escritoporisabellad Isabella Sambuceti

Soony Smith vive en un casa donde, aparentemente, ocurren sucesos extraños. Cansado de tanto misterio, decide investigar por sus propios medios que es lo que está pasando.


Kurzgeschichten Alles öffentlich. © Todos los derechos reservados.

#Terror
Kurzgeschichte
14
838 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Capítulo único

Mi nombre es Sonny Smith, vivo en una casa que se encuentra abandonada donde, aparentemente, ocurren sucesos extraños. Muchas personas me dicen que cuando ocurre algo, ven un muñeco.


Su apariencia es muy terrorífica; tiene unos dientes muy filosos, unos grandes ojos de color negro, mejillas rosas como si las hubieran pintado, es alto y su vestimenta es como la de un payaso.

Bueno, esa es la descripción que me dieron los vecinos al preguntarle.


Estoy en un pequeño pueblo con pocos habitantes que, en su totalidad, me miran horrorizados y salen corriendo, yo creo que su actitud es por donde habito. No es mi culpa vivir en esta casa que me la asignó mi jefe.


Llevo casi dos semanas y hasta el momento no me ocurrió nada; me armé de valor, busqué al muñeco por mi cuenta y no logré nada. Hasta llegué a pensar que me estaban haciendo una broma de bienvenida.


Decido ir a la biblioteca, pues, allí tienen información y conexión a Internet, son dos cosas que necesito con urgencia.

Llego a la biblioteca y pasa lo mismo de siempre, las personas se alejan de mí y me miran horrorizados; salvo la señora bibliotecaria que no le queda de otra que atenderme.


—Ho… Hola, joven —Me saluda con voz temblorosa, parece que está viendo al mismísimo diablo.

—Hola, señora —Sonrío para parecer amable, pero en el fondo estoy harto de este trato—. ¿Me puede dar información sobre la casa Sanders? Así se llama la casa, ¿verdad?

—Me mira confundida y asiente—. Claro, pa...sillo trein...ta y uno —Apenas puedo entenderla por su voz temblorosa.

—Muchas gracias, muy amable —Sonrío y me dirijo hacia el pasillo.


Llego y encuentro muchas cajas con nombres en orden alfabético.


Luego de una exhaustiva y minuciosa búsqueda encuentro la letra "S", y entre las primeras cajas veo el apellido Sanders. La alcanzo y desparramo todos los periódicos, sus títulos eran: “Asesinato en Casa Sanders”, “Posible asesino: Un muñeco”, “El muñeco… ¿Es el homicida?” “No se encuentra al culpable”; en ninguno de los periódicos había una foto sobre un muñeco, solo los cuerpos.


Junto los periódicos, los meto en la caja y me acerco a la señora, le pregunto si puedo llevármela y ella asiente.


Camino a casa pienso formas de adquirir Wi-Fi o pasarme datos a través de mi celular, ¡claro! Activo Zona Wi-Fi, ¿cómo no lo pensé antes?

Todo esto lo hago porque mi presencia en la biblioteca, no es nada agradable y no me gusta incomodar a las personas.


Llego a mi casa, dejo la caja en mi escritorio y enciendo mi computadora, de repente, se abre una ventana con muchos ceros.


«¿Será en código binario» pregunto y abro un cajón para sacar mi libreta y lápiz para anotar los ceros, pero a mitad de lo que estoy anotando desaparece el mensaje y se queda en negro.


«Seguro es algún fallo de la computadora, no me lo debo tomar personal» pienso y la reinicio.


Logro acceder a Google a través de mis datos celulares y consigo información; el asesino se vistió de muñeco para matar a su familia, también asesinó a veinte vecinos, todo eso lo anoto en mi libreta y sigo investigando. Encuentro una página donde dicen saber quién, verdaderamente, es el asesino, ingreso rápidamente y golpean mi puerta; la abro y veo una piedra con un papel: “Sé lo que hiciste, debemos hablar. Nos encontramos a las 22:00 hs. en el bar de siempre.”


«¿Hacer qué? ¿Se refiere al bar donde voy a desconectarme del mundo?» Me quedo pensando.


