namuxikito Namu

Para Park Jimin ver la habitación de su pareja era una de las partes primordiales de un noviazgo, sin embargo para Yoongi esto no es así. Pudo darle todo, desde lo material hasta lo moral, pero vamos, la curiosidad le picaba las costillas a un muy ingenuo Park, y obviamente no se iba a quedar de brazos cruzados hasta saber qué carajo ocultaba Yoongi en su habitación para no dejarle entrar. ¿Qué tanto escondía para sacarle, casi literalmente, a patadas de su casa cuando mencionaba el simple hecho de pasar la tarde en su habitación? Que novio más raro tenía.


Fan-Fiction Bands/Sänger Alles öffentlich.

#bts #yoongi #jimin #yoonmin
2
113 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Primer Acto

Tener ideas de los demás y aferrarse a ellas, es directamente juzgar lo que no conoces. Investiga y luego abres la maldita boca.

»Blue;;

Decir que las vacaciones de invierno eran la mejor maravilla del mundo, simplemente se quedaba corto como para llegar a ser eso que da plenitud, satisfacción y hasta euforia.


Sin embargo, para JiMin sólo era un cambio de horario, porque las buenas calificaciones no se descuidan, ni cuando nochebuena y año nuevo se acercan, para sus padres era el estudio y claro está, su magnífica calificación plantada en la hoja, nada mas.


Y por supuesto que era una tortura, eso significaba no ver a YoonGi hasta pasadas las seis de la tarde y tenía que estar en casa a mas tardar las ocho, y si eso era lo máximo; a veces su alma y cuerpo pedían por el calor ajeno, que muchas veces le pidió a su adorable novio que pasara la tarde con él para estudiar o fingir hacerlo, o por el contrario, invitarle a su casa, a su habitación, ver una película y que termine con un desenlace muy conmovedor, pero ese era el inicio de otro problema. Tenía estrictamente prohibido subir y husmear en la habitación de YoonGi, casi dos años juntos y jamás la había visto; le había oído hablar de como era, de qué color era e incluso le obligó a dibujarle su habitación en una hoja para imaginarla en su alocada y tierna cabecita, pero no era suficiente, joder que no lo era. Sabía que en la alcoba del pálido estaría su aroma concentrado en cada pared, impregnado en las sábanas que desea acariciar con sus dedos y plantarse sobre ellas para no despertar en cinco días o hasta que las vacaciones hubiesen terminado, pero, a cada propuesta incluso subida de tono, todas terminaban en un frío, estricto y atemorizante "no", sumado a una excusa claro está.


De entre las razones de YoonGi están el desastre, un supuesto olor a mierda que aún no descubre de dónde proviene, plagas posiblemente inexistentes y tarea que se imagina hace a medias. Le tenía harto escuchar siempre lo mismo, quería descubrir la íntima guarida de su pareja, encerrarse ahí y no salir a menos de que su estómago exigiera alimento, dormir en su cama rodeado por los pálidos brazos de su pareja y obviamente, amor, darle amor hasta cansarse y explotar.


Pero YoonGi no tenía en mente nada de eso, simplemente su cabeza se reducía a darle amor a su Mochi y luego, fingir no haber tocado el tema para dejarlo en el olvido hasta que a un curioso Park se le ocurriera mencionarlo de nuevo.


Sin embargo, hoy sería diferente.

Todos se habían liberado de una carga educativa en cuanto se indicó el final de su última clase, dando brinquitos mareando a su amigo unos centímetros más grande que él, emocionado por el plan que tenía entre manos. Esta vez, marearía a YoonGi de una manera tan maestra que no le quedará mas opción que aceptar sin tener más excusas para no hacerlo. Sin embargo él mismo se preguntaba porqué lo hacía y no simplemente se olvidaba, para disfrutar de lugares ajenos en lugar de encerrarse en un posible chiquero. Pero ese no era el tema, no era su razón, no era su respuesta.


Sólo sabía que lo quería y ya. Sin pensar que la curiosidad mataba al gato, vencería a la curiosidad y saldría vivo, o eso creía, muy en el fondo.


—¿Qué festejamos? ¿Acaso olvidé algo importante? — se preguntó a sí mismo algo sarcástico, estaba consciente de los planes de su pequeño amigo y de los cuales, obviamente, no se hizo participe, en cambio sí que se preguntaba porque tanta conmoción por conocer un lugar de muy poca relevancia, puesto que, la mayoría de veces solo encuentras una cama mal tendida que dudablemente se cambiaban las sábanas, un armario y unos cuantos muebles para llenar ese espacio vacío, pero, por otro lado, en la imaginación de JiMin era como estar a punto de encontrar un tesoro escondido, claro, si es que su plan funcionaba.


—Hoy, mi querido TaeHyung, visitaré a YoonGi en su casa y entraré a su habitación — acercó su dedo índice al muy poco interesado rostro de su amigo —Por primera vez.


—¿Y eso es algo bueno o malo?


Se quedó en silencio, a decir verdad no sabía si era bueno o malo, creía que YoonGi simplemente no limpiaba su habitación y no lo haría por pereza, y ocultaba el desastre en una limitación un tanto estúpida para ahorrarse humillaciones. Y así lo seguía creyendo.

—Bueno porque al fin conoceré su cueva de inspiración, y malo... para él.

—Y supongo que eso te importa un carajo — accedió con una ingrata sonrisa. —Debería reír, pero no lo hago por el pobre Yoon.


—No es para tanto, solo es su habitación y ya. No voy a robarle.


—Aún así — suspiró, sabía del temperamento de YoonGi cuando se enojaba o cuando no hacían algo que no le gustaba, aunque era diferente con JiMin, no dejaba de darle un mal presentimiento —No confío...


Detuvo su positiva caminata, dando media vuelta para encarar a su amigo. En parte sabía que YoonGi ocultaba algo, y si para descubrir qué era eso se infiltraría por la ventana más cercana que tuviese, pero no quería terminar tras las rejas por invadir propiedad privada, así que se limitaba a usar sus técnicas de persuasión y obtener su objetivo, aunque...


Si TaeHyung desconfiaba, ¿Entonces significa que sabía algo?


Entrecerró los ojos, desconfiaba ahora que lo pensaba. El contrario ladeó la cabeza sin entender la acusación de JiMin, aunque no sabía exactamente porqué, para qué o qué mierda.


"Un grano quizás"— pensó.


—Como sea — suspiró —¿Me deseas suerte?


Alzó los hombros sin responder e ignorando su pregunta —Nos vemos después, tengo cosas que hacer — pasó de largo, siguiendo su caminata.


—Tae — sin embargo, tal era su curiosidad, que detuvo el andar de su amigo —¿Sabes algo que yo no?


Rió —¿Por qué lo haría? — llevó su pulgar a la barbilla y fingió pensar en algo que claramente no entendía. —No estarás pensando que YoonGi es...


—Cállate — frunció el entrecejo, recibiendo una carcajada de su amigo.

Bah, me callo — resopló exhausto. Tanto estudio le tenía agotado.


Se fue sin despedirse en lo absoluto, dejándolo completamente confundido, algo molesto quizá, le molestaba en parte que dijesen cosas sobre YoonGi sin saber absolutamente nada, o suponer cosas cuando desconocen cierto tema al respecto. Aunque la conversación con Tae si lo había dejado algo... ¿Inquieto?


Solo esperaba no encontrarse con ningún cadáver.



20. Januar 2022 05:25:59 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel Segundo Acto

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 2 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!