nycious Nycious

Namjoon es viudo y padre de una adolescente que no soporta a su mejor amigo. Jimin está enamorado de Namjoon y cada vez le es más difícil ocultar sus sentimientos hacia él. ¿Su objetivo? Ganarse la confianza de su hija y conquistar el corazón de Namjoon.


Fan-Fiction Bands/Sänger Nur für über 18-Jährige. © Todos los derechos reservados.

#friends-to-lovers #bangtan #nevermind #minimoni #minjoon #nammin #soft #smut #sope #yoonseok #angst #taehyung #lemon #jimin #jungkook #hoseok #seokjin #yoongi #bts #sexo #namjoon #drogas #amor #drama
86
2.7k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

La mudanza

Yoonie estaba terminando de guardar sus cosas en una caja mientras etiquetaba aquellas que ya estaban amontonadas en el pasillo.


—¿Seguro que no podemos quedarnos aquí? —Yoonie suspiró cuando terminó de cerrar la última caja.


—Cariño, ya te lo he dicho. No puedo seguir pagando esta casa, estaremos bien allí, te lo prometo —Namjoon le hizo una carantoña a su hija y cogió varias cajas para llevarlas hasta el maletero de su coche.


—Me gusta mucho esta casa…


—Y a mí, cielo. Pero no puede ser.


La joven acompañó a su padre hasta el jardín y le ayudó a colocar todas sus pertenencias.


—No entiendo por qué tiene que venir el pesado de tu amigo. Podríamos haber llamado a mi tío Taehyung si querías que nos echara una mano.


—No hables así de Jimin, yo no me meto con el macarra de tu novio. Además, tu tío está trabajando y por eso no puede venir.


—¿Y qué? Tampoco necesitamos que nos ayuden.


—Se ha ofrecido él, Yoonie. Un poco de ayuda no nos vendrá mal.


—Siempre tan correcto y tan insoportable. Cada día me cae peor —la chica puso los ojos en blanco.


—Shhh… —Namjoon siseó—. Calla, que por ahí viene.


Jimin apareció a lo lejos y les saludó con la mano.


—¡Hola, Hyung! —Jimin le dio un abrazo a su amigo—. ¿Cómo lo lleváis?


—Bien, bien. Ya nos queda poco.


—Hola, Yoonie —el chico se acercó para saludarla, pero ella salió de allí rápidamente.


—Está estresada con la mudanza —Namjoon miró a su hija a lo lejos—. No se lo tomes en cuenta.


—Sí, supongo.


Jimin le ayudó a transportar algunas cajas que quedaban y entre los dos terminaron de guardarlo todo en muy poco tiempo. Al cabo de unos minutos Yoonie volvió con una maleta y los tres se metieron en el coche.


Durante el trayecto la joven estaba distraída con su teléfono en el asiento trasero y no parecía importarle mucho la conversación que tenían su padre y ese hombre que le caía tan mal.


Media hora más tarde llegaron a su destino, Namjoon había alquilado un piso en un edificio tranquilo de la ciudad, cerca del museo en el que trabajaba. Apagó el motor y los tres salieron de allí recogiendo tantas bolsas y cajas como era posible. Subieron hasta su planta y empezaron a desembalar todas esas cosas que necesitaban y que eran esenciales para pasar la primera noche allí.


Aunque tardaron poco más de dos horas en dejar la casa decente, era de noche y ya se acercaba la hora de cenar.


—Yoonie, ¿qué te apetece que pidamos de comer?


—He quedado con Jungkook. Me quedo a dormir en su casa.


—¿Cómo? ¿Me vas a dejar solo la primera noche?


—Lo siento, papá —Yoonie cogió su bolso y su abrigo—. Le prometí que nos veríamos esta noche.


—Déjala, Hyung. Ha sido un día duro y necesita relajarse —Jimin intentó convencer a su amigo.


—Está bien, pero ten cuidado, ¿vale?


—Sí, como siempre —Yoonie le dio un beso en la mejilla y desapareció por la puerta.


—Es normal que prefiera estar con su novio, Hyung. Tiene dieciséis años.


Namjoon giró la cabeza y suspiró.


