0
80 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

"Si te callas te voy a sacar la mierda"

Una rosa mustía y con lágrimas que caen por sus pétalos busca levantarse pero el camino será difícil; tantos te juzgarán y dirán que nunca tuviste el valor para enfrentarte y abrir tu boca gritando todo lo que acongojaba y dañaba tu alma pero, ¿si nunca han de usar la piel de la trasquilada oveja cómo sentirán la sangre seca? El carnero sigue sangrando pero todos los días se baña para que no se noten sus heridas, usando un abrigo con capucha parece un ruiseñor que recita las canciones más alegres pues el brío de su lozanía no se lo quita nadie ¿Una maldición inexorable o solo el patente defecto de que la belleza no nos trae más que desgracias, cuando encandila a un alma perversa que busca adueñarse de ella y arranca la flor, sangrando sus dedos, huele la exquisita fragancia que destila su cuerpo y sin miramientos o culpa creciendo dentro se lleva a esa rosa para jugar un poco; cuando han terminado los juegos la bota a la basura, una rosa que ahora yace mustía en un tacho con papeles con sangre ¿De dónde proviene la sangre, el fluido rojizo y seco esparcido por partes de pañuelos de algodón? Otras rosas sufrieron el castigo por la falta de redención de otro espécimen falsamente llamado humano racional y viviente; pensante; capaz de sentir empatía.
¿Dónde queda el mundo igualitario, habitado por seres humanos sinceros, limpios y amantes del prójimo? Tan solo las rosas yacemos muertas en un tacho de basura, algunas desparramadas y desnudas sobre una cama esperando al siguiente victimario cruelmente apodado «cliente» y ellas recibiendo los pseudónimos de «prostitutas; rameras o golfas».

¿Este es el mundo en el qué quieres vivir? Quizá solo merezcas enloquecer la próxima vez que quieran arrancar tus pétalos, ojo por ojo, diente por diente; ya no importará si los golpes duelen, los que no se marcan se mantienen por años.


Mordiendo la fina piel de mi cuello que gracias a la lozanía lo ha hecho ser terso; jalando mis cabellos, rizos perfectos que se ven corrompidos y prontamente enmarañados por enredos crueles que buscan opacar mi belleza y menguarla con un desordenado estilo en mi apariencia, me veo convertido en un ente heteróclito, llorando por dentro tras haber perdido mi belleza, me siento muerto, mi rostro policromo es capaz de provocar las náuseas a cualquier transeúnte que lo véase en una tarde de enero solitaria, con el canto de las aves sobre nosotros mientras las larvas crecidas ahora yacen sobre los árboles tras devenir en hermosas mariposas de colores radiantes como mi sonrisa que perdió su brillo en diciembre.

No quisiera obnuvilar tu mente con mis pensamientos extraños, ya que soy alguien reservado y nunca compartiría con una persona tan infame mis más sentidos pesares y alegrías amenazadas de muerte y con peligro de caer en el olvido, extinguidas porque no soy capaz de perseguirlas y siempre me refugio en la mentira... Me refugio en la cruel mentira de llenar mi cabeza con ideas de que "estoy bien; soy fuerte; lo estoy superando" cuando no es así, tras sentir tus uñas rasgar mi piel, impacientes de causar estragos marcando el terretorio en el algo ajeno, yo no sé qué haremos a parar, si esto nunca parece terminar y porque al jalar mis cabellos y enredarlos entre los dedos de tus pies el dolor ya parecemas nunca volver a poder sofocarme... Me volteas y empiezas a besar, con los besos me he vuelto frío, tan insensible al tacto... No quiero sentir tus caricias contra mí porque el calor proporcionado de un cuerpo tangible a uno abstracto como el mío casi desvaneciente y tembloroso no merece ser engañado por una muestra de amor extraña.

