-sugarydreammoon @SugaryDreamMoon

𝒜𝓂𝓎… 𝓊𝓃𝒶 𝓃𝒾𝓃̃𝒶 𝒹𝑒 𝓉𝒶𝓃 𝓈𝑜𝓁𝑜 𝟣𝟤 𝒶𝓃̃𝑜𝓈 𝒹𝑒 𝑒𝒹𝒶𝒹, 𝓊𝓃 𝓇𝒶𝓎𝑜 𝒹𝑒 𝓁𝓊𝓏 𝓎 𝒹𝑒 𝑒𝓈𝓅𝑒𝓇𝒶𝓃𝓏𝒶, 𝓈𝑒𝓇𝒾́𝒶 𝒸𝑜𝓂𝑜 𝓁𝒶 𝒹𝑒𝓈𝒸𝓇𝒾𝒷𝒾𝓇𝒾́𝒶𝓃 𝓈𝓊𝓈 𝒶𝓂𝒾𝑔𝑜𝓈…, 𝒹𝑒 𝓃𝑜 𝓈𝑒𝓇 𝓅𝑜𝓇 𝓊𝓃 𝓈𝑜𝓁𝑜 𝓅𝓇𝑜𝒷𝓁𝑒𝓂𝒶, 𝓃𝑜 𝓉𝒾𝑒𝓃𝑒 𝓃𝒾𝓃𝑔𝓊𝓃𝑜.


Fantasy Dunkle Fantasie Alles öffentlich.

#Diferentes-Dimensiones #Temas-Serios #dolor #ansiedad #depresión #evangelio
0
116 ABRUFE
Im Fortschritt
Lesezeit
AA Teilen

➺Tomo 1 - Capítulo 0

➺Conociéndote

-x-Punto de Vista de Tercera Persona-x-

Amy… una niña de tan solo 12 años de edad, un rayo de luz y de esperanza, sería como la describirían sus amigos…, de no ser por un solo problema, no tiene ninguno.

Tan hermosa, con ese ojo derecho de color azul cielo en la mañana, ¿y el izquierdo?, simple, cubierto por un parche igual de negro que el cielo en la noche, con esas pequitas traviesas manchando sus mejillas coloradas de rosa, con una piel tan tersa y tan blanca, con esa vestimenta tan adorable que solo una niña de su edad adoptaría, y Tan sola como la luna cuando no hay estrellas.

¡Oh, Delicada Flor de Primavera! ¿Dónde están tus hermosos pétalos?, Aquellos que reflejan tus deseos.

Y es, que, sin estrellas, en esa oscura y fría noche; no hay más deseos, que aquel; que desea salir de la oscura y fría soledad, y obtener estrellas que alumbren alrededor de tu ser, y te iluminen con su forma de ser.

Nunca había tenido padres, y los que tenía, de ninguna forma le amaban, con nadie se juntaba en la escuela debido a su rechazo, ¡ni siquiera tenía hermanos con quién compartir sus penas!, solo por ser diferente, solo por ser especial, ¿Acaso ya nadie aprecia la especialidad?, aquella que refleja la personalidad, que nunca será aceptada de ninguna manera por la sociedad.

Pero…, ¡porqué siempre habrá uno que cambie tu realidad!, no estaría sola para siempre, y es que el destino se juntó con la vida, enlazando en un lazo blanco, su triste final, y su alegre comienzo, con un primer amigo, aquel 29 de Noviembre de 2020.

-x-Punto de Vista de Tercera Persona-x-

Sola, Sola, Sola…

Corría la niña, sin ya aguantar más, lágrimas cristalinas resbalaban a sus mejillas, y eran llevadas por el viento, mientras corría hacia un bosque desconocido.

-Lo desconocido será tu fin…- La voz de su madre resonaba, ¿Pero y si lo desconocido no fuera su fin?, ¿Qué pasaría?

- ¿Por qué no eres como los demás? - Esa pregunta fue como un puñal en la espalda, porque la verdadera pregunta era: ¿Por qué está mal ser diferente a los demás?

- ¡Ja, ja, ja, Eres una torpe y tonta niña! - Esa burla hizo eco en su cabeza, si podría ser torpe, y un poco tonta a veces, ¡Pero ese niño seguro se sentía más solo que ella, no teniendo a nadie alrededor, cuando hay miles de personas a su lado!