—Esta niña… Espero no llevarme un disgusto algún día.


—¿A qué te refieres? —Jimin preguntó.


—Me da miedo que la deje preñada el macarra con el que sale.


—¿Crees que ya han mantenido relaciones?


Namjoon hizo rodar los ojos.


—Estoy seguro. No es la primera vez que duerme en su casa y además ese chico es mayor que ella.


—Yoonie es una chica responsable, sabe lo que hace.


—Lo sé, pero soy su padre y me preocupo.


—Claro Hyung, es normal.


—Hoy pensaba que sería una buena excusa para pasar algo de tiempo con ella —Namjoon negó con la cabeza decepcionado—. Nunca hacemos cosas juntos.


Jimin le observó con tristeza.


—Te entiendo. Yo no tengo hijos, pero sé cómo te sientes.


—Gracias, Jimin —Namjoon le palmeó la rodilla.


—Si te consuela, puedo quedarme a hacerte compañía.


—No hace falta, de verdad. Estarás cansado de todo el día.


—Lo digo en serio, Hyung. Pero si quieres que me vaya no hay problema.


—Entonces quédate, así pedimos pollo frito como en los viejos tiempos —Namjoon sonrió.


—Eso estaría genial.


————————————— ✦ —————————————


Después de coger el autobús, Yoonie por fin llegó al apartamento de su novio. Jungkook era un joven rebelde de dieciocho años, vivía con su hermano mayor y unos cuantos amigos de este.


La joven llegó a la puerta principal y tecleó el código de su piso. Una voz familiar le abrió y emprendió el camino hasta su planta. Subió las escaleras y vio a Jungkook a lo lejos esperándola apoyado en su puerta.


—Hola, princesa —Jungkook la abrazó por la cintura y le dio un beso que fue demasiado largo.


—Hola, Kookie.


—Vamos, pasa —el chico la cogió de la mano y cerró la puerta—. ¿Ha ido todo bien?


—Más o menos, ha venido el imbécil de Jimin —dijo sentándose en uno de los sofás.


—¿En serio?


—Sí, se cree que soy gilipollas y no me doy cuenta. No lo soporto.


Jungkook rió y se sentó a su lado.


—Tu padre es un hombre guapo, normal que se sienta atraído por él.


—No me lo recuerdes —Yoonie frunció el ceño y negó con la cabeza.


—Es la verdad, tienes un padre joven y atractivo.


—¿Ahora te gusta a ti también?


Jungkook rió con más fuerza.


—Claro que no, a mí la única que me gusta eres tú —se acercó a ella y la besó en un arrebato de pasión que le erizó la piel.


Jungkook descendió una de sus manos bajo su falda y acarició sus piernas por encima de esas medias que le molestaban desde hacía rato. Con la otra mano le apartó el pelo del cuello y lo besó susurrándole en el oído.


—Vamos a mi cuarto, nena —le mordió el cuello con suavidad—. Esta noche estamos solos.


—Kookie…


El chico se levantó y le tendió la mano. Los dos fueron hasta la habitación que Jungkook compartía con su hermano. El joven se sentó en su propia cama y le pidió a Yoonie que se acercara.


Jungkook la abrazó por la cintura y la atrajo hacia él. Besó sus labios con ganas, mordiéndolos y jugando con esa lengua tan traviesa.


—Túmbate, preciosa. Te he echado mucho de menos.


La chica hizo lo que le pidió y se puso cómoda aún con la ropa puesta. Jungkook se colocó encima de ella y volvió a besarla de nuevo. Empezó a desnudarla con calma hasta que la dejó en ropa interior.


—Eres tan perfecta, Yoon —habló contra su boca—. Voy a hacerte sentir bien.


Yoonie cerró los ojos cuando sintió los labios carnosos de Jungkook viajar por su cuello y su pecho. Gimió suavemente y hundió los dedos en ese pelo tan largo y suave.


—¿Te gusta?


—Mmm… sigue.


Jungkook siguió recorriendo su cuerpo con sus besos hasta que tiró levemente de la tela de su ropa interior y acarició esa zona que estaba caliente contra sus dedos. Le besó la cadera e introdujo dos de sus dedos en su interior.