Debería tener calor, mi cuerpo debería estar hirviente, como un volcán apunto de erosionar pero solo siento frío y mi corazón palpitante es el único con la capacidad de lastimarme; el latido creciente e infatigable, me hace dejar abierta la puerta de mis labiospermitiendo el escape de tristes sollozos lastimeros... Introdujiste tu lengua dentro de mis labios y la metiste tan profundo que parecía que ibas a succionar mi alma, una bruja comiéndome por dentro... Y sonriendo complacida, parece que mi dolor le gusta ¿y cómo no? Si soy alguien translúcido ante la desgracia, en mi rostro se refleja, en mi cuerpo prevalece, en mi rostro lastimado aún quedan retazos de inocencia, pues bien fui un organismo candoroso; inocente; acedrado que luego cayó a la locura, pensamientos vilmente interrumpidos por tus labios succionando lo prohibido, cierro mis ojos y dejo escapar un gemido ahogado y dolorido, cuando tus labios lamen mi órgano invisible, la saliva que lubrica mi parte inexistente me hace sentir mojado y dado que estoy apresado dejaré escapar mi último aliento en un suspiro; una vez más violas mi cuerpo pero yo sé que esto no durará mil años...y como un ser mundano; frágil y con un tiempo de vida marcado, sé que una vez hayas saciado tu hambre, dejarás mi cuerpo sangrante y herido en una cama para que me halle dormido y sueñe contigo; las pesadillas de una dependencia emocional, (en ambos aspectos) soy un náufrago navegando por océanos desconocidos... Y tú el mar inhóspito y hondo, donde si cayera de nuevo me anegarías en tus finas y furiosas aguas, una vez haya muerto, tomarías la forma que tu calidad deinsidiosa te otorgara para que con engaños convertida en una belleza hecha mujer yo caiga rendido ante tus ojos negros donde resaltaron siempre tus pupilas completamente dilatadas que me dan la impresión de que tengo a un bruja malditamente sensual que busca algo valioso en mí, que aunque no haya parado de pensarlo y darle vueltas en mi cabeza, no veo el oro en mi mina que para ella es un recurso valiosísimo e inacabable, disponible siempre que siga el patrón y yo caiga de nuevo en su red... ¿Una red de perdición o mi verdadero destino? Hace tantos años que perdí mi vida por ti y ahora veme aquí otra vez en tus brazos; la ironía de la vida es magnífica pero a pesar de la virtud que representa nunca logró arrancarme una sonrisa o siquiera una leve risa, tan solo veme en el piso hecho trizas y deseando pronto que dimitas la función donde mi terror es la causa de ovación de este público infernal y tan familiar que ya los puedo llamar "mis demonios".

No he sido quien debería estar siendo, con engaños infames para poder lidiar con mis temores, este dolor constante hace mucho perdió el sentido de súbito, porque por más que me eche en esta cama y cierre mis ojos no logró conciliar el sueño, pero sí consigo arrojar más lágrimas sin esfuerzo en fomentar su salida, bajan rápido o a veces se cansan solo sé que mis ojos nunca se secarán por completo.

Siento que me estoy ahogando, mi corazón palpitante, con latidos constantes que me causan dolor, la cabeza me va a explotar y yo creo que aquí mismo desfalleceré, me volteo y araño la cama buscando encontrar la saciedad a una condena inexorable... Al besar su rostro noté que yo mismo era Judas Iscariote, mis labios no se estamparon contra él, apenas lo rozaron como si quisieran no lastimarlo ni dañarlo con mi pútrido veneno, envuelto en mentiras, rebozante de engaños y frío como el agua de los manantiales... Perdóname por haberte engañado, consolándome en una madrugada fría, vio la tristeza y decepción en mi mirar, mi ánimo languidecido, y mi expresión ennegrecida por la culpabilidad que la azotaba, absorto en calmar las palpitaciones irregulares de mi corazón, mientras mi cuerpo entra en descontrol, mi piel se crispa y empiezan a aparecer ronchas sobre mis manos, instándome a rascarme, a sentir calor, y tú... Preocupada por mí... Lamento haberte arrebatado las horas donde debiste dormir por conseguir lo que no me dejaba hacerlo a mí, siempre te amaré pero tras haber pecado y engañado me doy cuenta que sin querer queriendo terminé usándote y la culpa me arrebata la belleza.

Levantarme con los ojos sumergidos en la oscuridad de mi habitación y pintar la pared con las yemas de mis dedos, dibujando los paisajes más hermosos que mis ojos puedan imaginar, sintiendo el frío tacto... Sintiendo la naturaleza de un objeto muerto que se mantiene en un estado helado por ser fiel a sus principios y a las reglas con las que fue, armado, pintado, y terminado...


