban dos más. Los sabuesos restantes estaban claramente atónitos por el giro de los acontecimientos, ahora ellos eran las presas. Reforzando por última vez mis piernas me puse en el centro entre ellos, a esta distancia no podría asestarles un ataque, no con esta espada.

Pasando magia al mango de mi espada, active el mecanismo de trasmutación de mi arma. Ahora mi arma, que era una vez una espada delgada, ahora es un látigo de dientes dentados sujetados por un hilo fino. Con mi aumento de rango de ataque fortalecí mis brazos para un mayor impulso y con un giro de mi látigo decapité a los dos sabuesos.

Con el sonido de las cabezas de los últimos sabuesos cayendo al suelo fue cuando indico que la batalla había terminado, o por lo menos de este lado.

Volteándome hacia el otro lado para comenzar a limpiar el otro grupo, me tope que cinco de los ocho sabuesos habían sido eliminados por los tres mercenarios restantes. Supongo que los subestime.

Los tres sabuesos restantes simplemente mantuvieron su distancia y al verme como tenía los cadáveres de sus compañeros alrededor mía empezaron con su retirada.

Desde aquí podía notar la cara de alivio y cansancio de los tres mercenarios, al verlos recordé que había un cuarto, y no tarde en encontrarlo. Estaba de rodillas enfrente de los cadáveres de otros tres de su grupo, eran dos hombres y una mujer.

Uno de ellos tenía la cara arrancada, pero por lo demás se notaba su género, el otro que para la vista normal era irreconocible, pude identificarlo como un hombre por su tamaño.

Ninguna mujer sería tan grande y musculosa, bueno, conozco a una mujer así, pero ella es una excepción.

Y la otra claramente era una mujer, tenía un pelo rizado de un bello castaño, le habían devorado el vientre, por su mirada final debió de haber sufrido. Por lo menos salvo el encargo que se le fue dado, cumplió con su misión que es lo que importa, y por el mercenario arrodillado concluyo que eran cercanos.

Acercándome más a él pude notar pequeños sollozos. En verdad odiaba esta parte de mi trabajo. Estando a un paso detrás de él le hablé.

— Disculpe, ¿es acaso usted el líder del convoy?

— ¿Eh?

— Estoy preguntando si usted es el líder del convoy, ¿puede responderme?

— ¡Oye! ¿¡Qué demonios crees que estás haciendo!? ¡Acaba de perder a su prometida, bájate de tu pedestal maldito Cazador!

Tras que el mercenario no me respondió, otro se acercó a mí y comenzó a gritarme. Tras ver la actitud de los mercenarios restantes al parecer habían perdido a su líder, eso o eran un grupo que no tenía profesionalismo en su trabajo.

Sé que es difícil reemplazar al personal perdido, pero deberían de siempre mostrar margen durante un encargo, además que no tenía idea del significado de la palabra prometida. Había oído hablar sobre eso de ese par de gemelas, como no me llevo muy bien con una de ellas no indague sobre el tema, sería bueno preguntarle a la otra cuando vuelva.

Estaba a punto de encarar al mercenario que me había gritado por su falta de compromiso, pero el mercenario que no me había respondido se levantó y paro a su compañero que estaba continuando con sus quejas.

— ¡Déjalo ya, Jürgen! Él fue quien nos salvó la vida.

— Pero Daven, Helmi y el resto...

— Lo sé, lo sé más que nadie, pero eso no quita el hecho que sin ser por este Cazador nosotros hubiéramos terminado igual. Además, este es el peligro de ser mercenarios, sabíamos que podía pasar, así que deja de quejarte por favor.

— Entiendo, lo siento por solo aumentar los problemas en esta situación.

— *suspiro* No tienes por qué disculparte, en esta situación es normal.

Volteándose hacia mí, el mercenario de nombre Daven me dio la cara por primera vez.

— Lo siento mucho por mi compañero, es que perdimos a muchos amigos en esta batalla. Sobre su pregunta perdimos a nuestro líder, ahora yo soy el encargado.

— Ya veo, necesito un informe sobre cuántos perdieron de su número inicial y las anomalías exactas con estos Sabuesos Costilla.

— S-sí, lo tendré en un momento, pero antes quisiera cubrir a mis camaradas caídos.

