karyan2 Nicolas ferrer

El gran continente de Varalos está corrompido por el dominio de los demonios. Muchos lo conocen como el continente oscuro o el continente infernal. Hace miles de años los demonios aparecieron para devorar y exterminar toda la vida de Varalos. Miles de años de resistencia contra los demonios llevó a la extinción a gran parte de las especies en el continente, casi extinguiendo a los humanos. Ahora las últimas especies que quedan, los humanos,los elfos y los trasgos viven en pequeños pueblos y ciudades marchitas donde la vida es austera, pobre y donde la muerte acecha en casa momento. Estos pueblos viven segregados entre si, con casi ningún tipo de interacción entre ellos, regidos por el tabú de nunca abandonar su hogar, por miedo a caer en las fauces de los demonios. Una vida de sufrimiento lento y muerte rapida, nadie presenta un ápice de esperanza, mientras que todos aceptan su destino, ya que, es imposible pelear ganar la guerra contra los demonios. Pero, un joven humano, a pesar del miedo y los tabúes, sale de su hogar, y decide explorar el mundo con un solo objetivo, su misión personal es matar a todos los demonios que pueda, aún si eso significa perder su vida y ser olvidado y tal vez algún día vivir en un mundo sin demonios.


Fantasy Episch Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#misterio #accion #aventura #295 #378 #245 #341 #371 #328 #310 #32816
10
4.4k ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Samstag
Lesezeit
AA Teilen

Prologo: Una noche amarga

Era entrada la noche cuando Knot despertó por el crujir de las ramas y por el cosquilleo de sus cicatrices. La oscuridad era total, ni un solo haz de luz de la Luna atravesaba el frondoso bosque. Knot dormía apoyado en un árbol del claro donde había decidido acampar, la hoguera había marchitado y a pesar de estar ataviado con su capa para poder aguantar las frías noches del bosque antiguo, podía notar el temblor en todas sus extremidades y el carraspear de sus dientes. Como siempre, dormía abrazando su espada de acero (una espada simple con empuñadura de cuero de lobo), al tanto de cualquier «intruso» que quisiera perturbarlo.


Habían pasado tan solo dos días y dos noches desde su salida de la aldea pero su miedo no había disminuido. No había dormido muy bien en ninguna de las dos noches, era tal su preocupación, que despertaba cada pocos minutos continuamente por miedo a ser atacado mientras dormía, por lo cual no se podía decir que durmiera mucho, a pesar de que no había sido atacado hasta el momento. Pensó que sería difícil acostumbrarse a las noches de insomnio pero que tendría que acostumbrarse.


Knot no se levantó inmediatamente, eso podría hacer que el intruso saltará sobre el para atacarlo y devorarlo. En vez de eso, abrió los ojos y sin mover un solo musculo, espero. Mientras que sus ojos se acostumbraban a la oscuridad, paso un minuto hasta volver a escuchar el crujir de las ramas. Como había hecho anteriormente, había preparado su «campamento» para aquellas sorpresas. Había arrancado las ramas de varios árboles y las había regado alrededor del claro para poder percibir con mayor facilidad el movimiento de las «Bestias», además había colgado una docena de campanas pequeñas del sept del bosque antiguo antes de salir de la aldea, amarradas a cuerdas de los árboles cerca de el.


Pasaron otro par de minutos cuando el crujir volvió a sonar, estaba vez más cerca. Knot percibió que el intruso se aproximaba directamente en frente de el, con paso lento y silencioso. Knot se aferró a su espada con mayor fuerza. Las cicatrices le picaban.


El intruso volvió a avanzar y está vez Knot, con su vista ya acostumbrada a la oscuridad, pudo divisar la figura de la bestia. Era una sombra de aproximadamente un metro de altura, aparentemente cuadrúpedo sin una cabeza que identificar, solo sus gruesas patas.


Paso otro minuto y la bestia avanzo, Knot seguía sin moverse y el sudor helado comenzó a caer de su frente por sus cicatrices, normalmente no le molestaban, pero aquella noche sentía un cosquilleo intenso. Pudo distinguir a la bestia mejor, era peluda, mucho. con un pelaje totalmente negro como la noche, perfecto para un cazador nocturno.


Volvió a avanzar, ahora mucho más cerca que antes y está vez pudo distinguir su cabeza. Era redonda y como el resto del cuerpo peluda, con un cuello largo como de tortuga. Desprovista de cualquier apéndice, sin orejas o narices o agujeros para respirar y por sobre todo, sin ojos. La bestia parecía una mancha negra a excepción de las fauces, donde podía observar unos dientes tan blancos como la Luna y más afilados que su espada. Esto hizo tensar más a Knot, olvidando completamente el frío nocturno. Las cicatrices comenzaron a picarle mas.


Knot había escuchado mucho sobre los «demonios» (no tanto como le hubiera gustado) de parte de su maestro y los soldados que protegían las partes exteriores de la aldea de la entrada de demonios y sabía que aquellos que fueran ciegos, eran peligrosos. Cierto era que carecían de visto y este muy probablemente del oído, pero lo compensaban con un temible olfato. Probablemente eran capaces de sentir a una presa a varios metros de distancia.


La bestia volvió a avanzar y ahora estaba sobre la fogata muerta. El demonio había pasado sin mucho problema por debajo de las campanas, las cuales no se encontraban suficientemente cerca del suelo, tendría que recordar esto para más tarde. Las cicatrices comenzaron a molestarle.


Otro paso mas y el demonio estaba tan cerca, que podía olerlo. Una repulsiva fragancia de pelo mojado de animal y sangre e intestinos tan fuerte que hacía que la nariz de Knot picara, pero además de eso podía percibir un olor un poco más sutil, un olor como al condimento picante que tanto amaban en la aldea y al por el cual Knot no tenía mucho aprecio. Esta vez las cicatrices comenzaron a dolerle.