Volviendo al presente, a esa realidad indigna que nos atañe, me doy cuenta que he empezado a sangrar, mordiste mi pecho, succionando lentamente la sangre, gotaa gota rogando porque no se acabe, lucías como un vampiro furioso, perdona el calificativo, pero me estás devorando como un chancho recién hornado en una mesa familiar donde los comensales están más que hambrientos o un delicioso pavo jugoso en acción de gracias, si quisieras un sabor más penetrante deberías probar tu alma y sacar la piel lentamente como cuando arrancas la mía, no hay gritos que me asorden, puesto que me has roto los tímpanos con el sonido lóbrego de tu felicidad... Y ya que hice la sugerencia proseguiré con mis razones, ya que estás tan nutrida con mis alegríasy cuerpo que el gran amalgama de mis emociones te procuró en sabores opacos; ácidos; amargos; dulces; o umami; usa mis recuerdos, toma mis miedos; pon a trabajar cada recuerdo doloroso y mételo dentro de mí para que mis lágrimas salgan y tú puedas probar el verdadero sabor salado, mis lágrimas no provienen de minas de sal o de una roca... Vienen de dentro... De el organismo que compone mi cuerpo y de los órganos que como mi cerebro están listos para hacerlas brotar en el momento en que mis cuencas ya no las quieran sujetar.


Otra vez vuelves a besarme, por más que metas con frenesí tu lengua larga y cruel dentro de mi órbita tras haber hecho la recomendación y ser la mente intelectual de este extraño acto doloroso... No siento el dolor que debería sentir... Tan solo cierro el ojo sobrante y dejo que la humedad sea lo único que mi cuerpo tibio sienta.

No sé cuánto tiempo pasó... Pero por el sudor de mi cuerpo deben haber pasado horas... Yaces dormida a mi costado, sin atavíos; sin adornos; sin vergüenza; completamente olvidada quedó la empatía y el respeto hacia el prójimo o tu amante... Completamente desnuda, si la desnudez significa pureza ¿por qué siento que eres la madre de todos mis demonios? ...Ese líquido amniótico con el que los proteges para que luego vengan a atormentarme; me olvido de todo; pierdo el control; me vuelvo agresivo... Los golpes en mis manos ya no me duelen, ni cuando caigo sobre la cama y me echo a llorar...

Otra vez estoy perdido en mis pensamientos, con las piernas dobladas y observándote... Me acerco a ti y aprieto tu nalga, sueltas un gemido y sigues durmiendo babeando mi cama... No me importa qué pasará, te mataré; me levanto de la cama y voy hacia la cocina; agarro un cuchillo y regreso de nuevo a mi cuarto, no estás, ¿dónde estarás? El cuchillo cae súbitamente de mis manos y yo no logro verlo tirado en algún lugar; me alejo de la puerta y busco en el baño... En ningún lado está...
¿Dónde estará, dónde estás tú? ¿Por qué ahora ambos objetos inanimados han desaparecido?

Caigo violentamente sobre mi cabeza y ahora entiendo porque... El cuchillo empieza a introducirse con afán en mi garganta, una vez lo trago empiezo a atorarme y escupir cantidades ingentes de sangre pero... Aún así no duele.

Mi cuerpo se maneja solo, como un organismo autárquico sin control alguno de otro más grande, pero yo ni soy el que manda las órdenes; me cacheteo, me pego varias cahetadas, ahora sí ha empezado a dolerme... Sacudo el rostro y grito —¡Para!— Una figura fantasmagórica con tu forma sensual y angelical ríe y me abraza, mientras convertida en niebla blanquecina desaparece al meterse dentro de mí y tras convulsionarme y golpearme la cabeza con el suelo, vomito con dolor y arcadas a ambos que yacen cubiertos de líquido amniótico en el suelo.

—¡¿Qué estás haciendo?!— Exclamé con furia y solo reíste... Sin entender por qué o el cómo sucedía ésta inverosímil situación... Empecé a mearme en los pantalones... Un charco debajo mío, el olor pestilente y el calor de mis orines no me hace sentir muy orgulloso de mí mismo.


