kim_marce16 Marce Trellez

Jeon Jungkook es el héroe de acción más sexy de Hollywood. mujeres de todo el mundo Lanzan sus bragas en su dirección pero a Jungkook no le interesan es más del tipo al que le gustan los bóxers Específicamente los del modelo masculino casi desnudo en una valla publicitaria por la que él pasa todos los días. Aunque recientemente apareció en los titulares su salida del armario a la luz pública, Jungkook se muestra muy cauteloso a la hora de mantener una relación temiendo lo que la opinión pública pueda llegar a hacerle a su carrera Pero hay algo en la expresión del modelo que le intriga y hace preguntar, ¿Que pasaría si...? Kim Taehyung es un acaba de conseguir su mayor campaña de modelaje hasta ahora. Una que lo tiene exhibido en todas partes y en todos los periódicos de los ángeles y que es mucho más de lo que hubiese imaginado y cuando participa en el último éxito de taquilla de Jungkook, se acerca mucho a su última fantasía. Exteriormente seguro de sí mismo, Taehyung no tiene ningún problema con su sexualidad o su aspecto de niño bonito, y utiliza ambas cosas a su favor para conseguir lo que quiere. Y lo que quiere se llama Jeon Jungkook.


Fan-Fiction Bands/Sänger Nicht für Kinder unter 13 Jahren. © Derechos Reservados

#taekook #modelaje #Kooktae
108
5.1k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Capitulo 1: Rock...Duro

Una bocina suena detrás de mí. No era solo un rápido pitido para que mi trasero se moviera de nuevo, sino uno largo y prolongado que me hizo saludar al conductor detrás de mí con mi dedo del medio.


Este era el mejor momento de la mañana, y había sido así durante las últimas tres semanas, así que si quería tomarme mi tiempo en la concurrida intersección de Hollywood y Highland, el

resto de Los Ángeles podría esperar.


—¡Ponte en movimiento, gilipollas! —Y luego sonaron múltiples bocinazos.


Sonreí para mis adentros mientras miraba la valla del hombre que captó mi atención y me hacía conducir varias millas fuera de mi camino solo para verlo. Cada. Maldito. Día.


Delgado y musculoso como lo son la mayoría de los modelos masculinos, con mechones más largos y oscuros en la parte superior de la cabeza que estaban un poco arrastrados por el viento,

fuera quien fuera este hombre, era una jodida perfección.


Llevaba solo una chaqueta de cuero abierta con el par más pequeño de calzoncillos blancos que jamás había visto, y la mirada gritaba confianza. Arrogancia. Sin una maldita duda, era el hombre más sexy que había visto en mi vida, y con mi trabajo, había visto a algunos muy guapos.


Pero este tipo... era algo más.


Lo que realmente me llamó la atención fue su insinuante mirada, y la forma en que su pulgar rozaba su labio inferior. Decía ‘ven a probarme. Te reto’. Y era efectivo porque quería darle un mordisco.


Sí, llámame bastardo superficial, pero estaba prácticamente babeando por la forma en que sus Calvin Kleins colgaban debajo de sus caderas que mostraban su profunda V, y el vello oscuro que conducía a su... Joder. Su pene duro como una roca, a-la-espera-de-que-le-ponga-mis-labios...


—¿JungKook? ¿Estás jugando con el tráfico otra vez?


Shayne, mi vivaz amiga australiana… y mi pantalla de humo, y debería mencionar eso por sacarme de mi camino e interrumpir mis pensamientos llamándome al móvil.


—¡Mueve el culo, o lo golpearé tan fuerte que cagarás tuercas y tornillos durante una semana!


Eso me hizo reír y avanzar lentamente. Con una última mirada a Marky Mark… así lo llamaba yo… pise el acelerador, para el alivio de la larga cola detrás de mí.


—Dime que no estabas haciendo lo que creo que estabas haciendo —dijo Shayne


—¿Qué? ¿Te refieres a estacionarme frente al regalo de Dios para el hombre en sus Calvins Klein y masturbarme? —dije, dando mi mejor imitación de un acento australiano.