En verdad quisiera que lo hiciera ya, pero lo más seguro es que comience otra discusión, por lo tanto, la única opción que me deja para acelerar el proceso del informe es ayudarlo. Personalmente no lo haría, pero esta anomalía necesita ser tratada por El Ayuntamiento y La Iglesia, así que no tengo alternativa.

Alzando un poco mi máscara, junte mis dedos en mi boca para llamar a mi caballo, gracias a que están entrenados responden al llamado de silbido. En unos segundos el caballo se puso delante de mí, de mi equipaje saque una tela larga que usualmente lo usaría como una cama improvisada, pero prefiero terminar esto antes que pensar en dormir.

Poniéndome al lado de Daven, empecé a cubrir al hombre sin rostro, Daven se estaba encargando de la mujer y el otro hombre se haría pedazos si lo moviéramos.

No sé el por qué, pero Daven pareció sorprendido por mi acto, ignorándolo, seguí envolviendo a su compañero en la tela. Cuando por fin logre envolverlo y amarrarlo lo cargue hasta un lado de la carreta, debido a que no puedo fortalecer mi cuerpo constantemente con magia se me hizo algo pesado el llevarlo.

Cuando finalmente coloqué el cadáver a un lado de la caravana pude notar los rastros de sangre que habían dejado esos Sabuesos Costilla en mi uniforme, una sangre algo negra para ser normal.

Debido a que se me prohíbe salir más de un pueblo de distancia de la capital jamás enfrente a Bestias de rango alto, pese a eso al menos sabía la diferencia de estos sabuesos y de los que yo enfrenté en el pasado.

No habían sido las únicas Bestias en cambiar drásticamente, muchas de rango menor tuvieron un cambio similar, aunque esta información se guardó en secreto no tardara en salir al público. Lastimosamente no me informaron de todo, jamás lo hacen, supongo que solo soy un Cazador, ese es mi trabajo.

Mientras estaba con esos pensamientos, el cadáver de la mujer ya estaba puesto justo al lado del hombre sin rostro que yo había cargado. Girándome pude ver a Daven pensando profundamente. Su rostro mostraba tanta tristeza como frustración, observe el cadáver irreconocible. El cadáver estaba en muy mal estado como para levantarlo, lo mejor sería enterrarlo, pero eso tardaría mucho, no quería alargar aún más esto con un sinfín de discusiones.

Acercándome con pasos firmes fui a la derecha del cadáver y comencé a cavar un agujero con una pala que había tomado de la caravana a un lado del camino de piedra.

Sé que usar la mercancía vendida estaba mal, pero era mejor la entrega de información. Tras ver mi acción Daven estaba comenzando a ir a la caravana por otra pala. Lo detuve con una señal de mi mano, y confundido me miró fijamente.

— Conmigo basta, tú encárgate del informe.

— Pero eso, no puedo hacer eso, necesito enterrarlo primero.

— Como dije, conmigo es suficiente, en verdad es importante que hagas ese informe.

La cara de Daven era complicada. Si fuera por mí me hubiera largado desde hace tiempo si no fuera que me ordenaron seriamente reunir información. Por lo cual estar de acuerdo con este mercenario parecía difícil, aun así, tenía que hacer lo posible para que haga el informe. Con un plan en mente lo llevé a cabo.

— No conozco a ninguno de estas personas, pero te garantizo que, independientemente de cómo eran, seguirían su papel hasta el final.

— ¿Qué quieres decir?

— Me refiero a que ahora eres un miembro del cuerpo de mercenarios, tu papel ahora es realizar el informe para que se lo entregue a mis superiores.

Por un momento la cara de Daven se puso violenta, pero mis rápidas palabras la cancelaron.

— Aunque no lo creas entregar ese informe podría salvar vidas. Las Bestias están cambiando y necesitamos prepararnos para eso, y con cada segundo que pasa podría estándose perdiendo vidas de personas que no se pueden defender.

— Eso, supongo que tienes razón

— Tranquilo, me encargaré de enterrar adecuadamente a tu compañero.

Después de mis palabras razonables Daven empezó a redactar el informe en un cuaderno que tenía en su equipaje, no me gusto tener que revelar el hecho de que las Bestias están cambiando y su urgencia, pero no tenía alternativa.