Cerrando mis ojos, me quito los pantalones con esfuerzo puesto que la orina ha hecho que mi ropa se humedezca y adhiera a mi piel, mientras sollozo y maldigo al viento me termino de vestir con dificultad, ya sin importarme que me vean los vecinos por las ventanas de sus viviendas aledañas... ¿Depresión? No... Tan solo es que estoy avergonzado...

Entro a la ducha y me baño con agua caliente, me volteo y encorbo la espalda sin poner impedimentos para que el agua atraviese mi piel, quisiera anegarme en ella pero está tan caliemte que mi rostro se aleja apenas siente su calor... Reflexionando sobre quién he sido o no, me agacho hasta sentarme sobre el suelo y luego lavo mi cara pensando si otra persona con mi mismo cuerpo y características fuese el ser supletorio perfecto; sin engaños; sin miedos que hagan olvidarlo todo... Y que todas las noches duerma la 8 horas sin levantarse al baño como un anciano incontinente... Sin que el frío azote mi piel con latigazos tan fieros que dejen una marca cada que vez que la han de tocar... Sin que mis labios se rompan o que sin mis ojos se vean irritados.
Un ser que no ambicione, ni sea el portador de una curiosidad tan banal que haga de su vida un sin sentido irrisorio, buscando siempre las cosas que nunca ha de tener, soñando despierto, a veces inspirado a veces roto, pero con el corazón en la palma de la mano latiendo con mucha fuerza cuando está buscando comer mi mente... Cargando con miedos tan estúpidos, grandes y eternos que parece que lo que cargan es a un ente sin nombre, intensidad, identidad, personalidad, fisonomía, materia, idiosincrasia o algo que más que mi cuerpo mundano pueda ofrecer, aparte de todas las cosas que aún no sé y por ende no puedo, ¿Cúal es mi propósito en esta vida, "terminar unos libros, recibir unos contados, escuetos y efímeros halagos"? Quizá ya he llegado al temible tedio existencial, a mis 19 años aburriéndome de todo y sintiendo un regocijo y fruición en mi corazón solo cuando que ha despertado mi interés lo hace latir... Pero... ¿Qué es lo qué necesito realmente, "enamorarme y ser correspondido? Mi madre siempre me ha dicho: Apenas estás en el primer pétalo reluciente y fragante de la vida...Tan joven, te falta enamorarte, trabajar, conocerás a tantos y ellos harán lo mismo contigo, eres apenas el capullo envuelto en el líquido amniótico de su madre, luego serás una mariposa... Pero... ¿Y qué si no quiero serlo, y qué si quiero más, y qué si nunca he de estar satisfecho? Quería... Quería romper la cuarta; quinta; sexta; séptima; octava; novena; décima; onceana; doceava; terceava; catorceava; quinceava; dieciseisava; diecisieteava; dieciochoava; diecinueveava; veinteava pared pero no he roto nada... Ni he descubierto algo... Volviéndome paranoico... Asustado; agazapado porque heme aquí vigilante apoyado en la pared, temeroso de que vuelva ha acometer contra mí... Una vileza sin escrúpulos... "Si disfrutas algo y sabes que te daña, tanto para causarte pedadillas y aún así seguir recorriendo a él, eres la misma persona que un drogadicto; fumador; o bebedor empedernido porque siendo plenamente consciente de las lesiones en tu cuerpo y mente no lo has dejado".
¿Una mente erudita qué usa el hedonismo radicalizado como base de vida solo para no entrar en un desdén con la misma o solo alguien qué quiere ser feliz sin importar los estragos que va marcando el tiempo? ¿Hablamos de Van Gogh que bebía pintura amarilla porque era la viva representación de esa felicidad que tanto añoramos o solo son palabras vagas y ripias que malograron este poema?