—¡Ya era hora, imbécil! —gritó el ligeramente enojado Angeleno cuando me sobrepasó en su vehículo y yo saludé en respuesta.


—Diablos, JungKook. Te dispararán uno de estos días por frenar el tráfico de la gente que va camino de su trabajo. Puedo ver los titulares: —la estrella de acción más grande de Hollywood fue asesinada a tiros después de ser atrapada masturbándose en su Lamborghini.


—Oye, mantuve mis manos en el volante. No se vería muy bien si me presentara a la primera lectura de mi guión después de haber disparado una carga dentro de mis pantalones.


Y preferiría estar desnudo y acostado en mi cama para eso.


—Umm... demasiada información.


—Como si pudiera impresionarte con las compañías que tienes. Además, tú comenzaste esta conversación, Shayne, yo solo estoy contribuyendo.


— Hablando de contribuir, te llamaba para recordarte que Paige empezará a preparar desde el viernes tu fiesta de cumpleaños del sábado, así que asegúrate de que tu gente lo sepa para que la dejen entrar si no vas a estar allí para darle el paso.


—Lo haré. Aunque estoy seguro de que a los de seguridad no les importaría verla mover el culo por encima de la valla.


—JungKook...


—Sí, sí, Sophie la dejará entrar.


—Espera, ¿Sophie sigue siendo tu ama de llaves? Pensé que la habías despedido porque rompe algo cada vez que quiere.


—Lo he hecho. Lo hice. Nueve veces ya, pero mierda si no empieza a llorar y a contarme lo mucho que Johnny quiere jugar a beisbol infantil esta temporada, y cómo la pequeña María realmente quiere una de esas cosas de horno de niñas para su cumpleaños, y cómo no podría darse el lujo de seguir alimentándolos con mierda sin gluten si pierde su trabajo, y por el amor de Dios, no puedo soportarlo.


—Auch, cariño. Tienes un corazón.


—Por supuesto que sí. Aunque no es demasiado grande desde que dejé ir al mayordomo, pero… —dije


—Bueno, a veces es difícil de recordar quién eres con esta nueva faceta tuya de acción dura que hemos estado viendo salpicada por toda la televisión y los tabloides. No recuerdo que estuvieras tan... nervioso cuando estábamos saliendo.


No mierda.


—Bueno, en aquel entonces, todo lo que necesité para dar la imagen de rudo era una mujer caliente en mis brazos. Pero como he salido del armario, he tenido que replantear mi marca.


—Bueno, pequeño engreído te queda bien.


Me burlé. —¿Pequeño?


—Tienes razón. Eres enorme. Inmenso. El más grande que he visto...


— Me lo dicen mucho.


—Yyyyyy… creo que ya es suficiente para tu ego por hoy.


—Para ser justo no era mi ego lo que quería que me acariciaran, pero me has hecho sentir bien esta mañana de todas formas.


—Ey. Ve a tu reunión de...


—Lectura de guión.


—Sí, de lectura, lo que sea. E intenta no hacer enojar a nadie más hoy. Los paparazzis te están siguiendo —tarareó.


Una rápida mirada en mi espejo retrovisor me dijo que tenía razón en eso. El mismo Honda plateado que me había estado siguiendo desde que salí de mi vecindario de Beverly Hills estaba un

par de autos atrás, y sin duda había por lo menos un tipo dentro.


Jodidamente genial.


—Por cierto —continuó Shayne—, hay una buena foto tuya en TNZ deteniendo el tráfico en Highland y despidiendo a un pobre conductor detrás de ti con una horrible señal en tus manos. Con mucha clase, JungKook


—Hijos de puta. Eso fue hace dos minutos. Acabo de llegar a Barham.


—Sabes que te están siguiendo porque todos quieren la primicia.


—Sí, sé lo que buscan. —Lo mismo que habían estado buscando desde hacía un año. La primera foto pública de mí con alguien desde mi salida del armario en conferencia de prensa—.Buena suerte. Eso no va a pasar.