- ¿Acaso solo los libros y los lápices son tus únicos amigos?, pobrecita…- Las lágrimas pincharon sus hermosos ojitos, porque está pregunta era verdad, Pero si puedes hacer algo, entonces… ¡Hazlo; en vez de sentir lástima!, porque eso solo lo sienten verdaderamente las personas que no pueden hacer nada.

Y corriendo, tratando de huir de sus problemas, como si pudiera hacer eso con solo correr, ¿pero que más podía hacer?, sino sabía cómo solucionarlos; pero sus piernas no daban para más…

Y dejándose caer por el cansancio, raspándose las rodillas en el proceso, jadeó; sus lágrimas parecían cristales con su transparencia, rodando por sus mejillas sin parar, nunca se dio cuenta de que terminó acurrucada junto a un árbol gigante, porque sus pensamientos la atormentaban.

- ¿Por qué?, ¿Por qué?, ¿Por qué? - Se repetía la niña sin entender, porque esas personas eran tan malas con ella.

- ¿Qué les había hecho?, ¿Por qué me tratan tan mal?, ¿Qué hice para merecer este dolor? -

Existir

Esa palabra en su cabeza le dio un susto repentino, sentía un nudo en su garganta, las lágrimas pararon abruptamente, pero unas pequeñas gotitas se posaron en sus esquinitas, unas pequeñas gotas de moco se derramaron de su nariz, sus mejillas estaban más coloradas de lo normal, lo mismo con su nariz; y sus ojitos estaban hinchados de llorar, aunque solo el derecho se podía apreciar. Su cuerpo temblaba por el frío de otoño, le costaba respirar, debido a la ansiedad y su situación solo empeoró al darse cuenta de algo…

No sabía en donde estaba

Estaba rodeada de árboles; y cualquiera podría deducir que estaba en un bosque, y aunque parte de eso era cierto; no era un bosque normal… Pues los árboles eran gigantes, sus copas tenían hojas transparentes; como si fueran de cristal, y sus cortezas eran suaves y calentitas; con eso en mente entendía por completo porque se acurrucó junto a uno de estos.

El césped estaba tintando de blanco, aunque aún se podía observar algunas manchitas verdes, había varias flores a su alrededor de colores pasteles, empezando por el polen amarillo en el centro, y con un color blanco alrededor que terminaba en algún color brillante o pastel, algunas tenían olores deliciosos, como miel con galletas, chocolate con leche, e incluso ¡malvaviscos asados!

El panorama que tenía en frente no era tan espeluznante una vez que se le observaba detenidamente, y es que tal cual niña curiosa, entre más exploraba mucho mejor se sentía, y su ansiedad reducía.

Dios, incluso los pájaros que pasaron de repente encima de su cabeza, eran hermosos con esos colores pasteles y blancos, luciendo intrépidos, pero sofisticados, curiosos, pero elegantes, sin duda una combinación hermosa.

Y un poco más relajada, al darse cuenta; (Al menos en donde exploró), que no había nada malo con el lugar, y que estaba segura, se decidió volver a su casa, de no ser por un solo problema.

No sabía cómo volver

No tenía ni la más mínima idea de cómo terminó ahí, no era un bosque normal, y mucho menos era uno que estuviera en su ciudad, tampoco sabía de donde había salido tal bosque, y con lo que exploró olvido por completo su punto de partida.

Estaba perdida

Con eso en mente se desanimó, y su cabecita empezó a llenarse de dudas, cómo… - ¿Seré capaz de volver a casa?, ¿Me quedaré aquí para siempre?, ¿Encontraré algún camino de vuelta o me perderé en el intento? - Esas y otras preguntas rondaban en su cabeza y la atormentaban, nunca se dio cuenta de cuando sus lágrimas empezaron a aparecer de nuevo, y para cuando lo hizo se dio cuenta también de que estaba hecha una bolita junto a uno de esos árboles calentitos; y ya iba a seguir llorando de no ser porque una luz la distrajo al ser tan intensa.

Y al levantar la vista; quitándose con su antebrazo la misma, su ojo no podía creer lo que veía, un pequeño gatito transparente hecho de cristal, con ojos de diamante, y con reflejos azules en su mirar y pelaje, era iluminado por una luz blanca alrededor de su cuerpo.

La pequeña solo se quedó en shock al verlo, pero eso no impidió que el pequeño gatito llegará hasta ella, y se sentará a sus pies, solo para alzar su cabecita, y maullar mientras la veía.

-Nya. - Fue lo único que el gatito pronunció alegremente mientras veía a la menor.