Camino gateando hasta la pared y golpeo mi cabeza reiteradas veces contra ésta hasta marearme, ver mi entorno azulado; morado; verde; desplomarme en el suelo, como está mojado el impacto de la súbita caída duele más... Aparte de impulsivo, estúpido y descontrolado soy sensible ¿Mérito a la sensibilidad ya que este día he podido sentir lo que muchos no han de experimentar jamás? Porque si soy algo es el poeta del dolor, plasmándolo como pueden mis manos en un papel inmaterial y sintiendo el mismo en todo mi cuerpo... Nunca debí abrir los ojos y respirar el aire frío mientras mi cuerpo se estremecía por el gélido ambiente esa noche.

Espero que mi próximo legado valga la pena y no haberme provocado una embolia cerebral.

18. Juni 2021 20:56:40 6 Bericht Einbetten Follow einer Story
3
Lesen Sie das nächste Kapitel Mi confesión.

Kommentiere etwas

Post!
Tinta Roja Tinta Roja
Un texto, que imagino por ser reflexiones muy personales, puede resultar confuso para el lector. Está escrito con mimo (aunque hay pequeños errores que corregir). Algunos párrafos vuelven a ser extensos, sería bueno que utilizaras más puntos para darnos un poco de tregua a los lectores. Muchos de los pasajes tienen “ritmo”, otros son un poco enrevesados. Yo suelo escribir los versos sobre una melodía, de esa forma suenan más emotivos y siguen una pauta que da consistencia al texto, es un truco sencillo. Recita, aunque sea mentalmente, lo escrito. Dale el énfasis que crees que debe de tener cada frase, imagina que eres un actor sobre el escenario y medita si hay “ritmo” en las palabras. Cierto que el optimismo brilla por su ausencia en tus escritos, vas a acabar siendo un autor “maldito”. Espero que el “dolor” se quede en lo literario. Otra cosa; es preferible no encararse con tus lectores. Si dudan de ti, demuéstrales que se equivocan por medio de tus letras, pero no los retes o se enfadaran y será difícil que cambien de opinión al respecto. Que les gusta lo que escribes... pues estupendo, que no les gusta... están en su derecho de opinar. Como siempre, un saludo.
June 19, 2021, 10:32

  • El príncipe  castrado El príncipe castrado
    No entiendo lo de escribir en mimo; lo de cerrar bocas no fue dirigido a los que me leen, agradezco mucho que me hagas ser un príncipe eunuco llamándome "actor"; y bueno no es que sea suicida y cosas así pero no puedo escribir cosas bonitas, no sale de mí por eso es lo que siempre dejo en las letras y... Como no tengo actualmente una foema de sacar la frustración , enojo y mierdas guardadas creo que compraré un saco de box; antes pensaba meterme a clases de boxeo y sarcarme la mierda con otras chicas pero me dejarían idiota y romperían la nariz. June 19, 2021, 11:47
  • El príncipe  castrado El príncipe castrado
    Yo decía cosas como "sé que me van a sacar la mierda pero de entre los 4 puñetes que me metan yo por lo menos daré unos cuantos y bien duros, seré feliz". Pero con lo de escribir eso quedó atrás... Necesito mis neuronas. June 19, 2021, 11:49
  • Tinta Roja Tinta Roja
    Escribir con "mimo" significa hacerlo con cariño. No tiene nada que ver con esos dela cara blanca que no dicen nada. El boxeo es un deporte muy completo para mantenerse en forma, siempre que no entres en combates reales, que esos son los que te dejan tonto. June 19, 2021, 12:10
  • El príncipe  castrado El príncipe castrado
    Bueno es que no lo sé, antes cuando me frustraba y me llenaba de malos sentimientos corría, (trataba de cansarme físicamente para ya no pensar) o cantaba hasta quedarme sin voz, pero creo que el saco de boxeo me ayudará, quién sabe, cada persona tiene una manera de sacar todo lo malo y el encierro es dañino para todos, en fin; trataré de mejorar en mi escritura y terminar mi libro gay, gracias por tus comentarios y consejos, siempre los tomo en cuenta y quedan en mi mente, eres como mi sensei (maestro) en la literatura y una de las pocas personas que se interesa en verme mejorar como escritor. June 19, 2021, 15:02
El príncipe  castrado El príncipe castrado
Una pequeña muestra de que sí sé hacer poesía, me molestó mucho cuando me dijeron que no, con esto espero cerrar muchas bocas.
June 18, 2021, 21:01
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 1 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!