—Solo ten cuidado, por favor.


—Siempre —dije, y después de terminar la llamada, subí el volumen de la canción de rock en la radio hasta el final y pisé el acelerador.


📷


Nunca en mi vida me hubiera imaginado caminando entre los escenarios del estudio de la Warner Bros, de camino a mi primer trabajo en Hollywood.


Yo, Kim Taehyung, yendo hacia el Estudio Dieciséis para trabajar en una película. Era jodidamente increíble. Pero ahí estaba yo. Y tuve que admitir que estaba bastante nervioso.


No solo iba a estar en una película, iba a estar en una película protagonizada por el héroe de acción número uno en el mundo en este momento… Jeon Jungkook


El Jeon Jungkook que atacó a los ninjas en The Last Guttersnipe. El Jeon Jungkook que salvó a un barco de guerra del hundimiento después de que tres misiles lo golpearan en Insurrection I. Y el Jeon JungKook que había protagonizado cada una de mis sucias fantasías. Sí, ese Jeon Jungkook.


Cuando llegué por primera vez a LA hace tres meses, no había sido con la intención de entrar en el negocio de la actuación.


Me puse a modelar hasta que mi agente me dijo que tenía un rostro que le encantaría a la cámara.


Parecía obvio. Quiero decir, ya me estaba desnudando para las fotos, pero entonces ella mencionó la televisión y las películas y al instante tuvo mi atención.


Así que, cortesía de un golpe de suerte, aquí estaba, caminando hacia mi futuro.


Me detuve en medio de la calle para ver lo que me rodeaba. La icónica torre de agua del WB y a la izquierda, el exterior de Brooklyn Nights, uno de mis programas de policías favoritos.


Los tranvías llenos de turistas deambulaban por las calles dentro del recinto. Y todo estaba respaldado por una enorme colina que separaba a Burbank de Hollywood.


Casi me pellizco. ¿Qué diablos estoy haciendo aquí?


Agarré el mapa que me habían dado y me coloqué la mochila en el hombro, a punto de seguir moviéndome, cuando el chirrido de unos neumáticos golpeó mis oídos, seguido de la explosión de una bocina.


Me asusté y me di la vuelta para ver a un super ardiente Lamborghini que se había detenido bruscamente.


Era negro como la noche, con abejorro amarillo en la parte inferior del cuerpo, y las ventanas estaban tan teñidas de oscuro que no podía ver qué idiota había estado

conduciendo como un murciélago en un lugar tan ocupado del estacionamiento. Con la música a todo volumen, lentamente comenzó a avanzar, acercándose más y más.


Entrecerré los ojos, tratando de ver dentro, pero no sirvió de nada.


Sin embargo, eso no fue un problema por mucho más tiempo, porque justo cuando el automóvil se detenía, el maldito Jeon Jungkook, asomó la cabeza por la ventanilla del lado del conductor y me habló... en realidad me habló.


—Oye, imbécil, ¿quieres apartarte del camino?


Vale, tal vez debo decir que me gritó... pero me miraba intensamente... creo. Quiero decir, era difícil de decir detrás de esas gafas de sol negras.


—¿Ey? ¿Tienes ganas de morir o algo así? Muévete a un lado, ¿quieres? Algunos de nosotros tenemos lugares a los que ir.


Antes de que pudiera decir nada, Jungkook se había vuelto a acomodar en el asiento del conductor y estaba acelerando.


La bestia del motor del vehículo gruñó, y uno pensaría que eso habría hecho que mi culo se moviera, pero no fue hasta que Jungkook volvió a poner la palma de su mano en la bocina que tropecé y volví al lado de la calle.


El coche se arrastró hacia delante hasta que estaba a mi lado, y miré hacia abajo a una cara que solo había visto en una pantalla.


—Sabes —dijo Jungkook sobre la música rock—, sería más seguro que tomaras uno de esos viajes en tranvía.


