c
carla ccg


James, un recién licenciado en medicina forense, se considera valiente y racional, pero todo eso cambia cuando acepta trabajar en el turno de noche de la morgue donde acaba de ser contratado.


Übernatürliches Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#295 #poltergeist #245 #256 #332
Kurzgeschichte
0
83 ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

Turno de noche

Aquel día me tocaba turno de noche, me consideraba una persona valiente y madura, así que, sin dudarlo, acepté en cuanto me lo propusieron.

  • ¿Estás seguro? Nadie quiere quedarse de noche, ni siquiera los forenses más experimentados. - me dijo mi jefe, el señor Watson.
  • Permítame decirle, señor, que no creo en cosas paranormales.
  • Pues no se diga más, si necesitas algo, no dudes en llamarme. - se despidió.
  • Descuide, lo haré. - le aseguré.

Cuando se fueron todos, me senté y me puse a escuchar música. He de decir, que en aquel entonces, se ponía un cascabel en cada cuerpo, por si no estaban muertos, pues se podían cometer errores en el diagnóstico de la muerte.

Rondaban las 23:30, cuando, de tanta música, el móvil se quedó en menos del 20% de batería, por lo que decidí dar un paseo por los pasillos y comprobar si todas las luces funcionaban. Al llegar al pasillo de la salida, vi que esa luz no encendía, por lo que decidí mirar el cuadro eléctrico, pero al girarme, escuché un leve sonido que provenía del depósito de cadáveres. Un cascabel. Corrí a ver de qué cámara frigorífica venía el sonido, una vez localizada, la abrí sin pensar y un escalofrío me recorrió. “Es imposible que esté vivo, acabo de hacerle la autopsia” pensé. Volví a cerrarla diciéndome a mí mismo:

  • James, tranquilízate, te lo has imaginado, no pasa nada, están muertos.

Fui a comprobar de nuevo las luces y, para mi sorpresa, todas se encendían perfectamente. Entonces, escuché de nuevo el cascabel. “Me estoy volviendo loco”, pero esta vez, el sonido se acercaba más y más cada vez. De pronto, las luces se fueron apagando una a una hasta quedarme a oscuras, asustado, encendí la linterna del móvil y el sonido cesó. Suspiré aliviado y fui a encender las luces.

  • James. - dijo una voz. - James, James… - repitió una y otra vez.
  • ¿Hay alguien? - pregunté mientras las luces se encendían. - ¿hola?- Al no obtener respuesta, decidí ir a echar un vistazo a los cadáveres. Todo estaba bien, así que fui a sentarme, pero la silla había desaparecido. “Qué raro”, me senté en el suelo y me puse a leer el libro que me había llevado conmigo.
  • James. - susurró de nuevo la voz. - James, James… - A esto le siguió un chirrido continuo. “Estoy demasiado cansado” pensé, decidí ignorar el ruido y dormir con un poco de música clásica.

Desperté poco más tarde, sobre la 1:00 am, el móvil apenas tenía un 5% de batería y estaba sin cobertura. “Genial, esta noche es la mejor”.

De repente, la alarma sonó, había alguien en la entrada, un chico de mi edad me saludó.

  • Buenas noches. - lo saludé
  • Vengo a traer un cuerpo, murió en un accidente de tráfico, al parecer iba ebrio.
  • Bien, yo me encargo.
  • ¿Está bien? Le veo mala cara.
  • Solo estoy un poco cansado, pero es lo normal, ya dormiré mañana.
  • Debe ser duro tener este turno. Sabe qué dicen que suceden cosas en esta morgue, ¿no? Se oyen voces, sonidos, desaparecen objetos, etc. Es usted muy valiente, a mi ni se me pasaría por la mente quedarme.- Me dijo mientras yo entraba de nuevo en el edificio. Eso hizo que me preocupara, pues, al parecer, le había ocurrido a más personas.
  • No creo en ese tipo de cosas. - le aclaré.
  • Pues debería. - dijo antes de marcharse.

Puse el cadáver en una esquina y el móvil empezó a sonar, era mi jefe.

  • Buenas noches, James, siento no haberte dicho esto antes, pero debo advertirte que si escuchas un sonido como de cascabel, no se te ocurra abrir ninguna de las cámaras frigoríficas.
  • Ya le dije que no creo en esas cosas.
  • Me da igual en que creas, por favor, haz lo que te pido o les darás la libertad de…

No pude terminar de oír lo que decía, pues el móvil se había apagado.

Entonces, empecé a asustarme, el señor Watson había llegado tarde, había hecho lo contrario a lo que me había aconsejado, ¿qué sucedería a continuación? Escuché cómo, poco a poco, una puerta se abría, me di la vuelta y vi cómo se abrían una a una, todas las puertas de las cámaras donde estaban metidos los cuerpos.

  • James, James…- susurraban muchas voces a la vez. Mis latidos se aceleraban cada vez más, corrí por los pasillos hasta salir al aparcamiento, donde cogí mi coche y conduje hasta casa de un amigo, a quien le conté lo sucedido. Él, aunque no terminaba de creerme, dejó que me quedara en su casa.

Al día siguiente, llamé a mi jefe para comunicar mi dimisión y busqué trabajo en otra morgue, pero nunca más volví a aceptar quedarme en el turno de noche.

17. November 2020 00:00:08 2 Bericht Einbetten Follow einer Story
1
Das Ende

Über den Autor

Kommentiere etwas

Post!
Yorgelis QR Yorgelis QR
Una historia corta bastante buena.
January 11, 2021, 17:57

  • c c carla ccg
    Muchas gracias, es lo primero que publico. Espero poder escribir más cosas pronto. Un saludo. January 11, 2021, 18:21
~