La joven se pasó una mano por el pelo y respiró con fuerza.


—Ah… Kookie…


Jungkook movió los dedos con avidez en ese espacio tan húmedo y caliente.


—Kookie… —la chica le llamó gimoteando.


—¿Sí?


—Tú… te necesito a ti.


—Todo tuyo, nena.


El joven sacó los dedos y se movió por su habitación para buscar un condón en su mesita de noche. Se quitó los pantalones y se bajó los bóxers lo suficiente para liberar esa erección que chillaba contra su ropa.


—Date la vuelta, hoy te voy a follar así.


Yoonie se giró y apoyó los codos sobre las sábanas. Jungkook se pegó a ella y entró lentamente. Le gustaba sentir su piel suave y perfecta bajo sus dedos, alargó el brazo y acarició su columna. El chico escuchó cómo se estremecía y agarrándose a sus caderas empezó a moverse con más fuerza. El sonido de sus embestidas y los gemidos de Yoonie ocupaban cada rincón de su habitación.


—¿Bien?


—Sí… Kookie…


Jungkook cerró los ojos y apretó los labios con fuerza cuando sintió el orgasmo acercarse. Observó a su chica cómo se tensaba y se aferraba a las sábanas con desesperación. Jungkook jadeó y se dejó ir dentro de ella.


Cuando terminaron se quitó el condón y lo tiró en una papelera que había cerca.


Se acercó hasta Yoonie que seguía tumbada sobre la cama y le dio un beso rápido en los labios.


—Voy a buscarte algo de ropa —se giró hacia su armario y sacó una camiseta—. Póntela, no quiero que cojas frío.


La chica se colocó la prenda. Le venía bastante grande, pero no le importó porque olía a él.


Jungkook se subió a la cama medio desnudo y se pegó a ella rodeándola con sus brazos.


—¿Te ha gustado? —dijo besando su hombro.


—Claro que me ha gustado —la pequeña sonrió mientras pasaba los dedos por encima de sus brazos—. Me encantan tus tatuajes.


—Lo sé… —el chico le dio un beso en la mejilla—. Quiero tatuarme tu nombre.


La joven abrió los ojos sorprendida.


—¿De verdad?


—Sí, aquí —Jungkook señaló una parte de su brazo—. Aquí quedaría bien, ¿no te parece?


La chica asintió.


—Es perfecto —se acurrucó a Jungkook y respiró de su aroma. Le gustaba sentirse menuda cuando estaba a su lado. Se sentía protegida cuando estaba con él.


Se quedaron un rato así hasta que un ruido les sacó de su ensoñación.


—¿Qué ha sido eso? —susurró Yoonie.


—No lo sé, creo que viene de fuera —Jungkook se levantó de la cama y fue a echar un vistazo.


Atravesó el pasillo de las habitaciones y salió al comedor. Alguien intentaba entrar en casa. El intruso consiguió abrir la puerta con dificultad y entonces Jungkook lo vio.


—Joder Hyung, ¡qué susto! ¿Tú no estabas con Hobi Hyung?


—Estaba —Yoongi entró en la casa tambaleándose.


—Vas colocadísimo.


—Sí, ¿y qué? —Yoongi miró a su hermano y sonrió cuando lo vio en ropa interior—. Tú has follado.


—Yoonie está aquí, ¿vale?


El mayor cruzó el pasillo y se paró en una de las habitaciones de enfrente.


—Duermo en el cuarto de Kihyun, así no os molestaré.


—Gracias —Jungkook le hizo un ademán con la cabeza y entró en su habitación—. Era mi hermano.


—Lo sé, os he oído.


Jungkook recogió la ropa que estaba tirada por el suelo y se vistió.


—¿Te apetece comer algo? El sexo me da hambre.


—Sí, vamos.


————————————— ✦ —————————————


Namjoon y Jimin estaban riéndose en el salón recordando momentos de cuando eran adolescentes. Reían y bebían contándose anécdotas, cada una más absurda que la anterior.


Jimin se fijó en esos hoyuelos que se le formaban a su amigo cada vez que sonreía. Habían bebido más de la cuenta y el chico no pudo evitar acercar su mano hasta su mejilla.