Estaba a punto de abrir la boca para decirle que no estaba allí para hacer turismo, ‘al menos, creo que estaba a punto de decírselo’, pero antes de que a mi cerebro se le ocurriera una maldita palabra que decir, Jungkook había puesto el pie en el acelerador y me quedé mirando fijamente la parte trasera de su coche mientras se alejaba de mí.


Bueno, mierda, hablando de primeras impresiones. Esta primera lectura de guión iba a ser un poco incómoda ahora, por otras razones, aparte del hecho de que tenía una jodida erección por la estrella de la película, ya que resultaba que Jeon Jungkook también era un completo idiota.


📷


Después de entrar en mi plaza de estacionamiento, apagué el motor y tomé mi guión.


Hoy era el día de la lectura del guión de Insurrection II, y estaba deseando volver al trabajo. Mi última grabación me tuvo en un desierto con un calor de veinticuatro grados durante cuatro meses, así que disparar en un tanque de agua a pocos kilómetros de casa iba a ser un agradable cambio, por decir menos.


—Es un corredor de carreras, Jeon —dijo Ron King, el director, al salir de su deportivo rojo rubí.


Caminó hacia el frente del Lamborghini y le dio un silbido apreciativo—. Así que eres uno de los veinte afortunados que tiene en sus manos a este chico malo. ¿Te importaría dejarme llevarlo a dar una vuelta?


—Sobre mi cadáver.


—Me parece justo. Te mataré en los primeros diez minutos de la película.


Ron me dio una sonrisa y me estrechó la mano. Era más bajo que yo por unas buenas ocho pulgadas, con el pelo rojo fuera de control que guardaba baja un gorra, y nunca dejaba de demostrar cómo se sentía realmente en su camiseta. Hoy se podría decir que soy alérgico a la estupidez. Por lo cual siento que estoy pensando con sarcasmo.


—Es bueno tenerte de vuelta a bordo —dijo—. No estoy seguro de haber logrado esto sin ti, pero no dejes que eso se te vaya a la cabeza. Incluso colocamos los M&M verdes en tu remolque.


Le di una sonrisa torcida y no pude evitarlo. —¿No lo has oído, Ron? Prefiero Skittles en estos días. Ya sabes, probar el arcoíris y todo eso.


Ron gimió y mantuvo abierta la puerta del Estudio Dieciséis. —Jesús. Entra, bastardo con sabor a fruta. Y ten cuidado con los marineros.


—Oh, eso planeo —dije con un guiño, y me dirigí al interior, donde se colocaron unas treinta sillas en un círculo, casi todas ellas ya ocupadas.


Teniendo en cuenta que la mayoría del elenco fue asesinado en la última película, estábamos

trabajando con un nuevo grupo de actores, por lo que hoy nos daría una buena idea de qué esperar el uno del otro.


Saludé a algunos que conocía por su nombre y luego Ron los llamó a todos para que tomaran asiento.


Cuando aparqué mi trasero en el más cercano, tomé un trago de agua y luego mis ojos se posaron en la figura alta caminando hacia el círculo. Con vaqueros negros y una camiseta Henley gris que mostraba sus músculos delgados, diría que el tipo casi me llamaría la atención… si no fuera por el hecho de que era el mismo gilipollas que casi había atropellado unos minutos antes.


Algo sobre la forma en que se sostenía me parecía vagamente familiar, pero con la gorra inclinada sobre su rostro, no pude ver bien quién era.


El chico tomó la última silla vacía directamente frente a mí y miró alrededor del círculo mientras enrollaba el guión en sus manos.


Ah. Nervioso. Y por la forma reservada en que se comportaba y no que saludó a nadie, tenía que ser un novato.


Mientras seguía escaneando el círculo, sus ojos se encontraron con los míos y los sostuvo hasta que levanté una ceja ligeramente. Luego rápidamente desvió la mirada, y Ron nos llamó a todos para que le dedicáramos nuestra atención.