Terminando de enterrar al compañero de Daven por fin recibí el informe en un pergamino simple, con mi trabajo terminado me monté en mi caballo y estaba a punto de abandonar la zona. Una voz repentina me llamo por detrás.

Era Daven, me pregunto qué quera. No debería de haber bestias en el resto del camino gracias a la guardia del pueblo, así que debería de estar bien dejarlos aquí. Con mi impaciencia subiendo, la boca de Daven no paraba de abrirse y cerrarse.

Cuando en verdad ya no soportaba y estaba a punto de girarme, Daven hablo.

— Gracias, por todo.

— No hay problema, al final no pude ayudarlos a todos

— Pero usted me salvo la vida, en ese momento sabía que iba a morir, si no fuera por usted mi promesa con Helmi no se hubiera cumplido.

— ¿Promesa?

— Algo importante para mí, por eso si hay alguna forma de agradecérselo no dude en decírmelo.

— No necesito nada, pero gracias por su generosidad.

— Insisto, si no tiene nada en mente, entonces déjeme hacerle una recomendación servicial.

— ¿Recomendación servicial? ¿Para qué sirve eso?

— ¿Eh, no ha salido de la capital?

Ante mi inesperado silencio, Daven no supo qué decir.

La verdad tampoco yo, desde que tengo memoria jamás salí de la capital y tampoco es que pueda decir eso al público, no por el hecho de que exponga mi falta de conocimiento, sino que llamaría la atención.

Además, ¿por qué insiste tanto en darme algo? Solo hice mi trabajo y ni siquiera era asegurar su vida, ¿por qué me lo agradece?

— Bueno, si alguna vez se dirige hacia la ciudad de Esterburgo vaya a la cantina de El Pez Galopante. Diríjase como conocido mío, si lo hace lo trataran como de la familia.

— Está bien, gracias por eso.

— Soy yo el que debe agradecerle.

Con mi rápido agradecimiento me marché del camino de árboles. En verdad que esta misión duro más de lo que me gustaría, dudo que esa recomendación me vaya a servir, no me imagino al padre darme permiso para salir de la capital.

Únicamente deja salir a esa espía psicópata. Mentiría si dijera que no me interesa salir a ver los demás pueblos y ciudades que hay dentro de la niebla, pero a la vez me siento satisfecha en cómo están las cosas ahora.

Tardando un poco más de medio día, llegue a las puertas del norte de Everfall. Sus imponentes puertas de metal de más de 6 m de altura estaban abiertas para varias caravanas de diferentes pueblos y algunas pocas de las otras tres ciudades. Al ser Cazador tengo preferencia al pasar por lo cual no tarde en cruzar.

Si tendría que describir a Everfall sería grande y tenebroso. Su tamaño es tal que sin importar que creciera allí, no sé cuánto exactamente abarca, simplemente sé que es colosal, tanto en territorio como en altura. Los edificios que son ya sea industrias de productos o sedes miden entre 90 a 100 metros de altura, sus techos puntiagudos son otra característica. Si juntas el color apagado de sus pinturas y del ambiente diario, que es siempre nublado, ciertamente le da una apariencia deprimente.

Las calles de esta son tan largas y amplias que muchas personas pueden caber en ellas, da la sensación que esta ciudad fue hecha para seres grandes y no para nosotros. Dejando a los comerciantes a cada lado de la calle, las casas no son tan diferentes a la apariencia de la ciudad en general. Igual posen un color apagado y techos puntiagudos, la única diferencia es que hay ropas secándose afuera de las ventanas de cada segundo piso.

Voltee hacia arriba para ver el cielo. Este era igual de siempre, tan nublado que no se ve qué hay detrás de él. Lo único es su tono anaranjado, indicando que es de tarde. Este cielo apagado se extiende hasta toda tierra conocida que alcanza las fronteras de la niebla, en donde ningún ser vivo vuelve después de cruzarla.

Después de contemplar la vista de arriba, volví a ver las calles. Ya que son tan extensas y anchas que nos podemos dar la libertada de tener cinco caminos, dos en cada lado de la calle que formarían una vía de doble sentido. El lado izquierdo de la calle seria para los habitantes comunes y la derecha para comerciantes, extranjeros y empresarios. Aparte de esas dos había una exclusiva para nobles del más alto rango y Cazadores que se ubica en el centro, donde me encuentro actualmente.