El demonio estaba más cerca, a solo unos dos metros de Knot cuando pudo ver como el demonio se ponía en dos patas, como un perro haciendo un truco, pero con la cabeza y el cuello inclinado hacia adelante y las patas delanteras llevada hacia los lado. Knot observo como las patas eran más largas de lo que había pensado, más que las traseras, estas terminaban en unas garras bastante largas, mucho más que la de cualquier lobo. Pudo ver como de las fauces salían torrentes de saliva y espuma con un olor nauseabundo. Parado sobre dos patas, el demonio parecía mucho más alto e intimidante. Era peludo, pero también flaco, casi parecía esquelético, probablemente por falta presas al estar tan cerca del centro del bosque antiguo.


Knot comenzó a sentir una sensación rara, una sensación de temor absoluto con una excitación desmedida, que casi causaba que Knot sonriera, era una sensación rara. Combinada con el dolor de las cicatrices de su cabeza y el horrible olor del demonio, causaban una experiencia totalmente nueva, una que sabía se convertiría en su día a día.


Knot tenía agarrado fuertemente su espada desenvainada ( siempre llevaba la espada sin funda por las noches por si acaso) con sus dos manos,cuando el demonio comenzó a contraer su cuerpo de manera extraña, tal vez una forma innata para prepararse para atacar o tal vez para asustar a sus presas. De cualquier forma, Knot sabía que estaba lista para atacar y justo en ese momento, antes de su ataque, perdió todo miedo, toda incomodidad, toda repulsión por la bestia o excitación, se encontró en un estado total de calma. Sabía que todo terminaría de un solo golpe, ya fuera del demonio o suyo, una batalla con un demonio nunca era larga, comúnmente mataban a sus presas de un solo golpe, pero eso no le preocupaba, su calma era total.


Entonces paso, paso todo en un segundo y antes de que el demonio lo atacara, Knot se levantó rápidamente y dio un salto hacia adelante, para posicionarse en frente del demonio (parado media un metro más que Knot, a pesar de sus dos metros de altura), con la cabeza agachada y la espada entre las manos. Levantó y blandió la espada con toda su fuerza dando un tajo rápido y limpio, atravesando al demonio por el cuello y llevando la espada hasta su pecho, la sangre broto como una cascada, llenando todo el cuerpo de Knot. Probablemente el demonio ni se percató de que lo había atravesado, porque no realizó ningún movimiento, no reaccionó al golpe o grito de sufrimiento. Knot miro al demonio, que estaba totalmente tieso con la espada atravesada y durante un segundo no estaba seguro si había muerto o no. Knot retiro la espada después de unos cinco segundos sin movimiento y se hecho para atrás. El demonio callo para adelante, y yacía tieso en el suelo sin moverse, con la sangre negra de demonio formando un charco alrededor del cadáver y volviendo infertil la tierra, como siempre hacia la sangre de demonio, incluso se podía ver como algunos órganos de un color blanquecino asomaban de la herida. El demonio ciego era silencioso incluso al morir.


Knot se quedó observando al demonio tendido en el suelo y después de unos segundos comenzó a recobrar sus sentidos, pero no todos, no el miedo o el estrés o el frío nocturno, solo la excitación. Había matado un demonio, su primera vez, llevaba años, casi toda su vida deseando matar uno y al fin lo había logrado. Años entrenando para salir al exterior, para romper el tabú de la aldea y salir del bosque, entrenando con su maestro, aprendiendo a pelear, pero no contra personas, pero contra bestias. La excitación era una que nunca había sentido en su vida, debía ser comparable con la primera vez en el sexo, pero Knot pensó que nada podía ser tan satisfactorio como aquella sensación. Era tal la excitación, que casi comienza a gritar de alegría, pero se contuvo, a pesar de que la batalla había sido corta, Knot se sentía cansado y no quería enfrentarse a otros demonios en su estado, por lo cual decidió que dejaría su celebración para otro día. Sabía que habría otras batallas, seguramente mucho más difíciles y estresantes, pero eso no quitaba la alegría, está era su primera vez, y por lo tanto era especial.


Knot decidió entonces recostarse apoyado en el árbol, abrazar su espada, abrigarse con su capa y comenzar a dormir, debía descansar todo lo que pudiera, ya que el viaje sería largo y las horas de sueño cortas. Aquella sería una noche que recordaría por mucho tiempo, pero sólo sería una de muchas noches y días, días de batallas y carnicerías contra demonios, del olor a sangre y la excitación que se convertirían en su normalidad. Su día a día, su larga batalla por el exterminio de los demonios, por aquellos que Habían perecido y por los que se esconden como tortugas, en sus pueblos y pequeñas ciudades esperando a ser asesinados por los demonios, con demasiado miedo para recorrer el mundo. El se convertiría en el terror de los demonios, les daría caza hasta el final, incluso si debía ir hasta las profundidades del infernal Valle de los lamentos o hasta las legendarias tierras regidas de los dragones, el les daría caza.


—Solo la primera sangre de muchas —dijo Knot, inmediatamente después se quedó dormido, sin importarle el cuerpo del demonio o su cuerpo lleno totalmente de sangre. Está vez, si pudo dormir, como no lo había hecho desde que había salido de la aldea, durmió como un bebe.


Y en sus sueños vio la silueta de dos personas, dos como el, mirándolo con caras de alegría y tristeza y pronunciando unas palabras que Knot no lograba escuchar.

3. September 2020 01:41:53 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
3
Lesen Sie das nächste Kapitel Capitulo 1: El pueblo

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 16 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!