Espera un segundo. Conozco a este tipo…


Después de que Ron dio su pequeño discurso de bienvenida y de patear culos, nos hizo dar una vuelta y presentarnos. El novato de allí se quitó la gorra y se pasó una mano por el cabello castaño, revolviéndolo en una especie de estilo desaliñado, y cuando levantó la vista, sus ojos atravesaron los míos y me quedé sin aliento.


Porque sentado ahí, como si yo mismo lo hubiera sacado de la cartelera, estaba el maldito Marky follable Mark.


📷


Me estaba Mirando. Ni siquiera tuve que mirar al otro lado del círculo para saber que Jeon Jungkook me estaba mirando. Podía sentirlo.


Eso probablemente suene estúpido, pero desde el momento en que me senté, cada minuto que pasó desde entonces, los ojos de Jungkook se habían fijado en mí como un jodido rayo láser. Lo sé porque con cada persona que se ponía de pie para presentarse, me acercaba cada vez más a donde estaba sentado Jungkook y podía verlo fuera de mi visión periférica, mirándome.


¿Qué demonios? Como si no estuviera lo suficientemente nervioso. ¿De verdad iba a hacer una escena por lo que pasó afuera? Quería pensar que no, porque tal como estaban las cosas, mi

primera impresión de uno de mis ídolos estaba disminuyendo rápidamente.


Cuando el hombre al lado de Jungkook se puso de pie y se presentó, me pregunté si estaba inventando todo esto en mi cabeza.


Tal vez estaba sufriendo de ansiedad en mi primer día y estaba imaginando que Jungkook me estaba mirando fijamente. Quiero decir, realmente, ¿por qué una estrella de Hollywood me estaría mirando de todos modos?


A menos que planeara decirle al director que me despida... Oh, mierda. ¿Eso era lo que iba a hacer? Joder.


Dejé que mis ojos se movieran hacia Jungkook cuando el hombre a su lado, sí, no entendí su nombre se sentó, y antes de que Jungkook se pusiera de pie, tomó otro trago de su botella de agua y quedé momentáneamente hipnotizado por el abultado bíceps de su brazo


Santa mierda, había estado rodeado de hombres con musculatura bien construida antes.


Demonios, Derek, mi amigo y entrenador en mi casa de Florida, estaba repleto, pero este tipo incluso lo vencía. Realmente no pensé que podría rodear ese bíceps con mis manos. Simplemente increíble


Cuando Jungkook bajó la botella y se inclinó hacia un lado para colocarla en el suelo, levantó la cabeza y definitivamente no me equivoqué cuando llamó mi atención esta vez, porque un lado de su boca se levantó en una jodida sonrisa como si acabara de atraparme... bueno, mirándolo boquiabierto.


Maldición.


Jungkook se puso de pie y deslizó sus manos en los bolsillos de sus jeans mientras miraba alrededor del grupo. Luego soltó una sonrisa tan amplia y engreída que no podías evitar sentir admiración por su confianza. El chico la tenía a montones.


—Hola chicos, soy Jungkook—dijo, y no era el único que obviamente pensaba que esa declaración era redundante, si las risas y los comentarios de mierda eran una indicación. Pero Jungkook simplemente se río afablemente y escaneó el círculo—. Estoy realmente entusiasmado con este proyecto que estamos a punto de emprender y Ron me pidió que me disculpara por adelantado por matar al

menos a la mitad de vosotros en los primeros diez minutos…


—Sí, sí, Jungkook, lo que sea —dijo Ron.


—Bueno, está bien, tal vez un tercio de vosotros. La primera película fue una experiencia increíble, y estamos muy contentos de teneros a bordo con nosotros. No puedo esperar para llegar a

conoceros a todos y volver al trabajo.


Mientras se sentaba, todos aplaudieron y un par de personas silbaron mientras la emoción recorría al grupo, aplaudí mecánicamente junto con el resto de la multitud, sin dejar de mirar al hombre que ahora estaba sentado con las piernas extendidas enfrente de él.


Cuando Jungkook terminó

de pavonearse bajo la atención de todos, cruzó los brazos sobre el pecho, se recostó, y sí, me miró

directamente.