También hay otros Cazadores en el camino, pero como ya es de tarde, sus números son pocos.

Esta vista era cotidiana para mí, muchas casas de piedra pegadas a otras, al lado de las calles se podía ver a los comerciantes en sus puestos gritando sus ofertas a las personas que van pasando.

Afortunadamente, gracias a mi uniforme, la gente me libra el paso, pero de nuevo sus miradas son de una mezcla de miedo y de envidia.

Pero hoy son más de miedo, lo más seguro sea porque mi uniforme se manchó de sangre, pero me da igual, después de todo esa no es la razón de siempre. Seguramente se están preguntando si otra vez realice un trabajo demasiado bajo para mi rango.

En el sistema de los Cazadores existe una clasificación de rangos, este va subiendo según tu talento con la magia arcana. Mientras más rango seas más trabajos de mayor dificultad te van asignando, mientras que tienes prohibido las de menor dificultad, según recuerdo la clasificación era así:

Cazador iniciado

Cazador Intermedio

Cazador Avanzado

Cazador Rúnico

Cazador Rúnico Intermedio

Cazador Rúnico Avanzado

Querubín

Serafín

En el rango de Cazador Iniciado hasta el Avanzado se centran en el entrenamiento físico como en las habilidades con tu arma, solo es en el rango Rúnico en donde empiezas con el uso de magia arcana en combate.

El Rúnico Intermedio es cuando puedes usar decentemente la magia en combate y el Rúnico Avanzado cuando tienes un entendimiento y poder necesarios como para crear tus propias técnicas o hechizos dependiendo si eres un Cazador combatiente o un mago.

Por cierto, mi rango es Rúnico Intermedio y soy del tipo combatiente. Usualmente los trabajos de escolta de caravanas no se me serian aceptados, pero el padre no permite que haga misiones de más alto nivel.

Siempre cuando le pregunto me ignora, y no estoy en posición de juzgarlo. Después de todo es la única persona en la que me guio todos estos años.

Sin siquiera notarlo llegué a La Iglesia de la Lucidez. Nadie estaba alrededor del monumento religioso, ya que no suele estar abierta a esta hora de la tarde, eso para mí era diferente.

Verificando que no haya nadie deje al caballo y con mi palma golpe el trasero del caballo haciendo un sonido sonoro y haciendo que este regrese al establo de El Ayuntamiento. Cada vez me sorprende más lo bien entrenados que están los caballos.

Con esa idea me acerqué a la puerta de la iglesia, esta estructura no era tan diferente o llamativa, lo único era su tamaño considerado casi una mansión. Posando mi palma en la toca puertas, imbuí magia arcana en un patrón que solo yo y las demás conocíamos.

No tarde en toparme con un arco cargado con una flecha apuntándome a la cara apenas cruzando la puerta.

— Tsk, Veo que sigues viva, que lastima.

— Me da gusto también verte en una pieza, Seren.

— ¿Cuántas veces te han dicho que no entres por la puerta principal? ¿Acaso necesito darte una paliza para que aprendas?

— Me gustaría que lo intentaras. — Con nuestros ojos soltando chispas Seren y yo nos separamos.

Si iniciáramos una pelea el padre seguro nos tira al cuarto invertido otra vez. Además, si ella está aquí es seguro que su gemela está cerca. A diferencia de Seren, hablar con ella es relajante, estaba a punto de ir a por la gemela de Seren, Kaira, pero una voz fastidiosa me llamo por encima de las escaleras del primer piso de la iglesia.

Estando parada de forma presumida, Seren me veía como un insecto. Su cabello oscuro puntiagudo para atrás resaltaba sus vestimentas de descanso. Una simple camisa blanca con pantalones de tela negra reluciente, que le daba un toque rebelde incluso si el propósito de esa ropa era lo contrario.

Quisiera criticarla, pero todas usamos los mismos tipos de prendas, así que de mala gana la mire a la cara.