—Me gustan tus hoyuelos cuando sonríes.


El mayor le observó y le regaló otra de sus sonrisas. Su amigo se ponía tierno y cariñoso cuando bebía demasiado.


Jimin le acarició la cara con delicadeza y sin poder evitarlo, sus dedos acabaron bajando hasta rozar sus labios.


Namjoon cerró los ojos y de forma automática entreabrió los labios.


Jimin se acercó más a él y habló contra su boca.


—Hyung, nunca te he dicho lo mucho que me gustan tus labios.


Namjoon tragó con fuerza y sus ojos se clavaron en los suyos. La voz profunda de Jimin le hipnotizaba, el alcohol corría por sus venas y en ese momento él no podía pensar con racionalidad.


Todo pasó a una velocidad errática. Jimin se sentó a horcajadas sobre sus piernas y sus manos se aferraron a su rostro. Anhelante se acercó a su boca y la besó como siempre había soñado. Sus labios gruesos eran suaves y sabían tan bien como había imaginado miles de veces. Le mordió el labio inferior con dulzura y su lengua se sumergió en su boca para encontrarse y jugar con la suya.


Se besaron durante varios segundos hasta que el aire empezó a faltar en sus pulmones. Se separaron a escasos centímetros el uno del otro con los labios hinchados y enrojecidos.


—Jimin, ¿qué estamos haciendo?


—Te deseo mucho, Hyung —Jimin susurró extasiado—. Déjame hacerte sentir bien.


—Jimin…


El chico comenzó a desabrocharle la camisa sin apartar la mirada de sus ojos. Se deshizo de su cinturón y le bajó los pantalones. Se había vuelto loco.


Namjoon siseó cuando su amigo coló la mano por debajo de la tela. Jimin liberó su erección, estaba dura y caliente, y la envolvió con sus dedos. El mayor tembló cuando sintió los dedos de Jimin presionar sobre la punta, echó la cabeza hacia atrás y jadeó.


—Jimin…


Jimin siguió masturbándole llevándole al límite, le excitaba la idea de torturarle de aquella forma. Le miró fijamente a los ojos antes de metérsela en la boca. La chupó como siempre había ansiado, deleitándose una y otra vez. El mayor jadeó con esa voz tan grave y alargó su mano hasta el cabello oscuro del chico, tiró suavemente de él provocando que Jimin levantara la vista. Los dos estaban muy excitados y habían perdido completamente la cabeza.


—Jimin —Namjoon le llamó—. Voy a correrme.


Estaba al límite.


El chico siguió succionando cuando sintió a Namjoon dejarse ir en su boca. Se apartó con cuidado y se relamió los labios. En ese momento se levantó del suelo y entonces la vio. Esa expresión con la que su amigo le miraba y que no había visto nunca.


Namjoon le miraba con pánico en los ojos.


¿Qué demonios acababa de pasar allí?


————————————— ✦ —————————————


Al día siguiente Namjoon tenía un dolor de cabeza horrible provocado por la resaca de todo lo que había ocurrido la noche anterior. Salió al balcón que había fuera de su dormitorio para que le diera un poco el aire y esperó a que las medicinas hicieran su efecto.


Estaba nervioso, por mucho que le diera vueltas a la cabeza no era capaz de entender por qué lo había hecho. Jimin era su mejor amigo o eso creía él.


Suspiró y miró al frente cuando escuchó que un coche acababa de aparcar. Lo reconoció enseguida, era el coche del macarra. Las puertas se abrieron y vio cómo su hija y ese joven que vestía su particular chaqueta de cuero salían. Los observó durante varios minutos hasta que se abrazaron y se despidieron.


Namjoon entró en casa y esperó a que Yoonie subiera. Se pasó una mano por el pelo angustiado, debía mantener la calma y aparentar normalidad.

25. Juni 2021 13:47:20 1 Bericht Einbetten Follow einer Story
12
Lesen Sie das nächste Kapitel Joon

Kommentiere etwas

Post!
Nancy💜✨ Avila Nancy💜✨ Avila
Se está poniendo interesante 😏
January 10, 2022, 19:39
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 10 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!

Verwandte Stories