Ah, demonios. No había sido paranoico, definitivamente estaba obsesionado conmigo. Y después de algunas personas más, sería mi turno de ponerme en pie y actuar como si los ojos del hombre con el que solía follar en mi imaginación no estuvieran pegados a mí porque pensaba que era un completo imbécil. Bueno, para ser justos, ahora yo pensaba de él que era un imbécil elitista de grado A, así que, ¿qué me importaba lo que él pensara de mí?


El caso era que había algo en la forma en que me estaba mirando. No podía precisar de qué se trataba, y no había manera de que ese parte persistente de mi cerebro dejara de decir que era el interés correcto, porque, bueno, simplemente no podía ser. Pero Jungkook me miraba como si... como si me conociera íntimamente


Se estaba mordiendo el labio inferior con los dientes superiores y me estaba mirando con los ojos entornados. Y seamos honestos aquí, a pesar de que había actuado como la polla más grande del mundo, el hecho de que Jeon Jungkook me mirara como si quisiera cruzar el círculo y arrancarme la ropa me había...


—Amigo. —El hombre a mi derecha chocó con mi codo, y aparté mis ojos de Jungkook para mirarlo—. Es tu turno


Oh, mierda. Mis ojos volaron alrededor de la habitación, y pude sentir el calor de mi piel mientras la vergüenza me envolvía. Todos ahora me miraban directamente a mí, incluyendo a Jungkook.


Respiré hondo, preguntándome de qué otra manera este día podría arruinarse, y luego decidí...


¿cuál es mi lema? ¿Fingir hasta que lo consigas? Me puse de pie y torcí el guión entre las manos, y luego, con toda la falsa bravuconería que pude reunir bajo estas circunstancias, me presenté.


—Hola, soy Taehyung y soy nuevo en todo esto de hacer cine. —Eché un vistazo al reparto y a Ron, asegurándome de evitar el contacto visual con el hombre que no dejaba de molestarme —.Estoy realmente emocionado de ser parte de este proyecto y mi única petición es que me hagáis las cosas más fáciles


Todos rieron entre dientes, y esta vez no pude evitar que mis ojos buscaran a Jungkook, quien se

había deslizado hacia adelante en su silla con los codos apoyados en sus rodillas, mirándome

intensamente mientras asentía y decía: —fácil, ¿eh? Deberías haberte guardado eso. Ahora has llamado mi atención.


Jungkook se echó hacia atrás y miró hacia Ron, y joder, juro que mi corazón latía con tanta fuerza que fue un milagro que no se escuchara en el silencio que siguió. ¿Se dio cuenta de lo que acababa de decirme? Atrapé su atención, no me digas.


—Pero... tal vez si pasas la iniciación, no seremos duros contigo


Estreché mis ojos en su cara. Jesús, ¿qué diablos significa eso...? —Uhhh... ¿Qué iniciación?


Jungkook dio una inclinación arrogante de su barbilla mientras miraba hacia el resto del elenco.

—Pronto lo sabrá, ¿verdad, chicos?


Todos le devolvieron la sonrisa como si fuera su maldito héroe o alguna mierda, y en lo único

en que podía pensar era en decirle que se fuera a la mierda…


—Gracias, Taehyung—dijo Ron antes de lanzar una mirada en dirección a Jungkook —. Compórtate,

Jeon.


Jungkook se encogió de hombros antes de cruzar sus brazos y apuntarme con una sonrisa impenitente. —Pero, ¿dónde está la diversión en eso?


Tragué más allá del enorme nudo en mi garganta, de alguna manera sabiendo que había mucho más en esa declaración que los dos minutos de infierno que acababa de pasar.


Comportarse no parecía ser una palabra que iba de la mano con el tipo duro que había llegado en un automóvil que valía más que una casa de tamaño modesto. Tampoco pertenecía al hombre que ahora había vuelto a mirarme como un rey que estaba evaluando su próxima conquista.

30. April 2021 21:19:42 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
6
Lesen Sie das nächste Kapitel Capítulo 2: Cabra Cachonda

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 24 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!