Amy aún se encontraba en shock, por lo que no sabía qué hacer, o decir en ese momento; y como si el gato supiera todo aquello, pasó su cuerpo por sus piernas, calmando a la menor y causándole un toque de ternura en su interior por el acto cometido; el cual reflejaba en su sonrisa, obteniendo el gatito como recompensa algunas caricias en la cabeza.

-Dios, si solo me pudieras entender; ¿Me ayudarías a salir de aquí? - Le pregunto la niña al gatito, un poco más para ella misma, que, para él gatito, puesto que para ella era un hecho de que el minino no le entendía de nada de lo que le hablaba.

O eso creía…

El pequeño gatito solo la miro para decir.

- ¡Nya! - Asintiendo con su cabeza, solo para después ladearla a un lado.

Lo cual sorprendió a la menor; debido a que entendió a la perfección lo que quería el gatito; y asintiendo ella también con la cabeza a modo de afirmación, se paró, y se limpió el polvo de encima, solo para empezar a seguir al gatito.

El viaje se mantuvo en silencio, el cual era interrumpido por algún que otro pájaro o animal, el viento jugueteando con la fauna y la flora, o el mismo gatito que maullaba de vez en cuando, o hacía algún que otro truco para animarla y sorprenderla; sacándole alguna que otra risita.

No pasaron varios minutos antes de llegar al final de bosque, o más bien principio ya que la menor reconoció al instante sus pisadas, que había dejado marcadas al correr, justo en dónde el bosque terminó, el gatito se sentó del lado del bosque mientras la niña pasaba al otro lado el cual estaba cerca de la ciudad en donde vivía.

La pequeña al darse cuenta del gatito y su intención; sonrió con dulzura, agradeció inclinándose como era costumbre en su país diciendo “Gracias”, y no se fue sin antes darle algunas caricias en el mentón; lo que hizo ronronear al gatito.

Luego de eso; Amy se fue corriendo despidiéndose de él con un “Adiós…”, con una sensación un poco rara de explicar; de alguna manera sentía que su corazón latía con un poco más de fuerza, aunque muy bien podría ser por estar corriendo, se sentía un poco más viva por dentro; tal vez por la pequeña aventura que su cuerpo necesitaba; ¿y esa sensación dulce y empalagosa en el paladar?, ¿Había comido miel con galletas en algún momento, sin acordase de aquello?; ¿o sería por la flores y algún efecto secundario?; Definitivamente no lo sabía.

Pero… Algo le decía, que ese gatito era; sin dudas, su primer amigo…


5. März 2021 01:01 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Fortsetzung folgt…

Über den Autor

@SugaryDreamMoon «𝖀𝖓 𝖊𝖘𝖈𝖗𝖎𝖙𝖔𝖗 𝖕𝖗𝖔𝖋𝖊𝖘𝖎𝖔𝖓𝖆𝖑 𝖊𝖘 𝖆𝖖𝖚𝖊𝖑 𝖆𝖒𝖆𝖙𝖊𝖚𝖗 𝖖𝖚𝖊 𝖓𝖚𝖓𝖈𝖆 𝖘𝖊 𝖉𝖎𝖔 𝖕𝖔𝖗 𝖛𝖊𝖓𝖈𝖎𝖉𝖔». – 𝕽𝖎𝖈𝖍𝖆𝖗𝖉 𝕭𝖆𝖈𝖍. «𝕰𝖘𝖈𝖗𝖎𝖇𝖎𝖗 𝖊𝖘 𝖑𝖆 𝖒𝖆𝖓𝖊𝖗𝖆 𝖒𝖆́𝖘 𝖕𝖗𝖔𝖋𝖚𝖓𝖉𝖆 𝖉𝖊 𝖑𝖊𝖊𝖗 𝖑𝖆 𝖛𝖎𝖉𝖆». – 𝕱𝖗𝖆𝖓𝖈𝖎𝖘𝖈𝖔 𝖀𝖒𝖇𝖗𝖆𝖑. 𝒟𝑜𝓈 𝒻𝓇𝒶𝓈𝑒𝓈 𝓆𝓊𝑒 𝒹𝑒𝓈𝒸𝓇𝒾𝒷𝑒𝓃 𝒶 𝓁𝒶 𝓅𝑒𝓇𝒻𝑒𝒸𝒸𝒾𝑜́𝓃, 𝓂𝒾 𝓅𝒶𝓈𝒾𝑜́𝓃.

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~