Kurzgeschichte
2
15.5k ABRUFE
Im Fortschritt
Lesezeit
AA Teilen

La casa inundada.

— ¡Grimaldo traiga la escoba, mi mamá está llorando otra vez!— gritó su hermana.

Y de los suelos de la casa discurrían las aguas verdes y saladas como en una quebrada, Grimaldo se puso las botas de caucho, abrió las puertas de par en par y empujó el agua con desgana a las afueras de la casa, con su escoba vieja y desgastada.

Entre envolturas de comida nadaban las ratas con sus hijitos y flotaban las cucarachas convulsionando con las patas para arriba. Maullaban los gatos saltando por armarios y repisas para no mojarse las patas. Tobi, el maloliente vigilante de la casa, salió corriendo endemoniado persiguiendo un automóvil que pasaba.

«A veces quisiera que ella desaparezca de mi vida, de esta casa, de este mundo », pensó Grimaldo, pero luego recordó que la quería mucho y que en realidad la mayor parte de su vida había dependido de ella.

Y la ominosa agua verdosa que se mezclaba con la suciedad de los suelos continuaba saliendo del malogrado intento de morada. No solo lloraba su madre, la casa también lloraba, desde todas las habitaciones escuchaban con incordio su agrio lamento, su gimoteo, su planificado y monótono tragar de mocos, que esta vez salía de la cocina; «lo peor de todo es que el almuerzo va quedar más salado que de costumbre », pensó Grimaldo.

Parecía que esta vez el llanto iba a durar hasta medio día. Siempre el mismo orden: primero un largo y continuo sollozo, luego un grito que se transformaba en bramido y por último el tan aborrecido tragar de mocos, así, una y otra vez durante horas y horas.

En el fondo, lo que atormentaba a Grimaldo no era tener que soportar casi todos los días el tedioso lamentar de su madre, o expulsar de la casa la quebrada de lágrimas que ella dejaba. Lo que martillaba en su cabeza era la idea, la impotencia de saber que no podía cambiar nada.

Continuó barriendo como siempre lo hacía, el charco de lágrimas, con resignación y una leve esperanza de sacar al mismo tiempo, aunque sea un poco las penas de la casa.

13. Juni 2017 18:33:24 7 Bericht Einbetten 2
Fortsetzung folgt…

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
L_ A L_ A
Sentí que la casa estaba inundada de penas, además de agua. Como el agua, la aflicción aparece en todo y se transforma en llanto, en cucarachas, en ratas y gemidos. Me gustó tu estilo de escritura y la desesperanza que logras transmitir. También me pareció bien que el final tuviera un poco de “luz”.
21. Juli 2017 20:54:36

  • Sr Snob Molinos Sr Snob Molinos
    Gracias, me alegro de que haya logrado transmitir ese sentimiento, esa era mi intención, un saludo. 22. Juli 2017 09:02:11
00 00 00 00
Es surreal, definitivamente, pero al mismo tiempo lo siento tan realista...Deja esa sensación de melancolía, es muy bueno.
13. Juni 2017 18:33:47

  • Sr Snob Molinos Sr Snob Molinos
    Gracias, me alegro que por lo menos te haya transmitido algo leyéndolo. 13. Juni 2017 20:37:21
Holguer Beltrán Holguer Beltrán
Wow, inesperadamente realista, se notan los aspectos oníricos del relato. buen trabajo.
13. Juni 2017 16:26:35

  • Sr Snob Molinos Sr Snob Molinos
    13. Juni 2017 20:25:24
  • Sr Snob Molinos Sr Snob Molinos
    En realidad solo soñé lo de la señora llorando en una casa, lo demás lo puse yo, gracias por comentar 13. Juni 2017 20:37:21
~