Mis días eran estresantes que las personas huyan todos los días de ti, no es muy agradable, pero en ese bar ni siquiera me miran y es por eso que me preocupa lo que dice el papel.


Decido ir, a pesar de estar un poco desconfiado, quiero saber a qué se refiere.


Son las 21:50 hs. y me encamino para el bar. Entro y una chica me guía hasta una puerta, me quedo mirándola unos segundos; tiene grabados unos símbolos extraños.

Le agradezco a la chica por acompañarme y entro, a lo lejos veo que me está esperando un hombre encapuchado.


«¿En dónde estoy? ¿En una película de misterio?» La situación me comienza a molestar mucho, su broma debe terminar, y ahora.


Me acerco y me siento muy disgustado.


—Que bueno que viniste —dice con voz ronca.

—Pero, ¿qué está pasando? ¿Por qué tanto misterio? ¿Esto es una broma? —pregunto con una mezcla de temor y enfado.

—Mira… —Abre un cajón, saca unas imágenes y las pone sobre el escritorio.


No puede ser, en cada imagen estoy vestido como el muñeco asesino.


—¿Qué? —Es lo único que puedo decir por mi confusión.

—Me mira apenado—. ¿No recuerdas nada? —Sigue sacando imágenes.

—Agarro un par de fotos—. No… Ese hombre… se parece a mí, pero no soy yo —Me levanto y camino horrorizado mientras las sostengo.

—No, de hecho eres tú… Antes de asesinar a tu familia viniste hasta aquí para pedir ayuda porque decías que en tu casa habitaba un muñeco. Te ayudé, pero ese muñeco siempre fue tu lado malvado que se escapó de tu cuerpo.

—No, no me mientas. Paren ya con su broma, es de muy mal gusto.

— Tu nombre verdadero es Steve Sanders, no Soony Smith, por eso buscaste un nombre y apellido que empiecen con S. —Lo dice con tanta firmeza que sé que no es una broma.


En ese momento comprendo todo; no sé nada de mi familia, mis vecinos son pocos y la gente cada vez que me ve, huye.


—Estuviste en un psiquiátrico por lo que hiciste, saliste porque no te tomaron como alguien peligroso y te consiguieron un trabajo.

—Pero, ¿no puede volver mi lado malvado? —pregunto desesperado.

—No, es algo imposible, ni siquiera por el lado psiquiátrico pueden hacerlo. Es más fuerte que ti, puede acercarse en cualquier momento y hacer una desgracia por tu parte. Pero, ahora él no está aquí o no hubieras podido entrar ya que en la puerta grabé unos símbolos de protección...


Tiro las imágenes y hago marcha para atrás, ¿qué puedo hacer? Yo no quiero dañar a las personas.


Hay un espejo del tamaño de mi cuerpo y me veo en él, de repente algo comienza a asomarse detrás mío; es mi lado malvado. Me entrega un cuchillo.


—Oh, no… —Susurro y de un momento al otro, soy un muñeco.


31. Januar 2021 21:00:26 6 Bericht Einbetten Follow einer Story
7
Das Ende

Über den Autor

Isabella Sambuceti ¡Hola! Soy Isabella Sambuceti, pero uso el seudónimo IsabellaD. Tengo dieciocho años y me encanta escribir historias, mi género favorito es Fantasía y todos los años en el mes de Octubre realizo treinta y uno microrrelatos de Terror. Soy fundadora de un proyecto llamado Buzón de Microrrelatos. Tengo doce gatitos, porque soy rescatista y un perrito llamado Denzel.

Kommentiere etwas

Post!
Patricia Pixie Patricia Pixie
El final es una de las mejores cosas que he leído en mucho tiempo.
February 10, 2021, 20:07

Kathe Moreno Kathe Moreno
Estuvo increíble
February 08, 2021, 22:11

Leónidas G. Leónidas G.
Wow no me imaginé el final 😂 Brillante 👏👏👏
February 04, 2021, 01:25

  • Isabella Sambuceti Isabella Sambuceti
    Un súper giro de trama, jaja. ¡Muchas gracias por leerlo! February 04, 2021, 01:50
~