— Te está llamando

Con solo eso sabía de quién se trataba, era el Padre. Quitándome únicamente mi gabardina manchada de sangre, fui a la oficina del padre. Tal vez con solo mi camiseta de trabajo y el resto de uniforme sea descortés para ir con el Padre, pero por lo menos el color oscuro y gris de la camisa combina con el cuero de mis pantalones, así que no debería de haber problemas.

Subí las escaleras de la izquierda del primer piso para evitar en toparme con Seren, y me dirigí a la oficina. Estando enfrente de la puerta de madera refinada, respire hondo, al notar que el aire que había exhalado reboto hacia mi cara había olvidado quitarme mi máscara. Me quite la máscara que me había cubierto en todas mis misiones y la guarde en mi bolsa pequeña en mi espalda.

Con todo preparado toque la puerta e inmediatamente una voz algo desgastada y ronca dio su permiso para que entrara.

Con delicadeza entre y cerré la puerta. La oficina era algo lujosa, no podría competir contra el de un noble de rango alto, pero las ventanas traseras del escritorio viendo al atardecer era único, y sentado en esa silla había una persona ya a sus 60 años.

El espejo detrás de él miraba hacia la entrada de la oficina, era bastante precisa para solo reflejar a la persona que acababa de entrar, podía ver mi reflejo.

Mi cabello de un tono blanco más cercano al plateado con un leve tono de rosa debido a la iluminación y mis ojos dorados con pupilas verticales. Pero lo más importante y la razón por la que llevaba mi máscara, la razón por la que no solo yo, sino todas las de esta iglesia, ocultamos nuestras caras.

Ya que solo un 40% de la población masculina puede usar magia arcana, las mujeres se ven imposibles de usarla. Hay muchas teorías sobre el porqué de la incompatibilidad de la mujer con la magia, pero solo ha habido un caso en donde una mujer pudo realizar magia arcana.

Había una historia sobre ella, pero jamás tuve la intención de leerla, pero sabía que era fuerte, pero su tiempo ya paso. Ahora supuestamente no hay mujeres Cazadoras. Eso creería si no fuera por el hecho de que yo soy una mujer de 20 años que trabaja como Cazador Anónimo.

Y no yo únicamente, también a las otras 4 personas, incluyendo a las gemelas Seren y Kaira que viven en esta iglesia.

Fin del capítulo 1

30. Juli 2022 05:20:16 8 Bericht Einbetten Follow einer Story
9
Lesen Sie das nächste Kapitel Capitulo 2 - Bajo La Ala De Un Serafin

Kommentiere etwas

Post!
Carlos Alcaraz Carlos Alcaraz
Espectacular tu mapa hermano, y muy buena obra me gusto mucho este capitulo
July 30, 2022, 15:30

  • Revanchi Oficial Revanchi Oficial
    Muchas gracias Carlos, y esto solo es el comienzo de la aventura. Ya que aún vendrán personajes y nuevas Bestias y espero que lo disfrutes en su momento. Ten un buen día. July 30, 2022, 15:58
Marco Castro Marco Castro
Leí el primer capítulo, me agrada bastante. Lo más curioso es el nombre de tu universo, parece que los dos tenemos una fascinación por la niebla jajaja. Sigue así tú también, espero que ambos logremos terminar nuestros proyectos :)
July 26, 2022, 19:55

  • Revanchi Oficial Revanchi Oficial
    Gracias Marco, igualmente. Dejemos toda nuestra imaginación en cada una de nuestras historias. July 26, 2022, 20:47
Diego Grey Diego Grey
Muy buen mapa a mi gusto, y también el inicio.
July 16, 2022, 09:44

  • Revanchi Oficial Revanchi Oficial
    Muchas gracias, significa mucho para mi tus palabras. July 17, 2022, 06:26
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 19 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!

Las Tierras De La Niebla
Las Tierras De La Niebla

Por este medio explicaré a más profundidad varios conceptos que ya están y que implementaré para mi historia ya publicada y en progreso "Everfall" Abarcaré el concepto de la magia sin decir su verdadero origen para no revelar spoilers, datos de clanes, razas, ETC. Por razones de spoilers no incluiré a varios personajes que no hayan abarcado gran parte de su historia en la novela, a su vez como personajes que no hayan entrado todavía a la historia principal. Cuando se haya abarcado su historia lo incluiré en el universo narrativo. Erfahre mehr darüber Las Tierras De La Niebla.